..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.128, Viernes, 16 de junio del 2006

Libro de visitas

 

Una singular escuelita
Por Idalma Menéndez Febles/ Fotos: Daniel Mitjáns

Más de una vez el transporte se detuvo para coger aliento y seguir loma arriba. Lo empinado del camino lo hacía sofocarse igual que cualquier transeúnte ajeno a la comunidad que, aventurado, decidiera caminar por estos bellos paisajes.

Los mogotes parecían querer tocarnos mientras intentábamos llegar a una escuelita multigrado de Primaria, ubicada bien arriba en la montaña, en la comunidad de Sabanilla, territorio perteneciente al municipio de San Cristóbal.

El hecho, aunque por conocido y frecuente en cualquier paraje montañoso de la geografía cubana, no deja de asombrar a los visitantes, pues se torna sorprendente descubrir una escuelita con uno, dos o tres alumnos, en lugares tan intrincados.

UNA ESCUELA Y SIETE NIÑOS

Siete niños que cursan el segundo, tercer y cuarto grados componen la matrícula de la escuela primaria Amancio Rodríguez, a la cual por tener sólo un aula, no le falta el busto del Maestro y la bandera de la estrella solitaria.
Como tampoco faltan los medios audio-visuales –televisor, vídeo y computadora–. Privilegios que tienen hoy todos los centros educacionales del país.

Programa que se lleva a cabo gracias a la voluntad política del Estado cubano y a la luz del Sol, con el empleo de dos paneles solares para electrificar la singular escuelita.

También, cuenta con una antena parabólica que facilita la entrada de la señal televisiva y con ello la posibilidad de ver los programas destinados al proceso educativo.

A pesar que constructivamente, la escuela o el aula, único local que la compone, no esté a la altura de otras instituciones, la organización, limpieza de sus áreas internas y externas y el amor que allí se respira, hacen del recinto un lugar perfecto, donde conocimiento y naturaleza se unen armónicamente.

UN MAESTRO MULTIFACÉTICO

Orestes Álvarez es el encargado del aprendizaje de estos siete pioneros que según él muy pronto serán los médicos, obreros e ingenieros del futuro.

Graduado hace alrededor de 10 años, llegó a este sitio como parte del Contingente de Maestros de Montaña a pasar el servicio social y aunque vino por dos años ya lleva nueve, de ellos cuatro en este centro.

Atrapado por la belleza y singularidad de esta comunidad y por una de sus habitantes, a la cual se unió y hoy forman una familia compuesta además, por dos preciosos niños, decidió tirar el ancla y quedarse aquí.

Al indagar cómo hacía para impartir tres programas docentes y que los alumnos no perdieran la motivación, explicó que la clave está en tratar de integrar los contenidos afines.

“Cuando voy a dar algo nuevo en algún grado, dejo al resto trabajando con determinados ejercicios que les indico.
“Me gusta mucho la labor con estos niños, son muy sencillos, respetuosos y dóciles. Es maravilloso verlos adentrarse en el mundo de la Computación, la televisión, el vídeo, cosas que hace algunos años eran desconocidas para los habitantes de estas comunidades.

“Es gracioso pensar cuando llegué por primera vez; recuerdo que me dejaron en el poblado y no pude evitar el desconcierto y viré para Pinar del Río de donde soy, pero al otro día volví, pues yo me había comprometido y no podía quedar mal y ya ves, llevo nueve años aquí”.

PARA TODOS Y EN BIEN DE TODOS

La escuela y los medios audiovisuales son cuidados por un compañero a través de un convenio de Educación y los CDR.

Este hombre se encarga además, de usar el televisor, la computadora y el vídeo en función de los habitantes de la comunidad que disfrutan de este privilegio.

Pero la escuelita igualmente sirve para que padres y maestro estrechen vínculos, pues Orestes, a través de charlas y conversaciones con los progenitores de sus alumnos, intenta mostrarles a estos el camino por el cual transitan sus hijos y aspira para el próximo curso incorporar a los que tienen bajo nivel escolar a la Facultad.
Nada, que en nuestro país en materia de Educación como dice el trovador “todo está bien pensa’o”.

http://www.guerrillero.co.cu/pinardelrio/2006/junio/unasingular.htm




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938