..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.127, Viernes, 9 de junio del 2006

Libro de visitas

 

El paciente José Martí / Un joven galeno revisa la correspondencia de José Martí para indagar acerca de las enfermedades del Apóstol
Por Luis Raúl Vázquez Muñoz
Fotos: José la Rosa y archivo del entrevistado

Un artículo de un carácter muy particular, que nos trae nuevos datos sobre nuestro Héroe Nacional:

CIEGO DE ÁVILA.— Días después del envenenamiento, José Martí le confesaba por carta al General Serafín Sánchez: “[...] mi estómago no soporta aun alimento, después de un mes”. Las líneas son claras en cuanto al sufrimiento del Apóstol; más, para un médico, la misiva todavía guarda sus misterios.

“¿A qué se refería cuándo dijo que no soportaba ningún tipo de comida?”, se interroga el doctor Dagoberto Álvarez Aldana. “¿Padecía de gastritis o los síntomas eran de otra dolencia?”

Para este galeno, de 35 años y especialista de Primer Grado en Endocrinología y Medicina General Integral, seguir las dolencias de José Martí por su correspondencia resulta una tarea difícil y, a ratos, escurridiza; pero el análisis de las mismas puede aclarar una serie de puntos poco estudiados sobre la vida del Maestro.

“Él era un poeta hasta en las circunstancias más íntimas —apunta el doctor Álvarez—, por ello resulta difícil, al paso del tiempo, arrancarle la verdad a las imágenes literarias que utilizó. Por ejemplo, en una carta a Juan Bonilla, fechada el 8 de agosto de 1890, en las montañas de Castkill, donde lo enviaron a recuperarse, escribió: ‘ya no me queda nervio quieto (¿qué quería decir?)..., ya yo me voy muriendo, mi querido Juan. Los pulmones se me quejan y el corazón salta más de lo que debe’. ¿A qué se refería con lo de los pulmones? ¿Tenía falta de aire (disnea) o dolor en punta de costado? Y con lo del corazón, ¿tenía taquicardia, como síntoma de algo más complicado? ¿Cuál era en realidad su padecimiento?

“Al parecer, Martí nunca precisó en sus cartas qué enfermedad tenía; esa es una de las dificultades para perfilar su historia clínica. Podemos encontrarnos con una misiva dirigida a don Miguel Tedín el 13 de septiembre de 1890, que es un ejemplo de su hermetismo. Dice: ‘Mi enfermedad porque estoy enfermo, es el horror de la tinta.’ Podemos hacer muchas conjeturas y al final volver a la misma pregunta: ¿Qué tenía Martí en ese momento?”

SE NECESITA MÁS DE UNO

El doctor Dagoberto Álvarez inició las indagaciones sobre el historial clínico de José Martí en 1994. Los primeros resultados los presentó en 1998, en el XXV Seminario Juvenil Nacional Martiano, celebrado en Santiago de Cuba. El trabajo, José Martí: sus padecimientos físicos y las ciencias médicas, recoge cronológicamente los padecimientos del Héroe Nacional e intenta esbozar su relación con las Ciencias Médicas, entre otros aspectos.

Sus investigaciones en el tema continúan; sin embargo, a medida que pasa el tiempo, una certeza se hace más evidente. “Se necesita más de un profesional”, apunta. “Hay que trabajar con un equipo multidisciplinario; de lo contrario, en ocasiones, sería muy difícil llegar a la verdad.

“La propia carta remitida al General Serafín Sánchez, luego del envenenamiento, es prueba de ello. El Maestro se confiesa incapaz de soportar cualquier alimento. En mi opinión, se necesitaría, como mínimo, la presencia de un historiador, un médico y un toxicólogo para poder diagnosticar el tipo de padecimiento, desde el punto de vista clínico. Lo mismo ocurre con otras cartas”.

El doctor Dagoberto señala la ausencia de una hoja clínica de José Martí, como una de las principales dificultades a la hora de acercarse a sus dolencias. También define varios factores a tomar en cuenta.

“Uno de ellos es el presidio —expresa. Todo parece indicar que Martí fue un niño sano. Sin embargo, los trabajos en las canteras de San Lázaro lo golpearon en la adolescencia, un momento crucial en el desarrollo físico. No existen evidencias de que Martí padeciera de alguna enfermedad hereditaria. Ahora, ¿en qué situación quedó su organismo después de la cárcel? Esa es una pregunta que a ratos me hago; porque justo después del presidio aparecieron una serie de enfermedades que lo golpearon toda su vida. Por lo tanto, me parece que hay que partir de ese período a la hora de analizar su comportamiento clínico”.

Las inquietudes del médico avileño se sustentan, en parte, por la comparación entre el número de dolencias del Maestro y su cronología de vida. Gracias a ese método y la graficación de los resultados, se aprecia que Martí atravesó un período de dolencias sucesivas hasta alcanzar la mayoría de edad. Le siguió una etapa sin complicaciones mayores hasta 1886, cuando se lanza a la organización de la Guerra necesaria. A partir de ahí, los males se dispararon con un punto crítico entre 1891 y 1893, con unos seis padecimientos registrados de manera casi sucesiva. Un vistazo a la gráfica arroja un dato: el 30 por ciento de los 42 años de vida de José Martí, estuvo ocupado por enfermedades.

SU GRAN AMIGO ERA UN MÉDICO

En el rastreo realizado a la edición de 1975 de las Obras Completas, el doctor Dagoberto Álvarez encontró 64 artículos dedicados a la Medicina. De esa labor surgió su segundo trabajo, José Martí y las ciencias médicas (compilación), presentado en el XXX Seminario Juvenil Nacional de Estudios Martianos.

En él están presentes los artículos periodísticos, entre otros textos, del Maestro sobre la Medicina. Están, por ejemplo, los comentarios a la obra de J. Leonard Corning, Cansancio y agotamiento del cerebro; las opiniones sobre el bacteriólogo francés Louis Pasteur; sus consideraciones acerca de la cirugía plástica, publicadas en la crónica Un rostro rehecho, en La América, de Nueva York, y los criterios sobre la salubridad en los que se lee su cita: “La verdadera medicina no es la que cura sino la que precave. La higiene es la verdadera medicina”.

Al hojear los textos, salta la pregunta: ¿Cuál era el origen de ese interés de Martí por las ciencias médicas? Dagoberto, expresa: “Sin dudas que su inquietud intelectual lo condujo a obtener información en ese campo, más cuando a cada rato tuvo que encontrarse con un médico. Por otra parte, su labor como periodista lo obligó a seguir los momentos importantes de las revoluciones científico-técnicas que se operaron en el siglo XIX y que tuvieron impactos en la Medicina. Por último, no podemos olvidar que su gran amigo, Fermín Valdés Domínguez, era médico”.

Pero los argumentos no se detienen. De un librero, en el que sobresale un busto del Héroe Nacional, el joven extrae un texto con portada amarilla. “Para acercarse a la relación del Maestro con la Medicina hay que empezar por aquí”, dice. Es un folleto titulado Médicos en la vida de Martí, editado en 1955 por el doctor César Rodríguez Expósito, historiador del Ministerio de Salubridad y Asistencia Social.

En el material se hace referencia al criterio de Gonzalo de Quesada de que el Maestro nunca tuvo historia clínica. Pero para el joven avileño, el folleto tiene otro valor. “Nos menciona los médicos que tuvieron una relación más directa con el Apóstol. Valdés Domínguez; Carlos Sauvalle, con quien hizo amistad en España, y, sobre todo, el doctor Ramón Luis Miranda, el médico de Martí, como lo llamaban los cubanos de la emigración, entre otros.

“Es posible que al revisar los testimonios de estos especialistas se encuentren precisiones sobre las dolencias de Martí. Ramón Luis Miranda, por ejemplo, relata que lo atendió en la calle Oeste No. 61, de la Avenida Columbus, aquejado de bronquitis. Dice: ‘[...] lo encontré en su modesto y estrecho cuarto, postrado en cama, febril, nervioso’. ¿Cómo el enfermo hubiera descrito su padecimiento en una carta personal? De ahí la importancia de indagar en la papelería de los galenos”.

Sin embargo, a pesar de los misterios que rodean a la hoja clínica, el doctor Dagoberto Álvarez es concluyente en un punto: “Martí es grande no solo por lo que hizo en el plano político y literario. Lo es porque su historia es la de un hombre, que supera las dolencias que constantemente aparecieron en su camino. Por ello es necesario conocer con precisión sus padecimientos, porque nos brindarán la dimensión íntima de un ser humano en la lucha por conquistar su cuerpo, con el único recurso que tenemos a mano en estos casos: la voluntad”.

Al salir del presidio, José Martí padecía de afecciones oculares y de una úlcera en el tobillo por la presión de los grilletes. En abril de 1871, en España, se le diagnosticó sarcoidosis, una enfermedad con síntomas parecidos a los de la tuberculosis. Fue operado en noviembre. Sin embargo, su estado se mantuvo crítico; por lo que en julio de 1872 era conducido de nuevo a la sala de operaciones. La convalecencia lo obligó a posponer los exámenes en la Universidad, espera que se hizo eterna. A finales de 1875, ya en México, sufrió otra recaída. Entre otros males, la sarcoidosis lo atormentaba con infartos ganglionares. En 1876, se le practicó otra intervención quirúrgica, y al año siguiente padecía de conjuntivitis crónica en ambos ojos. Paradójicamente, la década de los ’80 del siglo XIX constituyó un período de aparente calma clínica. En los ’90, apareció otra enfermedad, la cual lo acompañaría por el resto de su vida: la broncolaringitis

(Nota elaborada gracias a los datos contenidos en la investigación José Martí: sus padecimientos físicos y las ciencias médicas, del doctor Dagoberto Álvarez Aldana).

http://www.jrebelde.cubasi.cu/2004/enero-marzo/feb-10/elpaciente.html


© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Tel*fonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938