..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.154, Viernes, 15 de diciembre del 2006

 

¿Quiénes son los bárbaros?
Por Jesús Dueñas Becerra*

“No hay monstruos mayores que aquellos, en que la inteligencia está divorciada del corazón”
José Martí.

La invasión a Iraq y su posterior ocupación por parte de las fuerzas armadas anglo-estadounidenses no sólo ha enlutado a esa nación del Golfo Pérsico, sino también ha dejado hondas secuelas bio-psico-socio-espirituales en los sectores más vulnerables de la población iraquí: niños, mujeres y ancianos, víctimas inocentes del genocidio perpetrado por los defensores a "bombazo limpio" del “american way of life”.

Sin el más mínimo escrúpulo ante los gravísimos daños humanos y materiales infligidos a ese país árabe, los militares norteamericanos e ingleses, nuevos “dueños y señores” de la industria petrolera iraquí (fin último de esa aventura bélica), destruyeron su patrimonio cultural…, o mejor, se apoderaron de él.

Veamos algunos ejemplos de la forma sui generis adoptada por los nuevos “amos” del orbe para liberar y democratizar a las naciones “enemigas”, y en consecuencia, eliminar los bastiones del terrorismo internacional supuestamente anclados en ellas.

En la capital del país invadido y ocupado por el ejército anglo-norteamericano se perdieron un millón de libros, 10 millones de documentos y 14.000 piezas artísticas.
“(…) Es el mayor desastre cultural desde que los descendientes de Gengis Khan asolaron Bagdad en 1258”, según declaró a la prensa el escritor e investigador venezolano Fernando Báez.

Las bibliotecas y los museos de Bagdad han sido saqueados por los invasores, o lo que es lo mismo, la cuna de la Historia y la civilización oriental (madre de la sabiduría y la espiritualidad) ha sido aniquilada.

El pensamiento sobre el pasado de la antigua Babilonia dependerá de las elucubraciones mentales de los “vencedores”, porque la letra la escribirán los nuevos “cruzados” del siglo XXI, mientras que el espíritu estará signado por las trasnochadas interpretaciones que de la memoria histórica hagan los “aguerridos luchadores contra el terrorismo”.

En Irak, ya no hay universidades: la Universidad Tecnológica de Bagdad, la mejor universidad del Oriente Medio en esa esfera del conocimiento humano, fue incendiada…, como “recurso preventivo” para evitar que los “combatientes enemigos” establecieran sus “cuarteles” en las aulas, bibliotecas y laboratorios de ese emblemático centro de educación superior iraquí.

Si bien ese país tenía una civilización de 8,000 años, ya no hay prueba documental alguna que demuestre que dicha civilización existió. Todo ha sido barrido en nombre de la libertad, la democracia y los derechos humanos (¿?), según los concibe el presidente norteamericano George W. Bush.

Ahora bien, ¿dónde están los tesoros culturales robados al pueblo iraquí? Voy a contestar esa pregunta con una frase antológica del ilustre pensador indio Mahatma Gandhi:

“En la tierra hay suficiente para satisfacer las necesidades de todos, pero no tanto como para satisfacer la avaricia de algunos”.

• Crítico y periodista

<<<En la foto: Libros quemados en la Biblioteca Pública de Basora




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938