..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.153, Viernes, 8 de diciembre del 2006

Libro de visitas

 

Entrevista con Leonard Weinglass (english)

Compañeros, amigos de los Cinco:
Para los que no pudieron acceder la entrevista en español con Leonard Weinglass--uno de los abogados de los Cinco Cubanos--aquí les mandamos el texto de la entrevista completa.

Recuerden que es muy importante organizar eventos en el mes de diciembre en apoyo a los Cinco Héroes. También pueden ahora añadir su evento en el calendario de nuestro sitio web (http://www.freethefive.org ):

Entrevista al abogado Leonard Weinglass sobre estado actual del caso de los Cinco
por Gloria La Riva
2006-11-24


P: ¿Podría, por favor, explicarnos en que estado se encuentra la apelación en estos momentos, poniéndonos al tanto de lo que ha acontecido desde el 9 de agosto, cuando se negó un nuevo juicio a los Cinco Cubanos?

Leonard Weinglass: El 9 de agosto de 2006 recibimos la opinión del pleno de la corte, 'en banc', de Atlanta.

Con una votación de 10 a 2 se confirmó a la jueza del juicio, quien negó el cambio de sede. Hubo una disidencia importante de 53 páginas de dos de los jueces que son parte del panel original de los tres jueces quienes votaron a favor del cambio de sede.

Pero el caso ha sido remitido a nuestro panel original, el que ahora consiste de dos jueces, con la instrucción de que el panel revise los nueve asuntos pendientes en nuestra apelación que ya habíamos argumentado. El tercer juez se jubiló.

Más tarde, el 17 de octubre, recibimos noticias del panel de los dos jueces. Nos pidieron--de la defensa y de la fiscalía--que entregaramos resúmenes suplementarios adicionales. Nuestro resumen tenía que estar listo para el 20 de noviembre y el primero de entregar. El gobierno tiene hasta el 17 de diciembre para responder.

Hay tres resumenes que entregamos, los mismos que tratan sobre los nueve asuntos pendientes en la apelación, pero hemos destacado cuatro de los nueve.

Los cuatro asuntos son: Que sea descartado el cargo 3, conspiración para cometer asesinato, que nunca fue comprobado y debe ser descartado. Segundo, que el cargo de conspiración para cometer espionaje no fue comprobado y en cualquier caso, la sentencias de cadena perpétua que fueron dadas en base a esa convicción fueron excesivas y fuera del parámetro dado a un juez para que pueda sentenciar a los tres por vida.

Tercero, hemos argumentado que el procedimiento del fiscal durante el juicio violó las normas de procedimiento, que existió mala conducta de la fiscalía, particularmente durante el último argumento presentado al jurado. Los fiscales pidieron al jurado que declararan a los cinco culpables por que, usando sus propias palabras: “Ellos vinieron a los Estados Unidos para destruir a los Estados Unidos” Esto se dijo no solamente una vez pero en tres ocasiones. Si la corte lo encontrara, esto invertiría el caso tanto en el cargo de conspiración para cometer espionaje como en el cargo de conspiración para cometer asesinato.

Cuarto y último, argumentamos ampliamente sobre la forma como la jueza de juicio trató los asuntos de CIPA —la Ley de Procedimiento para Información Clasificada. En este caso de los Cinco no existieron ningunos documentos clasificados.

Sin embargo, lo que sucedió es que el gobierno clasifió a cada uno de los documentos de cada uno de los acusados como secreto máximo y luego argumentó que debido a esto calificaban bajo las provisiones de CIPA. A nosotros nos negaron acceso a algunos de nuestros propios documentos.

Argumentamos estos cuatro asuntos en el nuevo resumen suplemental. Una vez más, esos puntos cuatro puntos son: Conspiración para cometer asesinato que debe ser descartada; Segundo, conspiración para cometer espionaje que debe ser invertido a causa de evidencia insuficiente; tercero, los cargos de sentencia por espionaje estaban groseramente fuera de línea dentro de la ley existente; y cuarto, la fiscalía cometió mala conducta. Finalmente, la aplicación de las provisiones de CIPA para este caso está equivocada.

En donde están las cosas ahora, estamos esperando al 20 de diciembre cuando recibiremos la respuesta del gobierno. En ese punto decidiremos si queremos o no pedir la oportunidad de responder con otro documento, y lo haremos si es que fuese necesario.

Hemos también sugerido al panel que estamos dispuestos a participar en un re-argumento de cualquiera de los nueve asuntos, si la corte así lo desease.

P: ¿Serán esos argumentos orales?

Weinglass: Sí, si la corte así lo desease y estamos esperando noticias de la corte en este respecto. Si no recibiéramos más noticias y una respuesta no fuera necesaria, entonces esperaríamos por la decisión del panel. No sabemos cuando va a suceder. Estimamos que podría estar ocurriendo entre febrero y mayo, dentro de ese período de tiempo. No podemos estar seguros. Debe recordar que este es el panel que se demoró 16 meses para decidir el asunto de la sede. Se hace muy difícil predecir.

P: Ha explicado que dos jueces están revisando los asuntos. ¿Qué sucedería si llegase haber una disputa entro los dos? ¿Qué pasaría entonces?

Weinglass: Si no hay acuerdo entre los dos, entonces el juez principal del onceno circuito deberá elegir a un tercer juez para que participe en el proceso de tomar una decisión. Dos jueces deben estar de acuerdo para que la decisión sea válida frente a la corte de apelación. Si los dos jueces están de acuerdo, entonces esto acaba allí, de lo contrario se necesita un tercer juez.

P: ¿Cuáles son los siguientes pasos legales a tomarse en caso de que el resultado no fuere satisfactorio, o si hubiere una victoria parcial en la decisión?

Weinglass: Podemos apelar cualquier asunto que este panel dictamine en nuestra contra. Sería primero a una corte en banc del onceno circuito donde ya hemos estado por el asunto de la sede. Luego, pediremos, directamente por medio de una petición a la Corte Suprema de los Estados Unidos, para que revise estos asuntos, así como, la cuestión de la sede de juicio, que también lo podemos llevar a la Corte Suprema. Esto es si no tenemos éxito con el panel.

P: Si no tiene éxito a este nivel, ¿cuáles son las opciones que tendrían los abogados defensores?

Weinglass: Todo lo que hemos estado tratando durante este tiempo es lo que se conoce como apelación directa. Esto es una apelación directa del cargo. Si perdiéramos en todo lugar, inclusive en la Corte Suprema, entonces podríamos comenzar una apelación colateral. Sería una apelación con bases constitucionales por vía del habeas corpus, sin repetir los asuntos ya tratados y decididos, sino basados en nuevos puntos que aun no han sido tratados y que están en nuestra disposición.

P: El equipo de defensa ha trabajado meticulosamente en las apelaciones. ¿Le gustaría dar un mensaje a las personas involucradas en el movimiento de apoyo en los Estados Unidos y alrededor del mundo?

Weinglass: Los esfuerzos de los activistas son una gran ayuda. Eso es una lección que nos ha enseñado la historia. Ha sucedido en todos los casos importantes y está sucediendo hasta en este caso. Estamos convencidos que la victoria sin precedentes que obtuvimos en agosto de 2005 se debió a la respuesta de apoyo demostrada tanto en dentro del país como internacionalmente.

La corte que anuló la decisión de 2005 es una corte que jamás ha dictaminado en favor de ningún acusado en los últimos 25 años. Estuvimos frente a un obstáculo insuperable en aquella corte. Pero el apoyo es históricamente determinante.

Tenemos un largo camino por recorrer pero el momento actual es crucial. Los dos jueces que tenemos con nosotros ahora y los asuntos que estamos presentando, nos dan en este momento la más grande de nuestras oportunidades para liberar a los Cinco. Este es un momento crítico y es muy importante que la red de apoyo este al tanto e involucrados activamente en el caso.

P: En las semanas pasadas usted habló sobre los Cinco Cubanos con varias audiencias: en un foro el 23 de septiembre en Washington, DC, en la gira del libro de Salim Lamrani en la ciudad de Nueva York; en la Facultad de Derecho William Mitchell el 16 de octubre en Minneapolis frente a cientos de estudiantes y profesores de leyes y también en la convención nacional del Gremio Nacional de Abogados en Austin, Texas. ¿Cuál fue la acogida que tuvo su presentación sobre los Cinco cuando escucharon sobre el caso por primera vez?

Weinglass: Pienso que primero, la gente sufre un gran impacto y se siente incrédula cuando escuchan el caso por primera vez, el mismo que ha sido el juicio más largo en los Estados Unidos cuando ocurrió. Fue un juicio que trató con asuntos revelantes de la política exterior, en el cual el consejero del presidente en asuntos de Cuba testificó bajo juramento, dos generales retirados y un admirante y oficiales de alto rango del gobierno de Cuba también testificaron.

Todos estos asuntos de gran trascendencia y consecuencias jamás tuvieron una cobertura importante en los medios de comunicación. Y eso impacta a la gente. Pero yendo más allá, esto es la sustancia de lo ocurrido, la historia de Cuba y los Estados Unidos, del terrorismo lanzado desde estas costas en contra de un país con que estamos en paz y un miembro de las Naciones Unidas.

Todo esto causa gran impacto y las personas están incrédulas. Pienso que es justo decir que levanta la consciencia de las personas y sus sentimientos. Ocurre una repulsión en contra de lo sucedido en esta historia y se crea un gran sentido de simpatía por los cinco que están sirviendo condenas extremas por hacer un trabajo heroico por su país.

P: Hubo un número de entrevistas que los medios de comunicación le hicieron este verano después de la revocación de la victoria del caso de los Cinco. ¿Qué piensa sobre el comportamiento y sentir de esos reporteros sobre este caso, si lo compara, por ejemplo con el tratamiento que el gobierno de los Estados Unidos le ha dado al terrorista Luís Posada Carriles?

Weinglass: Primeramente, me recuerda a un reciente cambio de comportamiento por parte de los medios de comunicación con respecto a la guerra contra Irak, de la cual ahora están escribiendo mucho. ‘¿Dónde estuvimos cuando tuvimos la oportunidad de exponer las mentiras que nos metieron en esta guerra? ¿Por qué no fuimos más astutos, más agresivos?’ La reacción de los medios de comunicación en relación a Posada Carriles y los nuevos desarrollos fueron: ‘¿Por qué no dimos un seguimiento mas cercano a este caso cuando ocurrió?’ Hay mucha mea culpa. Hay mucho sentido de culpabilidad entre ellos y sentimientos de sentirse menos valorizados por no haber puesta más atención. Existe el sentimiento de que Posada debe ser más cercanamente reportado e implicado conjuntamente con el caso de los Cinco.

Estoy satisfecho de ver que eso esté pasando, no solamente con respecto a la red de apoyo de los medios mismos, que están reportando los dos casos— los Cinco antiterroristas y el terrorista Posada— juntos, en una misma historia, exponiendo la hipocresía de los Estados Unidos.

P: Recientemente visitó a Antonio Guerrero en la prisión de Florence en Colorado. ¿Ha visitado a los otros hermanos y cómo están?

Weinglass: Visité a Antonio a mediados de octubre, quien está más productivo que nunca. Está por publicar su nuevo libro con su poesía, su caligrafía y sus obras de arte. En el se incluirá un dibujo de Nelson Mándela, quien lo ha autografiado y lo ha enviado nuevamente a Antonio. Yo tengo una copia del mismo.

También visité a René González en Florida y a Gerardo Hernández en California, los dos están con la cuestión pendiente de la negativa por parte del gobierno de los Estados Unidos de permitir a sus esposas visitarlos. Les he presentado a un nuevo abogado para que se haga cargo de los casos de Adriana Pérez y Olga Salanueva.

P: ¿Cómo están ellos de ánimo?

Weinglass: Todos ellos tienen altos niveles de energía y son una gran inspiración. Ellos tienen mucha claridad y son optimistas aunque realistas de su situación y del por que están allí. Esos hombres han dedicado sus vidas a una noble lucha y a una causa justa y eso se refleja en su ánimo y su comportamiento.

P: En nombre de todos en el movimiento de solidaridad con los Cinco Cubanos, les agradecemos a usted, Leonard, Richard Klugh y a todo el equipo de defensa por todo lo que están haciendo por los cinco héroes cubanos.

Weinglass: Gracias.


Interview with Leonard Weinglass,
attorney for Antonio Guerrero

Nov. 20, 2006

New briefs have just been filed in the appeals of the convictions of the Cuban Five. What follows is an interview conducted by Gloria La Riva, Coordinator of the National Committee to Free the Cuban Five, with Leonard Weinglass, the attorney for one of the Five, Antonio Guerrero.

Gloria La Riva (GLR): Can you please explain where the appeals stand at this point, giving us an update since the Aug. 9 decision that denied the Cuban Five a new trial?

Leonard Weinglass (LW): On Aug. 9, 2006 we received the opinion of the en banc court in Atlanta. By a vote of 10 to 2, that court affirmed the trial court judge who denied venue change. There was a 53-page strong dissent by the two judges who are part of the three-judge panel that originally ruled in our favor on venue.

But the case was remanded back to our original panel—which now consists of two judges—with the direction that the panel consider the remaining nine issues that we originally argued in our appeal. The third judge on the panel retired.

We then heard on Oct. 17 from that panel of two judges. They wanted additional supplemental briefs filed by both sides, with our brief being due first on Nov. 20. We just filed on the eve of the 20th, and the government has until Dec. 17 to respond.

There are three briefs which we filed, addressing all nine issues, but we highlighted four of the nine issues. Those four issues are:

That Count 3, or conspiracy to commit murder, was not proven and should be dismissed. Secondly, the conspiracy to commit espionage was not proven and in any event, the life sentences that were meted out on the basis of that conviction were excessive and outside the range on which the judge could sentence the three to life.

Thirdly we argued that the prosecutors’ procedure during the trial violated prosecutorial norms, was prosecutorial misconduct, and particularly true on their final argument to the jury. The prosecutors pleaded with the jury to find the five guilty because, to use their words, “They came to the United States to destroy the United States.” That was mentioned not just once, but three times. That would reverse, if the court so found, both conspiracy charges, conspiracy to commit espionage and conspiracy to commit murder.

Lastly and forthly, we argued at length the way the trial judge handled the CIPA issues—Classified Information Procedures Act. In this case there were no classified documents. But what happened is the government classified each and every one of the defendants’ own documents top secret and then argued that because of that, the provisions of the CIPA applied. We were denied access to some of our own documents.

We argued those four issues in the new supplemental briefs. Those issues again are: Conspiracy to commit murder should be discharged; secondly the conspiracy to espionage should be reversed for insufficiency of evidence; third, the sentencing on the espionage charges were grossly out of line with existing law; and forthly, the prosecution committed misconduct. Finally the application of the CIPA provisions was wrong in this case.

As things now stand, we are waiting until Dec. 20 when we will receive the answering brief of the government. At that point we will decide whether or not to ask for the opportunity to file a reply brief and we will do that if it is necessary.

We also suggested to the panel that we are willing to participate in the re-argument of any or all of the nine issues if the court so wished.

GLR: Would those be oral arguments?

LW: Yes, if the court so wished, and we are waiting to hear from the court on that. If we don’t hear further and a reply brief is not necessary, we will then wait for a decision of the panel. We can’t tell when it will be forthcoming. Our best estimate we have is sometime probably between February to May, in that time frame. We can’t be sure. You have to bear in mind that this is the same panel that took 16 months to decide the issue of venue. It is very hard to predict.

GLR: You explain that two judges are reviewing the issues. If there were a dispute between the two, what happens then?

LW: If the two cannot agree, then the chief judge of the 11th Circuit will appoint a third judge and that judge will then participate in the decision-making. You must have two judges in agreement in order to have a valid decision by the appellate court. If these two judges agree, that’s the end of it. If they don’t it will require a third judge.

GLR: What are the next immediate steps legally if there is not a satisfactory outcome, or a partial victory in the upcoming decision?

LW: We can appeal any issue that this panel rules against us. It would first be to an en banc court of the 11th circuit which we have already visited on the issue of venue. Then we would ask, directly by petition to the United States Supreme Court, for a review of those issues, as well as the venue issue, which we can also bring to the Supreme Court. That is, if we fail before the panel.

GLR: If you are not successful at this level, what options do the attorneys then have?

LW: All we have been talking about at this point in time, is what is called a direct appeal. That is a straight appeal up from the conviction. If we lose everywhere, including in the Supreme Court, we then have a right to start a collateral appeal. It would be an appeal by way of habeas corpus on constitutional grounds, not repeating issues already raised and decided, but based on new issues that have not been raised and are available to us.

GLR: The defense team has worked very diligently in the appeals. Do you have a message to people involved in the support movement in the United States and around the world?

LW: The efforts of the supporters are a great help, that is a lesson of history. It has happened in every major case, and it has even happened in this case. We are convinced that the victory we had, which was an unprecedented victory in August of 2005, was in response to the showing of support that happened domestically and internationally.

The court that overruled that 2005 decision is a court that has never ruled on behalf of any defendant in the last quarter century. We were up against an insurmountable obstacle in that court. But the support historically has mattered.

We have a long way to go, but the current context is very critical. The two judges we are before now and the issues that are being presented, give us at this moment probably our greatest opportunity to free the Five. This is a critical time and it is very essential that the support network be actively engaged in the case.

GLR: You have spoken in recent weeks about the Cuban Five to a number of different audiences, in the forum on September 23 in Washington, DC, during the Salim Lamrani book tour in New York City, at the William Mitchell College of Law on Oct. 16 in Minneapolis to hundreds of law students and professors, as well as the National Lawyers Guild national convention in Austin Texas. What has been the response of the people to your presentation on the Five, hearing about the case for the first time?

LW: I think there is a lot of shock and disbelief, first, that the people have not heard of this case, which was the longest trial in the United States at the time it occurred. It was a trial involving major issues of foreign policy, with the president’s advisor on Cuba testifying under oath, two retired generals and an admiral, plus high-ranking officials of the government of Cuba, who testified.

All of this, the matters of great substance and consequence, were never the subject of major news coverage. And that shocks people. But beyond that, it is the substance of what occurred, the history of Cuba and the United States, of terrorism launched from these shores against a country with whom we are at peace and a fellow member of the United Nations.

All of this is of great shock and disbelief to people who hear about it. I think it would be fair to say that it raises in people’s minds and their feelings, a revulsion against this history of what happened, and a great sense of sympathy for the five who are doing extraordinarily long sentences, for doing the heroic work for their country.

GLR: There were a number of media interviews with you this summer after the reversal of the Five’s victory. Did you get a sense of some of those reporters’ attitudes and feeling about this case, compared for example to the U.S. government’s treatment of the terrorist Luis Posada Carriles?

LW: First, it reminds me of the recently changed attitude of the media towards the Iraq war, where they are now writing a lot about, ‘Where were we when we had the opportunity to expose the lies that got us into this war? Why weren’t we more astute, more aggressive?’ The media’s reaction to the Posada Carriles and newer developments were, ‘Why didn’t we follow this case more closely when it happened?’ There is a lot of mea culpa, There is a lot of blaming themselves and feeling of unworthiness for not paying closer attention. There is a feeling that the Posada case has to be closely reported and implicated together with the case of the Five.

I am pleased to see that, not only with respect to the support network but the media itself, it is reporting the two cases—the Five anti-terrorists and the terrorists like Posada—together, in a single story, exposing the U.S. hypocrisy.

GLR: You recently visited Antonio Guerrero in Florence prison, Colorado. Have you visited the other brothers? How are they?

LW: I visited Antonio in mid-October, who is as productive as ever. He has a new book coming out, on his poetry, calligraphy and artwork. It includes a portrait of Nelson Mandela, who autographed it and sent it back to Antonio, which I have a copy of.

I have also visited René González in Florida and I visited Gerardo Hernández in California, both of them with respect to the denial of the U.S. government to allow the wives to visit. I introduced them to a new lawyer who will be taking up the cases of Adriana Pérez and Olga Salanueva.

GLR: How are their spirits?

LW: All of them are very high energy, very inspirational to be with, very clear, optimistic, but realistic of what they face and why. These are men who have devoted their lives to fighting for a noble and a just cause and they reflect that in their spirit and attitude.

GLR: On behalf of everyone in the Cuban Five solidarity movement, we thank you Leonard, Richard Klugh and all the defense team for everything you are doing for the five Cuban heroes.

LW: Thank you.

En solidaridad, el Comité Nacional (EEUU) Para la Libertad de los Cinco
email: freethefive@freethefive.org
tel: 415-821-6545
web: http://www.freethefive.org





© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938