..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.133, Viernes, 21 de julio del 2006

Libro de visitas

 

Bush, entre la famila y el deber
Por Pedro Campos Santos

Viejos vínculos entre la familia Bush, los nazis, la mafia, el narcotráfico y los terroristas cubano-americanos

La extrema derecha norteamericana actualmente en el poder- tradicionalrespaldo de los grupos extremistas cubanos del exilio- con su inactividad y desconcierto ante el episodio Posada Carriles, se hunde cada día más enla flagrante contradicciónque encierran su políticainternacional antiterrorista- con la cual justifica la guerra en Irak por el control del petróleo- y su falta de actuación contra estos reconocidos terroristas internacionales.

Más que una política de doble rasero, sobre terroristas buenos y terroristas malos, se está evidenciando la existencia de un inconfesable chantaje de incalculables proporciones. La inoperancia de todo el aparato creado por la Administración Bush al costo de 30 mil millones de dólares, ha puesto al descubierto el contubernio entre la familia imperial Bush con la banda anticubana de terroristas.

Estos grupos de origen cubano, son aquellos mismos entrenados por la CIA durante la década del 60 para participar en la invasión de Girón, la Operación Mangosta, en el respaldo a los grupos de alzados, el asesinato de los líderes de la Revolución, la realización de sabotajes de todo tipo contra la economía cubana y en la proclamada Guerra por los caminos del mundo, que incluía secuestros y asesinatos de diplomáticos y funcionarios cubanos, y más tarde, sabotajes directos a las instalaciones turísticas cubanas.

Aquellos segmentos entrenados por la CIA para matar, están integrados por las mismas personas que actuaron de plomeros en Watergate, participaron en la captura y asesinato de El Che en Bolivia, asesinaron al canciller chileno Orlando Letelier, contrabandearon armas y drogas para los Contras en Nicaragua bajo las ordenes del Tte. Coronel Oliver North y provocaron el fraude electoral de La Florida que dio a Bush hijo su primer mandato. Verdaderos terroristas internacionales al servicio de las peores causas, bajo la siempre misma égida del Directorio de Operaciones Especiales de la Agencia Central de Inteligencia, que 40 años después parece seguir controlado por las mismas fuerzas tenebrosas de entonces.

No es difícil encontrar el hilo conductor: George Bush padre (1924) quien, antes de ser Presidente, había sido vice Presidente en los gobiernos de Reagan, Director de la CIA(1976) en el gobierno de Gerald Ford, en la misma época en que se produce la voladura en el aire del Avión de Cubana de Aviación. Antes, Bush padre, había sido Jefe en distintos niveles de diferentes instituciones en los Servicios Especiales en varios gobiernos desde finales de la Segunda Guerra Mundial, durante la cual fue piloto de aviones de "transporte".

Así, en el último lustro de los años 40, cuando George Bush ya era dueño de la Zapata Oil en Texas, lo encontramos al frente del aparato antinarcóticos en el Sur de La Florida, en los momentos en que una red de narcotraficantes que operaba desde El Líbano a través de Cuba, enviaba su carga mortal hacia EUA, precisamente por el área floridana.

En el libro La CIA, la Mafia y George Bush, Pete Brewton denunció las conexiones del banquero Walter Mischer -uno de los mayores terratenientes de Texas- con la mafia y puso en evidencia el trágico caso de Darlene Novinger, una ex-agente del FBI que investigaba grandes flujos de narcotráfico a través de La Florida. Novinger denunció haber comprobado la relación de los narcotraficantes de la Falange Libanesa con George Bush en el mismo período en el cual éste desempeñaba el cargo de jefe de la lucha contra el narcotráfico en ese estado sureño.

También por aquellos tiempos se desarrollaba la Operación Amadeus, por medio de la cual, muchos oficiales nazis fueron trasladados desde Alemania a Sudamérica. Albert Carone, uno de los “correos” más activos de esta red, y Coronel de la inteligencia militar, luego de expresar cierto descontento, murió por "toxicidad química de etiología desconocida" según su hija, quien asegura tener pruebas contra el “cerebro” de la Operación Amadeus.

El complejo financiero Arriman vinculado con Prescott Bush, padre de Bush y abuelo del actual Presidente, había puesto en marcha un vasto dispositivo logístico en la segunda Guerra Mundial para facilitar el tráfico de armas y explosivos, remitidos hacia la Alemania de Hitler, en gran parte a través de la naviera nazi I G. Farben, la cual operaba desde Cuba. Asegura Hans G. Behr en su libro La droga, potencia mundial, que el principal negocio de la I G. Farben sería vender heroína a la Cosa Nostra americana.

De acuerdo con las declaraciones hechas ante un Comité del Senado por Mike Ruppert, ex detective de la sección de narcóticos de la policía de Los Ángeles, la CIA integró a los nazis en un gigantesco aparato de terror estatal a lo largo de toda Sudamérica, imbricada con el tráfico de drogas a gran escala, con la colaboración de la mafia, y el blanqueo de dinero en bancos de las Bahamas y en otros paraísos fiscales.

Según Ruppert , “Amadeus” no es otro que George Bush (padre) quien, encargado de la lucha contra el narcotráfico en el Sur de La Florida, en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, en verdad encubría el tráfico de nazis y estupefacientes desde Europa hacia EUA a través de Cuba, montado sobre la misma red que sirvió al consorcio Harriman para contrabandear armas hacia la Alemania fascista por medio de la compañía naviera nazi I. G. Farben. Esta firma, a su vez, operaba una importante industria “farmacéutica” que explotaba mano de obra en los campos de concentración nazis.

Sorprende la extraordinaria similitud de la Operación Amadeus con el affaire Irán-Contras 35 años después, cuando Bush era el vice Presidente de Estados Unidos.

Investigadores han coincidido en señalar que el asesinato del presidente John F. Kennedy, ocurrido el 22 de noviembre de 1963 en Dallas, Texas, fue llevado a cabo por criminales al servicio de la mafia. Lo bien conocido es que Kennedy se disponía a realizar su campaña para la reelección, basada en una nueva era de paz, convivencia con los soviéticos, y anunciaba una batida antimafia colosal. Todo ello iba directamente en contra de los intereses políticos, históricos y económicos que representaba el conglomerado financiero alimentado por la Alemania Nazi, el narcotráfico y la mafia internacionales, que ha tenido en la familia Bush y en los estados de Texas y La Florida sus principales puntos de apoyo en Estados Unidos.

Más claro ni el agua. Hay una evidente relación entre la familia Bush, el fascismo, el narcotráfico, la mafia y los contrarrevolucionarios cubanos, que durante muchos años han actuado de conjunto y en contubernio. Los detalles de esta conexión, pueden serla clave del chantaje a que tiene sometido al gobierno de George Bush hijo, el terrorista Posada Carriles.

Si el actual ocupante de la Casa Blanca actúa justa y legalmente contra Posada, corre el riesgo de sufrir un escándalo que pudiera conducir a los Bush a una debacle del tipo Watergate, a manos de sus propios protegidos pues es evidente que algo les sabe Posada.

Según el periodista holandés Wim Dankbaar, investigador del asesinato de Kennedy, uno de los tres detenidos por la Policía de Dallas en el momento del magnicidio, le aseguró que Luis Posada Carriles se encontraba en Dallas en ese momento. Por ello, estima el holandés, al parecer Posada posee información muy comprometedora para el gobierno norteamericano sobre el magnicidio. Tampoco parece una simple casualidad histórica que Kennedy fuera asesinado precisamente en Texas, estado que la familia Bush ha manejado como su propiedad privada durante casi una centuria.

Si el gobierno de Bush acepta el chantaje y no actúa en buena ley, corre igual riesgo de escándalo, pero a mano de la sociedad civil norteamericana y sus contrincantes demócratas, hastiados ya de tanta degradación instalada en la Casa Blanca. El dilema para el presidente Bush es bien difícil. Tendrá que escoger entre dos lealtades y a la vez dos traiciones: la familia o el deber. Tendrán sus asesores que ayudarlo a escoger el mal menor.

El caso Posada Carriles ha llegado a Washington cuando se ha hecho evidente que la política antiterrorista de Bush, ha generado más muertes y terrorismo cada año que pasa y que la seguridad internacional y la de los propios Estados Unidos, es inversamente proporcional a su aplicación.

Ocurre también, cuando aumenta el descontento en la opinión pública por las acusaciones de tortura a los prisioneros y en relación con las medidas de control interno y espionaje a los mismos ciudadanos estadounidenses.

Tiene lugar, en tiempos difíciles para la economía norteamericana que enfrenta su más grave déficit presupuestario, consecuencia de la guerra, el cual la extrema derecha pretende resolver recortando aún más las prestaciones sociales que benefician a los pobres y grupos sociales menos favorecidos.

Poco a poco se va abriendo paso la verdad en Estados Unidos y ya se conocen bien las coincidencias históricas entre los dos vínculos: el de Bin Laden con la CIA y la familia Bush, y los de Posada Carriles y sus acólitos con los mismos patrocinadores. Dos cuervos que ahora les están sacando los ojos. De estas relaciones y sus tratos ya se está ocupando el pueblo norteamericano, ante el cual tendrán que rendir cuenta los que fundaron el terrorismo internacional.

Quedan pocas opciones al presidente Bush: persiste en mantener oculta toda esta historia, o pone en evidencia a todo su árbol genealógico, exponiéndose en ambos casos al inexorable veredicto de la historia.

*Pedro Campos Santos. Lic. en Historia. Ex funcionario del Servicio Exterior Cubano.

Fuentes:

- Bush: The unauthorized biography, de Webster G. Tarpley y Anton Chatkin. Tomado de la Red Voltaire.

- IAR-Noticias/ Bush padre ¿presidente en las sombras de EEUU?. Red Voltaire.

- Hitler, el abuelo de Bush y el origen de una gran fortuna - Por Giselle Dexter. Tomado de la Red Votaire.

- George W. Bush y su patriotismo farsante.Agencia de Noticias Nueva Colombia. Miembro asociado en FELAP, Federación Latinoamericana de Periodistas. Tomado de redaccion@anncol.com




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938