..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.137, Viernes, 18 de agosto del 2006

Libro de visitas

 

Cine Club Visión: Medio siglo después
Por Cecilia Crespo

Un interesante trabajo de nuestra joven colaboradora, que refleja cómo la Cultura ha sido, y es, objetivo principal de la política de la Revolución:

Hace medio siglo se fundó el Cine Club Visión en la sala Apolo, en lo que fue después el capitalino municipio de Diez de Octubre. Junto a la Sociedad Cultural Nuestro Tiempo, abonó el camino de la nueva cinematografía cubana que nacería, luego del triunfo revolucionario, con el ICAIC.

Las inquietudes culturales y políticas aunaban los esfuerzos de jóvenes que, con el séptimo arte como argumento fundamental, dieron cabida a otras manifestaciones artísticas como la música, el teatro y la literatura en esta asociación.

El momento histórico en el que se encontraba la nación era muy difícil. En plena dictadura batistiana, y desafiando los horrendos crímenes de la época, aquellos jóvenes profesaron conceptos emancipadores y antiimperialistas y se vincularon al entorno del proscrito Partido Socialista Popular.

“Al igual que los primeros cine clubes franceses de la década del veinte, las ideas políticas eran muy avanzadas, y nos ayudaron en nuestra formación integral como seres sociales”, expresó Manuel Pérez, uno de sus fundadores.

De estas filas saldrían, años más tarde, algunas de las más significativas figuras del cine cubano, como el maestro de la edición, Nelson Rodríguez, realizadores como Manuel Octavio Gómez y Manuel Pérez, autores de películas tan significativas en la historia de la cinematografía nacional como ese clásico que es La primera carga al machete y El hombre de Maisinicú, respectivamente; otros creadores, en distintas especialidades, como Gloria Argüelles, Norma Torrado y Luis Costales; y memorables músicos como Leo Brouwer y Jesús Ortega, experiencia que demostró el carácter vivo de la cultura cubana, y cómo esta emergía con fuerza y espiritualidad, porque el arte es también un arma, un instrumento clave en el proceso liberador de un país y en la forja de su sentido de pertenencia.

Porque el cine no ha sido un pasatiempo banal, sino una vía y también de conocimiento, los jóvenes del Cine Club Visión, como los de otras comunidades culturales activas en los cincuenta, se esforzaron por adentrarse en el mundo del celuloide, sabedores de las virtudes del medio, como manifestación del pensamiento y de las emociones humanas. De ahí que de esos núcleos brotaran los técnicos y creadores que desarrollarían, finalmente, el cine como arte, más de medio siglo después de su llegada a Cuba en 1897.

Establecieron diálogos intergeneracionales, conferencias, charlas, encuentros con destacados intelectuales y artistas de la época y desarrollaron una publicación donde divulgaron sus principales actividades, que contó con tres ediciones, “En momentos en que el cine nacional era una absoluta utopía el Cine Club Visión contribuyó a alentarnos de que era posible”, señaló Gloria Argüelles.

Foto de archivo




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938