..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.135, Viernes, 4 de agosto del 2006

 

Fidel Castro, la CNN y la escoria de la CALLE 8 de MIAMI

El traspaso temporario del mando y la internación del líder cubano, Fidel Castro, motivó una cobertura en vivo y en directo de más de seis horas, que la CNN no generó durante 20 días de masacre militar israelí continuada en Líbano. Una "crisis intestinal" (aunque sea del respetable líder cubano), resultó, para la CNN y otras cadenas internacionales, de más "importancia periodística" que el genocidio en la invasión militar que ya causó en Líbano más de 800 muertos, destruyó su economía y creó una catástrofe humanitaria que afecta a millones de personas. La cadena norteamericana suma más evidencias del papel que cumple en la estrategia judeo-norteamericana que controla los resortes del mundo.

Desde hace 20 días consecutivos, durante las 24 horas, la aviación de Israel bombardeó Líbano, un Estado soberano, asesinando a más de 800 civiles, 38% de ellos niños, destruyó su economía, sus rutas, su infraestructura, creó una catástrofe humanitaria, la que fue agravada, el domingo pasado, con la masacre de 58 civiles en la aldea de Qana, incluidos 37 niños, todos indefensos, víctimas de anteriores bombardeos, recluidos en un refugio, y sin que las cadenas televisivas internacionales pusiesen el clásico cartelito de "en vivo" y "urgente" para informar de la matanza.

Durante los 19 días que duró el genocidio sin interrupciones de las fuerzas invasoras Israelíes en Libano las cadenas, sus repetidoras locales en los países, la "TV", sólo usaron 3 o 5 minutos de sus "segmentos" de noticias para informar sobre la "crisis de Medio Oriente" (no el genocidio de una potencia invasora a un país débil y desarmado) relegando y minimizando el significante de la masacre a una "noticia más".

Este lunes, 31 de julio, el gobierno cubano, anunció que su presidente, Fidel Castro, se estaba sometiendo a una intervención quirúrgica y que delegaba provisoriamente el mando de la Isla en su hermano, Raúl Castro.

Y sucedió lo que no ocurrió durante los 20 días de genocidio y de invasión continuadas en Líbano: las cadenas televisivas, con la CNN a la cabeza, estallaron en una cobertura en "vivo y en directo", con un cartelito de "urgente" en la parte inferior de sus pantallas, en transmisión continuada, levantando toda su programación, para "informar" sobre la intervención quirúrgica de Fidel Castro y la transmisión del mando a su hermano.

La CNN y el resto de las cadenas, desde el anuncio de la internación del presidente cubano, mantuvieron durante toda la noche del lunes sus trasmisiones informando en "vivo", con corresponsales, analistas, "opinando", "analizando", especulando sobre las distintas variantes y las alternativas de la sucesión.

Por otra parte, la noticia sobre la operación a que fue sometido el comandante de la revolución cubana, Fidel Castro, permitió que las personas de todo el mundo pudieran aquilatar mejor las diferencias entre los verdaderos cubanos y los gusanos de Miami.

Los gusanos, que no pasan de ser grupos poco numerosos respecto a los millones de cubanos e incluso dentro de la colectividad que vive en Estados Unidos, se largaron a festejar en las calles de Miami. Lo hacían a bordo de sus costosas camionetas. Otros de a pie, agitaban banderas cubanas y estadounidenses.

Esa mezcla rara de lúmpenes, gusanos, mafiosos, terroristas, ricachones, narcotraficantes y la cuota de confundidos que nunca falta, estaba festejando la supuesta muerte de alguien. Son estúpidos, porque Fidel Castro no ha muerto y quizás en algunas semanas esté de nuevo en un puesto de lucha. La gusanera se ha apresurado a festejar, como le pasó más de una vez a Celia Cruz, que decía querer como norte de su vida volver a La Habana cuando Fidel hubiera muerto.

"Fidel Castro delega el poder", "incertidumbre en Cuba", "Exilio cubano celebra en Miami", son algunos de los titulares con los que la CNN y las grandes cadenas, sumadas las fieles repetidoras sudamericanas, comenzaron a calentar su "cobertura en vivo" que durante toda la noche del lunes eclipsó cualquier otra información del mundo.

Fidel habrá sangrado de su intestino. Pero la gusanera sangra por la herida irreparable de la gran revolución de 1959, por las expropiaciones de sus mansiones, prostíbulos, casinos, empresas y latifundios; por la derrota que sufrió en Playa Girón, por los avances de la medicina y salud de Cuba, por sus proezas deportivas y culturales, por su conversión en potencia biomédica, por la victoria de toda Cuba con Fidel al frente cuando recuperó al niño Elián González, porque la CIA no pudo matarlo pese a 644 intentos.

El comandante se morirá algún día, es cierto, cuando su organismo lo disponga, no cuando los frustrados sepultureros de Miami lo quieran.

Los votantes de Bush deberían tomar nota de que Fidel dejó provisoriamente sus tareas en manos de una media docena de dirigentes del Partido y el gobierno. Quiere decir que allí en Cuba hay un colectivo de dirección, además de una personalidad extraordinaria. Pero además, hay un pueblo conciente de su revolución y de sus logros revolucionarios, por más que las cadenas mediáticas imperialistas quieran ver disidencias por todos lados, y fabriquen casos “emblemáticos” como la Dra. Molina, asidua visitante de la Oficina de negocios de los EEUU en la Habana, que se expresa por dichas cadenas con total libertad y sin límite de tiempo.

Hay un pueblo conciente que sabe que es muchísimo lo logrado y muchísimo lo que puede perder si no defiende la revolución.

Por más que cacaree la gusanera.

www.dilitio.blogspot.com

INFORME PERIÓDICO Nº 398/ 1-8-2006




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938