..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.137, Viernes, 18 de agosto del 2006

Libro de visitas

 

La importancia del bibliotecario en las bibliotecas digitales
-
Mtra. Silvia González Marín.
Directora General de Bibliotecas (DGB) de la UNAM.
- Ing. Isaac Vivas Escobedo.
Secretario Técnico de Biblioteca Digital de la DGB.

Durante la segunda mitad del siglo pasado, el desarrollo tecnológico fue cada vez mayor, propiciando el desarrollo de varios inventos y su aplicación a la vida común. Una de estas maravillosas invenciones ha sido la super carretera de la información, es decir, Internet, la cual nos ha integrado a un verdadero mundo globalizado en donde las fronteras geográficas no existen.

No fue sino hasta hace unos 8 años que esta tecnología se popularizó a través de servicios como el Web, el correo electrónico y la transferencia de archivos (FTP).

Desde luego el ámbito de la bibliotecología no podía excluirse y se comenzaron a diseñar productos que explotaran el uso de los servicios de Internet. Éstos dieron pie al cambio de diversos paradigmas en las bibliotecas, como por ejemplo, la idea de llevar la biblioteca, hasta la oficina, el laboratorio, el aula y porque no, a la casa del usuario a través del Web, obviamente siempre y cuando se dispusiera de la tecnología que le permitiera efectuar estas acciones.

El uso de estas tecnologías por diversos tipos de comunidades y su aplicación a las bibliotecas, ha venido a desarrollar y fortalecer uno de los conceptos con mayor efervescencia en el campo de la organización de la información, este concepto es la llamada biblioteca digital que principalmente en las universidades ha tenido un mayor desarrollo.

Sin embargo, ya sea que hablemos de bibliotecas tradicionales o digitales, es importante considerar que la figura principal de éstas es el bibliotecario y, el eje de éste es la información y el acceso a la misma. De lo anterior podemos decir que el papel del bibliotecario en la sociedad es de suma importancia, pues es el puente entre la información y quien la solicita.

Dos autores, Víctor Manuel Aguilar Fernández y Wilma Mireya Gamboa, ambos de la Facultad de Educación de la Universidad Autónoma de Yucatán escribieron: "Ser bibliotecario tiene consecuencias sociales de tal trascendencia que no se puede visualizar sólo como un individuo que se especializa en el conocimiento del saber humano, sino con plena conciencia de que su ejercicio profesional debe ser contemplado en el contexto de la realidad social que le circunda. Tomar conciencia significa para el bibliotecario la obtención de una identidad profesional".

Desafortunadamente al no existir un verdadero reconocimiento en nuestra sociedad hacia estos profesionales, se pierde la identidad, la razón de ser y su impacto en la sociedad. Esto es difícil observarlo en otras profesiones como los médicos, los arquitectos, los ingenieros, los filósofos, etc., quienes no se cuestionan cuál deberá ser su papel.

Con el fin de mantener presentes algunas de las funciones relevantes y tradicionales que han venido realizando los bibliotecarios podemos mencionar las siguientes:

- Identificar a la comunidad a la que está dirigida la biblioteca.
- Seleccionar y adquirir el material que le es solicitado.
- Describir y clasificar el material.
- Diseminar la información a través de diversos servicios.

Estas son tareas básicas que los bibliotecarios realizan ya sea para bibliotecas tradicionales y/o digitales, y que seguramente se realizan en muchas otras bibliotecas, ya sean públicas, universitarias, especializadas, etc.

Entonces, ¿cambian las funciones del bibliotecario en una biblioteca digital?, ¿cuál deberá ser el perfil del bibliotecario en las bibliotecas digitales? y por último, ¿podrá ser sustituido por otros profesionales?.

Estas son algunas de las principales preguntas que han surgido en el gremio de los bibliotecarios o entre aquellas personas que están relacionadas con estos profesionales. Por lo anterior, este trabajo tiene como objetivo destacar la importancia de nuestros bibliotecarios no sólo en las bibliotecas digitales, sino también en las tradicionales al considerar como eje de su actividad la organización de la información, además pretende sugerir una serie de actitudes dadas las actuales condiciones de globalización.

Hagamos un alto ante estos cambios y reflexionemos algunas situaciones que son importantes para el desarrollo y permanencia de esta noble profesión analizando estas preguntas:

¿Cambian las funciones del bibliotecario en una biblioteca digital?

Para contestar esta pregunta, antes es necesario entender qué son las bibliotecas digitales y tener presentes algunas de sus funciones.

Don Waters (1998), director de la Digital Libraries Federation, fundada en 1995 menciona:

"Las bibliotecas digitales son organizaciones que proporcionan recursos, incluyendo personas especializadas, para seleccionar, estructurar, interpretar, distribuir, preservar la integridad, y asegurar la permanencia a través del tiempo de las colecciones de trabajos digitales para que estén listos y económicamente disponibles para usarse por una comunidad definida o conjunto de comunidades".

Lynch y García-Molina, en 1995, mencionan conceptos de biblioteca digital, así como los elementos las componen y sus funciones.

"Las bibliotecas digitales son la fase digital de las bibliotecas tradicionales que incluyen a las colecciones digitales y a las tradicionales. Esto abarca tanto materiales electrónicos como en papel.

Las bibliotecas digitales, deberán incluir todos los procesos y servicios que son el soporte y sistema nervioso de las bibliotecas. Sin embargo, los procesos tradicionales, aunque también forman las bases del trabajo de la biblioteca digital, tendrán que ser revisadas y mejoradas para acomodar las diferencias entre el nuevo medio digital y el medio tradicional.

Idealmente las bibliotecas digitales proporcionan una panorámica coherente de todo el contenido de información dentro de una biblioteca, sin importar forma o formato.

La biblioteca digital, deberá servir a comunidades particulares como las bibliotecas tradicionales lo hacen, aunque estas comunidades puedan estar ampliamente dispersas a lo largo de la red.

Las bibliotecas digitales requerirán tanto de la destreza del bibliotecario, como de los científicos de la computación par ser viable."

Es importante mencionar que el concepto de biblioteca digital no sólo se refiere al acceso de las colecciones digitales como libros, revistas, tesis, mapas, videos, audio, etc., sino a toda una serie de procesos que pertenecen a áreas bien definidas como lo menciona la definición de la Federación de Bibliotecas Digitales de los Estados Unidos de Norteamérica. En la experiencia personal, esta falsa concepción de sólo considerar las colecciones digitales como bibliotecas digitales, genera en consecuencia ideas equivocadas acerca de las actividades que debe realizar un bibliotecario. Por ejemplo, algunos piensan que ahora su actividad preponderante será la digitalización de todo el acervo. Otros consideran que debe ser expertos en redes y cómputo para interconectar los diversos sistemas y poder consultarlos, algunos otros hasta los quieren convertir en programadores de metalenguajes como XML.

No debemos olvidar que:

- La organización del conocimiento ha existido desde antes que se aplicaran estas nuevas tecnologías.

- El uso de la tecnología aplicada a la organización del conocimiento es tan solo una herramienta, sin duda muy poderosa, pero no deja de ser eso, una herramienta.

- El eje del bibliotecario es la organización de la información y desde luego los servicios que se proporcionan, y no la manipulación de las nuevas tecnologías.

- El entusiasmo nos lleva a querer conocer de todo, ocasionando por un lado que se descuide el eje principal de esta profesión y, por otro lado que no seamos especialistas, es decir, de todo un poco y de nada en particular.

Partiendo de las ideas anteriormente expuestas, podemos decir que las funciones de los bibliotecarios en las bibliotecas digitales siguen siendo en esencia las mismas, sólo que ahora se realizan con medios diferentes pues aún es necesario hacer la selección, adquisición, organización y diseminación de la información, además de contar con el apoyo de profesionales en otras áreas.

¿Cuál deberá ser el perfil del bibliotecario en las bibliotecas digitales?

Sin duda las habilidades que deberán tener serán las mismas que se han considerado por años, pero además será necesario que desarrollen algunas otras habilidades, pero sobre todo que asuman nuevas actitudes.

Entre las habilidades podemos mencionar:

- Mayor conocimiento en el uso de nuevas tecnologías aplicadas a las bibliotecas.
- Habilidad para transmitir a los profesionales del cómputo y de las telecomunicaciones sus requerimientos.
- Mayor dominio del idioma inglés y de otros idiomas.

Y entre las actitudes están:

- Establecer alianzas con otras instituciones similares a la que pertenece con el fin de formar grupos más grandes para tener mayor capacidad de negociación y controlar los incrementos de precio de las colecciones o bien enfrentar los presupuestos insuficientes.

- Con la creación de alianzas, se podrá tener mayor poder de negociación con los proveedores de los servicios electrónicos y exigir a éstos el cambio de sus políticas para que resulten más ventajosas para los clientes.

- Analizar los contratos que ofrecen los proveedores de servicios y concientizar a sus autoridades en lo que se está invirtiendo, ya que en la mayoría de los casos los contratos son de arrendamiento de la información y no en la adquisición de la misma.

- Generar análisis de costo-beneficio de los recursos contratados, con el fin de contar con indicadores que les permitan tomar decisiones.

- Tener una visión integradora de los servicios con el fin de facilitar su consulta.

- Contar con estrategias de búsquedas de información en forma óptima, tales como la "infopragmática".

- Generar, adoptar o adaptar políticas, normas y estándares internacionales para sus procesos o servicios.

No es necesario que los bibliotecarios sean expertos en telecomunicaciones, redes de cómputo, programación, etc. Debemos recordar que hay diversos profesionales que dominan esas técnicas y pueden ser valiosos aliados.

Considerando que el conocimiento no es universal, es decir, no es posible que todos entendamos todo, el bibliotecario deberá concentrar sus esfuerzos en la comunidad de usuarios para la que fue creada la biblioteca. Esto es aplicable tanto para bibliotecas digitales como para las tradicionales.

Los profesionales de otras áreas que pueden verse relacionados con esta profesión son vistos como enemigos y no como aliados, por lo que es importante cambiar esta percepción.

Estela Morales en su artículo "Consideraciones sobre el ambiente local y global" lo resume en una frase "es necesario modificar las actitudes de ambientes locales a ambientes globales".

¿El bibliotecario podrá ser sustituido por otros profesionales?

Este profesional NO podrá ser sustituido por otros, ya que reúne una serie de aptitudes muy particulares que difícilmente otros profesionales las tendrían y es hasta que en forma personal se enfrenta uno con la experiencia de catalogar y clasificar cuando se da cuenta de que la paciencia y el apego a las reglas, normas y estándares, evitan en buena medida errores humanos y resultan herramientas valiosas para el difícil arte de organizar el conocimiento humano.

Y que decir cuando los bibliotecarios se enfrentan a la tarea de averiguar con precisión qué es lo que el usuario requiere como información, ya que la frase "quiero todo sobre este tema ". En este sentido el bibliotecario es un guía.

Definitivamente el bibliotecario debe dedicarse a la organización de la información y ofrecer el acceso a la misma, pero desde luego, de manera más obligada en el caso de las bibliotecas digitales, deberá auxiliarse de otros profesionales que le faciliten la tarea. Incluso en la medida en que esta relación interdisciplinaria se presente, lejos de opacar la figura del bibliotecario, ganará presencia, pues habrá un reconocimiento de su labor.


Bibliografía consultada.

- Aguilar Fernándes, Victor Manuel. ¡S.O.S. Bibliotecario!. En: Biblioteca Universitaria: boletín informativo de la Dirección General de Bibliotecas. Nueva época 1998, vol. I, no. 1
- Cleveland, Gary. Digital Libraries: Definitions, issues and challenges En: Universal Dataflow and Telecommunications Core Programmes. International Federation of Library Associations and Institutions. Marzo 1998, No. 8.
- Ibarra Contreras, Rafael. Tesis: Aprovechamiento y optimización de los recursos tecnológicos en la búsqueda y recuperación de información en CD-ROM basados en estrategias linguísticas. 1999.
- Kranich, Nancy C. Collaboratiing to build a global digital library. En: The The electronic library journal. Deciembre 1999, Vol. 17, No. 6.
- Morales Campos, Estela. Consideraciones sobre el ambiente local y global. En: Biblioteca universitaria: boletín informativo de la Dirección General de Bibliotecas. Nueva época, año 2000, vol. III, no. 1.

http://azul.bnct.ipn.mx/iv_aniv/panel2_2.htm

Imagen tomada de http://tecnologia.universia.es/experto/bibliotecas_digitales.htm


© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Tel*fonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938