..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.134, Viernes, 28 de julio del 2006

Libro de visitas


Dossier: Libro sobre Cuba debe permanecer en bibliotecas de Miami

La prensa mundial refleja este nuevo paso victorioso que da la cultura sobre la barbarie miamense. Independientemente del resultado final de esta batalla, han quedado evidenciadas muchas cosas: la actitud retrógrada y fascista de los grupos mas recalcitrantes de cubanos residentes en Estados Unidos; la valentía de muchos ciudadanos norteamericanos que no están dispuestos a dejar que estos grupos avasallen las conquistas de esta nación en materia de derechos civiles… y cómo el contribuyente norteamericano está financiando la agresividad de estos grupúsculos que apoyan las leyes contra Cuba:

Libro sobre Cuba debe permanecer en bibliotecas de Miami
Por LAURA WIDES-MUNOZ

MIAMI (AP) — Un juez federal prohibió temporalmente el lunes que el distrito escolar del condado de Miami Dade retire de las bibliotecas un libro sobre Cuba para niños.

Con términos severos, el juez ordenó además que las autoridades vuelvan a poner en las bibliotecas escolares los ejemplares del libro que hayan sido retirados.

En un dictamen preliminar de 89 páginas, el juez federal de distrito Alan S. Gold se pronunció a favor de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles de Florida, que buscaba conservar en los anaqueles de las bibliotecas escolares el libro "Vamos a Cuba".

La decisión de Gold permitirá que el libro sea ofrecido por las bibliotecas escolares, en tanto el caso va a juicio.

El mes pasado, la junta escolar de Miami-Dade votó por retirar el libro de las escuelas primarias, después de que un padre de familia consideró que la forma en que el libro retrata la vida en la nación comunista resultaba engañosa y ofensiva, pues pintaba un panorama muy optimista.

La junta amplió después su orden a los 24 libros en la serie sobre niños que viven en otros países.

La Asociación Gubernamental de Estudiantes de Miami-Dade y la unión por las libertades civiles consideraron que la decisión de la junta violó el derecho de los alumnos a tener acceso a la información, contemplado en la Primera Enmienda de la Constitución.

Frank Bolaños, un miembro de la junta escolar, dijo que el distrito acataría la orden del juez, pero confió en que su organismo apelará la decisión.

En su dictamen, Gold destacó que el caso no se relacionaba con los programas escolares en las aulas, sino con libros en la biblioteca que son, "por su naturaleza", lecturas opcionales.

"Aquí, mediante la prohibición total de los libros de Cuba y del resto de la serie, la Junta Escolar prohibe de hecho incluso el contemplar voluntariamente los temas contenidos en los libros, por parte de los estudiantes para su esparcimiento. Esto atenta contra el corazón de la Primera Enmienda", escribió el juez.

"Vamos a Cuba", de Alta Schreier, está dirigido a niños de entre 4 y 8 años. En uno de sus fragmentos dice: "La gente en Cuba come, trabaja y estudia como tú".

http://charter.net/news/read.php?id=12965272&ps=3295&cat=&cps=0&lang=es


ACLU declara victoria en caso de veda de libros
Parte de prensa emitido el lunes 24 de julio del 2006 por la Unión Americana de Libertades Civiles.

MIAMI - La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU por sus siglas en inglés) de la Florida logró un triunfo hoy en la corte federal respecto a la controversia de censura relacionada con el libro Vamos a Cuba y los 23 otros libros en inglés y en español que constituyen la serie censurada por la Junta Escolar del Condado Miami-Dade. La decisión por el juez Alan S. Gold del Tribunal Federal de Distrito para el Distrito Sur de la Florida dijo que los libros tienen que ser devueltos a las bibliotecas antes del 31 de julio.

La demanda, que fue interpuesta el 21 de junio, tuvo un juicio rápido -gracias al juez- para asegurar de que los libros en la serie sean devueltos a los estantes antes del comienzo del año escolar, el 14 de agosto.

“En vez de que la Junta Escolar desperdicie el dinero del condado para avanzar una agenda política, el dinero de los constituyentes que pagan impuestos debe ser usado para promover la educación en las escuelas,” dijo Brandon Hensler, Director de Comunicaciones de ACLU de la Florida. “Aunque entendemos el dolor de la comunidad cubana, la lucha por la libertad de expresión en Cuba no puede manifestarse implantando la censura en Miami”.

El distrito escolar retiró los libros de las bibliotecas después de un voto político por la junta escolar, la cual rechazó los consejos de los abogados de la junta, los dos comités que revisaron el libro y votaron 7-1 y 15-1 a favor de mantenerlo en las bibliotecas, y el Superintendente Rudolph F. Crew, quien había recomendado lo mismo.

La orden de mandamiento judicial temporario que la corte emitió hoy lunes 24 requiere que el distrito reemplace la serie entera a las bibliotecas escolares antes del 31 de julio. Si el distrito decide apelar la decisión, la ACLU indicó que está lista para defender su posición y que confía que los principios constitucionales prevalecerán.

“Veinticuatro años después de la decisión famosa de Pico, la corte ha declarado de nuevo que la censura de libros en bibliotecas por contenido ofensivo o por motivos políticos no será tolerada en los Estados Unidos,” dijo JoNel Newman, una abogada de la ACLU de la Florida. “La respuesta es clara. Añadir más libros con más puntos de vistas, no reforzar la censura".

El libro en cuestión, Vamos a Cuba, es parte de una serie de libros escolares que incluye titulares sobre Puerto Rico, Australia, Francia, Grecia y otros países. El último juicio importante acerca de censura de libros en escuelas públicas fue en 1982 en Nueva York, Board of Education v. Pico. La ACLU también se encargó de ese pleito, que hasta ahora no ha sido impugnado y que ha prevenido la censura de libros por escuelas públicas. La ACLU tiene plena confianza de que la libertad de expresión y el rechazo de la censura serán otra vez respaldados por la corte.

El juicio, American Civil Liberties Union of Florida et al vs. Miami-Dade County School Board, fue litigado por JoNel Newman, abogada de la ACLU de la Florida y Randall Marshall, director legal de la ACLU de la Florida.

Recibido por correo electrónico


Cuba all'indice
Nelle elementari di Miami un libro sull'isola viene messo al bando. E diventa un caso…

Por Alessandro Ursic

Enviado por nuestra colaboradora Miranda Vallero, este periódico italiano refleja la controversia sobre el libro Vamos a Cuba. Y termina diciendo que, aún sin tener resultados del veredicto, una cosa es cierta, el que paga estos juicios, estos debates, es el contribuyente norteamericano. Imagínense ahora, tras la nota de prensa emitida por ACLU:

Attenti piccolini, la vita a Cuba non è una favola. La “battaglia d’immagine” degli esuli cubani della Florida al regime di Fidel Castro si è spostata su un nuovo fronte: i bambini, dai 4 agli 8 anni. L’oggetto del contendere è un libricino per le elementari che spiega ai ragazzini la vita sull’isola. Ora, dopo la protesta di un genitore cubano-americano, il volume è stato ritirato dagli scaffali di tutte le scuole della contea di Miami-Dade. E la faccenda è finita in tribunale. Che, in attesa della sentenza, ha ordinato al provveditorato di rimetterli al loro posto.

Il caso. “Vamos a Cuba” (o “A visit to Cuba” in inglese) illustra la vita quotidiana di bambini sorridenti, in alcuni casi vestiti con uniformi comuniste, in una Cuba dove manca qualsiasi riferimento alla dittatura. Quando Juan Amador Rodriguez ha dato un’occhiata al libricino che stava nello zaino del figlio, ha presentato il problema al provveditorato della contea. Per lui, un esule cubano che è stato rinchiuso tre anni nelle carceri del lìder maximo dopo aver tentato di scappare dall’isola, quel libro era menzognero: “Ritrae una Cuba senza problemi, sembra più una guida turistica che una formativa”, ha detto. Lo School Board, il provveditorato, ha accolto la sua richiesta, ritirando dalle scuole di Miami-Dade “Vamos a Cuba” e tutti gli altri 23 libri della collana, dedicati ad altri Paesi. Finita qui? No, perché l’American Civil Liberties Union (Aclu), la più importante organizzazione statunitense per la difesa dei diritti civili, ha contestato la decisione del Board, protestando per la violazione della libertà di espressione. Dalla sua parte si è schierata anche l’unione studentesca di Miami-Dade. Venerdì scorso le due parti si sono scontrate in tribunale.

Le polemiche. Il caso ha scatenato una ridda di reazioni. Frank Bolanos, un membro del Board e probabile candidato al Senato della Florida, non contesta il diritto dell’autrice Alta Schreier di scrivere il libro, né quello dell’editore di pubblicarlo o quello dei cittadini di comprarlo. “Ma non possiamo e non dobbiamo usare i dollari dei contribuenti per comprare propaganda comunista”, ha detto. “Questo non è il primo libro con errori od omissioni, ma in questo Paese non rimuoviamo i libri dagli scaffali per il loro contenuto o perché qualcuno non è d’accordo con le loro idee”, ha risposto Ron Bilbao, che guida l’associazione studentesca della contea. Non tutti gli esuli cubani appoggiano la messa all’indice del volume. “Questa è l’America. Rispettiamo la libertà di pensiero e il diritto di chiunque di esercitarla liberamente. Ed è quello che vogliamo per il futuro di Cuba”, ha chiosato Alfredo Mesa, direttore della Cuban American National Foundation.

Le conseguenze. La vicenda, intanto, ha innescato altri casi simili. La scorsa settimana, un altro genitore si è formalmente lamentato di “Cuban kids”, un libricino per le scuole con dei bambini che cantano in onore di Che Guevara. A Miami vivono circa 650.000 persone di origine cubana, molte delle quali hanno perso tutti i loro beni durante la rivoluzione, e già in passato la comunità si era scagliata contro rappresentazioni del regime non gradite. Nel 1999, l’aeroporto della città mise al bando un numero della rivista Cigar Aficionado che conteneva una storia considerata troppo benevola con Fidel Castro. Anche quella volta il caso finì davanti a un giudice, e alla fine il divieto di vendita fu revocato. Stavolta, in attesa del verdetto, una certezza c’è già: se il provveditorato perderà la contesa, le spese legali di circa 300.000 dollari le pagheranno i contribuenti della Florida. “Trecento sacchi per fare la battaglia a un libro per bambini. E in tutta probabilità perdere. Sapete scrivere ‘idiozia’, bambini?”, ha scritto un editorialista del Miami Herald. “Se frequentate una scuola pubblica di Miami, probabilmente no. Eppure il Board ha 300.000 dollari da buttare via”.

http://www.peacereporter.net/dettaglio_articolo.php?idpa=&idc=2&ida=&idt=
&idart=5922


Ordenan tener libro sobre Cuba en bibliotecas de Miami
Un juez dictaminó que la Junta Escolar de Miami-Dade debe regresar los ejemplares del libro Vamos a Cuba y otros que había retirado

Un juez estadounidense ordenó hoy colocar de nuevo en las bibliotecas escolares del condado Miami-Dade un libro que ha causado controversia en el exilio cubano, que considera que su contenido es una distorsión de la realidad de Cuba.

El magistrado Alan S. Gold dictaminó que la Junta Escolar de Miami-Dade debe regresar los ejemplares del libro Vamos a Cuba y otros que había retirado antes del 31 de julio próximo.

Gold dijo que la Junta Escolar por prohibir el texto y otros libros está de "hecho prohibiendo incluso la consideración voluntaria de los temas contenidos en los libros para estudiantes en su tiempo libre", lo que contradice la Primera Enmienda.

El fallo se emitió después de que la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) de Florida interpusiera una demanda contra la Junta Escolar que en junio pasado votó a favor de retirar el libro de los estantes de las escuelas públicas.

Howard Simon, director ejecutivo de ACLU, dijo hoy en un comunicado que la "batalla por la libertad de expresión en Cuba y en otros regímenes opresivos no puede ser librada con la aplicación de la censura en Miami".

ACLU y la Asociación Estatal de Estudiantes de Miami-Dade cuestionaron la votación de la Junta Escolar argumentando que violaba el derecho constitucional de los alumnos a tener acceso a la información, establecido en la Primera Enmienda.

El libro, que no es de lectura obligatoria para los alumnos, fue retirado de las estantes luego de que Juan Amador, de origen cubano y padre de una estudiante, se quejara de que el contenido no muestra la realidad de la vida actual en la isla caribeña bajo el gobierno del presidente Fidel Castro.

En Miami reside gran parte del exilio cubano.

En las bibliotecas escolares de Miami-Dade hay varios ejemplares de A Visit to Cuba y de éstos, cuatro están en español con el título: Vamos a Cuba.

Vamos a Cuba es parte de una serie de libros escolares dedicados a la vida en otros países, entre ellos Puerto Rico, Australia, Francia y Grecia.

Vgt

http://www.eluniversal.com.mx/notas/364411.html


Ordenan colocar de nuevo en bibliotecas de Miami libro sobre Cuba

Un juez estadounidense ordenó hoy colocar de nuevo en las bibliotecas escolares del condado Miami-Dade un libro que ha causado controversia en el exilio cubano, que considera que su contenido es una distorsión de la realidad de Cuba.

El magistrado Alan S. Gold dictaminó que la Junta Escolar de Miami-Dade debe regresar los ejemplares del libro 'Vamos a Cuba', y otros que había retirado, antes del 31 de julio próximo.

Gold dijo que la Junta Escolar, por prohibir el texto y otros libros, está 'de hecho prohibiendo incluso la consideración voluntaria de los temas contenidos en los libros para estudiantes en su tiempo libre', lo que contradice la Primera Enmienda.

El fallo se emitió después de que la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) de Florida interpusiera una demanda contra la Junta Escolar, que en junio pasado votó a favor de retirar el libro de los estantes de las escuelas públicas.

Howard Simon, director ejecutivo de ACLU, dijo hoy en un comunicado que la 'batalla por la libertad de expresión en Cuba y en otros regímenes opresivos no puede ser librada con la aplicación de la censura en Miami'.

ACLU y la Asociación Estatal de Estudiantes de Miami-Dade cuestionaron la votación de la Junta Escolar argumentando que violaba el derecho constitucional de los alumnos a tener acceso a la información, establecido en la Primera Enmienda.

El libro, que no es de lectura obligatoria para los alumnos, fue retirado de las estantes luego de que Juan Amador, de origen cubano y padre de una estudiante, se quejara de que el contenido no muestra la realidad de la vida actual en la isla caribeña bajo el gobierno del presidente Fidel Castro.

En Miami reside gran parte del exilio cubano.

En las bibliotecas escolares de Miami-Dade hay varios ejemplares de 'A Visit to Cuba' y de éstos, cuatro están en español con el título: 'Vamos a Cuba'.

'Vamos a Cuba' es parte de una serie de libros escolares dedicados a la vida en otros países, entre ellos Puerto Rico, Australia, Francia y Grecia.

Terra Actualidad – EFE

http://actualidad.terra.es/sociedad/articulo/ordenan_miami_cuba_1003322.htm


Un juez ordena mantener en las escuelas Vamos a Cuba
RUI FERREIRA

LA JUNTA Escolar decidió el mes pasado retirar Vamos a Cuba de las escuelas tras las quejas de un padre exiliado, pero un juez ordenó que se mantuviera el libro en los centros educativos.

Un juez federal en Miami ordenó ayer a la Junta Escolar que mantenga en los estantes escolares una colección de libros que incluye al polémico Vamos a Cuba.

En un documento de 89 páginas, el juez Alan Gold aceptó los argumentos de la Unión Americana de Derechos Civiles (ACLU), entidad que acudió a los tribunales solicitando que el magistrado impidiera la remoción de los libros. El juez añadió que el distrito escolar tiene hasta el 30 de julio para implementar su decisión, la cual deberá ser inamovible por lo menos hasta que el caos sea ventilado en los tribunales, lo cual podrá tardar años.

''La Junta Escolar no deberá utilizar su poder inherente para eliminar las expresiones de ideas que no aprueba'', dijo Gold.

En su opinión, las escuelas deben dar ejemplo de ''apertura'' a sus estudiantes, a menos ``que quieran enseñarle a la juventud a hacer caso omiso de principios importantes de nuestro gobierno''.

''Al remover los libros sobre Cuba y el resto de la colección, la Junta Escolar está, incluso, impidiendo la posibilidad de que los estudiantes pueden consultar voluntariamente en su tiempo libre los temas contenidos en esos libros'', puntualizó Gold en su sentencia.

Para la ACLU, la decisión del juez es una victoria cabal, aunque la decisión no sea final. ''Creo que está claro que el juez y la ACLU tienen simpatía hacia una comunidad que se ha exiliado de su país, pero la verdad es que la libertad de expresión no puede ser sacrificada a causa de una creencia por muy firme que esta sea'', dijo la abogada de ACLU, JoNel Newman.

Uno de los principales detractores de Vamos a Cuba, el miembro de la Junta Escolar y candidato al Senado estatal, Frank Bolaños, dijo ayer que espera que el panel educacional apele la decisión, y en un comunicado enviado al final de la tarde añadió que llevará este caso hasta el Tribunal Supremo, ``si hace falta''.

''A pesar de este revés, me sigo oponiendo a la decisión de un burócrata intransigente de comprar estos libros propagandísticos con el dinero del contribuyente'', dijo Bolaños.

Según Howard Simon, el director ejecutivo de la ACLU, la diferencia de opinión con la Junta Escolar se puede solucionar si ``ellos aceptan reintegrar el libro [Vamos a Cuba] y añadir otros que lo complementen''.

''No se responde a la censura con más censura. Debemos añadir otros libros que aporten más conocimiento, no retirar un libro'', añadió.

El mes pasado, la Junta Escolar decidió por 6 a 3 remover el libro de los estantes escolares después que un padre exiliado se quejó del contenido y pidió que fuera retirado de la biblioteca de la escuela de su hija. Pese a que dos comisiones pedagógicas decidieron que la publicación no representaba un problema y recomendaron su permanencia en los estantes, la más alta autoridad escolar decidió sacarlos.

Casi de inmediato, la ACLU acudió a los tribunales con el argumento de que en 1982 el Tribunal Supremo prohibió la retirada de libros de bibliotecas escolares por razones políticas.

El libro no es de lectura obligatoria. Sin embargo, Vamos a Cuba fue cuestionado porque según activistas del exilio, políticos cubanoamericanos, candidatos al Senado estatal y miembros de la Junta, no describe de una forma correcta la vida en la isla, dando de ella una impresión idílica, obviando las características del sistema político.

http://www.miami.com/mld/elnuevo/news/local/15114028.htm?source=
rss&channel=elnuevo_local

 




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938