..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.131, Viernes, 7de julio del 2006

Libro de visitas


Dossier_Elecciones en México: ¿es el pueblo quien decide?

Una vez más, como vimos en Haití hace algunos meses, como vemos periódicamente en América Latina, las supuestamente “democráticas” elecciones de “multi-partidos”, que proclaman superiores al Sistema Electoral vigente en Cuba, nos convencen de que no son más que un juego de poderes en el que casi nunca gana, es el pueblo. Insertamos aquí un llamado a la acción de nuestro hermano mexicano Felipe Meneses y un recuento de opiniones sobre ese tema

¡¡¡República Sí, Fraude No!!!

No nos quedemos con los brazos cruzados: analistas políticos europeos han comentado que técnicamente es imposible que Manuel López Obrador nunca haya estado arriba en el número de votos emitidos por Instituto Federal Electoral a través del PREP. Seamos claros, la sombra del fraude se cierne sobre el pueblo de México. La democracia electoral, manifiesta de manera ejemplar mujeres y hombres mexicanos, está siendo flagrantemente violada. Que no nos confundan, el principio de la legalidad es uno y el principio de la legitimidad en materia electoral es otro. Legalmente todo puede cuadrar, pero legítimamente no. Para que haya credibilidad, ambos principios deben de ir de la mano.

El fraude comienza a configurarse, en la editorial de hoy de La Jornada se publican claros indicios: "Las urnas repletas de votos halladas ayer por un ciudadano en el tiradero del Bordo de Xochiaca, la desaparición hormiga de sufragios opositores
en el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP), las inverosímiles tendencias registradas en la actualización de ese instrumento durante la noche del domingo y la madrugada del lunes, así como la súbita aparición de 2 millones y medio de votos colocados por el Instituto Federal Electoral (IFE) en un "archivo de inconsistencias", en los cuales se muestra una composición claramente favorable a Andrés Manuel López Obrador, a contrapelo de lo dado a conocer hasta ahora por el organismo electoral, entre otros elementos, traen a la mente una fecha clave para la sociedad mexicana y su larga lucha por la democracia: 6 de julio de 1988".

En virtud de esto y ejerciendo nuestro derecho ciudadano de vigilar las elecciones acudamos al consejo distrital que nos corresponde y que tomemos evidencias gráficas para hacerlas públicas en los medios que tengamos a nuestro alcance. Es deseable que más de alguno de ustedes pueda hacer esto, independientemente de su posición político- ideológica.

¡¡¡República Sí, Fraude No!!!

Atte.
Felipe Meneses


ELECCIONES: Miedo a México
Por Denise Dresser

El odio a primera vista. El temor destilado. La mezcla de ambos sentimientos en la campaña del PAN contra Andrés Manuel López Obrador. Día tras día, spot tras spot, declaración tras declaración, los panistas atizan dos sentimientos que van de la mano. Porque no hay odio sin miedo. Porque el odio es el miedo cristalizado, objetivizado, su dividendo: odiamos lo que tememos y el odio florece donde el miedo acecha. El PAN dice que promueve el miedo a un candidato y tiene derecho a hacerlo por lo que dice y ha hecho. Pero eso es sólo parcialmente cierto. El miedo a AMLO que los panistas siembran y ciertos sectores del país cosechan es— en el fondo— miedo al país.

Miedo a ese país de pobres, de "nacos", de indígenas, de desarrapados. Miedo a quienes viven parados en los camellones vendiendo chicles o subsisten en el campo cultivando maíz. Miedo a los mineros enojados y a los cañeros sublevados. Miedo a los resentidos y a los marginados. Miedo a mirar la realidad del subdesarrollo detrás de la retórica de la modernidad. Miedo a la verdad y a nosotros mismos. Miedo a mirar al país tal y como es. Detrás de los mitos. Detrás de las cercas electrificadas cada vez más altas en Las Lomas. Detrás de la hipocresía fundacional en un país profunda y dolorosamente desigual.

Ese miedo al México que hemos construido, disfrazado de rechazo a una persona a la cual se erige como el anti-Cristo. "Un peligro para México". En todas las conversaciones, en todos los cócteles, en todas las cenas. Mensajes reiterativos —repletos de descalificaciones— enviados a través de Internet sobre AMLO. Ignorante. Autoritario. Deshonesto. Cobarde. Demagogo. Violento. Anti-institucional. Mentiroso. Tiene personalidad múltiple. A un compañero lo golpeó cuando le daba la espalda con una pelota de béisbol (después murió). Junto con Hugo Chávez y Fidel Castro creará una América comunista. Aborrece a la gente con dinero. Mató a su hermano. En realidad usa relojes caros y trajes Hugo Boss. Es un naco. Sólo gobernará para los pobres. Su única forma de expresarse es a través de expresiones coloquiales. Una tras otra, preocupaciones legítimas acompañadas de juicios que no lo son.

Una tras otra, percepciones fundadas acompañadas de prejuicios escondidos. Porque como lo escribió Burke, ninguna pasión roba a la mente de sus poderes de actuación y razonamiento como el miedo. Ese miedo que desquicia, que enardece, que polariza. Ese miedo que el PAN detecta y comercializa en las pantallas de televisión. Ese miedo que impide evaluar a López Obrador con la cabeza fría y el corazón en calma. Que obstaculiza la critica necesaria basada en los hechos y no en las diatribas. Que impide ver lo bueno y lo malo de su gestión en el Distrito Federal. Lo positivo y lo negativo de su proyecto alternativo de nación. Lo aplaudible y lo criticable de las propuestas que ha planteado.

Esa labor de discernimiento que una ciudadanía consciente debería asumir como obligación, frente a López Obrador y también frente a sus contrincantes. Esa tarea de externar las preocupaciones legítimas en torno a los derechos de propiedad, la irresponsabilidad fiscal, el alivio a la pobreza acompañado de la creación de riqueza. Esa tarea que hoy quienes odian con virulencia no pueden llevar a cabo. Están demasiado ocupados odiando, vociferando, vituperando. Odiando, quizás, por un sentido de culpa. Temiendo, quizás, porque viven con la conciencia intranquila. Porque cuando se odia tanto a una persona se está odiando algo que es demasiado profundo y poderoso para ser asumido de manera consciente. Porque cuando se odia tanto a una persona, se está odiando también parte de uno mismo, como escribió Herman Hesse en Demian. Lo que no forma parte de una persona no preocupa, pero López Obrador preocupa precisamente por lo que revela de México y su población.

Por ese espejo que coloca ante los ojos del país y quienes han permitido que sea como es hoy. Un lugar rico con muchos pobres. Un lugar con más multimillonarios que Suiza, según la lista más reciente de la revista Forbes. Donde gran parte de las fortunas han sido acumuladas en sectores con poca o ninguna competencia y protegidos por el gobierno. Donde funcionarios de Telmex están intentando bloquear la aprobación de la nueva ley competencia porque buscaría precisamente fomentarla. Donde según un estudio reciente de la ONG Fundar, 7 de cada 10 mexicanos padecen un abuso de autoridad cada vez que pisan un Ministerio Público. Donde el 94% de los delitos no son resueltos. Donde el 40% de las mujeres dicen haber padecido la violencia doméstica. Donde los responsables del Pemexgate son premiados con una senaduría. Donde 17 millones de personas viven en pobreza extrema. Datos duros de un país donde la vida es difícil para la mayoría de quienes sobreviven en él.

Eso es lo que debería provocar miedo. Eso es lo que debería producir temor. Eso es lo que los mexicanos deberían combatir y cuestionar y odiar y recordarle a los candidatos presidenciales, todos los días a toda hora. Y eso es lo que explica que Andrés Manuel López Obrador sea puntero con posibilidades reales de ganar, aunque no tenga la mejor propuesta para gobernar. Hay demasiados mexicanos para los cuales el país no funciona. Hay demasiados mexicanos para quienes más de lo mismo significaría peor de lo mismo. Hay demasiados mexicanos que buscan una transformación a fondo del país que los ha excluido o maltratado o ignorado. Y también hay demasiados mexicanos que no lo entienden, para los cuales el país marcha. El país avanza. El país les permite vivir bien, aunque sea detrás de muros cada vez más elevados. Aunque sea con miedo.

Por eso el mismo líder que es carismático para los desposeidos – cuya salvación está en el cambio – es peligroso a los ojos de quienes no ven en el cambio la respuesta, sino la ruina. La esperanza de unos es el miedo de otros. Y el miedo es un garrote usado, a lo largo de la historia, por los sacerdotes y los reyes y los presidentes y los candidatos para evitar que la gente recobre bienes robados. Bienes públicos que han sido privatizados, monopolizados, arrebatados. ¿Qué es y ha sido más peligroso para México? ¿López Obrador o un sistema socioeconómico que concentra la riqueza y no quiere distribuirla de manera más justa? ¿López Obrador o elites políticas, sociales y empresariales satisfechas con las tajadas que se sirven? El odio feroz a AMLO ata a sus críticos a un adversario falso. El verdadero peligro para México no es un hombre, sino la resistencia de tantos a compartir el país y gobernarlo mejor.

*Denise Dresser es profesora de ciencias políticas en el Instituto Tecnológico de México.


México: la derecha mediática y las elecciones
Ricardo Martínez Martínez
Rebelión

Como era de esperarse comienzan a aparecer las pruebas de las boletas electorales desaparecidas que hacen evidente la manipulación de los resultados preliminares (PREP) que le daban la ventaja al candidato del Partido Acción Nacional (PAN), Felipe Calderón Hinojosa.

En un basurero gigante a las afueras del Distrito Federal, se localizaron “al menos ocho talonarios –a los que arrancaron las boletas para la votación de Presidente de la República, senadores y diputados-, así como actas de escrutinio, acreditaciones, mamparas y otros materiales del Instituto Federal Electoral (IFE)”, consignó el diario La Jornada de México.

También, Laura Itzel Castillo, coordinadora de la campaña de la coalición Por el Bien de Todos en Veracruz, estado al sureste, comentó que el intento por despojar a López Obrador de su triunfo es similar a la que se hizo en 1988, cuando Carlos Salinas fue impuesto por el fraude cibernético. A diferencia de entonces, "ahora tenemos científicos, documentos, pruebas y la capacidad suficiente para defender el triunfo, y apelamos a que funcionen las instituciones y la legalidad en México".

Sostuvo que esa manipulación se demuestra en lo ocurrido en el distrito que abarca los ocho municipios de los Altos de Chiapas, donde los datos enviados a la computadora quitaron 3 mil 373 votos a López Obrador y 4 mil nueve a Roberto Madrazo, informó Miguel Angel de los Santos, representante de la coalición social demócrata.

En el consejo distrital dos con cabecera en Chetumal, Quintana Roo, al sur también del país, las actas precisan que la alianza por México del PRI captó 42 mil 168 votos, pero el PREP le asignó 40 mil 364, mil 804 menos. Felipe Calderón fue favorecido con 310 sufragios, ya que le adjudicaron 28 mil 222, cuando obtuvo 27 mil 912. La consejera distrital Marina Martínez Jiménez admitió las "inconsistencias" y sostuvo que será necesario abrir los paquetes electorales, con el propósito de despejar dudas.

Así se vienen revelando los trucos y malabares de quienes controlan el aparato del gobierno e influyen decididamente sobre el IFE, coartando su independencia y despojándolo de toda credibilidad.

Tras las evidencias y la denuncia por parte de la Coalición de López Obrador de haber desaparecido 3 millones de votos, el organismo regulador tuvo que retractarse respecto a los sufragios “perdidos” y para tapar el sol con un dedo difundió ayer las cifras de 11 mil 184 casillas no computadas por el PREP. El nuevo resultado es: el panista Felipe Calderón, 14 millones 771 mil 9 votos, 35.91 por ciento, frente a 14 millones 513 mil 477 de Andrés Manuel López Obrador, 35.28 por ciento, es decir, la diferencia se redujo a 257 mil 532 votos, equivalente a 0.63 por ciento de diferencia que antes era de 1.1 por ciento.

Dentro de las casillas consideradas parte del archivo de inconsistencias, López Obrador obtuvo la mayoría de esos votos con 888 mil 971 sufragios, frente a 743 mil 795 que tenía Calderón, lo cual reportaba una diferencia a favor del primero de 145 mil 276 en esas casillas.

Aún faltan por encontrar más evidencias y la movilización ciudadana ha sido ejemplar pues son ellos quienes van encontrando cabo tras cabo el hilo conductor del fraude que se quiere imponer por los señores del poder que encarna el gobierno foxista, el PAN, el Consejo Coordinador Empresarial, sectores de la iglesia católica e intelectuales orgánicos del régimen.

Es un acto de valentía el que ciudadanos comunes vengan ejerciendo su derecho a reclamar respeto a su voto y denuncien sistemáticamente las inconsistencias.
Quieren rescatar al país y restituirle su legalidad. Con ello, se hace constar que los ciudadanos votantes, una masa informe, multiclasista, viene a defender su voluntad expresada en las urnas. Se trata de una nueva forma de movilización pacífica y legal que atraviesa hoy el territorio nacional. Los movimientos sociales deben de observan esta emergencia social y contribuir a la lucha contra el fraude.

Derecha mediática o mediática derecha

Con base en la tesis reaganiana de “control de poblaciones” llevada al ámbito mediático, el PAN emprende “el control de informaciones” y postula por todos los micrófonos abiertos que ha ganado la elección presidencial del 2 de julio pasado, pese a que se va desnudando el intento de fraude.

Las marcadas tribulaciones del “fraude estético y mediático” que agita al país, se va extendiendo en un claro activismo desenfrenado del propio Felipe Calderón Hinojosa, quien durante estos días ha asaltado la tribuna de plasma (pantalla televisiva) para repetir la mentira a todas luces conocida de su triunfo sobre Andrés Manuel López Obrador.

Asesorado “por maestros de la imagen” que ven a la política como la extensión del espectáculo y no al revés, el panista aprovechando la inconsistencia del IFE comenzó sus flechazos y proyectiles mediáticos luego de 12 horas de haber terminado los comicios.

Primero acudió a su recién aposento primigenio que lo vio nacer apenas 6 meses antes luego de haber pactado con el diablo, Azcarraga Jean, dueño de Televisa, una reforma que permite apoderarse a esta empresa del espectro radial público y vender espacios de publicidad a los partidos políticos.

Calderón prefirió convertirse en la figura estelar por medio de su sometimiento político a una televisora para declarar que había ganado las elecciones y que el
conteo del PREP era irreversible pues le daba un punto arriba contra su contrincante.

Segundo decidió regresar a su casa y abrirle la puerta a cuanto reportero llegara para desplegar su cantaleta: “Gané”.

Y tercero, él mismo contactó a la prensa para seguir hablando y doblar al IFE que, a pesar de su sesgo a favor del mismo Calderón, le instó a evitar declaraciones que pongan en riesgo el proceso final.

Como quien gana el premio mayor en los Big Brother o en La Academia (programas frívolos televisados), el candidato del PAN piensa que lo virtual ha sustituido a la realidad en donde los personajes se hacen eternos, y desconoce que cuando uno aprieta el botón Turn Off, Apagado, todo se esfuma.

La imagen no sustituye a la política, sino es ésta la que le da sentido a la imagen en todos los momentos y en todos los espacios. El control de la televisión de
las elecciones show panista está botado en los suelos y aquellos que logren apretar en interruptor le darán una sorpresa a quien con mañas pero inexperto aún para
encubrir lo que ya es claro, un fraude, sigue abonando la trivialidad de la política del engaño y la mentira “ruborizada de verdad”.

El fraude cometido o que pretende consumarse en los siguientes días es un fraude mediático, técnico y político. Se trata en realidad de un golpe de Estado de nuevo tipo que permite sin ninguna bala de por medio, hasta el momento, adueñarse de las riendas del gobierno. Calderón y su grupo de conservadores fanáticos del Yunque (grupo supramacista) podrían salirse con la suya, siempre y cuando quieran apagar la voluntad del pueblo que a estas alturas está adquiriendo conciencia y no dejará que eso pase ya que está en juego la historia de sacrificio en la cual, en estos últimos años, se vienen templando.

Recibido por correo electrónico


México: la sombra del '88
Por Luis Hernández Navarro

Los dados electorales fueron cargados a favor de Felipe Calderón. Desde el poder la derecha dio un golpe de Estado técnico. Los comicios no sólo fueron inequitativos, sino tramposos. Todos los recursos del gobierno federal, lícitos e ilícitos, fueron utilizados para favorecer al abanderado del Partido Acción Nacional (PAN). Se echó mano de casi todas las mañas del viejo Partido Revolucionario Institucional (PRI) para hacer ganar al candidato del gobierno. Se pusieron en práctica, además, los artilugios que las nuevas tecnologías informáticas permiten.

(La Jornada) Se trata de un golpe de Estado porque sobre la decisión soberana de los ciudadanos de darse un gobierno se han impuesto por la fuerza otras autoridades. Es un hecho técnico porque en lugar de recurrir al uso de las fuerzas armadas se ha echado mano de un conjunto de recursos informáticos para presentar como ganador de la contienda a quien no lo es. De la derecha, porque la pretensión de imponer a Felipe Calderón al frente del Ejecutivo busca dar continuidad a los intereses conservadores que prevalecieron en el gobierno de Vicente Fox.

La lista de las anomalías es enorme: creación de un clima de temor para favorecer el voto del miedo, uso de recursos públicos destinados al desarrollo social para inducir el voto (según Reforma, 41 por ciento de los beneficiarios de Oportunidades y 44 por ciento de quienes disfrutan del Seguro Popular votaron por los blanquiazules), compra de sufragios, simpatizantes del Partido de la Revolución Democrática (PRD) purgados del padrón electoral, utilización indebida de información del Estado para servir a la campaña electoral panista, manipulación de las cifras preliminares de la votación.

El golpe de Estado técnico del 2 de julio no es más que el último eslabón de una larga cadena de acciones extralegales e ilegales perpetradas por el Ejecutivo para tratar de impedir que Andrés Manuel López Obrador llegue al gobierno. El intento de inhabilitación política de hace un año, la campaña mediática presentándolo como un transgresor de la ley y la difusión de anuncios en televisión en los que se le muestra como una amenaza para México son sólo algunos episodios de esta ofensiva en su contra.

Pieza medular de este golpe de Estado fue el Instituto Federal Electoral (IFE). El árbitro es parcial. Se hizo evidente durante la campaña electoral y quedó demostrado el día de las elecciones. Sus nueve integrantes fueron escogidos sobre la base de una negociación entre Elba Esther Gordillo y Germán Martínez. Cinco para La Maestra y cuatro para el panista. A ellos responden. El PRD fue excluido.

El 2 de julio muestra a México claramente dividido y fuertemente confrontado. La mayor parte del norte votó por Calderón, casi todo el sur por López Obrador. Los ricos sufragaron mayoritariamente por el PAN, los pobres lo hicieron por la coalición Por el Bien de Todos.

Votaron por el panista la mayoría de quienes viven en el norte del país (43 por ciento) y el Bajío (47 por ciento), tienen ingresos superiores a 9 mil 200 pesos (50 por ciento) y de los profesionistas (48 por ciento). Sufragaron por El Peje la mayoría de los votantes del centro (44 por ciento) y el sur (40 por ciento), que perciben ingresos menores a 2 mil y a 4 mil pesos (34 y 39 por ciento, respectivamente) y tienen estudios de secundaria y preparatoria (38 por ciento).

El PRI se colapsó. Los gobernadores de los estados del norte de esa entidad política, enemigos de Roberto Madrazo, lo traicionaron. En Coahuila, Chihuahua, Durango, Puebla, Sinaloa, Sonora y Tamaulipas promovieron el voto a favor de Felipe Calderón, y donde los candidatos a diputado no pertenecían a su grupo favorecieron al Partido Nueva Alianza (Panal). De acuerdo con la encuesta de salida de El Universal, votaron por Madrazo sólo 77 por ciento de los priístas.

La artífice de esta alianza entre gobernadores tricolores y el candidato presidencial blanquiazul es Elba Esther Gordillo. Ella es la gran ganadora secundaria de estos comicios. Su partido obtendrá una representación parlamentaria nada despreciable, inusitada para una formación política de registro reciente. Sus protegidos postulados en las listas del PAN y del PRI obtuvieron escaños legislativos. Sus huestes serán claves en la formación de una mayoría en el Congreso.

A pesar de su descalabro, el PRI logró colocarse como el gran elector. Posee la mayor cantidad de actas electorales. Abrirá negociaciones con el PRD y el PAN para vender caro su amor.

El voto de miedo le rindió frutos al PAN y sus aliados del Congreso Coordinador Empresarial (CCE). Presentar a López Obrador como "un peligro para México", asustar a la población con el peligro de perder su casa, su automóvil y sus propiedades, les permitió sumar votos más allá de su base social tradicional. Las descargas de artillería contra El Peje disparadas por las tropas herederas de la tradición cristera dieron en el blanco. La multitud de mensajes de texto que enviaron a través de teléfonos celulares para sacudir la conciencia de los fieles parecen haber surtido efecto. "México -advertía uno de ellos- : ¿estás seguro que EL permitirá nuestra religión católica? Santa María de Guadalupe: salva nuestra Patria y conserva nuestra Fe. Vota. Motiva." No fue demasiado tarde para los milagros.

¿Tiene responsabilidad el EZLN en estos resultados? ¿Deberían haber apoyado a López Obrador? Un hipotético apoyo del zapatismo a AMLO no habría hecho más que reforzar la campaña del miedo panista y asustar a posibles votantes.

México vive hoy un nuevo 1988. En aquel entonces la "caída del sistema" arrebató el triunfo a Cuauhtémoc Cárdenas. El 2 de julio el golpe de Estado técnico de la derecha pretende arrebatar la victoria a López Obrador. Pero el país de 2006 no es el de 1998. Ahora se cuenta con una experiencia organizativa y de resistencia que no existía entonces. La nación está sentada sobre un polvorín a punto de estallar y la burla a la voluntad popular podría prender la mecha. Que nadie se llame a engaño sobre lo que puede suceder en los próximos días.

http://www.nuestraamerica.info/leer.hlvs/4790


Crecen las sospechas: se encontraron boletas tiradas en la basura

Material electoral de las recientes elecciones presidenciales fueron localizados en un pote de basura ubicado en la localidad Nezahualcóyotl, Estado de México. Se trata de ocho talonarios a los que le fueron arrancadas las boletas para la votación de Presidente, senadores y diputados, así como actas de escrutinio y otros materiales pertenecientes al Instituto Federal Electoral.

(Telesur) Con el transcurrir de las horas representantes de la coalición “Por el Bien de Todos” dan a conocer pruebas de que los resultados del Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) fueron manipulados.

Patricio García Sandoval, consejero presidente del distrito 31 federal, el material encontrado pertenece efectivamente a esa jurisdicción, situación que llevó a la representante del Ministerio Público María Rodríguez Mondragón, a iniciar una averiguación, reseña la edición digital del diario La Jornada,
Los cuadernillos localizados en el pote de la basura tienen números de folio que incluso, aparecen registrados en el PREP, que están en la página de Internet del IFE.

“Se trata de una intentona por desalojar al candidato López Obrador de su triunfo”, denunció la coordinadora de la campaña de la coalición en Veracruz, Laura Itzel Castillo, tras aclarar que se pretende hacer un acto similar como el ocurrido en el año 1988 cuando Carlos Salinas fue ungido de manera poco clara.

Miguel Angel de los Santos, sostuvo que una de las muestras de la “manipulación” es lo ocurrido en los municipios de los Altos de Chiapas, donde los datos enviados a la computadora quitaron 3 mil 373 votos a López Obrador y 4 mil nueve a Roberto Madrazo.

De acuerdo con los datos difundidos por el PREP, López Obrador obtuvo 35 mil 293 sufragios, pero las actas indican que obtuvo 38 mil 666, es decir, 3 mil 373 más. En el caso de Madrazo, el PREP reportó 34 mil 911, pero las actas dicen que obtuvo 38 mil 920, 4 mil nueve más.

Por su parte en el consejo distrital con cabecera en Chetumal, las actas reflejan que la alianza captó 42 mil 168 votos, pero el PREP le asignó 40 mil 364, mil 804 menos.

Felipe Calderón fue favorecido con 310 sufragios, ya que le adjudicaron 28 mil 222, cuando obtuvo 27 mil 912.

Ante el hecho, la consejera distrital Marina Jiménez aseguró que efectivamente hay “inconsistencias” y considera necesario abrir los paquetes electorales para así despejar dudas.

En el distrito tres, ubicado en Cancún, se muestran diferencias entre los resultados del conteo del PREP y lo que dicen las actas, porque el PRD demostró que el conteo en el que se le atribuyen al PAN la victoria por más de 500 votos no es así

Además de las referidas irregularidades, el PRD asegura que hay alteraciones en el Distrito ocho con sede en Mazatlán.

http://www.nuestraamerica.info/leer.hlvs/4789


México: El voto, en la basura
Editorial de La Jornada

Las urnas repletas de votos halladas ayer por un ciudadano en el tiradero del Bordo de Xochiaca, la desaparición hormiga de sufragios opositores en el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP), las inverosímiles tendencias registradas en la actualización de ese instrumento durante la noche del domingo y la madrugada del lunes, así como la súbita aparición de 2 millones y medio de votos colocados por el Instituto Federal Electoral (IFE) en un "archivo de inconsistencias", en los cuales se muestra una composición claramente favorable a Andrés Manuel López Obrador, a contrapelo de lo dado a conocer hasta ahora por el organismo electoral, entre otros elementos, traen a la mente una fecha clave para la sociedad mexicana y su larga lucha por la democracia: 6 de julio de 1988, aquella elección de Estado en la que el poder público desvirtuó el mandato popular para imponer en la Presidencia a Carlos Salinas de Gortari y su proyecto antinacional y antipopular.

Desde muchos meses antes de aquellos comicios, el gobierno federal se volcó en la calumnia y la denostación contra la candidatura de Cuauhtémoc Cárdenas y en el respaldo masivo y obsceno, con recursos públicos, al aspirante beneficiado por el dedazo de Miguel de la Madrid. El día de la elección, la ciudadanía se enfrentó a un catálogo de prácticas inmundas que no bastaron para fabricarle un triunfo creíble a Salinas, y entonces la dependencia a cargo de los comicios organizó una caída del sistema para dar tiempo al maquillaje de las cifras. En los días posteriores la gente fue encontrando, en los bordes de las carreteras y en terrenos baldíos, restos de boletas y demás papelería electoral, vehículo de expresión de la voluntad popular que jamás fue computado. Los sufragios preservados tampoco fueron revisados. El régimen se negó y unos años después, con el beneplácito de los diputados de Acción Nacional, coordinados entonces por Diego Fernández de Cevallos, el salinato destruyó las cajas con los votos.

Se equivocan quienes apuestan a la falta de recuerdos de la sociedad. Los episodios referidos están presentes en la memoria colectiva y surgen a la vista del enorme desaseo con que se ha desempeñado el poder público en los meses previos a la elección presidencial del pasado domingo y por la manifiesta incapacidad o falta de voluntad del IFE para garantizar un proceso electoral equitativo, transparente y apegado a la legalidad. Los peores temores de manipulación de las elecciones se confirman a cada hora desde el cierre de las casillas, a cada balbuceo público de los funcionarios electorales, a cada emisión televisiva que ostenta la huella inconfundible de la línea oficial, a cada discrepancia de los datos, a cada inconsistencia en la conducta de quienes habrían debido arbitrar el sufragio. Hay que cotejar los certificados de normalidad y transparencia expedidos por el observador electoral aznarista enviado por la Unión Europea con la realidad de urnas desparramadas en un basurero, con las pruebas de los votos opositores que desaparecieron del PREP y con los indicios de manoseo electrónico el "algoritmo de Hildebrando", como lo denomina ya la creatividad popularen las cifras del IFE.

El guión es harto previsible: en las próximas horas Luis Carlos Ugalde saldrá a decir que lo del Bordo de Xochiaca es "un caso aislado", que el robo hormiga de sufragios opositores no altera las tendencias generales y que el PREP es impecable. Lo que resulta desolador y ofensivo es que éste y otros funcionarios del grupo gobernante pretendan estirar la credulidad de los ciudadanos de todas las preferencias políticashasta el punto de hacerlos comulgar con esas ruedas de molino.

Lo grave es que en unas horas comenzarán los cómputos distritales en una circunstancia en la que el IFE se encuentra ayuno de prestigio, autoridad moral y credibilidad. A los desaseos prelectorales se agregan vicios en la elección propiamente dicha y un manejo de las expresiones de la voluntad popular tan inescrupuloso como el que está apareciendo; las irregularidades, ahora está a la vista, complementan la parcialidad gubernamental y mediática; el "empate técnico" entre López Obrador y Felipe Calderón se revela como un escenario construido desde los poderes político, económico y electoral para facilitar un "triunfo" del segundo que se vuelve cada vez más incierto y sospechoso.
Los recuentos distritales son la última oportunidad de corregir las evidentes alteraciones sufridas por la masa de sufragios, y se abre la perspectiva, en consecuencia, de que el IFE no sea capaz de entregar resultados mínimamente verosímiles y de que la elección deba dirimirse en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF). Tales son los cauces legales establecidos y a ellos deben apegarse todos los actores. El domingo pasado la ciudadanía dio una lección de cultura democrática y de civilidad; los árbitros de la contienda, en cambio, ensuciaron y enturbiaron el procesamiento de los sufragios, en lo que constituye un exasperante agravio para el país y para su memoria histórica. La primera presidencia de la alternancia, el gobierno "del cambio", está llegando a su fin de esta manera, con una grosera intromisión en los comicios. Por su parte, los actuales responsables del IFE, institución lograda con el esfuerzo y el sacrificio de incontables mexicanos demócratas, obligan a remontarse a 1988: hoy, como hace 18 años, una parte indeterminada del veredicto popular ha ido a parar a los basureros cibernéticos o reales, y semejante involución es llanamente inadmisible.

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=34132


PAN: el terror mafioso
Por Carlos Fazio

El terrorismo y los negocios mafiosos van de la mano. A comienzos de junio, José Antonio Llamas, quien fuera uno de los principales ejecutivos de la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA), organización contrarrevolucionaria con sede en Miami, reveló que en los años noventa, cuando era director de esa agrupación, participó en un plan para asesinar al presidente de Cuba, Fidel Castro. Llamas, alias Toñín, dijo al diario miamense El Nuevo Herald, que el atentado contra el mandatario cubano se fraguó en una reunión secreta realizada en Naples, Florida, en 1993. Allí se decidió crear un nuevo grupo paramilitar de la FNCA, y él puso su nombre para pedir un crédito bancario de casi 2 millones de dólares destinados a comprar ocho barcos artillados, un helicóptero de carga, 10 aviones ultralivianos teledirigidos, abundante material explosivo y una moderna lancha rápida Midnight Express, en la que viajaría a Cuba el presidente de la Fundación, Jorge Mas Canosa, en caso de producirse la muerte de Castro o de un repentino cambio político en la isla.

Uno de los intentos para asesinar a Fidel fracasó en 1997, cuando un comando operativo de la FNCA, del que formaba parte Toñín, fue detenido por autoridades de la FBI en las costas de Puerto Rico, cuando a bordo del yate de su propiedad La Esperanza se trasladaban hacia la isla venezolana de Margarita, donde tendría lugar la séptima Cumbre Iberoamericana. Los integrantes del grupo terrorista fueron exonerados en 1999 y actualmente residen libremente en Estados Unidos. Luego de su excarcelación, al no poder cumplir con el banco, Llamas quebró como empresario. Se desligó de la organización y ahora, por venganza, acusó a varios directivos de la FNCA de haberle "estafado" 1.4 millones de dólares. El 3 de junio declaró al Herald que tiene "documentos devastadores".

Entre los acusados en la acción judicial promovida por Llamas figuran otros dos conocidos terroristas, Luis Zúñiga y José Francisco Hernández, financista y cómplice del multihomicida Luis Posadas Carriles, uno de los responsables de la voladura del avión de Cubana de Aviación sobre el cielo de Barbados. Un testigo, José Pujol, confirmó la existencia de los aviones y las embarcaciones. Pujol está citado por un jurado de instrucción de El Paso, Texas, que investiga la entrada ilegal de Posadas Carriles a Estados Unidos, procedente de Isla Mujeres, México, a comienzos de 2005. Las pruebas señalan a Pujol como el capitán del barco Santrina que introdujo al terrorista en La Florida.

A la danza de nombres de integrantes de la mafia anticastrista de Miami se agrega la acusación de Toñín, de que la "causa cubana" sirvió para que los directivos de la FNCA se enriquecieran. El mismo Llamas ha sido señalado como uno de los empresarios que en noviembre de 1995 canalizó dinero a la campaña del entonces candidato a la presidencia del gobierno español, José María Aznar. Durante una visita a Coral Gables, Aznar se fotografió con Jorge Mas Canosa y José Llamas. Luego de su elección, la próspera corporación estatal española Sintel fue vendida a la firma estadounidense MasTec International, propiedad de Mas Canosa.

Aznar se benefició de esa generosa amistad, y en la actualidad, su Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES), conectada directamente a las jugosas tuberías de la Agencia Internacional para el Desarrollo de Estados Unidos (USAID) y la National Endowment for Democracy (NED), es pilar de la desinformación contra Cuba en la región.

La FAES fue la plataforma desde la cual participó Aznar en el foro "La fuerza de las ideas y el futuro de América Latina", celebrada en la sede del Partido Acción Nacional (PAN), aquí en México, el 21 de febrero pasado. Allí, Aznar dijo: "Estoy aquí para decir que espero, deseo, que Felipe Calderón sea el nuevo presidente de México para el bien de todos los mexicanos". Denuncias periodísticas señalan que el español Antonio Solá, militante del Partido Popular (PP) y ex asesor de imagen de Aznar, coordinó los trabajos de propaganda de Calderón. Se dijo que socios españoles de la empresa Hildebrando, SA de CV -la del cuñado incómodo de Felipe Calderón-, que mantienen fuertes nexos con Aznar, el PP y Joaquín Moya-Angeler Cabrera, personaje de alto vuelo en el mundo de los negocios de Europa y las Américas, canalizaron financiamiento privado a Acción Nacional.

Asimismo, existen denuncias de que la NED, creada por Ronald Reagan para "legalizar" los trabajos clandestinos de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), participó en el diseño de la campaña de guerra sucia mediática del PAN, así como en la canalización de fondos y la formación de cuadros de Acción Nacional.

El PP, Aznar, Vicente Fox y el panismo han sido puntales de la estrategia contra Cuba diseñada por el Departamento de Estado estadounidense. Francisco Barrio, la senadora Cecilia Romero y el secretario general del PAN, Manuel Espino, encabezaron en México el Programa Padrino, orquestado por la Comisión de Apoyo a una Cuba Libre que preside Condoleezza Rice, cuyo objetivo es proteger a mercenarios cubanos en la isla, como Marta Beatriz Roque y Oswaldo Payá. El proyecto cuenta con la participación activa de la Fundación Nacional Cubano Americana, que ha realizado una intensa acción de lobby en México. En febrero de 2005, el grupo parlamentario de Convergencia promovió en San Lázaro un punto de acuerdo solicitando a Gobernación y Relaciones Exteriores, se investigaran las actividades políticas de la FNCA en territorio mexicano.

Ahora que José Antonio Llamas abrió la boca en Miami, no sería raro que salieran a la luz pública datos sobre los aportes de la FNCA a la campaña de Fox y, eventualmente, algunas contribuciones al PAN por su padrinazgo a la contrarrevolución en Cuba.

http://www.nuestraamerica.info/leer.hlvs/4783





© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938