..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.134, Viernes, 28 de julio del 2006
Libro de visitas
 

NATIONAL GEOGRAPHIC DEMUESTRA QUE SAN NICOLÁS DEL PELADERO SE HA TRASLADADO A SUECIA. EL SR. OSVALDO ALFONSO, DIRECTIVO DEL PARTIDO DEL VERDE CUBANO, LO CONFIRMA.

Para los misceláneos la semana que transcurre ha sido de resonantes éxitos, cuajada de victorias. Con extraordinario estoicismo han continuado la lucha inclaudicable por el jamón del yanqui y la vida muelle a la que se reduce todo el programa político de este puñadito de bitongos. Han seguido jurándonos por su madre que se mueven, no por los billetes que engrasa desde siempre la maquinaria de la contra cubana, sino por puro afán de democratizarnos y liberarnos. En estos últimos días han aguantado los gaznatones de la Historia con idéntica resignación y la misma combatividad con que Sonny Liston recibía los guantazos de Cassius Clay.

Cassius Clay vs Sonny ListonNunca nadie, al borde del knockout, ha graznado con más estruendo. Verdaderamente, lo disfrutamos. Jamás se había visto, como ahora, el lastimero espectáculo de un bulto inofensivo derribado sobre el ring, reclamando la victoria con semejante aleteo. Sin dudas, nos divertimos.

Pasemos revista a algunas de sus más estruendosas victorias de la última semana que han impreso una huella indeleble en los anales de la historia política cubana:

  1. Gaby Sarduy reportó, el pasado 22 de julio, que “Buenos Aires amaneció empapelada con afiches contra Castro y Chávez”. A pesar del esfuerzo con el bandoneón de la Srta. Sarduy, muñeca brava, se hizo muy difícil de bailar ese tango: nadie que haya visitado una ciudad semejante se tragó la bola. El masivo rechazo del pueblo argentino contra esos molestos visitantes no se hizo esperar: según datos de la Policía, más de cien mil airados manifestantes a favor de la libertad de Cuba y Venezuela expresaron su repudio en Córdoba, en un acto sin precedentes, en medio de la noche fría, y sin que los mandatarios repartiesen regalías, como sueñan los misceláneos organizar sus mítines futuros en una Cuba recolonizada por el yanqui. Y para cerrar la estruendosa derrota del viaje de Fidel, la condena unánime de los mandatarios del MERCOSUR a la isla, reflejada en el acuerdo económico concertado con Cuba, sonora bofetada al rostro demacrado del bloqueo y de quienes lo defienden.

  2. Félix José Hernández, ínclito redactor de la “Guía Michelin” de la contra cubana, que con su corrección en el vestir y su verbo amodorrante está reservando el puesto de cronista social del “Diario de la Marina”, ha dado la callada por respuesta y ha protagonizado un más que prudente repliegue táctico, rodeado en la estampida de aguerridos misceláneos, tras publicar Librínsula las pruebas de que el cacareado “don de profecía” del difunto Rafael Díaz Balart era tan auténtico como cada una de las astillas de la cruz del Calvario que se venden a los turistas en cualquier bazar del mundo, y que, puestas bajo un microscopio, muestran la marca de “Made in Taiwan”. Excelente ocasión para reafirmar que la contrarrevolución cubana, con tal de mantenerse arriba de la bola, lo mismo pone a llorar a una imagen de la Virgen que fabrica un “Titán de Bronce” de un impresentable como Osvaldo Alfonso, o inventa un aguerrido luchador político de un monaguillo pancista, como Alexis García Solenzal.

  3. El juez Alan S. Gold, de Miami, acaba de ordenar que no se puede censurar el libro “Vamos a Cuba”, que con tanta furia se intentase prohibir en las bibliotecas escolares del Condado de Miami Dade por representantes de la mafia cubana. Los misceláneos se anotan así otro tanto: favorecedores de dicha censura, haciendo gala de un envidiable olfato político, han quedado con las partes pudendas al aire. Mientras tanto, en apenas 27 días, la web habilitada para recoger la firma de los que repudiaban este intento que hubiese hecho las delicias de Gengis Khan, ha recibido 820 adhesiones de muchas partes del mundo, desde los Estados Unidos hasta Polonia.

  4. Como muestra de lo bien que se vive en el paraíso norteamericano, que los misceláneo prometen extender a Cuba, tras la caída de la Revolución, el “Miami Herald” acaba de publicar tres curiosas noticias que les otorgan toda la razón: “las buenas universidades norteamericanas están siendo monopolizadas hasta niveles inauditos por sus clases altas… mientras el 75% de los alumnos de las mejores 150 universidades del país proviene del 25% de sus clases más ricas, únicamente el 3% proviene del 25% más pobre, y tan sólo el 10 % del 50% más pobre” (“La esclerosis del sueño americano”, 26 de julio). Pero los pobres que no puedan estudiar tampoco tienen la opción de quedarse en casa: “[Miami-Dade] es un condado donde la situación por la falta de viviendas baratas es una de las más graves de la nación.” (“Casas para pobres que enriquecen a los ricos”, 26 de julio). Y, bueno, ya que no se dispone de una casa, ni se puede estudiar en las universidades, queda el refugio de los valores, del respeto a la ley, de la decencia que emana por todos los poros del sistema: “Después de seis meses de juicio, un jurado de Miami halló culpables a miembros de la legendaria “Mafia Cubana… (causantes) de 8 asesinatos, entre ellos, de un niño de tres años, y siete incendios… El gobierno les confiscará propiedades evaluadas en $1400 millones” (“Hallan culpables a miembros de mafia cubana”, 27 de julio)

  5. Gracias a la abnegada, paciente y muy exitosa labor proselitista de los misceláneos en Suecia, sobran los suecos que han sido convertidos a su credo político contra Cuba. Si convocan a una protesta ante la Embajada de la isla en Estocolmo, no tardan en acudir cinco… cubanos. Si luchan unos viajecitos turísticos pagados por la Agencia, con los que poder mantener en el candelero la campaña moribunda, acuden dos suecos y hay que importar a una dama de Bosnia para cumplir el cupo. La noticia la brinda un tal Magnus Krantz, que es la viva estampa de la modestia cuando posa con las manitos recogidas para la entrevista. García Solenzal, en pose de bucólico ordeñador independiente y democrático, lo exprime buscando aunque sea una galleta, un empujón, un arresto, una censura por parte de las autoridades cubanas, tras su valiente incursión en las aguas de Varadero y las estremecedoras vivencias recolectadas entre los parroquianos de la Bodeguita del Medio. El sueco ni siquiera pudo corroborar haber sido vigilado o si se lo creyó, fruto de la paranoia. El acto de heroísmo protagonizado por estos valientes Freedom Fighter no dio más que para una vulgar entrega de dinero a particulares, lo que hacen a diario decenas de “mulas” que llegan al país, y ganarse el derecho a que se les formulasen dos o tres preguntas en al aeropuerto, por parte de las autoridades competentes. La estatura moral del Sr. Krantz y sus acompañantes crece cuando afirma haber accedido a una petición “muy amable”, por parte de sus interlocutores: la de borrar imágenes fotográficas tomadas en Cuba, entregar unos cuadernos de notas y un libro, todo lo cual hizo con urbana puntualidad, como bien cuadra a quienes hacen campaña, como los misceláneos, para incentivar la desobediencia civil en la isla.

  6. Un galante “José, orgullo del Diezmero” nos sigue deleitando con sus mensajes desde el anonimato, salpicados con odio freudiano hacia quienes habitan el oriente cubano. Malo para el negocio de la reconciliación y los abrazos. Tanto como el exabrupto del alter ego gay del oficial sionista de la CIA al que ya nos referimos, y que se hace llamar “Stefanía, activista italiana”. Esta versión miscelánea de la novia de Chucky, el Muñeco Diabólico, acaba también de perder la chaveta en uno de los sitios de la blogosfera CIA llamado “Free Toughts” calificando de “comemierdas” a quienes la describimos envuelta en algodones rosados y nubes de azúcar. Malo para la lucha pacífica. En el caso de nuestro amigo, respondo a su cortés invitación anunciándole que, hechas las consultas pertinentes con los descendientes del tío Scott, y al enterarnos de que también fue compositor musical, hemos sido autorizados a iniciar en breve la serie de comentarios “Sinfonía sueca en re menor para orquesta sinfónica, clavicordio y molusco, del tío Scott”, los cuales iremos ubicando, por entregas, en un blog especialmente creado al efecto y que con justificada razón le será dedicado. Por supuesto que reservaremos la primicia de su presentación a la gloriosa “Misceláneas de Cuba”.

  7. No se ponga bravo el ilustre Sr. Osvaldo Alfonso, egregio directivo del Partido del Verde Cubano, por haber dejado para el final a quien siempre ha sido vanguardia en el tumbe. Ocurre que nos están llegando tantos mensajes electrónicos espontáneos de sus rendidos admiradores, tantas anécdotas y tal cantidad de recuerdos de sus hazañas, que el asunto merecerá algo más que unas líneas semanales. Y él lo sabe. Por lo pronto un pequeño botón de muestra del baúl de los recuerdos de la BBC, que revive los instantes en que se creció ante la Historia de Cuba adquiriendo la broncínea reciedumbre de que hace gala cada vez que firma los comentarios que le escriben:

    “El único caso que recibió una reducción sustancial de la condena solicitada fue el disidente Osvaldo Alfonso, quien en el juicio se arrepintió, confesó haber sido manipulado por los estadounidenses y pidió perdón…” (Fernando Ravsberg, corresponsal de la BBC en La Habana, en su artículo “Dura sentencia a opositores”)

¡Oh, el duro oficio de la hombría, los deberes de la masculinidad, los sacrificios del honor, los sinsabores de la decencia, la indeclinable lealtad a los correligionarios, cantados todos por la lira de Homero! ¡Oh, crueles difamadores que os cebáis en los héroes protagonistas de cruentas batallas de principios contra rojos y dictadores! ¡Oh, inclementes hermanos que habéis desconfiado de la más acrisolada trayectoria de un líder aferrado a la presidencia del Partido Liberal, expulsándolo, injustamente, de sus filas!

Y para no perder la costumbre, habiendo constatado que las faltas de ortografía, de redacción y de sentido común que escapan de la inspirada pluma del Sr. Alfonso, cuando nadie tiene tiempo de escribir por él, como la rabia escapa de nuestro inspirado tresero de mentiritas, otra lista que pasa a formar parte de su Currículum Disparatae, compilada en apenas cuatro párrafos de la trascripción que dice haber realizado de una noticia recibida por “Stefanía, activista italiana”: (Ver: “Rinde Movimiento Liberal Cubano homenaje a opositor muerto”, en “Misceláneas…, 28 de julio)

  • La “Marina de Guerra cubano americana” no ha existido jamás, si descontamos la mente de anexionistas, como los misceláneos.
  • Es incorrecto escribir “pribado”, debe escribir “privado”.
  • “Debengaba” no existe, suponemos quiso escribir “devengaba”.
  • “Opocitor” se escribe con “s”. Deberá escribir “opositor”.
  • Y “desidratado” tampoco existe, se comió la “h” (no me busque la excusa manida del hambre, ni la libreta de abastecimientos). Lo correcto es escribir “deshidratado”.

Le agradezco al Sr. Alfonso su gentil anuncio de que enviará a la Biblioteca Nacional ejemplares de “Misceláneas…”. ¿Por qué no, si la Institución ha tenido el estómago de conservar el “Heraldo de Cuba” de Machado, “Ataja”, de Batista y el “Diario de la Marina”, primero del colonialismo español, y luego del yanqui?. Sólo que, como es habitual, los misceláneos llegan siempre tarde y mal.

Los dejo, por hoy, con una foto donde una bibliotecaria cubana de verdad, a la entrada de la Biblioteca Nacional, muestra uno de los ejemplares que conserva, con todo amor, la institución. No se trata de una de las imágenes virtuales a costa de las que vive como Carmelina en Miami un estafador de la talla de Ramón Humberto Colás.

Besos y abrazos para todos, y saludos al resto del elenco circense:

Ángel de la Guardia.

________________________________


Otros artículos vinculados con el tema “Misceláneos and company”




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938