..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.135, Viernes, 4 de agosto del 2006

Libro de visitas

 

Juárez en Martí
Por Pedro Pablo Rodríguez

El benemérito de las Américas fue una de las personalidades de la historia continental más apreciadas por José Martí. Desde su adolescencia habanera, el cubano admiró al Presidente mexicano que tenazmente resistió la invasión extranjera, recuperó la soberanía de su patria e impulsó la renovación de su república mediante la aplicación de las Leyes de Reforma. Posteriormente Martí arribó a México a los tres años del fallecimiento de Juárez cuando su esencia aún estaba palpitante en la memoria, el recuerdo y la acción cotidiana de la sociedad mexicana. Por eso, en uno de sus textos escritos en la hermana nación, en defensa de la educación popular para todos, dijo: "Un indio que sabe leer puede ser Benito Juárez."

Benito Juárez fue, sin duda alguna, una de las personalidades hispanoamericanas más admiradas por Martí, quien llegó inclusive a situarlo al lado de Bolívar, el hombre mayor de nuestra América para el Maestro. Las razones para semejante estimación fueron varias. El cubano calificó como una "cruzada épica" la pelea republicana y patriótica frente a la invasión francesa y el imperio encabezada por Juárez. Y también señaló repetidas veces la condición étnica de Juárez, muestra absoluta para él de que no había justificación alguna para considerar inferiores a los indios de América. Así, afirma que "el alma humana tomó el temple y el brillo del bronce" en la persona de Juárez. Y por eso, entre los varios libros que quiso hacer y nunca pudo, Martí soñó con escribir dos biografías: las de Bolívar y Juárez.

El liderazgo de Juárez está en la base de los juicios martianos acerca del mexicano como personalidad ejemplar de la historia continental. Para el Maestro no solo era de admirar la heroicidad de Juárez sino también su humildad. Así, en la época en que preparaba la guerra independentista para Cuba y Puerto Rico, Martí llama la atención en sus escritos acerca del ejercicio por Juárez del oficio de tabaquero durante su exilio en Nueva Orleans. Y cuando defiende la honra de los tabaqueros cubanos, frente a los que no querían contar con los emigrados pobres, escribe lo siguiente: "¡Tabaquero, bandidos, fue el indio Benito Juárez, que echó un imperio al mar, y supo desafiar la pobreza con honor, y reconquistó y aseguró la independencia en su tierra!"

http://granma.co.cu/2006/03/27/nacional/artic03.html




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938