..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.156, Viernes, 29 de diciembre del 2006

Libro de visitas

 

Las viudas de guerra: tragedia silenciosa
Por Dahr Jamail y Ali Al-Fadhily (IPS)

“En mi país, los órganos de prensa no hablan jamás de estos temas”. Así nos cuenta nuestra colaboradora y amiga Miranda Vallero, que nos envía este artículo para compartir con ustedes… Pues hablemos nosotros, Miranda: que cada uno de nosotros sea voz y eco que lleve al mundo la triste realidad de un mundo que sufre, mientras otros cierran sus ojos y se dejan adormecer por villancicos en los que ni siquiera creen:

Cara Rosa,
Ti invio un articolo/riflessione sulla tragedia
silenziosa delle vedove di guerra in Iraq ed
altrove che io come donna sento molto.
Nel mio paese i media non ne parlano mai.
Tanti saluti
Miranda

Cientos de miles de viudas iraquíes se convirtieron en la tragedia silenciosa de un país que se hunde cada día más en el caos.

Estas mujeres son el otro lado de la violencia, que ha dejado más de un millón de hombres muertos, detenidos o discapacitados, según cálculos de organizaciones no gubernamentales iraquíes. Estas madres o viudas de las víctimas ahora llevan solas la carga de sus hogares.

"El número de total de hombres que han sido asesinados, detenidos o que han quedado incapacitados por un largo tiempo llega a más de un millón y medio", dijo a IPS el jefe de la organización humanitaria iraquí Al Raya, Khalid Hameed.

"El número promedio de integrantes de una familia iraquí es siete, así que unas 10 millones de personas afrontan hoy las peores circunstancias de vida", añadió.

En este contexto, las mujeres se han visto obligadas a "buscar formas para sobrevivir y sustentar a sus familias, ya que no llega mucha asistencia de la comunidad internacional".

La mayoría de las organizaciones internacionales dejaron el país el año pasado, al parecer aconsejadas por sus gobiernos, que alertaron sobre la creciente violencia en Iraq y el peligro que corrían los trabajadores humanitarios.

"Las organizaciones internacionales llevaban adelante proyectos de apoyo a las mujeres iraquíes antes de abandonar el país en forma repentina en octubre de 2005", dijo a IPS el gerente de proyectos en Bagdad de la organización de ayuda humanitaria italiana INTERSOS, Faris Daghistani.

"Había mucho interés en trabajar con las mujeres y en descubrir cómo apoyarlas capacitándolas y proveyéndoles de las herramientas necesarias para obtener ingresos por sí mismas. Es una lástima que la mayoría de nuestros proyectos se hayan detenido. Hemos tenido que dejar a las mujeres que afronten su destino por sí solas", indicó.

Pero la violencia desatada desde la invasión liderada por Estados Unidos en 2003 no es lo único que incrementó el número de viudas. Cientos de miles de hombres también murieron, fueron detenidos o quedaron incapacitados en la guerra entre Iraq e Irán (1980-1988).

"Nunca hemos vivido como debe un ser humano. La guerra entre Iraq e Irán se llevó a nuestros padres, y ahora la guerra del presidente (estadounidense George W.) Bush se lleva a nuestros hijos y esposos", dijo a IPS Shatha Ahmed, una médica de 42 años de Bagdad.

Las mujeres afrontan grandes dificultades para sobrevivir y liderar sus hogares, señaló. "Ni siquiera podemos soñar en desarrollar nuestras propias habilidades".

El esposo de Shatha, también médico, fue asesinado en septiembre por el Ejército Mehdi, del clérigo chiita Muqtada Al Sadr, cuando abandonaba la oficina del Ministerio de Salud en Bagdad. Ella ahora recibe al apoyo de su familia y de sus suegros.

Las viudas también reciben ayuda de la Media Luna Roja Iraquí, del Partido Islámico, de la Asociación de Eruditos Musulmanes y de algunos grupos de la sociedad civil locales. Pero este apoyo no está bien organizado ni es suficiente para que beneficie a todas.

La Oficina de Asuntos Sociales del gobierno comenzó a entregar pensiones mensuales de unos 100 dólares a las viudas. Pero esto no alcanza para que éstas puedan sustentar a sus familias, sobre todo ante la creciente inflación.

Además, no es fácil conseguir estas pensiones. "Tuve que pagar una gran suma de dinero en sobornos a funcionarios del gobierno para poder recibir la pensión mensual, que ni siquiera es suficiente para mi numerosa familia", dijo a IPS Haja Saadiya Hussein, una viuda de 47 años de Bagdad.

"Los estadounidenses mataron a mi esposo el año pasado cerca de un puesto de vigilancia, y ahora tengo que trabajar como empleada doméstica en casas de funcionarios del gobierno para sustentar a mis seis hijos. Dejé de llevarlos a la escuela para ahorrar gastos", señaló.

Algunas viudas han intentado volverse a casar, ya que, por razones religiosas, los nuevos esposos están obligados a asumir el cuidado de los huérfanos.

"No puede haber ninguna compensación por perder un esposo. El mundo es responsable ante estas mujeres que perdieron a sus maridos en nombre de la comunidad internacional", dijo a IPS un portavoz del departamento de apoyo social de la Media Luna Roja Iraquí. (FIN/2006)

Enviado por Miranda Vallero desde Rapallo, Italia




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938