..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.152, Viernes, 1 de diciembre del 2006

Libro de visitas

 

Comandante De Hombres Libres
Por Héctor Celano

 

 

Nuestro querido amigo Héctor Celano nos ha enviado este poema que hace algunos años dedicara a nuestro Comandante:

A Fidel Castro, en su setenta y cuatro
aniversario -Agosto de 2000

 

  Usted tomaba con las manos de su pueblo

                                     tragos de libertad

Yo andaba por los nueve goles

en la esquina de un barrio

caído al torso del Buenos Aires grande

                                                      

Sólo vislumbro legendarios cuentos

    Imágenes perdidas en hombres

color árbol,

en árboles hombrunos arrastrando gigantes tempestades

            terrícolas de pan crocante         y pechos

Mujeres hechas ramas con sonrisas de pájaros

                                                      

En una esquina donde daban tele

me enteré de Girón

Veía barbas y fusiles altos

hincados en el cielo agitando candiles

Creo, que lo recuerdo, Comandante, como un barco

incrustado en la arena,

mordiendo el horizonte con los ojos

      Sentí que algún poema lo empujaba

Yo lo puse a jugar al fondo de la casa

con soldados y cañones grises

                                   

           

         En las veinte canciones juveniles,

al firmar una ficha con la sangre,

hilvanaba pasiones por las calles

        ¡Un tractor para Cuba!

       entre manos de madres

    con obreros de huelga y Cordobazo*

    que hicieron tambalear la Dictadura

                     Ya no eran de plomo los soldados

                                                        

      Quizás quede algún rastro allá en Madero*

un sitio como El Cerro*

            desde donde le cuento     Comandante

                                                      

Hubo quienes tragaron el camino

El camino cobró caras sus cuentas

 

Luego he muerto

                 treinta mil pedacitos por metáforas

puse el verbo apuntando al egoísmo

y me tocó un poema por trinchera

 

La Vida, que es tan terca como un verso,

me dijo que la voz de mis vecinos

perduraba en el alma de su patria

        Apreté un sol de polen en el puño

igual a las piedritas de la esquina

o el carné firmado por Arnedo

     con el jovial orgullo adolescente

     en pasión clandestina

de darle al mundo el vino de mi jarra

        

                                            

Di, con el Escambray por un concurso,

y con el corazón de una cubana

      Tramé nido habanero

 

                                                  

     En mi vocinglera palabra de argentino

otros poetas siembran compañía

vienen conmigo,

van por el espíritu rebelde de la estirpe,

aman la tierra que besó Guevara,

arrecian su mirada en cada verbo

      Traigo la juglaría desde inmensas comarcas

y barriadas humildes

    Un dolor que perdura sin olvidos

y una fe con su hoz y su martillo

combatiendo los dogmas que la empañan

                                                          

¡Me niego a desmembrar lucha y poesía!

                           

               

Comandante                                           

    Con plexo abdominal del Sur de América

        latino y caribeño este sonido

brotando del aljibe de mi pecho,

                por las calles de siempre

        con aires de guitarra se desliza,

    para sumarle el verbo a este torrente

que anticipa los rumbos de la siembra,

que avanza y disemina por los surcos

    el límpido rumor del agua fresca

con la digna ilusión de amar la vida

 

    y dejarle las gracias en bandada

                                        por su entrega

        su guía      el tesón      el sentimiento

    la paternal ternura con los niños

 

la visión de estadista de hombres libres

        su intuitiva  y  genial       sabiduría.

 

*Cordobazo (1969): Se llamó así a una ola de huelgas y manifestaciones que comenzaron en la Ciudad de Córdoba y luego se extendieron a distintas zonas de la República Argentina. Ha representado la oposición obrera y popular más férrea a la Dictadura del General Juan Carlos Onganía, quien, al poco tiempo, debió «abdicar de su reinado represivo» instaurado en 1966, aunque el estado de facto perduraría hasta 1973.
*Madero (Villa Madero): Barrio de Buenos Aires donde nació el autor.
*El Cerro: Populoso Municipio de La Habana.




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938