..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.134, Viernes, 28 de julio del 2006

Libro de visitas

 

¡¡¡Cartón lleno!!!!!

Estimada Rosa:

Todavía estamos bajo los efectos casi "hipnóticos" de la visita de Fidel y por si fuera poco, flanqueado por Chavez y Evo Morales ¡¡¡CARTON LLENO!!!!!

En Córdoba no se habla de otra cosa, y creo que será así por mucho tiempo.
Comentarios de todo tipo, elogiosos en su inmensa mayoría y unos cuantos gusanos que los hay y están enfermos al comprobar la adhesión que convocó esta visita que no dudamos en calificar de HISTORICA E IRREPETIBLE!!!!!.

Innumerables especulaciones en los días previos a su llegada, si venía, si no venía, a que hora, en que avión, su comitiva, una serie de pistas que resultaban falsas, en cuanto a su horario de llegada. Cada medio de información alardeaba de tener la primicia en este sentido, aunque debo decir, que todas las pistas resultaron eso, pistas falsas y Fidel llegó cuando debió hacerlo, desconcertando a todo el mundo.

Centímetros y centímetros, de notas en los medios gráficos de prensa, minutos y minutos en radio y TV reflejaron la Cumbre del MERCOSUR que pasó, dejando satisfechos a muchos por sus logros, y dejando muy nerviosos a otros, precisamente por esos mismos logros, que tienen que ver con la integración y la cooperación en nuestro continente. Los acuerdos multilaterales firmados por Cuba y los países miembros del MERCOSUR son en la práctica, romper el cerco del bloqueo y eso ha sido debidamente interpretado por "propios y ajenos".

En un marco distendido, que al menos en la superficie, demostraba la predisposición, se desarrolló la Cumbre y al menos en lo informado los medios y a la comunidad, los acuerdos alcanzados, favorecen a los países miembros. Pese a que se trató de una reunión donde debían negociarse distintos acuerdos, las conclusiones fueron satisfactorias, aún en los casos en que esas negociaciones propias de este tipo de reuniones, fueron arduas. Países como Paraguay uno de los llamados "socios menores " del MERCOSUR, junto a Uruguay, se vieron favorecidos con medidas que sin dudas, van a ser altamente beneficiosas, para el hermano guaraní.

El tema de las papeleras instaladas en territorio uruguayo, tema que se llevó a instancias de Argentina a la Corte de La Haya que no nos favoreció, pareció que iba a transformarse en un elemento de fricción entre ambos países, dado que incluso, un grupo de casi 300 ambientalistas, se trasladó a Córdoba, para manifestar en la reunión de los Presidentes. La intervención de Tabaré en la reunión de mandatarios, fue medular y convincente, llegando a asegurar que si las papeleras "contaminan, serán cerradas, tienen mi palabra " y que por otro lado, el "Río de la Plata nos une y el río Uruguay también". Hasta nuestro Presidente Kirchner, tuvo una intervención integradora, poniendo el interés de la región por sobre las circunstanciales diferencias que se pudieran presentar entre los países miembros, teniendo en cuenta que hay diferencias y aspectos, que será necesario tratar con detenimiento y sobre todo buena voluntad.

Lula habló de "paciencia", ya que la experiencia que se está haciendo es de suma importancia para la región.

En este momento hay situaciones que se deben tratar como las papeleras, la salida al mar que Bolivia reclama a Chile y que deberá poner fin a muchos años de aislamiento de esa nación hermana, Argentina y Chile tienen un diferendo por el tema del gas y así otros temas a debatir, pero quedó claro que todos comprenden la necesidad imperiosa de construir un sólido bloque regional, ampliándose incluso a otros países (participaron México, Ecuador, Perú y Colombia, que enviaron sus cancilleres), que pueda competir en condiciones favorables para la región , con otros bloques, incluso con la misma Unión Europea.

Se debatió darle al MERCOSUR un carácter social, político, que no sea como fue, una alianza exclusivamente comercial o económica. Un bloque que tenga en cuenta las necesidades reales de los Pueblos. También se manifestó allí, que el viejo MERCOSUR había muerto en Mar del Plata, junto al ALCA.
(Chávez: "ALCA...RAJO!!!"). Se habló de la creación a futuro, de un Banco del Sur, de una moneda única, de la puesta en marcha de un Parlamento del MERCOSUR que deberá estar funcionando en diciembre de 2006 entre otras medidas importantes.

Paralelamente a esta Cumbre de Presidentes, distintas organizaciones sociales, políticas, sindicales, estudiantiles etc., llevaron adelante la Cumbre de los Pueblos, donde se trabajaron temas de tanta importancia como el agua, la energía, el uso de la energía, los Derechos Humanos, temas relativos a problemas de género, entre otros.

Y mientras tanto la ciudad entera, sólo hablaba de Fidel!!!
Se trasladó a Altagracia (junto a Chávez), donde realizó una visita a la Casa- Museo, donde Ernesto Guevara pasó años de su infancia; tuvo un encuentro con los amigos de esa época y dejó a la ciudad envuelta en una sensación de estar viviendo historia.!!!

El viernes 21 se realizó el tan esperado acto (que fue un ACTAZO!!!), con más de 70.000 personas en el campus cedido por la Universidad Nacional. Acto que fue inaugurado por Hebe de Bonafini, Presidente de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, luego Chávez , que habló una hora y media y Fidel que era lo que todos esperábamos, cuya intervención fue de 3 horas, que pasaron volando, ya que hizo un verdadero análisis histórico, desde el fondo de los tiempos, con agilidad, preguntándose, preguntando al auditorio, con picardía en algunos momentos, ironía, "el caballerito ese", refiriéndose a Bush, sonrisas y aplausos y vivas interminables por parte de la concurrencia.

Las banderas y carteles de todas las organizaciones presentes casi no dejaban verlo y hubo que batallar bastante para lograr que las bajaran y posibilitar así que, aunque de lejos, todos pudiéramos verlo, o imaginarlo, en dependencia del sitio que ocupáramos.

Y nuevamente las preguntas, que cuando se va, que hasta cuando se queda, y así de seguido. Se fue el domingo a la 1 de la madrugada, y hubo mucha gente que estuvo, pese a la hora y al frío, en la ruta que lo llevaba al aeropuerto. Ahora queda aún el calor, el entusiasmo, la emoción y la sensación de muchos cordobeses y de otras provincias, de haber vivido un acontecimiento irrepetible.

Les adjunto una nota que publicó uno de nuestros matutinos (La Voz del Interior), escrito por un amigo cubano radicado en Córdoba. Con rostro de Fidel de uno de los más afamados dibujantes del medio.

Daniel, Mariano y yo, colaboramos en aquello que se nos solicitó y el premio fue darle la mano a Fidel (para Mariano), lo cual según nos cuenta, le generó un "estado casi catatónico!!"

Un beso enorme

Alcira

**

Retrato breve de Fidel
Por Tomás Barceló Cuesta

La semana pasada Fidel Castro se enteró de su propia muerte. La noticia le llegó procedente de Caracas. Debió, una vez más, sonreírle al infortunio de su desaparición. Algo a lo que está acostumbrado y que lo ha llevado a declarar, en tono de broma, que el día en que muera de verdad, nadie lo va a creer. Ni siquiera él mismo. Y mucho menos el mundo. Inclusive sus enemigos más encarnizados, algunos de los cuales han sido los autores del rumor que en más de una ocasión debió cocinarse en los sofisticados laboratorios de la información de los Estados Unidos, para rodar después por los cuatro continentes como la noticia más sensacional del último momento.

El 13 de agosto próximo Fidel Castro cumplirá 80 años. Edad en la que la mayoría de las personas que han tenido la suerte de arribar a ella disfrutan de una jubilación necesaria, ven televisión, juegan con sus nietos, leen o sencillamente se sientan en las plazas a tomar el sol en las mañanas, envueltos en el sosiego que les brinda la ancianidad. Para él, sería un lujo inaceptable.

Hace unos años, en un congreso de artistas y escritores celebrado en el Palacio de las Convenciones de La Habana, Fidel mencionó por primera vez su preocupación por la vejez y, aún más, los achaques que ésta suele traer consigo. Aludía al Che, y a lo joven que éste había muerto cuando fue asesinado en Bolivia. Y que él mismo, en más de una ocasión, creyó que moriría en circunstancias similares. En ese sentido, el destino le jugó una mala pasada. Porque no sólo se ha salvado de los más de 600 intentos de asesinato que ha organizado en su contra la CIA, sino que ni siquiera ha sufrido una herida a sedal en su ya larga vida. Es muy común escuchar entre los babalaos en Cuba, que el comandante tiene un “aché muy fuerte”. Lo que, traducido al buen castellano, quiere decir que está protegido por todas las deidades y orishas que conforman el panteón yoruba. Especie de escudo espiritual que lo vuelve inmune antes las enfermedades y sufrimientos.

Hoy no es el mismo hombre que tan sólo con 33 años, edad mesiánica para morir, llegó al poder en Cuba al frente de una revolución que dos años después la declararía socialista. Solía entonces dormir poco, alimentarse mal, fumar buenos puros y hablar durante horas enteras sin parar, pronunciando discursos tan extensos, que al igual que un deportista de alto rendimiento terminaba por romper sus propias marcas establecidas apenas unos días antes. O recorriendo la isla en un jeep ruso, acompañado tan sólo de sus escoltas, comprobando y ejerciendo un riguroso control para que las medidas tomadas a última hora, sin tiempo aún para ser ley, fueran debidamente cumplidas. Solía llevar algunos libros, periódicos, cables de agencias de noticias, más los últimos informes de los ministerios de su joven gobierno, para poder leer en las carreteras mientras iba de un lugar a otro. Desde esa época se alimentó la leyenda, vigente hasta el día de hoy, que nadie nunca sabe donde duerme Fidel. Y tal vez ni él mismo lo supiera, sumido en el huracán incesante de su vida.

En los primeros días de la revolución, perdió la voz ante una multitud que lo aclamaba. Su hermano, Raúl Castro, tuvo que tomar la batuta y terminar el discurso por él. Los médicos le recomendaron descanso, porque de seguir así, podría quedarse mudo para siempre. No hizo caso, y siguió hablando y hablando sin parar. Pero fue a partir de aquel momento que su voz perdió diafanidad y se hizo más ronca, más quebrada, pero igual de imparable.

Dicen que Abdelaziz Bouteflika, actual presidente de Argelia, por los años ’60 comentó que Fidel Castro era capaz de viajar al futuro, mirar lo que allí sucedía y después regresar y explicárselo a la gente. Algo de cierto debe haber en un hombre que, saltando por encima de sus propios errores y desaciertos, no ha hecho otra cosa que marcar puntos en las distancias del tiempo, y hacia allá marchar. Y ha llegado. A pesar de todo y de las muertes que le han deseado, orquestado e inventado sus enemigos más obstinados.

Aún se recuerdan aquellas reuniones en 1985 en La Habana, adonde atrajo, como moscas al dulce, a estadistas, presidentes, gremialistas y líderes juveniles de todo el mundo, para hablarles y convencerlos sobre la deuda externa y su imposibilidad de pago por los países del Tercer Mundo. Nunca antes pareció estar tan lúcido y exultante. Fue aclamado hasta el delirio. Y el tiempo pareció darle la razón. De él se ha dicho que ha sido el único estadista capaz de competir, en eso de reunir multitudes, con los cantantes más famosos, y ganarles. Pero aunque sigue compitiendo, cierto es que ya no es el hombre, vital y arrollador, que fue. Aquellas maratónicas jornadas que, en honor a la verdad duraron décadas, quedaron atrás.

Contrario a lo que hace su enemigo más furibundo, George W. Bush, sostiene que vivimos en un tiempo donde hay que librar batallas de ideas. Sus alumnos Hugo Chávez en Venezuela, y Evo Morales en Bolivia, parecen confirmarlo. Por el momento, en Latinoamérica, es una pulseada que Fidel va ganando.

Leyenda viva en una época donde las ideologías parecen haber perdido el rumbo, Fidel aún congrega multitudes a su paso. Demostrando que la hora de su muerte no ha llegado todavía.

http://www.lavozdelinterior.com.ar/2006/0723/suplementos/temas/
nota429605_1.asp




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938