..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.152, Viernes, 1 de diciembre del 2006

Libro de visitas

 

Entrevista A Nora Paiola
Por Rosa C. Báez

No es la querida amiga Nora Paiola una desconocida para los lectores habituales de este boletín: en muchos mensajes, ella nos ha hecho conocer las numerosas acciones solidarias [1] que los hermanos de la Casa de la Solidaridad de La Banda y de otras ciudades de la Provincia de Santiago del Estero, en Argentina.

Hoy, y con motivo de su estancia entre nosotros, esta vez como paciente de la Misión Milagro, queremos conversar con Nora sobre las declaraciones negativas que contra este Plan solidario hiciera un directivo de la Federación Oftalmológica Argentina

[ver http://www.bnjm.cu/librinsula/2006/noviembre/149/dossier/dossier275.htm ]

1. Nora: en tu doble condición de activa participante de los Grupos de Solidaridad con Cuba en tu país y, en estos momentos, de paciente de la Misión Milagro ¿qué puedes decirnos de las declaraciones de un alto funcionario de la Federación Oftalmológica Argentina?

Bueno, encontrándome en esta bloqueada Isla de Nuestra Latinoamérica, en Nuestra Cuba, sentí mucho dolor al ver que precisamente en mi provincia, Santiago del Estero, alguien hiciera este tipo de declaraciones… Creo que este señor nunca va a poder gozar de las mieles que gracias a la solidaridad del Gobierno y del pueblo cubano sobre todo, hemos tenido… de este milagro que es la Misión Milagro. Lo dijo recientemente mi compañera Irma Othar, y yo ratifico que es un verdadero milagro. Este señor habla porque seguramente no está formado en un sentido capitalista de su profesión, y no en el sentido humanitario en que están formados los profesionales cubanos. Nosotros repudiamos absolutamente sus declaraciones; ya nuestros hermanos de la Casa de solidaridad en Santiago del Estero han hecho declaraciones públicamente y yo desde aquí, desde el lugar donde se realiza la Misión Milagro, como paciente de esta hermosa acción solidaria, rechazo y refuto todo lo que este Dr. Ha expresado.

2. ¿Cuántas veces has visitado nuestro país? ¿Qué conclusiones has podido alcanzar por ti misma del cacareado “clima de opresión que se vive en Cuba”?

Es probable que –y esta es la quinta vez que visito la Isla- es posible, repito que como quiero tanto a Cuba… Pero no: aún así creo que puedo hablar con objetividad, aún me queda objetividad para opinar… No. Nunca conocí opresión, ni censura… incluso, en una oportunidad me permití asistir a un juicio público, porque quería conocer cómo era una sala de juicio y pude hacerlo. En otra oportunidad, pensando que entraba a una librería, entre a una editorial y conversé libremente con todos allí… Nunca se me ha impedido la entrada a ningún sitio ni tampoco he visto que le prohíban la entrada a ninguno de los cubanos que me acompañaban. No conozco la opresión de que tanto hablan. Además, ¿a qué llaman falta de libertad? Yo vivo en un país que no sé hasta que punto es libre… ¡supuestamente libre!! Porque donde vivo tengo la libertad de hacer muchas cosas ¡¡pero no las puedo hacer!! ¿Es libre un país donde todavía están los niños buscando comida en la basura? ¿Es un país libre con un tan alto índice de analfabetismo, de desocupación? A veces me lo pregunto… Si hacemos esa comparación deducimos que ¡el mío no, pero éste sí es un país libre!

3. Nora, desde cuándo te involucraste con los movimientos de solidaridad con Cuba? ¿Qué actividades de las que has participado han calado más en ti?

Desde hace casi 5 años estoy participando en las actividades de solidaridad con Cuba, en La Banda, donde somos profundos admiradores de los logros de esta Revolución, por lo que somos tenaces difusores de ellos. Hemos podido realizar muchas actividades, por que hay tantas cosas lindas que se hacen aquí… el recibimiento a los graduados de la ELAM, la visita de Pablo Milanés. Ahora estamos “encaramados” en el proyecto de implementar el programa cubano “Yo sí puedo” en nuestra ciudad. Al venir a Cuba he sido portadora de una resolución que emitió el Consejo Deliverante de mi Ciudad en apoyo a los Cinco cubanos prisioneros y también de una resolución del Consejo de Abogados de Santiago del Estero que también se ha pronunciada a favor de la pronta libertad de estos jóvenes. También hicimos entrega de algunos donativos para el Taller ___ donde el niño Raysel, injustamente discriminado por la firma japonesa Nikkon. Nuestra municipalidad está ansiosa de exponer los hermosos trabajos que estos chicos realizan.

4. Eres también miembro de la llamada “docena más grande del mundo”, la Tropa Cósmica, ese inmenso grupo de amigos de Cuba y de admiradores de la obra de Silvio Rodríguez. ¿Qué puedes decirme de tus vivencias como “tropera”?

Es algo maravilloso. Es algo realmente maravilloso. Y yo creo que lo hace en gran parte maravilloso el hecho de que Silvio le haya asignado ese nombre, de que su fundamento haya nacido aquí, es decir, de que a partir del amor por la obra de Silvio, se haya reunido tan inmenso grupo de personas que también defienden a esta Revolución en su inmensa mayoría. Esta “hermandad del éter”, que no s permite compartir nuestra vida cotidiana, nuestros afectos, nuestras luchas, nos permite también hablar de solidaridad, nos permite hablar de luchas, nos permite hablar de hechos. Por esto estoy muy contenta, muy contenta, de poder también a través de esta vía, expresar mi solidaridad y mi amor por Cuba.

Muchas gracias Nora, por tu solidaridad, tu combatividad y tu amor por Cuba, y en lo personal, por tu amistad y esta hermosa hermandad que nos une.

[1] http://www.bnjm.cu/librinsula/2005/julio/80/colaboraciones/colaboraciones571.htm

http://www.bnjm.cu/librinsula/2005/noviembre/97/noticias/noti995.htm

A continuación, reflejamos algunos de los mensajes de solidaridad que refutan las palabras del Dr. Ferrer contra la Misión Milagro:


Hermanas y hermanos queridos: ¡Paz y Bien!

Quiero expresarles mi admiración por su maravilloso servicio a tantas y tantos enfermos necesitados y empobrecidos y mi indignación y vergüenza ante el ataque de personas como Ferrer que son más comerciantes que trabajadores de la salud.
¡No aflojen, queridos hermanos! Ustedes están dando al mundo entero un ejemplo magnífico. ¡Gracias, gracias!
Un abrazo fraterno.

Fray Antonio Puigjané, sacerdote franciscano capuchino.

**

Estimados colegas:

les escribo en respuesta al articulo que escribieran ustedes respondiendo a los médicos oligarcas argentinos que son capaces de criticar y decir que la Misión Milagro es una actividad surcada por el lucro.

Al respecto, deseo decirles que nosotros en Bolivia hemos vivido lo mismo y que personalmente, yo he sufrido las consecuencias de ser valiente y enfrentarme al Colegio Medico de Bolivia, ya que me han llevado a Tribunal de Honor y me han retirado la matricula, la que, afortunadamente, no necesito para ejercer. Les adjunto aquí el artículo que escribí y que me valió la enemistad de mis colegas bolivianos para que lo compartan y lo circules.

Un nuevo mundo es posible, pero la clase oligarca y privilegiada de siempre, no se resignara fácilmente a perder la posibilidad de oprimir al mas débil, por que a eso están acostumbrados y parte de esa opresión y dominación pasa por convertir la medicina en un lujo, cuando debería ser una prioridad del estado y por supuesto, de acceso a absolutamente todos.

Sin embargo y gracias a gente como ustedes y a líderes como Fidel, las cosas cambiaran pronto. Solo tenemos que continuar en la lucha.

Los abrazo solidariamente y les digo que juntos debemos construir la Patria Grande y que desde donde estemos, con convicción y esfuerzo lo lograremos.

Hasta la Victoria Siempre
Patria o Muerte ¡¡¡.Venceremos!!!

Dra. Ma. Bolivia Rothe C.
Medica salubrista, boliviana

EL JURAMENTO HIPOCRATICO DE LOS MEDICOS BOLIVIANOS
Ma. Bolivia Rothe

Seguramente, por causa de este artículo, me haré de varios enemigos entre mis colegas, pero no me importa. Hacen muchos años que me siento absolutamente desvinculada de un gremio médico que lejos de pensar en la medicina como una profesión de alto contenido social, ha convertido el arte de curar el dolor ajeno en una actividad meramente lucrativa, donde los pacientes son nada mas que cifras en una chequera.

Cuando empecé a estudiar medicina, lo hice llevada por la convicción profunda que mi misión en la vida era paliar el dolor ajeno; dedicar todos los años que me quedaban a liberar a las personas de sus enfermedades, porque siempre me conmovió desde muy pequeña, el dolor humano. Me parecía que ser médico era un verdadero privilegio para cualquier ser humano, porque significaba tener la llave para curar las dolencias de las personas, ya que no existe, sin duda alguna, un miedo más poderoso que el miedo a la muerte, así que ser capaz de dar o prolongar la vida, paliar el dolor y dar una esperanza, era simplemente, una maravilla para cualquiera. Sin embargo, los años han pasado, casi veinte desde que dejara la Facultad de Medicina y los pasillos del Hospital de Clínicas de La Paz , y en todo este tiempo me he dado cuenta, desencanto e impotencia de por medio, que la medicina, lejos de ser un apostolado de servicio al prójimo, es una de las profesiones en la que los que la ejercen, obviamente con honrosas excepciones, no son más que vulgares mercaderes que han perdido la capacidad de asombro ante la perfección del cuerpo y el misterio que rodea la vida y la muerte, por lo tanto, han perdido, que terrible, el respeto por el ser humano y cuando se pierde el respeto por la vida, prácticamente, ya no queda nada. Los seres humanos dolientes, asustados y desesperados por una respuesta, no son más que el número de historia clínica. La persona que habita el cuerpo enfermo ha dejado ya de preocupar.

Por lo tanto, toda esta parafernalia que han protagonizado los galenos desde el Colegio Médico de Bolivia, rasgándose las vestiduras por la presencia de médicos cubanos que sí hacen lo que ellos jamás han hecho, desnuda una verdad tremenda, que hay que tener la valentía de decirla. Desgraciadamente, desde hacen unos años atrás, la ética en la profesión médica se ha perdido por completo; los Colegios Médicos son solamente clubes de amigos que nunca se han inquietado por apoyar verdaderamente a la gestión gubernamental en la solución de los problemas de la salud de las y los bolivianos; lo único que han hecho es intervenir para conseguir, de una u otra forma, ventajas comparativas frente a los otros trabajadores sanitarios, por esa creencia funesta y tan errónea, de que el médico es algo así como el secretario privado de dios, dueño de la vida y de la muerte. Nunca han discutido de manera veraz y valiente, la problemática del sector; solamente sirven para otorgar privilegios a una casta de la sociedad que se creen tan, pero tan privilegiada, que mira desde tan arriba, que por la altura de su soberbia no es capaz de mirar la miseria y el dolor de los millones de bolivianos que se debaten entre la vida y la muerte, entre la desesperanza y el dolor y que buscan en esos individuos de bata blanca una respuesta, sin embargo, reciben tan solo desprecio, ya sea porque están sucios, porque son indios o son analfabetos; porque es fastidioso levantarse a la madrugada para ayudar a parir a una mujer que ha recorrido un centenar de kilómetros para llegar hasta la posta. La solidaridad, simplemente ha desaparecido; la convicción, los principios y lo que un día de fiesta, todos almidonados juraron en el Paraninfo de la Alma Mater, eso ha quedado guardado en el cajón más empolvado de los recuerdos. Definitivamente, humildad y servicio, son dos palabras que no existen en el diccionario de la mayoría de los médicos y médicas actuales.

Sin embargo los colegas cubanos son diferentes y es por eso que sacan roncha; es por eso que producen malestar entre la casta de galenos, porque se dan cuenta perfectamente que son individuos formados en la doctrina de la medicina social a quienes les queda clarísimo que están en Bolivia, no para hacerles competencia a los colegas que tienen elegantes (y vacíos!!!) consultorios en la zona sur de La Paz , sino para hacer medicina social, para llevar a la práctica la teoría socialista de la solidaridad; porque han comprendido claramente que ser médico es ser un soldado de la revolución, porque una revolución no llega a ninguna parte si la gente está enferma y es ignorante. Esta es la razón por la que Fidel lo primero que hizo fue crear el que es seguramente, el mejor sistema de Salud Pública de Latinoamérica y erradicar el analfabetismo de la Isla.

Estos médicos cubanos, sacan roncha porque han tenido el atrevimiento, con sus actitudes claras y comprometidas, de echar en cara a la colectividad médica de Bolivia su ineptitud, su mediocridad y su miopía cerebral y espiritual. Les han demostrado que de lo único que se han ocupado es de cubrirse los unos a los otros y que en ningún momento se han decidido seriamente a paliar el dolor de los bolivianos que en algún momento de su vida, juraron servir. En resumen, se han olvidado que los médicos son servidores, no amos.

Sin embargo, no es culpa de los galenos, exclusivamente; también lo es de este sistema deshumanizador y cruel que se instaló en Bolivia por más de 25 años y que nos hizo creer que lo único que importaba era el capital y no las personas. Que produjo profesionales absolutamente descontextualizados de su realidad y lo que es peor, que jamás les dio la oportunidad que se merecían por el esfuerzo realizado. Es realmente cruel formar médicos con mentalidad anglosajona en uno de los países más pobres de Latinoamérica.

Solo espero que mis colegas recapaciten y en lugar de colocarse en posición de lucha contra el Ministerio de Salud o contra los colegas cubanos, se den cuanta que este es un proyecto Latinoamericano; que lo que el Presidente Evo Morales está haciendo, no es solamente poner parches, sino que está estructurando, sin prisa pero sin pausa, una revolución cultural, en la que verdaderamente, se refundará un nuevo país. Por lo tanto, es importante darse cuenta que lo que hay que hacer es unirse y saber tener la humildad suficiente para reconocer que uno se ha equivocado y que se acabó el tiempo del lucro, para dar lugar al tiempo de la construcción, la solidaridad y la libertad.

*Ma. Bolivia Rothe es médica salubrista y militante del MAS- IPSP, miembro de la Comisión Política de la Coordinadora por la Asamblea Constituyente de la Departamental de La Paz.


**

Al Dr. Ferrer presidente del consejo de oftalmólogos de la Republica Argentina

Quien suscribe Dr. José María Paz M.N. 73348 (DNI 13.345.700) egresado de la UBA; ex médico residente de medicina gral.; Ex secretario de Salud y Acción social del Municipio de Hurlingham (1995- 1997); ex director de la región Sanitaria V(1998-1999); ex Presidente del Cores V (1998-1999); Ex Director de Salud mental de la Provincia de Bs.As.(2000- cargo en el que estuvo 4 meses); Ex Director Provincial de Hospitales de la provincia de Bs.As.(2000- 2002); Ex profesor titular de Salud Social III de la Universidad de Morón; Ex interventor del Hospital Larcade de San Miguel(1998) y Actualmente Profesor titular de Administración y Gestión de Servicios de Salud de la U.N.S.A.M (Carrera de licenciados en imágenes)

Por sobre todo esto mi orgullo principal es el de considerarme un militante del Campo Popular; no sólo reivindico la solidaridad que expresa el pueblo hermano de CUBA a través de "LA MISIÓN MILAGRO" si no que tuve el placer de trabajar junto a Médicos ARGENTINOS egresados de la escuela de medicina de CUBA, la mayoría de origen humilde y que en nuestro país no hubiesen tenido la posibilidad de estudios terciarios y ver el grado de formación que tienen, con el agregado de un fuerte compromiso social, que enaltece a mi condición de trabajador de la Salud. Invitaría al Sr. Ferrer a debatir sobre temas inherentes a la salud global, a modelos de atención, a un gran debate curricular sobre la formación de nuestros profesionales, y a que me informe qué es lo que ha echo la institución que preside por los pobres de nuestra Patria, que deambulan de Hospital en Hospital sin encontrar solución a muchas de las dolencias que los aquejan y en particular con patologías como Cataratas y Ptergion. Reivindico además por estas líneas lo que ha originado lo que se ha dado en llamar la Misión Milagro, a otra misión la misión "YO SI PUEDO" que es un programa de alfabetización que en no más de tres meses enseña a leer y escribir a un analfabeto, y que esta probado en mas de 38 países. Sólo quienes tuvimos la vivencia, como en mi caso, de ser hijo de una MUJER que no sabia leer y escribir hasta los 60 años sabemos del valor social que esto representa. Obviamente ésta es la cuestión, la cuestión del valor de ver la salud con los ojos del imperio o de ver la salud como un patrimonio de los Pueblos. Por esto me retracto: no me interesaría debatir con Ud. Sr. Ferrer. Prefiero gastar mi tiempo tratando de ayudar a quien lo necesite.
Atte.,
Dr. José María Paz MN 73.348 MP 441.794

**

La solidaridad es la ternura de los pueblos..un abrazo socialista de un vasco que vive en Australia.
Jose.

PD.. Daré a conocer a cuantos me sea posible vuestra carta denuncia

**

Me llego la carta que le contestaron al tal "Ferrer"; me gustó mucho. Yo soy Gustavo Furio, graduado de la primera promoción. Estoy terminando la especialidad de M.G.I y dispuesto, en lo posible, a sumarme a ustedes el próximo año.
Hasta pronto, hasta siempre, hasta la victoria siempre

Dr. Furio (aunque Ferrer no lo quiera)

**

Desde Puerto Rico

Saludos:

Mis respetos y solicito instrucciones para cooperar. Soy abogada y me consta de propio y personal conocimiento cómo el capitalismo mercadea con el dolor, la pobreza marchita
Misión milagro es posible en todos los ordenes que el capitalismo invade... como la Justicia.

Elba Nilsa





© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938