..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.137, Viernes, 18 de agosto del 2006

Libro de visitas

 

Muere Eddy Martin, 'decano' de comentaristas deportivos en Cuba

Quienes, arrastrados por el mundo de las letras y los libros, hemos vivido un poco alejados del deporte tras abandonar las aulas y las prácticas deportivas escolares, no hemos vivido nunca ajenos a este nombre, que acompañara los gritos ante un triunfo de los equipos cubanos, o fuera memoria recordada siempre entre familiares que nos iban contando anécdotas y recuerdos de este hombre singular. Salve, Eddy Martin. Aquí quedas, como otro atleta medallero en el deporte cubano:

 

Réquiem por un guajiro de Tamarindo
Por SIGFREDO BARROS

Hay hombres que simplemente pasan por la vida. Hay otros que llegan, se detienen, y cuando les llega el momento de decir adiós, dejan tras de sí una imborrable estela de cariño, respeto y admiración.

Durante la V Serie Nacional de Béisbol.

Como esos otros fue Antonio Eduardo Martín Sánchez —Eddy Martín para todos los cubanos que disfrutamos de su voz durante más de cuatro décadas—, quien será sepultado hoy, a las 10:00 a.m., en la necrópolis de Colón, víctima de uno de los flagelos de estos tiempos, un accidente de tránsito ocurrido hace un mes en una céntrica esquina capitalina.

Nacido en un punto de la geografía avileña, Tamarindo, el 14 de junio de 1929, Eddy supo encumbrarse desde su humilde origen hasta convertirse en un maestro de la narración deportiva que, además, supo incursionar con éxito en la prensa plana y la escritura de libros.

Fue testigo excepcional de muchos de los momentos cumbre de la Revolución, desde que en los años sesenta acompañó al Comandante en Jefe en sus primeros recorridos por el mundo hasta la narración del primer cubano en el cosmos, sin olvidar sus descripciones de múltiples triunfos de nuestros atletas en Juegos Olímpicos, Panamericanos, Centroamericanos, Mundiales de béisbol y boxeo.

La fama le acompañó desde tiempos atrás. Pero no lo deslumbró, siguió siendo, como él mismo me dijo en una ocasión, un guajiro de Tamarindo con mucha suerte, capaz de detenerse en cualquier lugar para responder una pregunta de un desconocido sobre su tema predilecto, el béisbol, del cual era un profundo conocedor de sus complicadas reglas.

Con los años le llegaron múltiples reconocimientos, distinciones, medallas, diplomas: Por la Cultura Nacional, Premio Nacional de Televisión por la obra de toda la vida. Pero nunca su sonrisa fue más amplia que cuando Fidel le colocó en el pecho la medalla de Héroe Nacional del Trabajo de la República de Cuba. Tuve el privilegio de estar ese día allí, en el Palacio de las Convenciones. Me adelanté a felicitarlo y él, con esa voz bien timbrada casi convertida en un susurro, solo atinó a decir: "Ya me puedo morir tranquilo".

Ojalá haya sido así. Y que con estas líneas, las más tristes que he escrito en mi vida, lleguen las condolencias a sus familiares y a todos los que fuimos sus amigos y que hoy, junto a otros muchos cubanos, sentimos profundamente su pérdida, su absurda pérdida, por esas crueldades que tiene la vida.

**

Muere Eddy Martin, 'decano' de comentaristas deportivos en Cuba
Martes 15 de Agosto, 2006 10:40 GMT

LA HABANA (Reuters) - Eddy Martin, conocido como "decano" de los comentaristas deportivos de Cuba, falleció en La Habana a causa de las lesiones sufridas en un accidente de tránsito ocurrido el 21 de julio, informaron el martes medios de prensa locales.

Martin tenía 77 años y estaba internado en un hospital de la capital cubana en "estado extremadamente grave, con perforación de sus dos pulmones," dijo la Agencia de Información de Cuba (AIN).

El comentarista era conocido por periodistas deportivos de todo el mundo, desde México y Estados Unidos hasta Australia, por su participación en la cobertura de variadas competencias, entre ellas varios Juegos Olímpicos y campeonatos mundiales de boxeo.

Una de sus últimas coberturas internacionales fue en marzo, durante el Primer Clásico Mundial de béisbol en Puerto Rico y San Diego, Estados Unidos, donde el equipo cubano consiguió la segunda posición.

También escribió varios libros deportivos, entre ellos "Por las rutas del Olimpo," en el que reseñó las actuaciones del ex atleta Alberto Juantorena, doble titular olímpico en Montreal 1976, y el ex boxeador tricampeón olímpico y mundial, Teófilo Stevenson.

Su carrera periodística se inició en 1948 y trabajó en la televisión, la radio y la prensa escrita.

**

Muerte de comentarista enluta al deporte cubano

La Habana, 15 ago (PL) El deporte cubano está de luto por la muerte hoy, en esta capital, de Antonio Eddy Martin, uno de los más destacados comentaristas del país en los últimos 40 años.

Martin, de 77 años de edad, sufrió un accidente automovilístico el 21 de julio pasado, el cual le provocó severos daños en la caja toráxica, pese a lo cual batalló por su vida por más de tres semanas.

El encontronazo entre el auto del destacado narrador deportivo y un ómnibus urbano obligaron a mantenerlo con ventilación mecánica en la sala de cuidados intensivos del Hospital General Docente Calixto García, de esta ciudad.

Sin embargo, no logró superar los traumas del accidente para enlutar a los seguidores del deporte, cuyas principales competiciones comentó a lo largo de varias décadas.

Martin fue distinguido como Héroe del Trabajo de la República de Cuba y recibió el Premio Nacional de Periodismo José Martí, además de varias condecoraciones.

Entre sus principales coberturas destacan varios Juegos Olímpicos y campeonatos mundiales de béisbol y boxeo, deportes en los cuales fue un especialista.

También incursionó en la literatura deportiva con varios textos, entre ellos Por las rutas del Olimpo, en el cual reseña la vida de varias de las principales glorias del músculo en el país.

Los campeones olímpicos Alberto Juantorena, Téofilo Stevenson, María Caridad Colón y José Gómez, además de la voleibolista Mercedes Pérez y el beisbolista Pedro José Rodríguez, entre muchos otros, protagonizan las páginas del referido texto.

Sin embargo, los seguidores del béisbol le agradecieron siempre sus disertaciones sobre el desarrollo del deporte de las bolas y los strikes desde su introducción en Cuba a finales del siglo XIX.

Unos meses antes de morir comentó para la televisión cubana el Primer Clásico Mundial de Béisbol, en el cual Cuba terminó en el segundo puesto al ceder en la final ante Japón.

Su carrera periodística, iniciada en 1948 no se restringió solo a la televisión ni a los eventos deportivos: trabajó también en la radio y la prensa escrita, y colaboró con los principales periódicos y revistas del país, entre ellos los diarios Granma y Juventud Rebelde.

Al mismo tiempo, dio cobertura a acontecimientos internacionales entre ellos asambleas generales de la Organización de Estados Americanos, de la Organización de Naciones Unidas y viajes de dirigentes cubanos por América Latina.

rgc/hm

http://www.prensalatina.com.mx/Article.asp?ID=%7B91F5B8A2-DE27-46B7-B435-
AD74CB3C328A%7D&language=ES


**

Eddy Martin Sánchez: Por los años que lleva siguiendo el béisbol, se le puede considerar el de mayor historia dentro del béisbol cubano entre los compañeros de la prensa cubana. Eddy se inició en los años 40 dentro de su profesión en Ciego de Ávila, y poco a poco su calidad y conocimientos lo llevaron a planos estelares. Ha estado presente como narrador en todas las Series Nacionales, así como en los principales eventos internacionales donde ha estado presente Cuba. Actualmente es catalogado una verdadera enciclopedia viviente por la gran cantidad de hechos y datos que recuerda como el primer día. Ya cuenta con más de 70 años, pero eso no le ha impedido mantenerse con Héctor Rodríguez en la transmisión de la Televisión Cubana donde han podido presenciar y seguir con éxito innumerables momentos grandes del béisbol cubano.

http://www.radiococo.cu/delaprensa/prensa.htm

**

Un regalo para nuestro pueblo

Puede parecer muy simple realizar transmisiones radiales o de televisión desde otro país, 12, 14 o más horas diarias con un equipo de trabajo compuesto por más de 30 especialistas, entre narradores, periodistas, ingenieros, camarógrafos, editores y técnicos

Eddy Martin

Desde el 15 de julio, el pueblo cubano ha podido seguir, detalle a detalle, gracias a la radio y la televisión, las actuaciones de nuestros atletas en los XX Juegos Centroamericanos y del Caribe, directamente desde Cartagena de Indias.

Esto, en realidad, no es ya noticia en nuestro país, pues desde hace muchos años ha sido, prácticamente, una costumbre, y por lo reiterado se ha convertido también en una necesidad.

Para quienes no conocen los antecedentes históricos, puede parecer muy simple realizar transmisiones radiales o de televisión desde otro país, 12, 14 o más horas diarias con un equipo de trabajo compuesto por más de 30 especialistas, entre narradores, periodistas, ingenieros, camarógrafos, editores y técnicos.

En primer lugar se debe tomar en cuenta que los medios de difusión masiva en nuestro país no son comerciales, y por consiguiente todos los gastos que esta actividad origina son por cuenta del Estado, por considerar que, al igual que el deporte, la información es también un derecho del pueblo.

Antes del triunfo de la Revolución, en opinión de este comentarista, el único antecedente que se recuerda fue cuando en 1950, en ocasión de celebrarse los VI Juegos en la ciudad de Guatemala, una emisora capitalina, la CMBZ Radio Salas, transmitió algunos encuentros de béisbol en la voz del narrador Rafael Rubí, mientras en La Habana se le insertaban anuncios comerciales con un locutor en cabina.

Y a propósito, fue así como se dieron a conocer dos jóvenes figuras, que en breve tiempo se convirtieron en ídolos de la afición: Ángel Scull y Edmundo Amorós, que integraron por primera vez el equipo Cuba.

Luego de aquel esfuerzo de la Radio Salas, no volvió a transmitirse nada de los Centroamericanos hasta después del triunfo de la Revolución, cuando en 1962, en Jamaica, se brindaron por Radio Progreso los juegos de béisbol y el boxeo, desde Sabina Park; la inauguración y el fútbol en el Estadio Nacional y varios noticieros deportivos.

Durante una de aquellas transmisiones de béisbol, se produjo un serio incidente, cuando un grupo de apátridas, desde las gradas del estadio, pretendieron insultar a los atletas cubanos, y estos se enfrascaron en una batalla campal con los provocadores, que huyeron de la instalación.

Posteriormente, se hizo una segunda incursión en ocasión de los Centroamericanos de Puerto Rico. Allí se transmitieron los juegos de béisbol desde el estadio de Caguas, el boxeo en el estadio Hiram Bithorn y algunos encuentros de baloncesto.

En 1970, en Panamá, la situación fue distinta. El número de coberturas fue en aumento y ya no solo se transmitían el béisbol y el boxeo, sino que se añadieron otras disciplinas deportivas como atletismo y fútbol.

La radio ha continuado transmitiendo, ininterrumpidamente, todos los Juegos Centroamericanos: Santo Domingo 1974, Medellín 1978, La Habana 1982, y así sucesivamente, hasta los actuales Juegos de Cartagena de Indias.

Es a partir de los Juegos de Medellín, Colombia en 1978, que entra en escena la televisión. En aquella oportunidad se transmitieron juegos de béisbol, boxeo, atletismo y otros, aprovechando las escasas posibilidades técnicas que ofreció la Televisión Colombiana, pues solo existía una estación terrena y esta se hallaba en Bogotá, por lo que las señales de video viajarían hasta la capital por la única vía de microondas con que contaban, y ello impedía la realización de transmisiones.

Tres años antes de los Centroamericanos de Medellín se había realizado el primer experimento con la transmisión, desde Ciudad de México, de los Juegos Panamericanos, aunque en esa oportunidad todavía no se usó el satélite, pues la señal viajó por microondas desde el Distrito Federal por todo el territorio mexicano hasta Austin, Texas; desde allí por la misma vía hasta la Florida, y llegaba a Cuba utilizando el troposférico de Guanabo.

Todos los siguientes Juegos Centroamericanos se han transmitido para Cuba, con no pocas dificultades, sobre todo por la falta de recursos, posibilidades o interés de las televisoras de los países organizadores, como fueron los casos de Santiago de los Caballeros 1986; Ponce, Puerto Rico 1993 y Maracaibo-1998.

En estos mismos juegos que tienen lugar en Colombia, donde la televisión llena nuestras pantallas durante diez o doce horas diarias, la TV comercial del país organizador no cuenta con suficientes unidades de control remoto para satisfacer las necesidades de coberturas requeridas, y es por ello que en el grupo de trabajo del ICRT se incluyeron tres camarógrafos con cámaras portátiles, para poder captar imágenes de algunas disciplinas deportivas que allí no se están televisando, y así poder hacerlas llegar a nuestros televidentes.

A este refuerzo de los trabajadores de la televisión se une también el del grupo de compañeros que realizan las transmisiones de radio, que por facilidades que les permite ese medio, pueden estar presentes, teléfono o micrófono en mano, en lugares donde no puede llegar la televisión.

Los grandes eventos múltiples —como son los Centroamericanos, Panamericanos, Juegos Olímpicos y Campeonatos Mundiales— forman parte ya de las necesidades recreativas de nuestra población. Su difusión, cuando ocurre en época de vacaciones, que es en la mayoría de los casos, posibilidades técnicas regalo y es por ello que el Estado cubano no escatima esfuerzos para el disfrute del pueblo trabajador.

Nuestros medios de difusión están haciendo historia. ¡Qué distinto a aquella época en la que estos eventos pasaban sin penas ni glorias, y nadie se enteraba de los triunfos de los esforzados atletas que asistían a los Juegos!

(Eddy Martin había escrito este comentario horas antes del accidente que lo mantiene hospitalizado en estado grave desde hace varios días.)

http://www.upec.cu/000_info/julio06/31/03.htm

 




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938