..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.119, Viernes, 14 de abril del 2006

Libro de visitas

 

Bibliotecas: Compitiendo con el Internet
Por Rolando Cochez

Situación actual:

Desde que el Internet se originó en una red que fue establecida en 1969 por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos a raíz del proyecto Darpanet, nunca antes el mundo de la informática se había revolucionado tanto desde la invención de la propia computadora. Hoy en día no se habla de otra cosa, las personas pagan por este servicio inclusive, sin saber qué es realmente y cómo usarlo. Hay personas que encienden sus computadoras a tempranas horas del día para saber el resultado del partido de baloncesto que terminó muy tarde en la noche anterior, o para saber que película nueva se presenta en los cines.

Estas mismas personas parecen alejarse cada día más de los medios impresos y los bibliotecarios nos preguntamos: ¿está el Internet motivando a las personas a alejarse de las bibliotecas?, será que el Internet es realmente más completo que una biblioteca? o tendrá el Internet información más relevante e importante que mi biblioteca? Es cierto, siempre han existido personas que ignoran e evitan aproximarse a una biblioteca para satisfacer sus necesidades de información. Y ahora, y nunca antes, el crecimiento de los recursos del Internet han aumentado este comportamiento.

¿A qué se debe esta fuerte atracción de sustituir la biblioteca por el Internet?, el motivo de algunos usuarios no tiene nada que ver con la creencia de que el Internet es mejor que cualquier biblioteca. Entre algunas de sus razones incluyen: Navegar en la "red" es divertido; Buscar las cosas yo mismo es más satisfactorio; Es muy problemático ir a una biblioteca; Las bibliotecas tienen libros viejos; Si no utilizo el Internet estaré obsoleto, etc.

Los usuarios ignoran de la existencia de alternativas superiores de información y creen que pueden encontrar de todo en la "red," ¿entonces por qué buscar en otro lugar? Muchos usuarios han tenido malas experiencias con bibliotecas y con su personal, y por lo tanto piensan que pueden hacer un mejor trabajo de investigación por si solos, o simplemente dejar de lado la información tradicional para conseguir "buenas cosas" que sólo hay en el Internet. Inclusive, los usuarios van actualmente a la biblioteca y se dirigen a la terminal de Internet sin consultar primero al bibliotecario, quien puede responder a sus preguntas en muchas ocasiones con más prontitud que el Internet. Hemos observado personalmente a usuarios que pasan horas "navegando" en la red en busca de una respuesta que podrían obtener en 2 minutos en una enciclopedia.

"No todo lo que brilla es oro":

Es verdad que el Internet presenta servicios con excelente información, también es verdad de que hay demasiados sitios que pueden presentarle grandes problemas a usuarios con poca experiencia. Por ejemplo: no todos los sitios son completos, actualizados y exactos, las versiones gratis suelen ser viejas, incompletas y de dudosa credibilidad, muchos sitios no pueden manejar búsquedas complejas, la "red" muchas veces no sirve para investigar sobre asuntos mas profundos o complejos, no se puede investigar sobre publicaciones anteriores pues se le da prioridad a los mas reciente. Artículos y reportes gratis de fuentes comerciales son siempre parciales e incompletas, en la mayoría de los sitios hay que pagar para tener una información que se puede obtener gratis en la biblioteca.

En cuanto a los sitios noticiosos, el contenido es diferente al impreso; no se muestran las imágenes en su totalidad, nunca incluyen información que suele ser importante para muchos (por ejemplo los obituarios), solo presentan las informaciones que han sido seleccionadas como las más importantes. En algunos casos (New York Times) se requiere pagar una suscripción para permitir leer las noticias y en general sólo se puede investigar los últimos 90 días, lo cual resulta inapropiado para una investigación histórica.

Sumado a todo esto, hay que mencionar además los problemas frecuentes de comunicación, interrupción, tráfico en las líneas, compatibilidad de periféricos y por supuesto, saber navegar en el Internet.

Estrategias de las bibliotecas:

Los bibliotecarios tendrán una dura labor para convencer a sus usuarios a utilizar la biblioteca como primera fuente antes de Internet (que es uno de sus servicios). Existen estrategias para lograr convencer a los usuarios sobre el verdadero valor de las bibliotecas, algunos ejemplos son:

Publicidad de los servicios: artículos informativos, feria del libro, volantes, seminarios, creación de una pagina en Internet que incluya el catálogo de la biblioteca en forma atractiva;

Educación de usuarios: Ayudar a los usuarios a realizar correcta y eficientemente sus investigaciones, enseñarles sobre los mejores sitios donde navegar en el Internet, escribir panfletos que incluyan las técnicas y métodos para una mejor utilización de las fuentes, recalcar la importancia de lectura, promocionar los servicios que la "red’ no puede ofrecer.

El Internet está cambiando la manera como las personas ven y piensan de nuestros servicios. Nosotros podemos sentarnos y ver cómo nuestra importancia disminuye mientras la gente "navega" sobre cosas que otros escogieron para ofrecer en la "red", O nosotros podemos ver Internet como nuestro aliado y no como nuestro competidor, incorporando lo mejor del servicio y recursos de las bibliotecas que reúna las necesidades de los clientes, de esta manera cada uno es un ganador.

El futuro del libro:

Han pasado más de 550 años desde que Gutenberg inventara su imprenta de tipos móviles alrededor de 1440, desde entonces las fuentes impresas, y en especial el libro, no han dejado de fascinar, educar, informar y entretener a toda una humanidad. Creo personalmente de que pasaran otros 500 años, y tal vez más, para que el libro sea totalmente reemplazado, y aun así, no puedo imaginarme un mundo sin libros, por más tecnología innovadora que inventen. Nada reemplaza el placer de leer un libro, tocar sus paginas es como estar en contacto con el propio autor y aún después de leerlo se siente la imperiosa necesidad de atesorarlo, poder llevarlo donde quiera o llorar páginas emotivas en privacidad, y debido a todos estos detalles puedo jurar que el libro y por ende, las bibliotecas, están por encima del Internet.

Colaboración enviada por su autor




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938