..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.133, Viernes, 21 de julio del 2006

Libro de visitas

 

EN OCASIÓN DEL 120 ANIVERSARIO DE LA LIBERTAD RELIGIOSA EN CUBA Y PUERTO RICO 1886 – 2006
por pablo odén marichal rodríguez [1]

Un importante documento que da al traste con el supuesto de “censura religiosa” en Cuba:

1- constituciones

1.1 Algunas de España

1.1.1 Constitución Española de 1845

“Art. 11. La Religión de la Nación española es la Católica, Apostólica, Romana. El Estado se obliga a mantener el culto y sus ministros. [2]

1.1.2 Constitución Española de 1869

La Constitución española promulgada en junio de 1869 representó la victoria del modelo democrático: el reconocimiento del sufragio universal para los varones mayores de 25 años, la libertad de cultos y la aseguración de los derechos de reunión y asociación acercaron a España por vez primera a los límites de la revolución liberal burguesa. A continuación, se reproduce su Título III, dedicado al poder legislativo.” [3]

1.1.3 Constitución Española de 1876

“Artículo 11. La religión católica, apostólica, romana, es la del Estado. La Nación se obliga a mantener el culto  y sus ministros”.

1.1.4 Constitución Española de 1931

Art. 27. La libertad de conciencia y el derecho de profesar y practicar libremente cualquier religión quedan garantizados en el territorio español, salvo el respeto debido a las exigencias de la moral pública.” [4]

1.2 constituciones de Cuba y otros [5]

1.2.1 Constitución de Guáimaro (1869)

“Artículo 28. La Cámara no podrá atacar las libertades de culto, imprenta, reunión pacífica, enseñanza y petición, ni derecho alguno inalienable del pueblo”.

1.2.2 Constitución de la Yaya (1896)

“Artículo 6. Los cubanos y los extranjeros serán protegidos en sus creencias religiosas y en la práctica de sus respectivos cultos, siempre que éstos no se opongan a la moral pública”.

1.2.3 Constitución Provisional de Santiago de Cuba entre España y los Estados Unidos de América (1898)

“Artículo X. Los habitantes de los territorios cuya soberanía España renuncia o cede, tendrán asegurado el libre ejercicio de su religión”.

1.2.4 Tratado de Paz (1898)

“Artículo 2. Todos los hombres tienen el derecho natural de adorar a Dios Todopoderoso de acuerdo con los dictados de su propia conciencia. Ninguna persona podrá ser ofendida, molestada o impedida en el ejercicio de sus creencias religiosas, si a su vez no perturbare molestare a otros en su culto religioso. Todas las iglesias cristianas serán protegidas y ninguna oprimida, y ninguna persona por motivo de sus opiniones religiosas podrá ser excluida de ningún cargo de honor, confianza o utilidad”.

1.2.5 Primera Constitución Republicana (1901)

“Artículo 26. Es libre la profesión de todas las religiones, así como el ejercicio de todos los cultos, sin otra limitación que el respeto a la moral cristiana y al orden público. La Iglesia estará separada del Estado, el cual no podrá subvencionar en caso alguno ningún culto”.

1.2.6 Constitución de 1928

“Artículo 26. Es libre la profesión de todas las religiones, así como el ejercicio de todos los cultos, sin otra limitación que el respeto a la moral cristiana y al orden público. La Iglesia estará separada del Estado, el cual no podrá subvencionar en caso alguno ningún culto”.

1.2.7 Constitución de 1940

“Artículo 26. Es libre la profesión de todas las religiones, así como el ejercicio de todos los cultos, sin otra limitación que el respeto a la moral cristiana y al orden público. La Iglesia estará separada del Estado, el cual no podrá subvencionar en caso alguno ningún culto”.

1.2.8 Constitución de la República de Cuba (24 de febrero de 1976)

“Artículo 54. El Estado socialista. Que basa su actividad y educa al pueblo en la concepción científica materialista del universo, reconoce y garantiza la libertad de conciencia, el derecho de cada uno a profesar cualquier creencia religiosa y a practicar, dentro del respeto a la ley, el culto de su preferencia.

“La ley regula las actividades de las instituciones religiosas.

“Es ilegal y punible oponer la fe o la creencia religiosa a la Revolución, a la educación o al cumplimiento de los deberes de trabajar, defender la patria con las armas, reverenciar sus símbolos y los demás deberes establecidos por la Constitución”.

***

Después de la publicación del anterior artículo, 1983, la Constitución fue enmendada en 1992, de la cual tomamos lo siguiente:

1.2.9 Constitución de la República de Cuba (enmendada en 1992)

“Artículo 55. El Estado, que reconoce, respeta y garantiza la libertad de conciencia y religión, reconoce, respeta y garantiza a la vez la libertad de cada ciudadano de cambiar de creencias religiosas o no tener ninguna, y a profesar, dentro del respeto a la ley, el culto religioso de su preferencia.

“La ley regula las relaciones del Estado con las instituciones religiosas”.

2- Revista episcopal “Spirit of Missions” [6]

En 1871 el obispo de la diócesis de Minnesota, Excmo. Henry Benjamín Whipple, intentaba embarcar desde Nueva York para Haití, a una visita de inspección a la diócesis de ese país, por encargo de la Junta de Misiones de la Iglesia Episcopal norteamericana. (Des)afortunadamente, el barco para Haití salió antes de la fecha  prevista y no pudo embarcar como lo planeado. Pero la Junta le aconsejó que viajara a La Habana, y de ahí a Haití, cosa que no fue posible, y el obispo Whipple, sin proponérselo, visita La Habana y hace varios contactos que culminarían con el envío de un segundo misionero a Cuba, el Rvdo. Edward Kenney. [7]

De todas maneras, una vez en La Habana el obispo Whipple, pidió permiso al cónsul de los Estados Unidos para celebrar servicios religiosos en el edificio del consulado en La Habana. El cónsul entendió que no era aconsejable hacerlo sin la autorización del Capitán General de la Isla de Cuba, a lo que el obispo Whipple respondió que:

“Ciertamente no; he estado en España, y sé que la Constitución española [8] permite a los extranjeros domiciliados en España, o en sus colonias, adorar a Dios de acuerdo con sus formas acostumbradas de fe”.

3- Artículo “Importante decreto por el que se extendió a Cuba la Tolerancia religiosa [9]

“En respuesta a la apelación que le hiciera el reverendo Pedro Duarte Domínguez –clérigo episcopal que en aquel tiempo era el único clérigo no romano en Cuba y al que se había arrestado por razón de sus ministraciones religiosas– el rey de España dispuso, en 1886, que, “en el caso de las reuniones del titulado Misionero cristiano, Don Pedro Duarte, así como en cualquier otro caso análogo… las autoridades de las dichas Islas actúen de conformidad con… la Real orden circular de Octubre de 1876… [10]

“La sección resolutiva de la Orden cuyos beneficios se extendieron asía Cuba y Puerto Rico –después de una extensa explicación de los propósitos del Gobierno español– dice como sigue:

“1ª Queda prohibida desde esta fecha toda manifestación pública de los cultos o sectas disidentes de la Religión católica, fuera del recinto del templo o del cementerio de las mismas.

“2ª Para los efectos de la regla anteriores entenderá manifestación pública todo acto ejecutado sobre la vía pública, o en los muros exteriores del templo y del cementerio, que dé a conocer las ceremonias, ritos, usos y costumbres del culto disidente, ya sea por medio, ya sea por medio de procesiones o de letreros, banderas, emblemas, anuncios y carteles.

“5ª Las reuniones que se celebren dentro de los templos y de los cementerios, así disidentes como católicos, gozarán de la inviolabilidad constitucional, siempre que en ellas no se contravenga expresamente a las ordenanzas y reglamentos de policía, o no se cometa alguno de las delitos comprendidos y castigados por el Código penal.

“6ª Las escuelas y establecimientos de enseñanza, sin distinción de cultos, continuarán sujetos a la constante inspección e intervención del Gobierno, con arreglo a los preceptos que contiene el decreto de 29 de Julio de 1874.

“7ª Las reuniones que se celebren fuera del templo y de los demás lugares y establecimientos autorizados al efecto por disposición especial, seguirán sometidas a la Real orden de 7 de Febrero de 1875; y si para convocarlas o celebrarlas no se solicita y obtiene el permiso previo y por escrito de la autoridad, podrán ser disueltas como ilícitas en el acto por el Gobernador, Subgobernador o Alcalde, respectivamente, quienes entregarán a los que las convoquen o presidan a disposición de los tribunales de justicia.”

4- Fragmento de “Un bosquejo de la historia de la Iglesia [11]

“De los obstáculos, el mayor de ellos se manifestó en la oposición que le hicieron las autoridades oficiales a su programa de evangelización, acusándolo de estar quebrantando las leyes religiosas de la Colonia al enseñar una religión que no era la oficial. El Rvdo. Duarte fue entonces encarcelado, y desde la prisión apeló al Gobierno de Madrid. El resultado de la apelación fue la extensión a la Isla de Cuba y Puerto Rico de la libertad religiosa que concedía el decreto real de octubre 23 de 1876. [12] La libertad religiosa de que gozamos hoy día hubiera venido de todos modos, pero al Rvdo. Pedro Duarte, como clérigo que fue de la Iglesia Episcopal, le corresponde el honor de haber obtenido para Cuba la más importante de todas las libertades –la libertad de conciencia, que es el primer paso en el espinoso camino que conduce a las demás libertades sin las cuales no puede haber naciones libres ni civilizadas.”

5- Fragmento de “Pedro Duarte: patria y evangelio” [13]

“Según la ley de 29 de abril de 1855, ratificada por la de 2 de abril de 1883, y garantizado (sic) por el artículo 11 de la Constitución española, ‘en todas las poblaciones en que fuere necesario, se permitirá construir cementerios para el uso de los que no están dentro de la iglesia romana.

“Mas la legislación y la práctica eran cuestiones diferentes. En ocasiones los sacerdotes católicos llegaban a oponer dificultades e inconvenientes incluso a la hora de expedir certificados de defunción a los protestantes. Duarte decidió resolver definitivamente el problema. Primero se dio a la tarea de agenciar entre los correligionarios los fondos suficientes. Con ellos adquirió los terrenos necesarios. Estaban situados al suroeste de la ciudad, a unos tres kilómetros del centro, aproximadamente en la zona en que hoy se halla enclavado el Instituto Preuniversitario de Ciencias Exactas, Carlos Marx.

… … … … … … … … … … … … … … … … … … … … … …

“Elevado inmediatamente a la Junta de Sanidad de la ciudad, ésta aprobó el proyecto, con pequeñas sugerencias de mejoramiento y funcionamiento. Todos los pormenores se ajustaban a lo establecido en la Real Orden de 28 de abril de 1886.” [14]

Enviado por su autor

Se insertan algunas imágenes tomadas recientemente en La Habana Vieja, demostrativas también de la práctica de diferentes cultos en Cuba. N. del E.:




[1] Honorable Canónigo Pablo Odén Marichal Rodríguez, MTh: Rector de la parroquia episcopal de Fieles a Jesús, Matanzas, Cuba; Director del Centro de Estudios del Consejo de Iglesias de Cuba; profesor del Seminario Evangélico de Teología; y Diputado al Parlamento Cubano (ANPP).

[2] Encarta ® 2006. 1993-2005 Microsoft Corporation. Artículo Constituciones españolas.

[3] Ibídem.

[4] Ibídem.

[5] Cuba Teológica, Revista Semestral – Año 2 – Número 1 y 2,  Enero-Diciembre de 1983. Pablo Odén Marichal: Artículo Testimonio: una experiencia cubana, pp. 101-103.

[6]   Spirit of Missions, Philadelphia, July 1899, p. 340.

[7] Anteriormente, en 1868, había llegado a La Habana y alquilado un local en esta ciudad para celebrar cultos, el Rvdo. Milo Mahan, pero, detectado por las autoridades españolas, ordenaron su salida de la Isla.

[8]   Se refiere a la Constitución de 1869.  Ver epígrafe 1.1.2 Constitución Española de 1869 en este artículo.

[9]   Heraldo Episcopal, Revista mensual –Año 1971 – Edición única. González Martínez, J.A.: Artículo Importante decreto por el que se extendió a Cuba la Tolerancia religiosa, p. 12.

[10]   Vigente en Filipinas desde esa fecha. (Nota de O.M.)

[11] Heraldo Episcopal, Revista mensual – Época IV – Número 58,  Febrero de 1954. Blankingship, H. A. y Romualdo González Agüero: Artículo Un bosquejo de la historia de la Iglesia, p. 9.

[12] Que ya estaba en vigor en Filipinas.

[13]   Ruiz, R. y José O. Garrido Catalá: Pedro Duarte: patria y evangelio – CEHILA-Cuba – La Habana 1997.

[14] Esta es la fecha de la Real Orden por la que se extendió a Cuba y Puerto Rico la del 23 de octubre de 1876


© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Tel*fonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938