..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.119, Viernes, 14 de abril del 2006

 

Las 25 'historias top' del Proyecto Censurado 2006* (VII) / Los periodistas hacen frente a peligros sin precedentes a la vida y al sustento
Por: Steve Weissman y Dahr Jamail (PROYECTO CENSURADO)
Traducción: Ernesto Carmona (especial para ARGENPRESS.info)

El Pentágono no responde por la vida de reporteros no incrustados en sus tropas**

Según la Federación Internacional de Periodistas, IFJ (1), 2004 fue el año más mortal para los reporteros desde 19 80, cuando los expedientes comenzaron a ser guardados. En doce meses mataron a 129 trabajadores de los medios y 49 de esas muertes ocurrieron en el conflicto iraquí. Según el reportero independiente Dahr Jamail [apostado en Irak], los periodistas están siendo detenidos y amenazados cada vez más por el gobierno interino de EEUU instalado en Irak. Cuando la única seguridad para un reportero es “incrustarse” entre los militares de EEUU, las historias divulgadas tienden a dar un giro positivo. Los reporteros “no incrustados” sufren el gran riesgo de ser identificados como blanco enemigo por los militares.

El ataque más evidente contra periodistas ocurrió la mañana del 8 de abril de 2004, cuando la Tercera Infantería atacó el hotel Palestina en Bagdad matando a los camarógrafos Jose Couso y Taras Protsyuk e hiriendo a otros tres. El hotel sirvió de sede a unos 100 reporteros y otros trabajadores de los medios. Los funcionarios del Pentágono sabían que el hotel Palestina era habitado por periodistas y habían asegurado a la agencia Associated Press que EEUU no apuntaría al edificio. Según www.Truthout.org, el ejército rehusó entregar los expedientes de su investigación. El Comité de Protección a Periodistas de Nueva York (Ver al final la nota 5 del traductor), fundado en 1981 para proteger a colegas en el exterior, incluyendo a free lancers e independientes, apeló a la Ley de Libertad de Información (Freedom Of Information ACT) para forzar al Ejército a entregar los resultados de la investigación. La copia esterilizada de los resultados “conocibles” no demostró nada más que una investigación del comandante.

Insatisfecho con la investigación de los militares de EEUU, Reporteros sin Fronteras, una organización internacional que asegura trabajar por mejorar la seguridad legal y física de periodistas en todo el mundo, condujo su propia investigación. Recolectaron evidencia de periodistas que estuvieron en el hotel Palestina a la hora de los ataques, obteniendo testimonios de testigos que la negligencia de los militares no incluyó en su informe. Reporteros sin Fronteras divulgó también información proporcionada por otros periodistas “incrustados” dentro del ejército de EEUU, y de soldados y oficiales militares de EEUU implicados directamente en el ataque. El informe indicó que los funcionarios de EEUU primero mintieron sobre qué había sucedido durante el ataque al hotel Palestina y entonces, en una declaración oficial cuatro meses después, exoneraron al ejército de EEUU de cualquier error de juicio. La investigación encontró que los soldados en terreno no sabían que el hotel estaba lleno de periodistas. Olga Rodríguez, una periodista que estuvo presente en el hotel Palestina durante el ataque, hablando después para KPFA de Democracy Now!, dijo que soldados y tanques acudieron al hotel 36 horas antes de abrir fuego y que incluso los reporteros habían conversado con los soldados.

Irak: la vida por una noticia

Hubo varios otros ataques inusuales a periodista, incluyendo:

-22 de marzo de 2003: Mataron a Terry Lloyd, reportero de la estación británica ITN de TV, cuando su convoy cruzó a Irak desde Kuwait. El camarógrafo francés Frederic Nerac y el intérprete libanés Hussein Osman, ambos en el convoy, desaparecieron en el mismo episodio. (2)

-Junio de 2003: Según Dahr Jamail [periodista independiente estadounidense que vive en Irak], en los días de la “entrega” del poder a un gobierno iraquí interino, la televisión árabe Al Jazeera [de Qatar] fue acusada de cobertura inexacta y se le prohibió por un mes hacer reportajes en Irak. La interdicción fue ampliada después 'indefinidamente' y el gobierno interino anunció que detendrían a cualquier periodista de Al Jazeera que encontrara trabajando en Irak.

-Junio de 2003: Corentin Fleury, un fotógrafo independiente francés, y su intérprete Bahktiyar Abdulla Hadad, fueron detenidos por militares de EEUU cuando dejaban Fallujah antes que comenzara el sitio de la ciudad. Fueron recluidos en una instalación militar de detención fuera de la ciudad e interrogados sobre las fotos de ataques de bomba que tomaron en Fallujah. Fleury fue soltado después de cinco días, pero su intérprete, Hadad, quedó preso.

-8 de abril de 2004: El mismo día del ataque contra el hotel Palestina, Truthout reportó que EEUU bombardeó las oficinas en Bagdad de Abu Dhabi TV y Al Jazeera, mientras se preparaban a transmitir, matando a Tariq Ayyoub, corresponsal de Al Jazeera.

-17 de agosto de 2004: Mazen Dana fue muerto mientras filmaba (con permiso) una prisión custodiada por militares de EEUU en un suburbio de Bagdad. Según Steve Weissman de Truthout, un mes después el Pentágono publicó una declaración asegurando que las tropas habían actuado dentro de las reglas legales. (3)

-4 de marzo de 2005: Nicola Calipari, uno de los funcionarios de la inteligencia de Italia de más alta jerarquía fue baleado y muerto por las tropas de EEUU, mientras conducía al aeropuerto de Bagdad a la periodista italiana Guiliana Sgrena, quien había sido liberada de su cautiverio. Sgrena, quien sobrevivió al ataque pero resultó gravemente herida, en una entrevista con Amy Goodman, de KPFA Democracia Now!, dijo que las tropas 'tiraron contra nosotros sin ninguna advertencia, ninguna intención o tentativa de pararnos antes' y le pareció que dispararon a la parte posterior del vehículo. (4)

En todos los casos, hubo poca investigación, no se difundió ningún resultado y todos los soldados implicados fueron exonerados.

En el Foro Económico Mundial, en un panel titulado: '¿La democracia sobrevivirá a los medios?,' Eason Jordania, jefe de noticias de CNN, comentó que los comandantes de EEUU animan hostilidad hacia los medios y no pueden proteger a los periodistas, especialmente los que eligen no incrustarse bajo control militar. Según Truthout, durante una discusión sobre el número de periodistas muertos durante la guerra de Irak, Jordania indicó que sabía de 12 periodistas ultimados no sólo por las tropas de EEUU, pero que había sido apuntados. Jordania también insistió en que los soldados de EEUU habían disparado deliberadamente a los periodistas. Después del foro, aunque Jordania se retractó de sus declaraciones, fue forzado a dimitir de su trabajo de 23 años en CNN.

Como una cuestión de doctrina castrense, los militares de EEUU dominan -a toda costa- cada elemento de la batalla, incluyendo nuestra opinión sobre lo que ellos hacen. La necesidad de control condujo al Pentágono a promover que los periodistas se incrustaran entre los militares, pudiendo ir a adonde les digan y filmar y contar historias solamente desde el punto de vista favorable para EEUU. Las ofertas del Pentágono de incrustar periodistas involucran un trato de protección, pues el Pentágono considera que los ojos y oídos de los no incrustados no tienen ninguna significación militar, y a menos que el Congreso y la gente estadounidense los paren, los militares continuarán apuntando a los periodistas independientes. Los almirantes y los generales ven el mundo de una forma, los reporteros de otra. Esta discrepancia también conduce a la muerte de muchos periodistas.

Actualización de Steve Weissman: Cuando Marc Ash, el jefe de Truthout, me pidió temprano este año [2005] que analizara la matanza de periodistas del Pentágono, muchos reporteros creyeron que los militares los apuntaban adrede. Pero, como descubrí rápidamente, el crimen era más sistémico y de muchas maneras peor. Así como nadie todavía lo ha probado, ningún oficial o jefe ordenó nunca a un subordinado dispararle a un periodista como tal. No en el hotel Palestina de Bagdad en abril de 2003. No en el punto de chequeo de Bagdad donde los soldados hirieron a la periodista italiana Giuliana Sgrena y mataron a su protector del servicio secreto en marzo de 2005. Y nunca, en cualquier otro lugar en Irak o Afganistán.

¿Cómo, entonces, los militares de EEUU terminan matando periodistas?

Comencé con una decisión simple: el Pentagono refuta absolutamente haber tomado cualquier responsabilidad respecto a las vidas de los periodistas que eligieron trabajar independientemente en vez de incrustarse en una unidad militar británica o estadounidense. A pesar de repetidas peticiones de Reuters y de otras organizaciones importantes de noticias, los funcionarios del Pentágono todavía rechazan tomar las medidas necesarias para reducir la amenaza a los periodistas independientes:

1. Los militares deben ser forzados a respetar el trabajo que hacen los periodistas independientes, para protegerlos donde sea posible, y los soldados, a reconocer la diferencia obvia entre los lanzadores del cohete y las cámaras de TV.

2. Los comandantes necesitan pasar la información sobre el lugar donde haya periodistas con una orden directa de no disparar contra ellos.

3. Cuando los soldados maten a un periodista, el Pentágono debe aprehender a los responsables, algo que ninguna investigación militar todavía ha hecho.

4. Ante los intentos militares para excluir forzadamente a los periodistas y prevenir de esa manera la 'información hostil' sobre sus operaciones, tales como su destrucción de Falujah, el Congreso y los medios necesitan caminar juntos y forzar al Pentágono a retroceder.

Otro problema que necesita urgente atención:. La inteligencia militar monitorea regularmente el equipo de transmisión [“uplink”] que utilizan los reporteros para transmitir sus historias y comunicarse por teléfonos basados en satélites. Pero, como descubrió Nik Gowing de la BBC, los responsables de inteligencia electrónica no hacen ningún esfuerzo por distinguir entre las comunicaciones periodísticas y las del enemigo de su fuerza. Todos los dispositivos de detección buscan el tráfico electrónico entre los “uplinks” supervisados y los enemigos conocidos.

En la opinión de Gowing, todo esto condujo a los estadounidenses a pedir un ataque de cohetes contra la oficina en Kabul del la televisión árabe Al Jazeera, cuyos periodistas mantienen contacto regular con el Talibán como parte de su cobertura periodística.

Hasta la fecha, ni el Congreso ni los militares han hecho lo que se necesita hacer para proteger a los periodistas no incrustados y a la información que proporcionan. Más vergonzante es que los grandes medios continúan bajando el perfil de esta historia.

Pero, para quienes la deseen, la información confiable está fácilmente disponible, del Comité de Protección de Periodistas (CPJ), Reporteros sin Fronteras RSF) o la Federación Internacional de Periodistas (FIP). (5)

Notas:
1. www.ifj.org.
2. “Missing ITN Crew May Have Come Under ‘Friendly Fire,’” www.guardian.co.uk/Irak/ Story/0,2763,919832,00.html, March 23, 2003.
3. Democracy Now! March 23, 2005, Wounded Spanish Journalist Olga Rodriguez describes the U.S. Attack on the Palestine Hotel that killed two of her colleagues.
4. Democracy Now! April 27, 2005, Giuliana Sgrena Blasts U.S. Cover Up, Calls for U.S. and Italy to leave Irak.
5. Nota del traductor: La brutalidad del ataque al Hotel Palestina fue un hecho que conmovió al mundo y también provocó reacciones del Comité de Protección de Periodistas (CPJ), Reporteros sin Fronteras RSF) y la Federación Internacional de Periodistas (FIP). Pero la CPJ y RSF responder con igual rapidez cuando los periodistas que sufren atentados profesan ideas progresistas, como la detención arbitraria del periodista mapuche chileno Pedro Cayuqueo ocurrida en 2003, quien fue reivindicado por RSF casi dos años después, a despecho de los alegatos de la ONU contra el racismo que padecen en Chile los indígenas. Las tres organizaciones comparten la línea gruesa del punto de vista imperial de EEUU e, incluso, reciben financiamiento directo e indirecto del gobierno de ese país, incluida la ONG RSF, que tiene su sede central en Francia.
En fechas cercanas al clásico debate de la ONU sobre DDHH, RSF hace lobby contra Cuba en Ginebra, mientras el CPJ suele clamar desde Nueva York por los dudosos “periodistas perseguidos” en esa isla, sujetos subsidiados por la Oficina de Intereses de EEUU para desarrollar actividades desestabilizadoras del gobierno de Fidel Castro mediante agencias fantasmas de “noticias” que surten a una red de medios de Miami, en cuyo grupo sólo hubo dos periodistas de verdad: uno fue el fallecido Néstor Baguer Sánchez Galárraga, que en realidad actuó como agente de la Seguridad del Estado de Cuba infiltrado en el grupo para investigarlo por dentro, y el otro fue Raúl Rivero, quien recibió un premio de la CPJ estando detenido y sometido a juicio, para después ser liberado.
La FIJ fue la contraparte de la Organización Internacional de Periodistas (OIP), desaparecida simultáneamente con la caída del campo socialista y el desplome ideológico asociado simbólicamente al desmoronamiento del muro de Berlín, los dos acontecimientos que dieron origen al mundo unipolar en que vivimos. En la región existe la Federación Latinoamericana de Periodistas (FELAP), con sede en Buenos Aires y México, que tiene una Comisión Investigadora de Atentados a Periodistas (CIAP) que también emite informes sobre periodistas caídos, en particular en América Latina, y también se pronunció sobre el episodio del hotel Palestina (Ver www.ciap-felap.org y/o www.utpba.com.ar/felap.html).

Fuentes:

www.truthout.org, Feb. 28, 2005
Title: “Dead Messengers: How the U.S. Military Threatens Journalists”
Author: Steve Weissman

http://www.truthout.org/docs_2005/022405A.shtml
Title: “Media Repression in ‘Liberated’ Land”

InterPress Service, November 18, 2004
Author: Dahr Jamail
http://www.ipsnews.net/interna.asp?idnews=26333

Faculty Evaluator: Elizabeth Burch, Ph.D.
Student Researcher: Michelle Jesolva

(*) El Proyecto Censurado (Project Censored) es un programa de la Universidad Sonoma State, California, que todos los años emite un estudio sobre 25 grandes noticias ocultadas por la gran prensa de EEUU. Estas “25 historias top” sobre grandes temas sustraídos del debate periodístico ofrecen una radiografía actualizada de la sociedad estadounidense, cuyo conocimiento permite comprender mejor los designios del imperio. Los textos completos pueden verse (en inglés) en http://www.projectcensored.org/censored_2006/index.htm#1
(**) Títulos y subtítulos del traductor

Censored2006

http://www.argenpress.info/nota.asp?num=028188




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938