..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.138, Viernes, 25 de agosto del 2006

Libro de visitas

 

Nosotros respetuosamente disentimos: una entrevista no tan imaginaria
Por Reinaldo Taladrid Herrero

En los EE.UU. los jueces no dan sus opiniones en público de manera oral, ellos escriben y publican sus opiniones.

Los aprestos bélicos de la agrupación terrorista Comandos F-4, exhibidos por la televisión, forman parte del clima impuesto al juicio contra los Cinco en Miami.

De ahí que construí esta supuesta entrevista a partir de lo que escribieron los dos jueces que en la Corte de Apelaciones de Atlanta votaron a favor de que se revocaran las condenas a los Cinco, dado que el juicio en Miami no fue imparcial.

Las preguntas son mías y las respuestas están tomadas literalmente de lo que ellos escribieron argumentando su voto.

Fueron 50 páginas donde indistintamente citaron información contenida en las evidencias presentadas por la defensa durante el juicio, así como sus propias opiniones.

¿Creen ustedes que las mociones pidiendo un cambio de sede que presentó la defensa durante el ya famoso juicio contra los Cinco celebrado en Miami, contenían suficiente evidencia como para que hubieran sido aceptadas por la jueza?

La evidencia presentada en apoyo a las mociones de cambio de sede fue enorme... los resultados de la encuesta del profesor Moran (N.E.: les recordamos que fue una encuesta realizada para medir lo que piensan los residentes en el condado de Miami Dade con relación a Cuba y los temas relacionados con ella y la posibilidad de que fueran jurados en un juicio como este) mostraron que el 69% de los que respondieron y el 74% de los hispanos estaban prejuiciados contra personas involucradas en las acusaciones. Un número significativo, 57 % de los hispanos que respondieron, y 39,6% de todos los que lo hicieron indicaron que "debido a sus sentimientos y opiniones sobre el gobierno de Castro les sería difícil ser un jurado justo e imparcial en un juicio de supuestos espías cubanos".

Más de un tercio, 35,6%, dijo que estaría preocupado sobre el criticismo de la comunidad por servir en un jurado que arribara a un veredicto de no culpable en un caso de espionaje cubano. A los que respondieron indicando su incapacidad de ser jurados justos e imparciales también se les preguntó si habría alguna circunstancia que los haría cambiar de opinión, el 91,4% de los hispanos y el 84,1% de los otros respondió que "no".

Otros artículos presentados por los acusados documentaban las tensiones en la comunidad y protestas relacionadas al sentimiento general anticastrista... y otros casos legales en los que estuvieran envueltos temas cubanoamericanos incluyendo el asunto de Elián González. Uno de los artículos en los que se trataba sobre una amenaza de bomba contra la Fiscal General de los EE.UU., después del colapso de las conversaciones en el caso de Elián González, recitaba la historia de la violencia de los grupos de exiliados anti-Castro en la comunidad de Miami Dade... bombas en la revista en español Réplica... el atentado dinamitero contra el periodista Emilio Milián... a los consulados de México y Venezuela...y a numerosos pequeños negocios que promovían el comercio, los viajes o la ayuda humanitaria a Cuba.

¿Qué pasó a la hora de seleccionar para el jurado a los 12 ciudadanos del condado de Miami Dade que decidirían si los Cinco eran inocentes o culpables, de los cargos que se les imputaban?

Algunos posibles miembros del jurado estaban claramente prejuiciados contra Castro y el gobierno cubano y fueron excusados.

Otros posibles miembros indicaron creencias negativas en relación con Castro o el gobierno cubano pero creyeron que ellos podrían poner de lado esas creencias para servir en el jurado. Tres de esos terminaron sentados en el jurado y uno sirvió como su presidente. La Corte Distrital denegó a los acusados la petición de excusar a una potencial jurado que había admitido que conocía a la hija de uno de los pilotos derribados, había visitado la casa del piloto y había asistido al funeral. Algunos de los potenciales jurados quienes habían tenido contacto personal con las víctimas, sus familias, los Hermanos al Rescate, testigos del gobierno o las partes, no fueron cuestionados durante la Fase II o fueron excusados...

Uno de los más sonados incidentes durante la celebración del juicio fue cuando José Basulto acusó a uno de los abogados de la defensa. ¿Qué pasó realmente y qué opina del incidente?

Mientras se le cuestionaba, Basulto respondió preguntándole al abogado de Gerardo Hernández "que si él estaba haciendo el trabajo de la Inteligencia cubana". Luego de un receso uno de los abogados de la defensa argumentó que:

"Estos jurados tienen que estar preocupados a menos que ellos encuentren culpables a estos hombres de todos los cargos que se presentan contra ellos, gente como el señor Basulto que ocupan posiciones de autoridad en esta comunidad , quien tiene acceso a la prensa, los van a llamar, a acusar a ellos de ser simpatizantes de Castro, los van a acusar de ser espías y ese no es el tipo de carga que este jurado puede sostener sobre sus hombros cuando se le ha pedido que trate de decidir esos asuntos basándose en las evidencias del juicio... se les manda el mensaje a estas damas y caballeros que si no hacen lo que es correcto ellos van a ser acusados también de ser comunistas. Esta gente tiene que regresar a sus hogares, sus trabajos, sus comunidades y usted no puede funcionar en esta ciudad si ha sido etiquetado de comunista, especialmente por alguien de la estatura del señor Basulto".

¿Qué incidentes, de los tantos que ocurrieron en este proceso, ustedes señalarían por las consecuencias que tuvieron, en función de mantener o no la obligatoria imparcialidad del jurado?

A principios de febrero del 2001 una pequeña protesta vinculada al juicio tuvo lugar afuera de la Corte... el 13 de marzo del 2001 la Corte notó que el día anterior fueron enfocadas cámaras a los jurados mientras ellos salían del edificio... de nuevo los jurados fueron filmados entrando y saliendo de la Corte durante las deliberaciones y este pietaje fue televisado. Algunos de los jurados indicaron que ellos se sentían presionados. La Corte de nuevo modificó la vía de entrada y salida de los jurados de la Corte y la transportación.

No obstante el Metrorail Center donde los jurados que usaban transporte público eran llevados, es el sitio de un prominente monumento a las víctimas del derribo (de las avionetas).

Los jurados fueron nuevamente filmados entrando y saliendo de la Corte durante todo el trayecto hasta sus autos durante las deliberaciones...los ojos electrónicos de la comunidad estaban enfocados sobre ellos y el jurado no pudo dejar de entender ese foco.

Durante los argumentos de cierre, el gobierno hizo una serie de comentarios que la defensa objetó. Declararon que "los jurados estarían abandonando a su comunidad a menos que encontraran culpables a los espías cubanos enviados a destruir los Estados Unidos."

Y al final ¿cuáles son sus conclusiones?

Nosotros respetuosamente disentimos y permanecemos convencidos de que este es uno de esos raros y excepcionales casos que amerita un cambio de sede debido al dominante prejuicio de la comunidad que hace imposible confeccionar un jurado no prejuiciado... los acusados como agentes reconocidos del gobierno cubano de Fidel Castro fueron incapaces de obtener un juicio justo e imparcial en una comunidad de dominantes prejuicios contra agentes del gobierno cubano de Castro.

A pesar de los numerosos esfuerzos de la Corte para asegurar un jurado imparcial en este caso, no estamos convencidos de que conformar tal jurado en esta comunidad fuera posible debido al prejuicio dominante en la misma.

Los jurados continuaron preocupados sobre su exposición en la prensa durante las deliberaciones...

La revelación de las actividades clandestinas, no solo de los acusados, sino también de varios grupos de exiliados cubanos y sus campos paramilitares, que continúan operando en el área de Miami, y la percepción de que estos grupos puedan dañar a los jurados que emitieran un veredicto no favorable a sus puntos de vista, era palpable.

Aquí un nuevo juicio era mandatado por la tormenta perfecta creada cuando el sentimiento dominante en la comunidad y la extensa publicidad antes y durante el juicio, se mezcló con las impropias referencias de la acusación y la posición asumida ante el cambio de sede.

Además, la evidencia del juicio sugiere fuertemente no solo adversas consecuencias económicas para los jurados que votaran por la absolución, sino prospectos de violencia de una comunidad apasionada y emocional que posee armas de fuego y bombas.

A la luz de todos los argumentos expuestos en la discusión anterior solo podemos concluir que las condenas de los acusados deben ser revocadas y el caso debe ser devuelto para un nuevo juicio.

http://granma.co.cu/2006/08/21/interna/artic01.html




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938