..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.156, Viernes, 29 de diciembre del 2006

Libro de visitas

 

El difícil camino de la paz
Por Jorge Gómez Barata

Bush fue advertido que al invadir a Irak y destruir sus instituciones, podía dañar delicados equilibrios relacionados con el poder, la legalidad y la religión, fáciles de dislocar aunque difíciles de restablecer.

En el Medio Oriente los sistemas políticos se forman por mezclas de modernidad occidental, con dinastías a lo que se suman y yuxtaponen elementos religiosos, que al mezclarse con la política, dan un perfil teocrático a algunos estados.
La precaria estabilidad de esas sociedades es preservada por jeques, emires, casas reinantes y gobernantes autoritarios, a los que occidente no califica como dictadores porque en algunos lugares celebran elecciones y en otros se homologan con la realeza europea. Estados Unidos que llegó tarde al Medio Oriente, no ha entendido la complejidad de las relaciones ni la variedad de vasos comunicantes entre la tradición, la fe y el poder.

El Islam, como mismo ocurre con el cristianismo, ha pasado por cismas causantes de fracturas internas y del surgimiento de corrientes que viven con distinta intensidad la fe, interpretan a su manera las escrituras, los dogmas, la liturgia y los ritos e incluso se enfrentan entre si con violencia poco piadosa.

Estados Unidos no sacó las debidas conclusiones del derrocamiento del Sha en Irán y, al suprimir a Saddan Hussein sin tener cómo sustituirlo, se expuso a que en Irak ocurriera algo semejante.

Enemistado, entre otros con Siria e Irán, Saddan, una criatura de la Guerra Fría, se convirtió en un obstáculo para entendimientos y eventuales alianzas entre los países de la región, cosa que su derrocamiento ha suprimido y que pueden propiciar un reencuentro político, acompañado por un reacomodo de fuerzas religiosas y nacionales.
Los musulmanes chiítas, mayoritarios en Irak y oprimidos durante el gobierno de Saddan Hussein, de origen sunita, gobiernan también en Irán por lo que un entendimiento político pudiera ser favorecido por la identidad religiosa.

Es preciso además, no subestimar la experiencia política adquirida por los dignatarios religiosos, tanto de Irán como de Irak, así como de otros países de la región que facilitan el diálogo, sobre todo cuando se trata de terminar la matanza en Irak y sacar de allí a los ejércitos cristianos.

El obstáculo que hasta hace poco representaba Estados Unidos comienza a perder relevancia, en la medida en que los norteamericanos no tienen otra alternativa que la salida del país, aún cuando preserven alguna presencia en forma de bases militares.
Además de un delito internacional codificado desde los tiempos de Nuremberg e incluido en la Carta de la ONU, al invadir a Irak, Estados Unidos cometió varios errores, el más importante, haber destruido las instituciones nacionales, en primer lugar las fuerzas armadas, la policía y los órganos de seguridad, el parlamento y el partido bass e incluso el gobierno, sin tener la menor idea de cómo y con qué sustituirlos.

Para solucionar el problema que comporta tener que abandonar a Irak, Estados Unidos está obligado a una gestión a varias bandas, para lo cual pudiera tratar de sumar a países como Egipto, Jordania, Argelia e incluso Turquía, además del gobierno impuesto en Irak, para el que todo es ganancia al legitimarse con sus vecinos.

Las buenas noticias que de ese difícil proceso pudieran esperarse son, que los americanos se marchan y que cesa la matanza en Irak.

Enviado por su autor

 




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938