..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.126, Viernes, 2 de junio del 2006

 

Los días del dólar parecen estar contados: Irán planea una bolsa petrolera en euros*
Por: William Clark (PROYECTO CENSURADO)

Las 25 'historias top' del Proyecto Censurado 2006* (IX)

Traducción de Ernesto Carmona (especial para ARGENPRESS.info)

Los medios de EEUU dicen que Irán pueda ser el blanco siguiente de una agresión de EEUU. La excusa anticipada es el alegado programa de armas nucleares de Irán. William Clark dice que las razones económicas pueden intensificar las preocupaciones de EEUU por Irán más que cualquier arma de destrucción masiva.

A mediados de 2003 Irán rompió con la tradición y comenzó a aceptar eurodólares como pago por sus exportaciones de petróleo a la Unión Europea (UE) y a sus clientes asiáticos. Saddam Hussein intentó una audacia parecida hacia 2000 y recibió una reacción devastadora de EEUU. Irak ahora no tiene ninguna opción para usar los dólares estadounidenses por las ventas de petróleo (Censored 2004 # 19). Sin embargo, el plan iranés de abrir un mercado de intercambio internacional de petróleo basado en el euro es una amenaza mucho más grande a la supremacía del dólar de EEUU.

Mientras que el dólar sigue siendo la divisa estándar para negociar ventas internacionales de petróleo, Irán se prepone instalar en este 2006 un intercambio o bolsa de petróleo que facilitaría negociar globalmente el combustible entre los países industrializados y en vías de desarrollo con ventas tasadas en euros, o 'petroeuros”. Con este fin, están creando un euro -denominado Internet- basado en un sistema de intercambio para ventas globales de petróleo. Esto es un desafío directo a la supremacía del dólar de EEUU en el mercado global del petróleo. Se especula extensamente que el dólar de EEUU ahora se ha inflado por tiempo limitado debido a la posición monopólica del 'petrodólar' en el comercio de petróleo. Con el nivel de la deuda nacional estadounidense, el valor del dólar ha sido sostenido artificialmente alto en comparación con otras divisas.

La amplia mayoría del mundo negocia el petróleo en el NYMEX de Nueva York (Mercantile Exchange) y en el IPE de Londres (International Petroleum Exchange), y, como lo menciona Clark, ambas bolsas están dominadas por las corporaciones de EEUU y ambos intercambios de petróleo se transan en la divisa de EEUU. El plan de Irán para crear un nuevo intercambio de petróleo facilitaría negociarlo en euros en el mercado mundial. En años recientes, el euro se ha convertido en un moneda algo más fuerte y más estable que el dólar de EEUU. Quizás ésta sea la razón por la que Rusia, Venezuela y algunos miembros de la OPEP han expresado interés en la mudanza hacia un sistema de petroeuros en las transacciones del petróleo. Sin duda, una bolsa iraní exitosa de petróleo puede crear el ímpetu para que otros países industrializados dejen de convertir sus propias divisas en petrodólares para comprar petróleo. Un cambio de los dólares de EEUU a los euros en el mercado del petróleo afectaría bastante la demanda de petrodólares, haciendo -quizás-caer el valor del dólar a plomo. Una caída empinada en el valor del dólar debilitaría a EEUU como líder económico del mundo.

China sostiene al dólar de EEUU

China es un exportador importante a EEUU y su superávit comercial con ese país significa que se ha convertido en el segundo gran sostenedor mundial de las reservas de divisa de EEUU (Japón es el sostenedor más grande con U$S 800 mil millones, y China sostiene con más de U$S 600 mil millones invertidos en bonos del Tesoro). China perdería enormemente si todavía conserva cantidades extensas de divisas de EEUU cuando el dólar se derrumbe y asuma un valor más realista. Mantener a EEUU como mercado para sus mercancías es una meta preeminente de la política financiera china, pero es cada vez más dependiente de Irán para sus importaciones vitales de gas y petróleo. El gobierno chino tiene cuidado de mantener el valor del yuan ligado al dólar de EEUU (8,28 yuan por 1 dólar). Esta ligazón artificial les permitió, efectivamente, establecer una divisa. Pero el gobierno chino ha manifestado interés en desligar el arreglo dólar-yuan, lo que podría dar lugar a una caída inmediata del dólar. Más angustiante es la potencialidad de China de abandonar su compra prolífica en curso de bonos de la deuda del Tesoro de EEUU por efecto de su descontento con las políticas de EEUU hacia Irán.

Las situaciones inestables no pueden tener la expectativa de mantenerse siempre estáticas. Es razonable contar con que los chinos cierren sus apuestas. No es razonable contar con que planeen mantener una tenencia de dólares devaluados después de una declinación repentina de su valor. Es probable que la situación artificial pueda continuar por cierto tiempo, pero esto se deberá en gran parte al hecho de que los chinos lo desean de esa manera. Sea como sea, China parece estar en el proceso de descargar algunas de sus reservas de dólares de EEUU en el mercado mundial para comprar reservas de petróleo y, más recientemente, procura comprar Unocal, una compañía petrolera basada en California.

La ironía es que los aparentes planes de EEUU para invadir Irán aplican presión para que los chinos abandonen su apoyo al dólar. Clark advierte que 'un intento militar unilateral de EEUU en Irán aislaría más al gobierno de EEUU, y es concebible que una acción tan abierta podría provocar que otras naciones industrializadas abandonen el dólar en masa”. Quizás los planificadores de EEUU piensen que pueden arrinconar militarmente el mercado petrolero. Pero desde el punto de vista de Clark, 'una intervención de EEUU en Irán es probable que provoque un desastre para EEUU, empeorando muchísimo la situación respecto al terrorismo internacional, para no mencionar potenciales efectos nocivos sobre la economía de EEUU.

El resultado más probable de una invasión de Irán sería que, igual como ocurrió con Irak, las exportaciones de petróleo iraní se secarían, sin importar qué divisa prevalezca, y se obligaría a China a abandonar el dólar y comprar petróleo en Rusia, probablemente en euros. La conclusión es que los líderes de EEUU parecen no tener ninguna idea de qué están haciendo. Clark precisa eso: 'La producción petrolífera del mundo ahora es ‘plana hacia fuera’, y una interrupción mayor escalaría los precios del petróleo a un nivel que marcaría una depresión global”.

Actualización de William Clark: Después de terminar mi ensayo en octubre de 2004, tres historias importantes parecían levantar dramáticamente las estacas geopolíticas para la administración Bush. Primero, el 28 de octubre de 2004, Irán y China firmaron un enorme acuerdo comercial de petróleo y gas (valorado entre 70 y 100 mil millones de dólares). (1) Debe también observarse que China recibe actualmente de Irán el 13% de sus importaciones de petróleo. El gobierno chino dibujó con eficacia una 'línea en la arena' alrededor de Irán cuando firmó este enorme trato de petróleo y gas. A pesar de los deseos de las élites de EEUU de mantener por la fuerza la hegemonía del petrodólar, los riesgos geopolíticos de un ataque de EEUU contra las instalaciones nucleares de Irán crearían seguramente una crisis seria entre Washington y Beijing.

Un artículo abordando algunos de los riesgos estratégicos apareció en la edición de diciembre de 2004 del Atlantic Monthly. (2) Esta historia de James Fallows contorneó los juegos militares de la guerra contra Irán que fueron escenificados durante el verano y el otoño de 2004. Estas sesiones de guerra-juego fueron conducidas por el coronel Sam Gardiner, jubilado de la Air Force que por más de dos décadas trabajó con juegos de guerra en la Universidad Nacional de la Guerra (National War College) y otras instituciones militares. Cada panorama condujo a una escalada peligrosa en Irán e Irak. De hecho, Gardiner resumió los juegos de guerra con la siguiente conclusión: 'Después de todo este esfuerzo, yo me voy con dos recomendaciones simples para los hacedores de políticas: Usted no tiene ninguna solución militar para aplicársela a Irán. Y usted tiene que hacer trabajo de diplomacia”. (3)

La tercera y última noticia que reveló el proyecto de la administración Bush de atacar a Irán fue proporcionada por el reportero investigador Seymour Hersh. Una publicación de enero 2005 del New Yorker ('The Coming Wars”, Vienen Guerras) incluyó entrevistas con fuentes de alto nivel de la inteligencia de EEUU que en varias ocasiones dijeron a Hersh que Irán era finalmente el siguiente blanco estratégico. (4) Sin embargo, como miembro permanente del consejo de Seguridad de la ONU, China probablemente vete cualquier resolución de EEUU llamando a una acción militar contra Irán. Las acciones militares unilaterales en Irán aislarían al gobierno de EEUU en los ojos de la comunidad del mundo, y es concebible que una acción tan abierta podría provocar que otras naciones industrializadas abandonen el dólar en manada. Señalo esto en mi libro como 'la hipótesis de la nación granuja”.

Mientras los banqueros centrales a través de la comunidad mundial serían extremadamente renuentes a 'vaciar el dólar,' las razones de cualquier reacción drástica probablemente sea directa a su perspectiva -la comunidad global es dependiente de las fuentes de energía de petróleo y gas que se hallan en el Golfo Persa.

Numerosos geólogos de petróleo están advirtiendo que la producción petrolífera global ahora está funcionando “flat out” ('plana hacia fuera”). Por lo tanto, no sería emprendido ningún esfuerzo de la comunidad internacional que de lugar a una crisis de la divisa dólar -no lisiar el dólar y a la economía de EEUU como castigo hacia la gente estadounidense per se- pero sí frustrar algo la guerra unilateral adicional y sus efectos potencialmente destructivos sobre la infraestructura crítica de la producción petrolífera y el tráfico marítimo por el Golfo Persa. Salvo un ataque de EEUU, parece inminente que Irán pondrá en marcha en 2006 la bolsa de petróleo de denominación euro. (5I Lógicamente, la estrategia más apropiada para EEUU es un compromiso con la UE y la OPEP hacia un sistema dual-divisa para negociar el petróleo internacional.

Para información adicional: Los lectores interesados en aprender más sobre el conflicto de la divisa del petróleo dollar/euro y el fenómeno geológico próximo denominado “Peak Oil” pueden leer el nuevo libro de William Clark “Petrodólar Warfare” (Guerra del Petrodólar: Petróleo, Irak y el futuro del dólar), disponible en la New Society Publishers: www.newsociety.com, www.amazon.com o en librerías.

Notas:
1. “China, Iran sign biggest oil & gas deal,” China Daily, October 31, 2004. http://www.chinadaily.com.cn/english/doc/2004-10/31/content_387140.htm.
2. James Fallows, “Will Iran be Next?,” Atlantic Monthly, December 2004, pgs. 97-110.
3. James Fallows, ibid.
4. Seymour Hersh, “The Coming Wars,” The New Yorker, January 24th-31st issue, 2005, pgs. 40-47. Posted online January 17, 2005. Online: http://www.newyorker.com/fact/content/?050124fa_fact
5. “Oil bourse closer to reality,” IranMania.com, December 28, 2004. Online: http://www.iranmania.com/News/ArticleView/Default.asp?ArchiveNews=
Yes&NewsCode=28176&NewsKind=BusinessEconomy.

Fuente:

GlobalResearch.ca, October 27
Title: “Iran Next U.S. Target”
Author: William Clark

Faculty Evaluator: Phil Beard, Ph. D.
Student Researcher: Brian Miller

(*) El Proyecto Censurado (Project Censored) es un programa de la Universidad Sonoma State, California, que todos los años emite un estudio sobre 25 grandes noticias ocultadas por la gran prensa de EEUU. Estas “25 historias top” sobre grandes temas sustraídos del debate periodístico ofrecen una radiografía actualizada de la sociedad estadounidense, cuyo conocimiento permite comprender mejor los designios del imperio. Los textos completos pueden verse (en inglés) en http://www.projectcensored.org/censored_2006/index.htm#1
(**) Títulos y subtítulos del traductor.

Censored2006




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938