..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.156, Viernes, 29 de diciembre del 2006

Libro de visitas

 

La primavera latina de 2006
Roberto Suro y Gabriel Escobar

De Foreign Affairs En Español, Octubre-Diciembre 2006

La primavera de 2006 fue una estación crucial para los latinos en Estados Unidos. Las marchas pro inmigrantes que congregaron a millones en las calles de ciudades estadounidenses fueron con mucho la mayor movilización pública de hispanos, y el debate en el Congreso sobre política de inmigración atrajo más atención que nunca sobre los hispanos nacidos en el extranjero. Una encuesta realizada por el Pew Hispanic Center (PHC) muestra que estos sucesos causaron profunda impresión en las percepciones y actitudes latinas. Sin embargo, está por verse si estos cambios en la opinión pública latina se traducirán en acción política o no.

La Encuesta Nacional de Latinos 2006 muestra que los hispanos como un todo se sienten más discriminados, energizados políticamente y unificados después del debate sobre política inmigratoria y las marchas pro inmigración de esta primavera. Más de la mitad (54%) de los encuestados dice ver un incremento en la discriminación a consecuencia del debate sobre política, y tres cuartos (75%) señalan que el debate impulsará a muchos más latinos a votar en noviembre. Casi dos terceras partes (63%) creen que las marchas pro inmigrantes de este año anuncian el principio de un movimiento social nuevo y duradero. Y una mayoría (58%) cree ahora que los hispanos trabajan unidos para lograr objetivos comunes, significativo incremento respecto de 2002, cuando 43% expresó confianza en la unidad latina.

La encuesta Nacional de Latinos 2006 fue realizada por teléfono, entre una muestra representativa nacionalmente de 2000 adultos hispanos, del 5 de junio al 3 de julio de 2006. Tiene un margen de error de 3.8% respecto de la muestra completa.

El sondeo muestra que hasta cierto punto los latinos consideran responsable al Partido Republicano por lo que perciben como consecuencias negativas del debate sobre inmigración, pero el impacto político de esa percepción es incierto. La afiliación partidista entre los electores latinos registrados no ha cambiado en forma significativa desde la primavera de 2004. Sin embargo, la proporción de latinos que cree que el Partido Republicano tiene la mejor postura sobre inmigración ha descendido de 25 a 16% en ese tiempo, y esa pérdida procede casi por completo de los hispanos nacidos en el extranjero (28 vs. 12%), que potencialmente representan una reserva importante y creciente de futuros electores.

Al mismo tiempo, la encuesta ofrece escaso consuelo al Partido Demócrata, que no mostró ganancias significativas entre los votantes hispanos registrados y ha perdido apoyo en algunos aspectos. Si acaso, el sondeo muestra que un número cada vez mayor de latinos está insatisfecho con los dos partidos principales. Por ejemplo, uno de cada cuatro hispanos (25%) cree ahora que ningún partido tiene la mejor postura sobre temas de inmigración, más de tres veces de los que creían lo mismo hace apenas tres años (7%). Entre los electores registrados, los que no escogen a ningún partido en el tema de la inmigración se han incrementado de 9% en 2004 a 20% en el sondeo reciente.

La Encuesta Nacional de Latinos 2006 fue la primera encuesta importante de opinión pública de la población hispana que se ha realizado después de las marchas pro inmigración y el debate en el Congreso. Ayuda a proporcionar respuestas a algunas de las preguntas más urgentes que surgieron de esos sucesos, entre ellas:

• ¿Los latinos nacidos en Estados Unidos se sienten amenazados por un debate sobre políticas que ha generado extendidas denuncias contra la inmigración indocumentada y dado lugar a numerosas propuestas para reducirla o contenerla? La encuesta indica que parece haber ocurrido así. Entre los latinos nacidos en el país y en el extranjero, más de la mitad (54%) dice que el debate sobre política inmigratoria ha incrementado el problema de la discriminación contra los latinos.

• ¿Podrían las marchas de inmigrantes ser el principio de un nuevo movimiento latino? La mayoría de latinos lo cree así. Los latinos nacidos en el país y los nacidos en el extranjero, casi en igual proporción (62 y 64%, respectivamente), ven en las marchas el principio de un nuevo movimiento social hispano que perdurará largo tiempo y no como un fenómeno de una sola vez. La proporción de latinos que ve a hispanos de diferentes países trabajando juntos para lograr objetivos políticos comunes crece también, y una clara mayoría de latinos nacidos en el extranjero (66%) y una sustancial minoría de los nacidos en el país (44%) dijeron que participarían en una marcha futura.

• *¿Tendrán las marchas y el debate impacto sobre la forma en que votarán los latinos? No está claro. En términos generales, incluso entre electores registrados, unas tres cuartas partes de latinos pronostican que más hispanos votarán en la elección de noviembre por efecto del debate migratorio, pero la encuesta no produjo signos claros de un cambio en las lealtades latinas hacia los dos partidos principales, en comparación con sondeos realizados en 2004 y antes.

• *El debate sobre inmigración ¿es relevante sobre todo para los mexicanos, o afecta por igual a todos los latinos y en general están de acuerdo sobre sus consecuencias? Sí y no. Una mayoría de latinos, con independencia de su país de origen, cree que el debate sobre inmigración impulsará a más hispanos a votar y que las marchas anuncian el surgimiento de un movimiento nuevo y duradero. Pero los puertorriqueños y los cubanos, que no se ven afectados directamente por el debate sobre inmigración y son opuestos políticos en muchos aspectos, tienen puntos de vista más restrictivos sobre política inmigratoria y no están convencidos de que las marchas hayan creado una impresión favorable de los inmigrantes no autorizados.


*Roberto Suro es director del Pew Hispanic Center (PHC). Tiene más de 30 años de experiencia en investigación y en escritura de libros sobre latinos; su trabajo más reciente ha sido para The Washington Post. También fue corresponsal extranjero en la revista Time y The New York Times en América Latina, Europa y Medio Oriente. Es autor de Strangers among Us: Latino Lives in a Changing America (Knopf, 1998, Vintage, 1999). Nació en Estados Unidos de padres originarios de Puerto Rico y Ecuador. Gabriel Escobar es director asociado de publicaciones en el PHC. Tiene más de 20 años de experiencia en periodismo. Antes de integrarse al centro, fue reportero, corresponsal extranjero y editor en The Washington Post. Nació en Colombia y se crió en la ciudad de Nueva York.

http://www.foreignaffairs-esp.org/20061001faenespessay060404/roberto-suro
-gabriel-escobar/la-primavera-latina-de-2006.html




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938