..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.120, Viernes, 21 de abril del 2006

Libro de visitas

 

Galardonan en España a Silvio Rodríguez
EFE

Silvio Rodríguez ha sido distinguido con el “Premio Latino a toda una vida” de la Academia Española de la Música, que con este galardón reconoce la trayectoria del músico cubano, anunció ayer esta institución.

El cantautor cubano, cuyas canciones han sido durante más de tres décadas “un símbolo de compromiso social y político” y “un ejemplo de escritura poética”, según la Academia, recogerá este premio el próximo mes de mayo en una ceremonia que se celebrará en Madrid.

Rodríguez, una figura capital de la Nueva Trova Cubana junto a Pablo Milanés, sucederá en este premio, instituido en 1999, a la recientemente fallecida Rocío Dúrcal, a quien le fue concedido el año pasado; al cubano César Portillo de la Luz, autor del bolero “Contigo en la distancia”; al compositor y cantante mexicano Armando Manzanero y a la cantante también mexicana Chavela Vargas.

Silvio Rodríguez, nacido en San Antonio de los Baños en 1948, es “música, poesía y revolución”, según señala la Academia en una nota de prensa, en la que también recuerda que el uruguayo Mario Benedetti le definió como “un poeta que canta”.

Es autor de centenares de canciones como “La era está pariendo un corazón”, “Ojalá”, “Canción del elegido” o “Playa Girón”.

Silvio Rodríguez es también fundador de Producciones Abdalá, una iniciativa nacida en 1998 como un espacio para la creación musical y que engloba los sellos discográficos Unicornio y Presto y las ediciones musicales Atril.

Silvio Rodríguez Domínguez, hijo de Argelia y Dagoberto, vino al mundo un 29 de noviembre de 1946.

En el pueblo de San Antonio de Los Baños, Cuba.

A los cuatro años de nacido, su familia se trasladó a La Habana, ahí recibió gratuitamente sus primeras clases de piano.

Con 10 años, sus padres se divorciaron.

Su mamá se lo llevó a él y a su hermana de regreso a su pueblo natal (Yo soy de donde hay un río... De plantas ahogadas) para regresar a La Habana en 1958, un mes antes del triunfo de La Revolución.

En 1961, Silvio participa en campañas de alfabetización.

Al año siguiente empieza a trabajar como dibujante de comics en distintas revistas cubanas, época en la que un amigo le enseña a tocar la guitarra. También en esos años conoce a Vicente Feliú.

En 1964 empieza el servicio militar.

Comienza a tocar y a componer canciones: “El viento eres tú”, “Y nada más”, “La Canción de la Trova” o “Quédate”.

Empezó a escribir artículos periodísticos y poemas para distintas revistas.

En 1967, Mario Roemu, padre de una amiga de Silvio, lo anima a presentarse en el programa de televisión “Música y estrellas”, y le hace los arreglos de “Sueño del colgado y la tierra” y “Quédate”, las canciones que interpretaría.

Enviado por la Tropa Cósmica




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938