..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.133, Viernes, 21 de julio del 2006

 

Capitalismo frente a cultura: acabando con todo tipo de oposición
Por Diego Farpón (para kaosenlared.net)

Mientras que, en una apresurada búsqueda en Google encontramos esta respuesta:
“Resultados 1 - 10 de aproximadamente 865,000 páginas en español de censura en Cuba. (0.42 segundos)”
en las que, mayoritariamente, encontraremos textos que difaman a un pequeño país que pone sus mayores esfuerzos en incrementar la educación y la cultura de sus hijos, otros artículos llenos de dolor se pierden en el inmenso tráfico de Internet.

Reparemos en ellos. Y, quieras que no, comparemos:

Ya no volverá Oliver Stone a nuestra ciudad. Ni volverán los Diarios de motocicleta. Tampoco lo harán el cine latinoamericano ni el asiático. Cae el centro urbano histórico de Alicante y no lo hace solo: con él arrastra la cultura. La poca cultura cinematográfica alternativa e independiente que nos quedaba.

Desaparece el cine alternativo, ese cine que, a falta de dólares, utiliza horas de sueño y de esfuerzo, pocas veces reconocido, para salir adelante. Desaparecen las películas con protagonistas desconocidos y sin acento norteamericano. El cine Astoria cierra sus puertas.

Era algo esperado. Las salas y las pantallas pequeñas, propias de un cine con más de 27 años de historia, no han podido resistir eternamente el envite capitalista. Que la entrada costase la mitad que en el resto de los cines no ha sido suficiente.

Era algo esperado. La popular Ruta de la madera era herida de muerte hace unos días cuando tiraban abajo el Ávalon, el último pub alternativo y con precios realmente bajos. Allí se cantaba contra el capitalismo. En su lugar construirán una gran torre de edificios. Ahora, apenas pasado tiempo, desaparece la oferta alternativa cinematográfica.

La presión del capitalismo, que destruye toda alternativa ideológica y, por extensión, de cultura y de ocio, se hace en estos días más evidente que nunca. Ahora nos quedan pubs con canciones cuyas letras son incomprensibles, precios por las nubes y mentiras por marcas. También quedan las grandes superficies comerciales con cines en los que proyectan efectos especiales a falta de historias que contar. Para el capitalismo, ocio y cultura son sinónimos de negocio.

Ahora nos queda la libertad, esa tan pregonada por el sistema, de elegir a qué centro comercial acudir, a qué pub, para encontrarnos en todos ellos las mismas personas y personalidades, las mismas películas, la misma música e idénticas canciones. Nos han robado los cines, nos han robado un pub, y con ellos nos roban, sin que nos demos cuenta, nuestra libertad.

http://www.kaosenlared.net/noticia.php?id_noticia=20929

**

El cierre de los Astoria deja a Alicante sin cines históricos
Por J. A. GIMÉNEZ

Foto: Fachada de los cines Astoria en una imagen tomada ayer antes de una de sus sesiones vespertinas

Alicante va a perder una nueva seña de identidad debido al inminente cierre de los cines Astoria, que tras la progresiva desaparición desde el año 2000 de las salas del centro se habían convertido en los más antiguos de una ciudad que ahora se queda huérfana de pantallas históricas. Sólo los cines Aana, que después de un periodo de clausura temporal fueron resucitados, en gran parte gracias a ejercer como sede de la sala concertada de la Generalitat y de la Filmoteca, serán a partir de ahora el último testimonio de que el centro de Alicante tuvo durante años pantallas fuera de los grandes centros comerciales.

Los minicines Astoria, abiertos el 25 de mayo de 1979 por el cinéfilo Paco Huesca, quien los regentó hasta el año 2000, cerrarán sus puertas en un plazo de siete a quince días, según ha comunicado a los trabajadores su actual gerente, el empresario Isidoro Martínez Ferri, con quien ayer este diario intentó contactar sin éxito. La pérdida gradual de espectadores, sumada a las malas condiciones técnicas y físicas de las salas, que requieren «una fuerte inversión para ponerlas al día», según han indicado a este periódico fuentes del sector, son las causas principales que han motivado el cierre. Nada se sabe de momento sobre el futuro uso que se dará al local, ubicado en la plaza del Carmen, en pleno casco antiguo.

El 25 de mayo de 2004 estos emblemáticos cines cumplían un cuarto de siglo de cine independiente en Alicante. Isidoro Martínez afirmaba entonces a este diario que «me encantaría que continuaran durante otros 25 años» y aseguraba que la afluencia de público era similar a la de años anteriores.

Paco Huesca ideó abrir estas multisalas, que puso en marcha en colaboración con su madre y su tía, en el taller de carpintería de su padre, en cuyo honor creó unos premios locales de cinematografía. La primera cartelera que lucieron los Astoria anunciaba en la sala bautizada con el nombre de Luchino Visconti el estreno de la película «Estado de sitio», de Costa-Gavras, una cinta censurada que hablaba del secuestro de un oficial estadounidense en Uruguay. En la otra sala, denominada Luis Cuadrado en homenaje al director español de fotografía, se proyectó «Mujer entre perro y lobo», del belga André Delvaux y que hacía dos días se había presentado en la sección oficial del Festival de Cannes. La primera se ofreció en versión doblada, mientras que la segunda fue en versión original, lo que fue signo de identidad de los Astoria durante los años en que Paco Huesca estuvo a su frente. Igualmente se exhibieron dos cortometrajes, «Réquiem andaluz» y «Flash Back», costumbre más tarde prácticamente desaparecida en el panorama cinematográfico nacional.

Curiosamente, sólo un mes después de la apertura de los Astoria en Alicante, ciudad en la que en el plazo de un año se habían inaugurado otros cinco cines, el sector de la exhibición en España entraba en una crisis que los empresarios atribuyeron a la competencia de la televisión y a la obligatoriedad de las salas de programar un día de cine español por cada dos de títulos extranjeros.

Pese a todo, los cines alicantinos sobrevivieron a estas horas bajas, en el caso de los Astoria con el mérito añadido de ser salas de «arte y ensayo», como aún reza su cartel. Sin embargo, a partir del año 2000, todos ellos han ido cayendo inexorablemente coincidiendo con la implantación de los complejos «multiplex» en los centros comerciales.

Los Astoria se despiden dejando atrás mucha historia y anécdotas. Huesca organizó ciclos, implantó el día del espectador en Alicante y las sesiones golfas, además de llevar a cabo estrenos de cineastas de la provincia, como Juan Luis Iborra y Manuel Iborra. Antonio Banderas hizo cola ante su taquilla para ver junto al director Félix Rotaeta su película «El placer de matar». Y el 23-F no amilanó a Paco Huesca, que preestrenó, como estaba programado, «Viva la muerte», de Fernando Arrabal, con la asistencia de Nuria Espert. Queda para la memoria.

http://www.diarioinformacion.com/secciones/noticia.jsp?pNumEjemplar=
1727&pIdSeccion=5&pIdNoticia=527584&rand=1151727090070




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938