..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.137, Viernes, 18 de agosto del 2006

Libro de visitas

 

Concibo la literatura dialogando
Por Cecilia Crespo, estudiante de periodismo

Otra vez Milián vuelve a las tablas al frente del Pequeño Teatro de la Habana. En esta ocasión celebra su 60 cumpleaños y 45 de vida artística con La Reina de Bachiche, obra que arriba a sus cuatro décadas.

José Milián es uno de los dramaturgos cubanos contemporáneos que tiene la suerte de poder dirigir personalmente su fecunda y útil producción teatral. Su nombre es insoslayable a la hora de hablar de la escena y de la literatura cubana, por la perfecta simbiosis que establece entre ambas.

El Café Teatro Bertolt Brecht sirve de primer escenario capitalino a esta obra, escrita con cierto desparpajo y agresividad que quedan convertidas en poesía gracias al dominio y la maestría de su autor. En 1967 obtuvo una Mención en el Premio Casa de las Ámericas y fue calificada por el jurado como una deliberación desenfrenada de los residuos imaginativos del subdesarrollo.

A propósito de este acontecimiento en el panorama teatral habanero, conversamos con su principal responsable quien reitera que el teatro es su razón de ser.

“Todo lo que me sucede lo veo desde un punto de vista teatral, nunca he podido separar las tablas de mi cotidianidad. Vivir y hacer teatro son para mí la misma cosa”.

Este hombre de teatro afirma que nunca le interesó la dirección, lo que más disfruta es escribir aunque comenzó actuando. Considera a Bertha Martínez, a Roberto Blanco y a Vicente Revuelta sus grandes maestros y paradigmas a imitar en todo momento, sin olvidar a Virgilio Piñera, a Rolando Ferrer, a Paco Alfonso y a Carlos Felipe. “Siempre quise ser como ellos, no se si logré, al menos ahora tengo experiencia pero los sigo teniendo a ellos como mis guías, de los que siempre aprendo.”

“Hacer La Reina… hoy día ha sido un gran reto, pues el teatro tiene que discursar sobre la inmediatez, no se puede hacer como una reconstrucción arqueológica. Descubrimos que a pesar de haber sido escrita en los sesenta, cuando queríamos revolucionar la escena nacional debido a las tendencias y acontecimientos mundiales, aún le queda mucho por decir a Juana Rosa de Bachiche. Los jóvenes actores de la compañía la redescubrieron y me ofrecieron perspectivas y ópticas diferentes de aquello que escribí.”

El público disfrutará este viaje al recuerdo mediante este exponente del llamado teatro del absurdo o grotesco. Su autor ha declarado que es el retrato de una posesiva y dominante mujer que no existe. Sin embargo, se sabe que todo personaje carga sobre sus espaldas las realidades y experiencias que pueblan el subconsciente de sus creadores y que lo hacen corpóreo y tangible en otra piel, de la misma manera que la narrativa proyecta lo autobiográfico y vivencial de quien la construye, pues el artista siempre habrá de reflejar y exteriorizar los contextos que lo han nutrido. De ahí el rasgo que tipifica, distingue y hace peculiar a las diversas identidades.

Este dramaturgo por encima de todo, como se autodefine, al que lo mueve escribir todo lo extraño y anormal, concibe la literatura dialogando. Por primera vez incursionará en la narrativa, a la manera de quien cuenta un cuento, sin perder su esencia teatral con Virgileando. Se trata de un libro, aun en proceso editorial, que inaugurará una nueva colección de testimonios de ediciones Alarcos. “Es un volumen que me duele mucho, por algunas cosas terribles a las que aludo”. Evoca a Virgilio Piñera mediante interesantes anécdotas, narradas de una forma tan peculiar que son capaces de transportar a los lectores hasta los años sesenta y hacerlos percibir hasta los olores de las calles, tan factible como una verdadera puesta en escena.

El Café Teatro Brecht, sede permanente de la compañía, será remodelado próximamente, por lo que luego de esta puesta, Milián se concentrará en los ensayos de la gala inaugural de la sala. Será un espectáculo dramático-musical dedicado a homenajear a la figura de Carlos Pons con el cual arrancará la nueva temporada del recinto.

¿Tiene aún José Milián algún anhelo pendiente como creador?

A estas alturas de mi vida y de mi carrera artística a muchos les puede parecer que estoy finalizando. Yo opino todo lo contrario, aunque comenten que he escrito bastante, tengo la impresión de que aun no he hecho “la obra”, esa con la que sueño todas las noches y que en cualquier momento logro materializar y sale al fin de mi cabeza.

Y como colofón, ¿si tuviera que perpetuarse en algunas de sus obras, cual elegiría?

Me has puesto en una situación bastante difícil, para sorpresa de muchos, me quedo con La toma de La Habana por los ingleses, estrenada en 1969, porque creo que es en donde se resumen mis más sinceras inquietudes como creador y por tanto la esencia de esta entrevista.

Fotos cortesía de la periodista.






© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938