..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.132, Viernes, 14 de julio del 2006

Libro de visitas


DOSSIER_ La derecha fraudulenta y antidemocrática contraataca

Continúa desbordándose el pueblo mexicano, reclamando por una respuesta al fraude electoral… mientras el gobierno reclama “defender a las instituciones electorales… ¿defender el fraude?. Veamos éstas y otras opiniones.

Les recomendamos muy especialmente la presentación en power point que acompaña a este dossier.

Pide Presidencia defender a las instituciones electorales
Notimex

México. La Presidencia de la República –a través de su vocero, Rubén Aguilar Valenzuela- llamó a todos los mexicanos a defender al Instituto Federal Electoral (IFE) y al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), porque son una conquista de la sociedad.

Defendió la confiabilidad y transparencia en que ambas instituciones electorales basan su actuación, y subrayó que cuentan con autoridad, legitimidad y reconocimiento nacional e internacional para organizar elecciones.

La legislación electoral, dijo, ha permitido que el pasado 2 de julio se diera una demostración cívica ejemplar de la ciudadanía, e indicó que "el prestigio y la honorabilidad de las instituciones electorales son garantes de nuestra democracia".

"Porque las instituciones electorales son una conquista de la sociedad, conservarlas y defenderlas es una responsabilidad de todos", afirmó Aguilar Valenzuela en rueda de prensa en el salón Venustiano Carranza de la residencia oficial de Los Pinos.

http://elecciones.jornada.com.mx/pide-presidencia-
defender-a-las-instituciones-electorales/


Declaración de la Asociación Americana de Juristas sobre las elecciones en México

La Asociación Americana de Juristas, organización no gubernamental con estatuto consultivo en el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas (ECOSOC), expresa su preocupación por el escrutinio de la elección recientemente realizada en México, que es cuestionado por amplios sectores de la ciudadanía, y especialmente por el Partido de la Revolución Democrática (PRD) que consideran se ha burlado la voluntad popular.

La pureza de los comicios es una condición esencial del sistema democrático, de la legitimidad de cualquier gobernante y una obligación establecida en la Declaración Universal de Derechos Humanos, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, las convenciones interamericanas y otros instrumentos internacionales ratificados por el Estado Mexicano.

En consecuencia, y especialmente teniendo en cuenta la ínfima diferencia de votos entre los dos candidatos más votados, consideramos que es indispensable que el Tribunal Federal Electoral haga lugar al reclamo de un recuento de todas las urnas, voto por voto, condición imperiosa para que ningún ciudadano tenga dudas del resultado y se garantice la estabilidad y legitimidad de quien resulte electo.

Cualquier argumento en contrario, incluso con base legal, cede ante la necesidad de garantizar la transparencia del resultado de las elecciones y el respeto a la soberanía popular.

10 de julio de 2006

Dra. Clea Carpi da Rocha-Presidente AAJ Continental
Dra. Vanessa Ramos-Secretaria General
Dr. Beinusz Szmukler- Presidente Consejo Consultivo


Esta no es democracia
Por Pablo González Casanova

Si razonamos y hablamos con exactitud podemos decir que ésta no es democracia. A lo más es un camino en que si el pueblo se organiza y lucha pacíficamente en defensa del sufragio efectivo, puede lograr que se reconozcan las irregularidades de las elecciones del 2 de julio y que éstas se revisen e incluso que las elecciones se anulen.

Más difícil parece que se esclarezcan de tal modo que no haya lugar a dudas sobre López Obrador como el candidato triunfante, y que así lo acepten el PRI y el PAN, la Presidencia de la República, la patronal y las antiguas y nuevas metrópolis de Washington y Madrid, con poderosos aliados y subordinados, y con los "medios de masas" que ya proclamaron su gloriosa victoria.

Las elecciones de 2006 no son unas "elecciones de Estado" como las anteriores, sino el nuevo tipo de elecciones del Estado-Mundo, trasnacional y emergente que cuenta entre sus "nódulos" o colaboradores asociados y subordinados, a numerosos estados y regímenes políticos de las metrópolis y de las periferias.

Todos los estados y regímenes políticos del mundo se encuentran desde l972-80 (desde Pinochet, Reagan y la Thatcher) en proceso de desestructuración y restructuración funcional. El objetivo final del nuevo modo o modelo de dominación y acumulación es lograr algo que combina lo funcional con lo dialéctico y con lo práctico, y a lo que los nuevos "expertos" llaman "gobernanza". Por "gobernanza" entienden el arte de construir estados, gobiernos y elecciones funcionales al Estado Trasnacional emergente, el cual integra a los complejos empresariales-militares que lo crean para asegurar su dominación y acumulación. La "gobernanza" se hace efectiva con "estrategias de largo alcance" que se aplican entre luchas, enfrentamientos y negociaciones, escogiendo con un sentido práctico las medidas que se toman en un momento y lugar dados para alcanzar los objetivos de sus "valores e intereses" en forma inmediata, o en varias etapas, cuando sea necesario.

Así, es un error pensar que la elección de López Obrador sería la más funcional para los ricos y los poderosos, pues si éstos pueden, impondrán a Calderón, quien abierta y reiteradamente está ofreciendo darles todo lo que piden. Es más, López Obrador les preocupa por el tipo de ofrecimientos y apoyos populares que tiene y que no pocos de ellos consideran contrarios a sus intereses, pues "piensan que México -a decir de un analista del Financial Times- cumple una función vital para la maquinaria industrial de Estados Unidos como fuente de trabajo barato, esencial para mantener su competitividad, especialmente en los sectores de la agricultura". El mismo analista advierte que varias encuestas revelan el temor de que AMLO sea otro Chávez u otro Evo Morales, y sostiene que hasta han hecho cálculos de que los ahorros con que AMLO asegura que va a financiar su programa social no checan con sus propios cálculos, pues incluso un corte "drástico" de los salarios de los funcionarios medios y altos de 50 por ciento no daría los 9 billones de dólares que se necesitan. Esa es sólo una preocupación de que sí cumpla con su programa y por ello afecte sus intereses; pero hay muchas otras. (Ver: Financial Times, 30/6/2006)

Al mismo tiempo, la "izquierda" (en un sentido muy amplio) está dividida. Una parte importante considera que el proyecto de López Obrador es insuficiente y que la composición del frente que ha formado hace inviable que cumpla sus ofrecimientos, dada su política de alianzas con fuerzas que participaron en la contrarreforma al derecho agrario en regímenes anteriores, que rechazaron en el actual la ley sobre derechos de los pueblos indios y que aprobaron por unanimidad la ley Televisa, por la que entregaron el control de la comunicación a las grandes empresas de los medios, mientras miembros del PRD que gobiernan en los municipios donde hay pueblos indios emplean los mismos métodos represivos que el PRI.

Otra posición en la (amplia) izquierda, entre los "grandes intelectuales", numerosos obreros y cuadros de sindicatos y representantes genuinos de pueblos y ejidos, maestros y estudiantes, empleados, marginados urbanos y semiurbanos, pequeños propietarios, trabajadores de la cultura y de los medios (y es, sin duda, la mayoritaria cuando se ve y no se miente sobre su presencia en las calles y plazas de México) es la que apoya a López Obrador en el proceso electoral y considera que AMLO va a ser un gran gobernante, y que "sí le va a cumplir al pueblo."

Cuando se piensa en términos de una izquierda o fuerza ciudadana, obrera, campesina y popular amplia, se advierte que las organizaciones de los pueblos y los movimientos sociales autónomos de los partidos políticos no tienen todavía la fuerza necesaria para hacer una política a la vez funcional y flexible, práctica o de corto plazo y estratégica o de largo plazo. Su principal debilidad se muestra en ese punto. Aun así parece necesario llamar a que su madurez las lleve a unirse en la exigencia de respetar el voto, como lo hicieron en su exigencia de no tergiversar y manipular las leyes y las instituciones cuando el gobierno intentó desaforar a López Obrador.

Hoy claramente toda la izquierda debe tomar una medida de efectos prácticos e inmediatos, a reserva de que cada vez sean más gentes quienes construyan tanto una política de corto como de largo plazo, y que sin olvidar los principios ni negociar con ellos, muestren su firmeza y moral pública en la verdadera defensa de la lucha legal y pacífica de los pueblos, los ciudadanos y los trabajadores de México.

Es de vida o muerte lograr la flexibilidad en las posiciones que tomen las izquierdas y los movimientos más o menos progresistas o radicales, con decisiones y provisiones que muestren a la vez su firmeza y tenacidad en la lucha por respetar y hacer respetar su identidad para construir una alternativa de democracia con pluralismo ideológico y religioso, con autonomía de pueblos y de naciones, y con un proyecto anticapitalista que dé término al colonialismo cibernético excluyente y rapaz con que los complejos militares-empresariales pretenden fundar su "gobernanza" al tiempo que desatan la "política sucia" ("dirty politics") y el máximo terrorismo de Estado (de un Estado multinacional), mediante la guerra de varia intensidad, abierta y encubierta, formal e informal, cuyas acciones de destrucción de pueblos como Afganistán, Irak, Palestina son tan evidentes como cínica y autodestructiva es la forma en que plantean la lucha contra Cuba e Irán, que sólo para una mente insana no implica una situación mundial al filo de la "Destrucción Mutua Indudable" ("Mad" es la sigla en inglés de "mutual assured destruction" y sinónimo de "loco" en ese mismo idioma).

La necesidad de detener todas estas amenazas y muchas más se confirma cuando otro peligro de la nueva guerra se configura con el bloque inmenso de Corea del Norte, China, Rusia, Pakistán y muchos otros países que cuentan con armas nucleares y cientos y cientos de lanchas y naves atómicas, quienes sin duda se preparan a responder con toda su fuerza en un escenario de insensatez que haría de esta nueva guerra mundial del capitalismo corporativo el más miserable desenlace de la historia humana.

México tiene una posición geopolítica que le permite influir a nivel universal imponiendo las formas legales de lucha y el derecho a organizarse pacíficamente para alcanzar metas cada vez más profundas. Por eso las distintas posiciones de quienes luchamos por una verdadera democracia, libertad y justicia social -como la otra campaña y sus adherentes- debemos en este momento impedir que se viole el voto popular, y si creemos que López Obrador ganó, debemos decirlo públicamente, como lo hizo el delegado Zero de los zapatistas. Alcanzar esta primera victoria mientras conservamos la autonomía plena para seguir luchando, cada uno "a su modo" de pensar y sentir, no impedirá por supuesto el que cada uno espere contar con más y más movimientos sociales, de pueblos, ciudadanos, trabajadores intelectuales y manuales, de medianos y pequeños empresarios, e incluso con algunos no tan pequeños, que con la sobrevivencia de México defiendan la vida y la libertad, así como el derecho a disentir y discutir entre los propios partidarios de un mismo ideal.

Si el razonamiento anterior parece mera retórica o mera "opinión", no lo es. Corresponde a un apremio práctico que podemos hacer efectivo. Afirmar nuestra identidad personal y de grupo y nuestra solidaridad entre diferencias, permitirá construir la alternativa de un mundo posible y necesario.

Recibido por correo electrónico


¡Arriba México!
Por Jorge Gómez Barata

Lo ocurrido en las elecciones mexicanas no es una anécdota sino una regla. Lo nuevo fue que, moviéndose en una línea de deseos, determinadas fuerzas políticas que levantaron alternativas de cambio como bandera, creyeron que bastaban ciertas expresiones de apoyo popular para triunfar. Lo elevado de las expectativas explica la magnitud de la decepción.

Los resultados están a la vista. Después de una campaña agotadora, costosa y crispada, coronada por una agónica espera y por un resultado carente de credibilidad, lo único cierto es que una maquinaria controlada desde el poder decidió por el pueblo.

Se trata de una contienda en la que todos han perdido: un partido las elecciones, el pueblo la confianza, las instituciones el crédito y México la inocencia.

Lejos de definir con ecuanimidad el liderazgo que el país necesita para enfrentar los enormes desafíos que tiene delante, el proceso electoral arroja una enorme fractura y muchas dudas acerca del futuro político e incluso de la gobernabilidad de un país profundamente dividido.

Es reiterativo reafirmar que México no es un hecho aislado. Con matices, los fraudes electorales son parte de los procesos políticos latinoamericanos. La ilusión de que el sistema de democracia representativa, pluralidad de partidos y alternancia electoral era una fórmula idónea para servir de la base a la organización y estructura política de sociedades democráticas, no ha soportado ninguna prueba, menos la del tiempo. El modelo está quebrado.

Aquellos que tratan de averiguar cuál es la alternativa, realizan una pregunta que contiene la respuesta. La opción es salirse del sistema y sobrepasar las reglas impuestas por la oligarquía y que se basan en el elitismo, la exclusión y el consenso de los menos.

Las formas en que puede realizarse la huida hacia delante que significa combatir el sistema con sus propias reglas y sobrepasando sus programas son diversas. Salvador Allende lo intentó mediante la arquitectura de una gran coalición de izquierda, Chávez promoviendo la movilización de los excluidos y luego regresando para sumar a todas las fuerzas interesadas en realizar una revolución desde lo social y Evo Morales capitalizando las energías del movimiento social alternativo.

Los procesos políticos que tienen lugar en Sudamérica y otros países latinoamericanos, con sus enormes diferencias, tienen en común la intención de lograr la movilización popular a partir de la convicción de que el modelo económico que confiere el poder político a la oligarquía, escudada en las opciones neoliberales, está agotado.

En ese entendido se convoca a las masas para usar las elecciones como un camino viable y el gobierno como una herramienta para realizar los cambios a que tradicionalmente se ha opuesto. Ese mensaje puede no haber sido suficientemente claro en México.

Nadie puede criticar a una determinada fuerza política que asume un discurso reivindicativo de las aspiraciones populares por adoptar la moderación como táctica, incluso por tomar cierta distancia de corrientes o procesos que están a su izquierda o algunos pasos por delante. Lo que no puede ocurrir es que la moderación sea tanta que impida una referencia clara de los caminos y las metas.

Es obvio que para vencer electoralmente a la oligarquía es preciso derrotar al abstencionismo. Parte de los que en América Latina no acuden a votar, no lo hacen a partir de una decisión libérrima, muchos de ellos son precisamente los excluidos, los pobres a quienes las oligarquías han excluido del sistema político.

Excluidos son los que no saben leer y escribir, aquellos cuya escolarización no les permite comprender los mensajes políticos excesivamente cifrados y los que se desconciertan por las pugnas entre quienes debieran orientarlos.

En determinadas coyunturas, llamar al abstencionismo es privar al movimiento popular de una posibilidad para avanzar un pequeño trecho, no tanto en la modificación de las bases del sistema como en el empeño por sumar a esos excluidos.

Lo cierto es que en México la batalla política no ha terminado, sino que ha comenzado una nueva etapa. En los hechos y sea cual sea el resultado de las reclamaciones en curso, existe un empate que, de alguna manera significa una segunda oportunidad para todas las fuerzas políticas. Ningún país está mejor preparado que México para realizar una elección que trasciende las urnas.

http://www.insurgente.org/modules.php?name=Content&pa=showpage&pid=668


Matemáticos a la vanguardia de la lucha contra el fraude cibernético

Hoy, casi una semana después de los comicios, hay suficientes elementos de prueba, jurídicos y científicos, para demostrar que tanto en el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP), que empezó a fluir el domingo, como en los cómputos distritales que se iniciaron el miércoles, se pusieron en marcha algoritmos que modificaron las cifras relativas a los votos de López Obrador para favorecer a Felipe Calderón.

¿Qué es un algoritmo? Es una fórmula matemática aplicada a una base de datos para que éstos sean distribuidos de acuerdo con un criterio específico. Esta hizo posible que desde que comenzaron a entrar al sistema los resultados de las primeras secciones, el PREP modificara, en muy pequeñas dosis, los resultados de las actas oficiales que los ciudadanos pegaban fuera de las casillas. Abrumadoras evidencias de ello se encuentran en el portal de Víctor Hernández,
www.senderodelpeje.com , y en el del Plan de los 3 Puntos (ver).

La gente de inmediato habló de un "fraude hormiga", que la ayudó a entender la microscópica "ventaja" supuestamente obtenida "por" Calderón: robándose cinco votos en cada una de las 130 mil 500 casillas se lograba un botín de 652 mil votos, equivalente a más de un punto porcentual, esa primera diferencia que el FELIFE le atribuyó al panista. Pero mientras los de a pie entendíamos de tal modo la estafa del PREP, los matemáticos descubrieron que había casi 3 millones de votos perdidos, y que al menos 600 mil de éstos habían desaparecido en los estados en donde ganó López Obrador.

Sorprendido con las manos en la masa, el FELIFE [IFE] respondió que sí, que esos casi 3 millones estaban guardados en 11 mil actas impugnadas. ¿Por qué no lo dijo antes el presidentito Luis Carlos Ugalde?

El segundo fraude cibernético se verificó en los conteos distritales y tuvo como eje otro algoritmo, que ya no pescó por sorpresa a los matemáticos. Algunos de estos, pasadas las 18 horas del miércoles, predijeron con exactitud absoluta que la aparente "ventaja" de Andrés Manuel López Obrador se reduciría hasta que Calderón lo rebasara y le "ganara" por medio punto porcentual o 240 mil votos.

http://www.jornada.unam.mx/2006/07/08/004o1pol.php

**

Explicación de un matemático

Soy un ciudadano preocupado por la situación política que atraviesa nuestro país. Soy matemático egresado de la UNAM con 33 años de experiencia docente en la misma, y quisiera exponer el siguiente comentario que ojala sirva para normar criterios que ayuden a entender el comportamiento errático y tendencioso de los resultados que arroja el PREP:

El problema no son los datos de entrada; éste se encuentra en un algoritmo matemático que se activa ya sea con una clave o con el reloj de la misma computadora. Como carezco de los datos duros planteo lo siguiente: el algoritmo es del tipo 380,000 + votos a Calderón = AxX1 + BxX2 + CxX3 + DxX4, donde cada una de las A, B, C, D son parámetros que corresponden a los otros cuatro candidatos. Cada determinada cantidad de datos numéricos (intervalo) éste se ajusta para que mínimo siempre haya por lo menos uno por ciento favorable a Calderón. Esto explica el comportamiento asintótico favorable al candidato del PAN. Una ecuación similar se aplica a cada uno de los candidatos. Esto explica en parte el faltante aproximado de 3 millones de votos.

Desde mi punto de vista, no dudo que un algoritmo similar sea utilizado en el recuento de votos que comenzará mañana, por lo que espero sea tomada en cuenta esta observación, y recomiendo que el recuento de votos
se realice en computadoras donde no se haga uso del programa del PREP.

Gracias.

Matemático Luis Ramírez Flores

http://www.jornada.unam.mx/2006/07/05/correo.php

**

Reconocidos físico matemáticos de la UNAM descubrieron que 600 mil votos fueron borrados del PREP

De los 3 millones de votos que "desaparecieron" dentro del PREP (Programa de Resultados Electorales Preliminares), "598 mil fueron borrados en los estados donde ganó Andrés Manuel López Obrador", descubrieron ayer los investigadores universitarios Bolívar Huerta y Francisco Portillo.

Según el PREP, la votación para presidente de la República en todo el país acumuló un total de 38 millones 549 mil 351 votos, mientras la de senadores recibió 39 millones 148 mil 170, lo que "marca una diferencia de 598 mil 821 votos más para la legislativa". Y lo mismo ocurrió con la de diputados, que ascendió a 38 millones 942 mil 718, es decir, 393 mil más de los que se contaron para la presidencial.

Reconocidos físico matemáticos de la Universidad Nacional Autónoma de México
(UNAM), Huerta y Portillo señalaron que "las inconsistencias del PREP no tienen que ver con errores estadísticos, o sea de dedo o por descuidos humanos comprensibles; por el contrario, revelan que hay un sesgo, o sea una voluntad política para favorecer a un candidato y desfavorecer a otro".

Más información en:
http://www.jornada.unam.mx/2006/07/05/012n1pol.php

http://www.jornada.unam.mx/2006/07/07/017n1pol.php

**

El PREP perdió toda credibilidad: Carlos Hernández, investigador del Instituto de Matemáticas de la UNAM

El Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) "ya se murió" o perdió toda credibilidad después de haberse cometido el "error" de señalar inicialmente que contenía 98 por ciento de las actas cuando en realidad tenía 91 por ciento, afirmó el investigador Carlos Hernández, del Instituto de Matemáticas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El especialista, quien participó en el PREP de 2000 y de 2003, manifestó que los datos iniciales de dicho programa mostraron mal la información, además de que hubo muchas actas con inconsistencias.

Lo anterior, lo único "que hizo fue matar al PREP, porque la ciudadanía no va a creer en este programa. Se tiró por la borda y al perder tal credibilidad no sé qué harán en las elecciones intermedias", añadió.

El doctor Carlos Hernández subrayó que en los pasados ejercicios de 2000 y 2003 había un equipo del Centro de Investigación de Matemáticas de Guanajuato que estaba dedicado únicamente al PREP. Lo que contrasta con las actuales elecciones, en las que "la gente del Instituto Federal Electoral (IFE) quiso hacer todo: tener la apertura de las casillas, impugnaciones, cierres y, paralelamente, hacer el PREP".

De manera que el mismo equipo estuvo a cargo tanto de la jornada electoral como del PREP, lo que produjo que no se pudiera "atender bien" este programa. "Y lo peor fue lo de las casillas ocultas, que efectivamente redujo la diferencia" a 257 mil 532 votos.

El experto consideró que esta pequeña ventaja de 0.63 por ciento a favor de Felipe Calderón se ratificará ahora en el conteo distrital de votos. Esto, explicó, porque la aparente ventaja que tiene Andrés Manuel López Obrador -según el especialista- obedece "simplemente a que (las actas) entraron en otro orden". Es decir, primero accedieron las que dan superioridad a López Obrador.

Sin embargo, cuando ya está capturado la mitad del conteo, empezó a estabilizarse con una tendencia de decrecimiento del candidato de la coalición Por el Bien de Todos y de aumento para su contrincante, Felipe Calderón. Y la diferencia final será de un 0.7 o 0.6 por ciento a favor del aspirante del PAN, según pronosticó.

http://www.jornada.unam.mx/2006/07/06/018n3pol.php

Recibido por correo electrónico


Las 10 frases clave en el mitin de AMLO en el Zócalo
Fragmentos del discurso que ofreció la tarde de este sábado Andrés Manuel López Obrador durante su "asamblea informativa"

• Estas movilizaciones (contra los resultados de las elecciones del 2 de julio porque los considera fraudulentos) se llevarán a cabo haciendo uso de nuestras garantías individuales sin afectar derechos de terceros. No queremos afectar a los ciudadanos. No se trata de cerrar carreteras

• Es un movimiento pacífico y no vamos a caer en la provocación y hacerle el juego a nuestros adversarios

• Mantendré como siempre mis principios y mis convicciones, que es lo que estimo más importante en mi vida, no voy a traicionar al pueblo de México

• Esto va más allá de mi papel como dirigente, se trata de no permitir un retroceso democrático, si les permitimos que se impongan mediante el fraude, va a ser una regresión

• Molesta la actitud de Vicente Fox, que llega a la Presidencia gracias a los avances democráticos, y cuando está en el poder, se convierte en un traidor a la democracia

• El Instituto Federal Electoral, que debió actuar con imparcialidad se convirtió en un ariete del partido de la derecha y se entregó por entero a la simulación electoral

• Se han violado los principios rectores de certeza, legalidad, independencia, imparcialidad y objetividad, consagrados en el artículo 41 de la Constitución

• No se sostiene el argumento de que no hay tiempo o de que no hay forma de recontar los votos, sólo sostengo que más allá de argumentos técnicos o de fundamentaciones legaloides está la democracia y la estabilidad política del país

• El proceso electoral de conformidad con la ley, aún no ha terminado, y apenas va a comenzar la calificación de la elección, de modo que nadie puede proclamarse o llamarse siquiera presidente electo. Las felicitaciones de los presidentes del extranjero (a Felipe Calderón) son pura faramalla

• Estamos seguros de que a pesar de todas las prácticas antidemocráticas nosotros triunfamos el 2 de julio y lo hicimos con el voto libre, consciente de los ciudadanos, no entregamos materiales de construcción ni despensas, ni compramos los votos, ni hicimos acuerdos vergonzosos con los mismos caciques políticos de siempre, por eso vamos a defender nuestro triunfo

© Copyright El Universal-El Universal Online


MEXICO: PAISAJE DESPUES DE LA BATALLA
Por Jorge Gómez Barata

No es que los mexicanos descubrieran ahora la corrupción política de su país, es que regresan de la ilusión de haberla dejado atrás. El pasado prevalece sobre el presente y compromete el provenir. Lo anonadante no es la inmoralidad, sino sus dimensiones.

En las recientes elecciones, no se trató de las trampas de un individuo o un grupo para perjudicar a otros, sino de la prevaricación de las instituciones para burlar al pueblo. Según las evidencias, estamos en presencia de una conspiración institucional. El poder que la sociedad confirió a sus gobernantes, fue utilizado contra ella.

La resuelta movilización de los mexicanos contra el fraude, es una acción de defensa del sistema, una apelación dentro de las reglas que las elites harían bien en atender. La oligarquía debiera saber que el límite de lo que las masas pueden tolerar no se fija por aquello que han soportado en el pasado, sino por lo que no están dispuestas a admitir en el futuro.

Para bien y para mal, los tiempos cambian y la globalización funciona por diversos carrilles y si bien ningún país es inmune a las corrientes que cohesionan el sistema, tampoco lo son a las que lo disocian o a las que procuran mínimos de justicia social.

Mexico comparte fronteras con Estados Unidos, pero está muy lejos en términos de desarrollo económico y social. La sociedad norteamericana puede ser indiferente a la legalidad electoral porque los resultados no afectan su estilo de vida, cosa que no curre en América Latina, donde el voto se ha convertido en una herramienta para el cambio, a veces la única.

En la América Latina de hoy el capitalismo es indecentemente primitivo, ni siquiera es necesario confrontarlo para sumarse a las alternativas más avanzadas que, como punto de partida, aspiran a dejar atrás el insoportable poder de las oligarquías nativas, que afincan su dominio en el mantenimiento de escandalosos privilegios, la pobreza y la exclusión.

El contraste entre el inmovilismo de la política mexicana que en los últimos 13 años, después de la firma del Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos, no ha adelantado ni una sola iniciativa significativa, en Sudamérica tienen lugar dinámicos procesos que, aunque con luces y sombras, avanzan en la mismas áreas en las que México no hace más que retroceder.

Los mexicanos que con iguales problemas y esperanzas, quieren avanzar por su propios caminos, hacía sus soluciones, en lugar de ser aplaudidos y estimulados por hacerlo dentro de las reglas fijadas, tratan de ser paralizados, no por la política sino por la anti política.

Uno de los riesgos de la corrupción es que se torne endémica y pase a formar parte del ADN social. En ese caso, ocurre un desplome de las defensas que protegen a la sociedad frente a ella y el mal puede volverse incurable.

Por su enorme plasticidad y abundantes vasos comunicantes, la corrupción es un fenómeno social que se desplaza de unos campos a otros. Desde la economía invade la política y viceversa, se filtra hacía los agentes de ley, los institutos militares, la administración de justicia y los órganos electorales, incluso penetra en la cultura y la ideología.

Corrupción es también la perversión del pensamiento, la promoción de la vileza, una enfermedad letal que atenta contra la convivencia social y es enemiga de la democracia. De todas las expresiones de la corrupción, ninguna es tan grave como los abusos de poder que, mediante el control de las instituciones es capaz de prevalecer sobre la voluntad ciudadana.

Al protestar y reclamar, los mexicanos no defienden sólo a un partido ni a un líder, sino la estabilidad y la tranquilidad de su país, la gobernabilidad y las alternativas de progreso. Tal vez ya se combate en la última línea de defensa del sistema. Detrás, puede estar el caos.

Recibido por correo electrónico




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938