..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.133, Viernes, 21 de julio del 2006

Libro de visitas

 

Entrevista a Graciela Ramírez
Por Deisy Francis Mexidor

"Luchar por la libertad de los Cinco y la defensa de la Revolución Cubana, es luchar por nuestra propia libertad"

Graciela, una de nuestras más recientes colaboradoras y amigas, ha sido entrevistada por Granma, diario insignia de nuestro país:

Afirma en diálogo con Granma Graciela Ramírez Cruz, coordinadora del Comité Internacional Justicia y Libertad a los Cinco. Sus reflexiones acerca de cómo se articula hoy el movimiento de solidaridad con esta causa y la necesidad de romper el muro de silencio de los medios dentro de Estados Unidos

Graciela Ramírez Cruz es una mujer interminable. Así de sencillo podría definirse. Decidió hace ya más de 10 años echar su suerte junto al pueblo cubano, aunque la defensa de este suelo le viene desde mucho antes. Es una mujer de sueños realizables, de una sensibilidad exquisita y poseedora de un cúmulo de valores humanos que la hacen merecedora del cariño y el respeto de cuantos la conocen.

Nunca deja proyectos inconclusos y cuando decide participar en uno llega hasta el final "aunque en ello nos vaya la vida", confiesa, y nótese cómo prefiere hablar a nombre colectivo.

Es como las hormigas en su eterna laboriosidad. Con una hermosa historia personal, marcada por luchas, perdida de seres queridos y dolores, nunca ha abandonado el optimismo ni la sonrisa.

Hija de la tierra del Che y de Antonio Machado es la coordinadora del Comité Internacional Justicia y Libertad a los Cinco, creado en La Habana en mayo de 2002, y que agrupa a profesionales extranjeros de diversas nacionalidades residentes en la Isla, interesados en difundir la verdad sobre este bochornoso proceso judicial seguido contra cinco hombres "que son un símbolo de luz", afirma.

¿Puede usted hacer una caracterización de cómo se aprecia el movimiento de solidaridad internacional con los Cinco en estos momentos?

Hay que recordar que cuando comenzaron los primeros comités eran muy poquitos en el mundo, pero se ha dado un salto realmente importante.

En diciembre de 2005 existen cerca de 300 comités, diseminados a su vez en 84 países, con una fuerte presencia en América Latina, Europa y Estados Unidos. Existen comités en África, Asia y Oceanía. Es decir, en los cinco continentes hay grupos que trabajan por la libertad de los Cinco.

Esta actitud asumida por los amigos de Cuba que se sensibilizan con la causa de los Cinco, es también un respaldo a la causa de esta Isla, porque luchar por la libertad de los Cinco es exigir el respeto a Cuba, el respeto a que como nación soberana pueda defenderse del terrorismo. Y este crecimiento no ha sido fácil, no ha sido exento de complicaciones, porque se ha producido en medio de grandes dificultades: la campaña desatada contra este país desde la Unión Europea, la falta de información en los medios de comunicación masiva de EEUU, los graves problemas que ha enfrentado la humanidad desde el 2002 a esta fecha, la guerra terrible y genocida contra Iraq, el acoso constante al pueblo palestino, el intento por socavar los logros del proceso bolivariano de Venezuela, el recorte de las libertades civiles en EE.UU., el recrudecimiento del bloqueo contra Cuba y el intento desesperado de la administración Bush por destruirla.

Todos estos problemas, sumamente graves, centran la atención de los grupos, personas e intelectuales del mundo.

Más allá de ellos o mejor dicho junto a ellos, la necesidad de poner fin a la injusta situación que padecen los Cinco Patriotas cubanos ha sido comprendida por la inmensa mayoría, la gente ha respondido al llamado del pueblo cubano.

Durante estos años hemos realizado todo tipo de acciones de denuncia y solidaridad. La creatividad de nuestros amigos se ha puesto de manifiesto de las formas más diversas en todas las manifestaciones culturales: poemas, canciones, obras de teatro como El Coloquio, de la española Belén Gopegui, documentales como el de la irlandesa Bernie Dwyer, cuentos de navidad como el de la francesa Annie Arroyo, pinturas enternecedoras como las de Paco Bernal y Concha Medina, ambos españoles. Libros publicados como el del francés Salim Lamrani y hasta una "Cantata por los Cinco" de Silvano Aunar del Sur de Argentina.

Las páginas web creadas para reflejar la situación de los Cinco se multiplican, quienes no pueden crear una web informan a través de boletines que llegan a miles de personas en el mundo. Algo sumamente importante es la preocupación que el caso ha despertado en parlamentarios de Europa y América Latina, destacándose Inglaterra, Alemania, España, Italia, Argentina, Venezuela, Bolivia, Grecia, Turquía. Lo mismo en las asociaciones de abogados y juristas de diversas latitudes, desde el Gremio Nacional de Abogados de EE.UU., la Asociación Americana de Juristas y la Asociación de Juristas Demócratas.

Una infinidad de juristas y abogados han denunciado la farsa del juicio celebrado en Miami y las violaciones a sus familias, Ramsey Clark, ex Fiscal General de EEUU entre ellos. Diez Premios Nóbel, junto a intelectuales y artistas han exigido al Fiscal General de Estados Unidos la libertad de los Cinco. Pocas veces una causa ha congregado tantas voces solidarias.

Han sido postulados al Nobel de la Paz y acaban de recibir el Premio Internacional Benito Juárez.

¿Cuál es, en su criterio, la particularidad de este caso en cuanto a la solidaridad?

La particularidad de este caso radica justamente en la solidaridad que despierta en aquellos que tienen la oportunidad de acercarse y conocerlo en toda su dimensión.

Esta solidaridad se da en un contexto sumamente adverso en medio de una censura feroz impuesta por Estados Unidos para ocultar el caso ante el pueblo norteamericano. La verdad, ha tenido que emitirse persona a persona, puerta a puerta, de la manera rudimentaria que cada uno pudiera, llegando al extremo de tener que sufragar un anuncio pagado en la gran prensa de EE.UU. Pero por primera vez en ocho años se ha hablado del caso mediante un artículo publicado en The Washington Post.

Este es un caso escandaloso de violación a la ley norteamericana, los derechos de estas personas, el Derecho Internacional y el Derecho de Familia, afecta hasta los derechos del niño, como en el caso de la pequeña Ivette González Salanueva.

El escándalo mayor es que los Cinco cumplirán el 12 de septiembre ocho años de durísima prisión por luchar contra el terrorismo en el país que se dice líder de la lucha contra este flagelo y que ha puesto en vilo la paz mundial con la excusa de combatirlo.

No hay cinismo más grande que decir que se lucha contra el terrorismo y a la vez mantener prisioneros en cárceles de máxima seguridad a estas personas.

Recuerdo que el poeta Rafael Alberti nos decía en España en el año 93:

"No se puede hablar de Derechos Humanos mientras persista el bloqueo genocida contra Cuba".

Hoy podemos afirmar: "No admitimos que EE.UU hable de lucha contra el terrorismo mientras René, Ramón, Gerardo, Fernando y Antonio continúan presos y se fragua la impunidad de terroristas confesos como Posada Carriles y sus bandas de criminales".

¿Cómo aceptar que EEUU siga enviando jóvenes como Cassey Sheehan a morir en nombre de esa lucha? Nosotros y cada día más madres norteamericanas como Cindy, sabemos muy bien que no existe tal guerra contra el terrorismo, sino una guerra de rapiña por apoderarse de los recursos naturales de nuestros países. Es algo francamente obsceno, más si se tiene en cuenta que se ha puesto en juego la paz mundial. Todo esto queda evidenciado cada vez que se menciona el caso de los Cinco y el derecho de Cuba a defenderse y vivir en paz.

Los comités en el mundo están haciendo una labor de denuncia realmente importante, explicar el caso es adentrarse en la historia de Cuba y larga lista de agresiones que esta pequeña isla sitiada y bloqueada ha vivido desde hace cuatro décadas. Es como si este caso nos diera la oportunidad de poner al desnudo la política de hostilidad y agresividad de Estados Unidos hacia Cuba desde el mismo momento en que se declaró el carácter socialista de la revolución cubana.

Algo tan maravilloso para el bien de las personas, que es motivo de respeto y admiración en el mundo, como el reparto equitativo de la riqueza, el derecho a la salud, la educación y la cultura se ha convertido a lo largo de estos 47 años en el blanco de todas las agresiones imaginables.

Otro concepto que se desbarata con el caso de los cinco es el supuesto respeto a la libertad, la democracia y los derechos humanos que esgrime EE.UU. para situarse como gendarme mundial, certificador de lo bueno y lo malo.

El intento por destruir los logros de la Revolución cubana a lo largo de todos estos años lo demuestra claramente. El último paquete de medidas impulsado por Bush en días pasados asignando millones de dólares a quienes pretenden retrotraer a Cuba a la colonia que fue, es otra prueba de la falta de respeto a la decisión de todo un pueblo que desde hace años decidió caminar libre y soberano.

Durante estos años se han efectuado centenares de acciones de denuncia y solidaridad. Suman más de 100 000 las firmas exigiendo a Bush la libertad de los Cinco. Miles de ellas siguen enviándose al Fiscal General de EEUU, ha crecido el reclamo para que organismos internacionales como la Comisión de Derechos Humanos de Ginebra intervenga en este caso.

Acciones importantes dirigidas al Congreso estadounidense están llevándose a cabo en estos momentos por parlamentarios de Alemania, donde 12 de ellos se han dirigido recientemente a sus pares norteamericanos para que exijan al gobierno la libertad inmediata de los Cinco.

Todos los días nos llega información de distintas acciones realizadas en todo el mundo. Para nosotros no hay acción pequeña o grande, todas son importantes, todas entrañan un enorme respeto y un gran amor hacia ellos. Lamentablemente, muchas de esas actividades a veces se ignoran, pues no todos tienen los medios para darlas a conocer.

El movimiento de solidaridad se encuentra en un momento de auge y maduración, incluso en lo que significa la concepción de estos cinco intelectuales cubanos encarcelados en Estados Unidos, de lo que representan para cada persona solidaria del mundo, de lo que encarnan ellos para el pueblo cubano y lo que constituye en ese sentido exigir la libertad de los Cinco.

El 2005 nos trajo dos grandes satisfacciones: en mayo 27, el pronunciamiento del grupo de detenciones arbitrarias de la ONU que exige al gobierno de EE.UU. poner fin a esta situación. El 9 de agosto el fallo de los tres jueces de la Corte de Apelaciones de Atlanta que por unanimidad revocó las condenas y ordenó un nuevo juicio en otra sede.

¿Qué faltaría en su opinión independientemente de este crecimiento y esos logros?

Hay algunos aspectos en los que se pudiera trabajar mejor: Incentivar la denuncia sobre las violaciones al derecho de visita familiar. Algo sumamente grave, que pocas veces hemos presenciado en prisioneros políticos y que se ejerce con total impunidad hacia las esposas y niños de los Cinco. Los casos de René y Gerardo son altamente preocupantes. Deben denunciarse con mayor contundencia y hacer conocer la sostenida violación a la que son sometidos tanto ellos como sus familias.

También, mejorar la presencia de los grupos que trabajan por los Cinco en los Foros y Encuentros Internacionales, incentivar todo tipo de creación cultural alrededor de esta causa, coordinar una reunión internacional para poder intercambiar experiencias, elaborar una estrategia de trabajo común, conocernos, abrazarnos y ver quiénes son los que en el planeta están defendiendo a los Cinco patriotas cubanos.

Además, extender el reclamo por la libertad de los Cinco a todos los sectores sociales en cada país, partiendo de la base que para estar de acuerdo en exigir su libertad solo es necesario ser una persona honesta y oponerse a toda forma de terrorismo y utilizar mejor las herramientas comunicacionales, especialmente radios y TV para difundir la verdad.

El 2006 nos brinda la posibilidad de poder solidificar todo lo que ya se ha construido e intentar avanzar un pasito más en la organización de estos comités y en el conocimiento para mejorar nuestra labor por los Cinco, este es un movimiento extraordinario que hay que aprovechar en sus potencialidades. Es un movimiento que crece, pese al silencio de los medios masivos de comunicación en el mundo.

Estamos enviando un llamado a realizar acciones en todo el mundo del 12 de septiembre al 6 de octubre. Nos parece sumamente importante alzar la voz en estas fechas por el significado que conllevan:

El 12 de septiembre se cumplirán ocho años de injusta cárcel y un año y tres días del virtual secuestro en que se encuentran los Cinco luego del fallo de Atlanta.

El 21 de septiembre se cumplen 30 años del brutal asesinato del diplomático chileno Orlando Letelier y su secretaria norteamericana Ronny Mofitt a manos de los grupos terroristas de Miami.

El 6 de octubre se cumplen 30 años del estallido del avión de Cubana de Aviación en pleno vuelo, en Barbados. Crimen impune que tronchó la vida de 73 personas incluida una mujer embarazada, por el cual exigimos la extradición a Venezuela de Luis Posada Carriles y Orlando Bosh, autores deleznables del mismo.

Este llamado ha tenido eco en todo el mundo, múltiples serán las acciones previstas, desde pases de películas, coloquios, debates, actos de denuncia, presentaciones de libros, festivales de música, colectas de firmas, mesas en las calles, tribunales éticos, entre otros. Los comités nos mantendremos realizando todo tipo de acciones de denuncia de cara a llamar la atención de la prensa en el mundo.

En este proceso de dar a conocer la verdad sobre este caso, ha sido importante el contacto persona a persona como una válida experiencia que da al traste contra esa misma barrera impuesta en los medios. En tal sentido, podría decirnos ¿cuántas personas integran hoy la lista de correos del Comité?

Muchísimas. Enviamos información a 36 agencias alternativas de información, que incluyen boletines, web, radios y canales de TV por cable. Tenemos una lista de parlamentarios de América Latina y Europa con los cuales sostenemos buenas relaciones de respeto y amistad.

Nuestras listas la integran religiosos de las más diversas congregaciones, políticos, personalidades, intelectuales, en general tenemos cerca de 5000 direcciones que a su vez reproducen la información a sus grupos de amigos, algunos como la Red Virtin, en Colombia, a 3000 personas, otros como el comunicador Alfredo Vitoria, a toda la red de Venezuela, o el digital de Resumen Latinoamericano que llega a 70 000 suscriptores.

Es difícil saber con exactitud el número de personas a los que llega el mensaje.

Le damos prioridad en nuestro trabajo sobre todo a las organizaciones de derechos humanos en Europa, América Latina y dentro de Estados Unidos que bregan por los derechos civiles. Hemos logrado contactar las sedes de Amnistía Internacional, y las comisiones de derechos humanos de la ONU.

Pensamos que es fundamental la insistencia respecto al caso de los Cinco, justamente por la falta de información de los medios, producto de esa misma política de Estados Unidos contra Cuba.

No debemos olvidar ni por un segundo que el gobierno norteamericano en contubernio con los sectores terroristas de Miami intentará dilatar lo más posible el cautiverio de los Cinco. Una de las maneras de intentar quebrar nuestra lucha es justamente imponer el silencio. Nuestro gran desafío es romperlo y hacer que llegue la verdad, sin cansarnos jamás.

¿Qué tareas específicas desarrolla el Comité Internacional Justicia y Libertad a los Cinco?

Desde que se creó, el 19 de mayo de 2002, nuestra misión específica ha sido divulgar este hecho vergonzoso para la conciencia y la justicia universal.

Divulgar las razones que los llevaron a cumplir el sagrado deber de defender a su patria arriesgando sus propias vidas, dejando absolutamente todo, sus hogares, sus familias, sus seres más queridos y exigir su libertad. Al difundir este caso nos adentramos en el conocimiento de la historia de agresiones y terrorismo de Estados Unidos contra Cuba a lo largo de 47 años.

La otra tarea es crear los vínculos necesarios entre las personas receptoras del mensaje y lograr que quienes lo reciban hagan una acción por pequeña que sea sumándose a esta batalla.

¿Cómo considera que son los vínculos ya logrados?

En el 99 % de los casos da un resultado muy positivo. Son excelentes los vínculos con las personas receptoras del mensaje. En nuestra experiencia de cuatro años de trabajo sistemático por la liberación de los Cinco no hemos tenido una sola respuesta adversa, altisonante u ofensiva.

Al revés, en este intercambio persona a persona casi siempre nos preguntan: qué fue lo que ocurrió, dónde están, cómo es posible que semejante injusticia ocurra dentro de una país que se supone defensor de la democracia y de los derechos humanos y que no se diga absolutamente nada, cómo es posible que les impidan a las esposas que los visiten en prisión o que a una niña se le niegue el contacto con su padre?, es decir la gente responde asombrada y solidaria cuando se les explica las razones por las que están encarcelados los Cinco.

A su vez es muy hermoso, porque nos piden mucha información sobre Cuba. Sobre la Revolución cubana. Es una labor no solo multiplicadora, sino también profundizadota y casi interminable, por ejemplo hay artistas que se han comunicado con nosotros que empiezan a plantearnos qué se hace en Cuba desde el plano cultural y desde su postura muy personal contribuyen con esta causa.

Abogados que se han contactado y han planteado su interés en mantener una relación fluida con la Unión de Juristas. Plásticos que nos envían sus obras como la que nos llegó de Chile, una hermosa pintura hecha en acrílico sobre tela, donde quien lo envía, que reside a 1100 kilómetros de Santiago de Chile, nos manda una carta junto su esposa en la que nos dice que envía esa tela para que contribuya a la campaña por la liberación de los Cinco intelectuales cubanos.

Es decir, este artista plástico con esa obra enviada y con su carta, ha manifestado su acción, sumándose así al proyecto por la liberación de los Cinco.

Desde Puerto Rico, hemos recibido la contribución de una narradora y cuentista para niños quien sensibilizada a su vez por otros amigos desde Estados Unidos escribió un cuento con la historia de la niña Ivette, separada arbitrariamente de su padre René González, al negársele la visa de entrada a Estados Unidos a su mamá Olga Salanueva, la que en reiterada ocasiones ha solicitado el permiso para ir a visitarlo y se le niega arbitrariamente.

Ese cuento infantil se ha convertido en un pequeño libro traducido a varios idiomas y desde el cual niños de todo el mundo están manifestando su solidaridad con Ivette y exigiendo el reclamo de que pueda visitar a su papá acompañada de su mamá.

¿Cómo se articula el Comité Internacional Justicia y Libertad a los Cinco?

Cada uno de los miembros del Comité luego del juicio efectuado en Miami y ante las sentencias desmedidas contra Fernando González, Antonio Guerrero, René González, Ramón Labañino y Gerardo Hernández decidió acompañar al pueblo cubano y hacer un poquito más, no solo asistir a las marchas, tribunas y convocatorias que se realizan desde junio de 2001 en Cuba, sino contribuir desde el lugar de cada uno de nosotros como extranjeros, como profesionales que vivimos aquí a esta gran batalla nacional e internacional por lograr la libertad de los Cinco.

Con la creación de este comité hemos querido a su vez, devolverle a Cuba un poquito de lo mucho que le ha dado a cada uno de nuestros países de origen durante estos últimos 47 años. Nosotros entendemos que es un deber moral hacer el mayor esfuerzo posible por dar a conocer y divulgar esta enorme injusticia y trabajar seriamente por la libertad de este quinteto de gigantes como les llama Fidel, que ya son un símbolo de Cuba y de lo que esta Isla representa para miles de personas en el mundo.

Así nace el Comité, gestado primero por las acciones en solitario de cada uno, en el 2002 nos reunimos y lo constituimos para enviar este mensaje de solidaridad como residentes extranjeros en Cuba y testigos de lo que aquí ocurre, desde nuestra mirada y distintas concepciones, desde la experiencia enriquecedora de cada uno de sus miembros, sumarnos a la exigencia de que estos cinco muchachos retornen libres cuanto antes a su querida patria.

Ese mensaje a su vez se multiplica a través de cada uno de sus integrantes, así llega a Guatemala, Perú, Nicaragua, Colombia, Puerto Rico, República Dominicana, Uruguay, Chile, Paraguay, El Salvador, Palestina, Sudán, Argentina, España e Italia.

En la actualidad estamos trabajando en un boletín informativo con un diseño liviano para que pueda llegar a miles de personas en el mundo. Preparando las jornadas de denuncia de septiembre a octubre, concluyendo un libro que refleje la solidaridad en torno al caso y una exposición de obras plásticas de diferentes artistas del mundo entre los que se encuentran varios plásticos cubanos, españoles, chilenos y de origen árabe.

Seguimos con la colecta de firmas dirigidas al Fiscal General y el envío de cartas a los distintos grupos de trabajo de derechos humanos de la ONU, así como mantener informadas a las distintas secciones de Amnistía Internacional sobre esta causa.

Hay nombres muy importantes nucleados alrededor de esta causa, premios Nobel, organizaciones, religiosos, dispuestos a levantar su voz para que se haga justicia.

En los años que llevo trabajando en el ámbito de la solidaridad y los derechos humanos, pocas veces nos enfrentamos a un caso donde de una forma tan completa se aprecien las necesidades de una nación, en este caso de un pequeño país tan hostigado de contar con hombres como los Cinco, quienes tuvieron que hacer este sacrificio extremo no solo para evitar más muerte y dolor al pueblo cubano, sino para prevenir al propio pueblo norteamericano y la comunidad internacional.

Para mi lo más importante es explicar por qué ellos tuvieron que ir allá. Si uno sabe las razones por la cuales fueron a cumplir esas misiones, está argumentando la historia de Cuba a los largo de 47 años.

Además, está dejando al desnudo el rol que han cumplido las distintas administraciones de Estados Unidos y, especialmente, los grupos terroristas cubano americanos de la Florida, que con total tolerancia, consentimiento, aval y apoyo del Gobierno estadounidense intentan imponer su carácter fascista y la política exterior de EEUU hacia Cuba, contradiciendo lo que anhela en su gran mayoría el pueblo norteamericano y muchos de sus representantes en el Congreso".

¿Cómo se ve Graciela Ramírez Cruz?

Como una persona sencilla que cree en las ideas y que puede cambiarse el futuro de la humanidad con el esfuerzo y el trabajo constante de todos,

fiel a la conciencia heredada de sus padres, que trabaja desde que tenía 15 años por el respeto a nuestros pueblos, la justicia y la solidaridad, con una experiencia personal muy gratificante con distintas organizaciones de Argentina y España.

Una enamorada de la vida, la paz y la amistad, a la que le encanta la historia, la música, las letras, los niños y que siente en su mejilla lo que le duele al otro.

Un eslabón más de esta cadena que formamos las personas solidarias de todo el mundo.

En su condición entonces de trabajadora por la paz y la solidaridad, ¿existe algún mensaje especial para esos hombres y mujeres del mundo, respecto al caso de los Cinco cubanos prisioneros políticos en Estados Unidos?

Un llamado a unirnos a no cansarnos jamás, a recrear cada nuevo día de lucha para lograr la libertad de estos hombres extraordinarios que son ejemplo no solo de Cuba sino de la humanidad.

Mi preocupación fundamental ha sido y es el respeto entre los seres humanos y la necesidad de que convivamos en paz. De lograr ese otro mundo, urgente posible y solidario que necesitamos todos. Ese mundo que se asoma desde el ALBA.

Ningún país es más grande que otro por su dimensión o por su riqueza intrínseca, sino por lo que sus hombres y mujeres son capaces de hacer por el mejoramiento humano. Mi asombro constante es verificar en los años que llevo residiendo en Cuba, cómo un país pequeñísimo, con pocos recursos, sitiado, ha podido hacer tanto por el hombre, tanto por la humanidad, tanto por los niños, tanto por los ancianos, tanto por las mujeres, en 47años de gobierno.

Yo me emociono, no puedo evitarlo, cuando veo la obra que ustedes han construido, cuando veo a los médicos cubanos en Pakistán, cuando veo a los pobres de nuestra América, los olvidados de la tierra, recuperando su vista, a los maestros alfabetizando en Bolivia o la sangre derramada por tantos cubanos anónimos contra el apartheid en Sudáfrica.

Mi mensaje es muy simple: luchar por la libertad de los Cinco y la defensa de la Revolución Cubana, es luchar por nuestra propia libertad, es luchar por el derecho soberano de nuestros pueblos a una existencia digna y vivir en paz.

Necesitamos que este faro de esperanza en el que se ha convertido la pequeña Cuba nos siga iluminando a todos.

Amamos a Cuba justamente por todo eso. Porque siendo tan pequeña y hostigada, con todo en contra, con un vecino poderoso transformado en ogro, ha llegado tan lejos.

Amar a Cuba y a Fidel, su ética y su obra extraordinaria, se sintetiza en este amor que sentimos por sus Cinco heroicos hijos y sus queridas familias. Esta batalla nos hace mejores seres humanos. Y la vamos a ganar.

*Enviado a LIBRINSULA por la propia Graciela, a quien agradecemos su atención.




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938