..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.128, Viernes, 16 de junio del 2006

Libro de visitas


Vamos a Cuba, a lomo de libro

Como las antiguas “novelas por entregas”, vuelve un nuevo capítulo de la guerra desatada contra la amenazadora presencia, en las Bibliotecas de Miami, de un libro con la “aterradora” imagen de sonrientes pioneros cubanos. ¿Se queda? ¿Se va?... Lo importante es que ya muchos han podido comprender que los censores son los que se autoproclaman “defensores de la libertad de expresión”, y que…

¡¡la sonrisa de los niños cubanos nunca será censurada!!

Seguiremos informando sobre este enconado debate:

Vamos a Cuba, a lomo de libro
Por Juana Carrasco Martín

En el tercer round de la pelea volvió a ganar el libro, y con él la sensatez y la verdad. Por más de siete horas y durante dos sesiones de trabajo, el panel escolar de 17 personas —que incluyó educadores, administradores y miembros de la comunidad— que analizó si deja o no en las bibliotecas de las escuelas públicas del condado de Miami-Dade la obra Vamos a Cuba o A Visit To Cuba, decidió recomendarle al superintendente de educación de la localidad, Rudy Crew, mantener el libro en los estantes, para que cualquier niño pueda leerlo.

Consideraron que tenía omisiones, pero que era suficientemente preciso, exacto, verdadero y detallado para satisfacer las necesidades de su audiencia infantil, desde el kindergarten hasta el tercer grado.

Los prejuicios y las distorsiones de un padre de origen cubano dio inicio a esta especie de batalla «legal», que comenzó en la escuela primaria que lleva el nombre de la destacada ambientalista Marjorie Stoneman Douglas —conocida por su lucha a favor de la conservación del humedal de Los Everglades y del cuidado del equilibrio de la naturaleza, algo contra lo que supongo atentan los entrenamientos que ciertos grupos terroristas anticubanos, como Alpha 66, realizan en ese Parque Nacional estadounidense.

Pero eso es harina de otro costal, aunque destruir la biodiversidad, vidas humanas, o libros, constituyen componentes similares en los que se expresa el odio.

Sin embargo, la razón puede abrirse paso, como sucedió este lunes, cuando la Junta Escolar hizo su recomendación, a pesar de las protestas y presiones de una «pequeña banda de exiliados» —así los llamó la televisora local NBC6.NET.

Todo comenzó a principios de abril, cuando en la escuela sacaron al pequeño libro de los estantes ante la acalorada petición de un padre, molesto por la foto de los risueños escolares cubanos en la portada y por el texto que acusó de lavadora de cerebro de su hija, solo porque dice que los niños son iguales en Cuba que en Estados Unidos. El asunto fue sometido a la Junta Escolar de Miami-Dade y precisamente el 19 de abril, la moción del intransigente padre fue rechazada, aunque se decidió que el panel escolar volviera a discutir el tema. Juristas de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) abogaron porque el pequeño libro permanezca en las bibliotecas escolares, como garantía de los derechos individuales.

Así que desde los anaqueles, en sus alegres y coloridos uniformes, seguirán sonriendo nuestros pioneros, venciendo también con su ternura las ofuscaciones, ceguedades y obcecaciones; haciéndole un guiño cómplice de amor a los niños de segundo y tercer grado del otro lado del estrecho...

Por cierto, al decir de ACLU, sigue siendo un solo padre el irritado, furioso, frenético y rabioso...

En manos del superintendente Crew queda la última palabra. Ojalá prime la reflexión, el juicio y la cordura cuando haga su decisión final...

Juventud Rebelde Digital
Publicado el 7 de junio


Vamos a Cuba provoca una disputa electoral
RUI FERREIRA
El Nuevo Herald

La polémica sobre el libro Vamos a Cuba se ha vuelto ahora una controversia electoral después que un ex abogado de Miami anunció ayer su postulación al puesto de Agustín Barrera, el presidente de la Junta Escolar, porque éste se opuso a que retiraran el libro de las bibliotecas del sistema.

''Decidí aspirar contra ese muchacho porque creo que allí [en su distrito] hay una falta de integridad al momento de pedirle responsabilidades por su postura'', dijo a El Nuevo Herald el abogado Manny Anon, quien ha pedido una revisión de la biblioteca de la escuela de su hija y piensa demandar la retirada del libro si lo encuentra allí.

Si bien Anon sostiene que su contrincante tiene el apoyo de mucha gente, está dispuesto a ir de puerta en puerta para ''convencer a la comunidad de que hay que cambiar algo en la Junta Escolar''. “He detectado que existe mucha división en la comunidad por este asunto. Estuve asistiendo a las reuniones [de la comisión de revisión del libro] y vi que todos ellos estaban predispuestos hacia la solución''.

El lunes pasado, una comisión de análisis constituida dentro del sistema escolar del condado, decidió por votación de 15-1 mantener Vamos a Cuba en las bibliotecas escolares. Aunque el libro no es de lectura obligatoria, su contenido ha levantado una polémica pues presenta, según se ha denunciado, una realidad que no existe en la isla, además de incorreciones históricas.

Ayer, Anon, quien tiene un historial de trabajo voluntario al servicio de la comunidad, manifestó que su intención de incorporarse a la Junta Escolar va más allá de la controversia del libro. ''Tenemos la cuestión del número de alumnos en las aulas. Creo que hay que dejar el problema donde está. Me gusta el gobernador, soy republicano, pero la gente ha votado ya y eso debe ser lo que cuenta'', añadió Anon.

http://www.miami.com/mld/elnuevo/news/local/14784700.htm


La prohibición de un libro sobre Cuba podría ser limitada
MATTHEW I. PINZUR
The Miami Herald

Aun si la Junta Escolar de Miami-Dade acepta la petición hecha por un padre de que un controversial libro sobre Cuba desaparezca de la biblioteca de la escuela donde estudia su hija, el volumen podría permanecer en los estantes de otros 32 centros docentes.

La Junta someterá a votación el miércoles la solicitud de Juan Amador de que el libro Vamos a Cuba desaparezca de la biblioteca de Marjory Stoneman Douglas Elementary, pero ese voto no afectaría las restantes 48 copias del libro existentes en otras escuelas.

Las reglas del distrito sobre la eliminación de libros cuestionables a solicitud de los padres dicen que éstos deben primero pedírselo al director de la escuela, y luego, si no lo consiguen, apelar a una comisión de la propia escuela.

''Estas son decisiones locales'', dijo Joseph García, vocero del distrito.

La petición de Amador se ha convertido en un tema candente en el sur de la Florida. Sus partidarios dicen que el libro omite cosas importantes y contiene errores que dan una imagen luminosa de la vida bajo el régimen de Fidel Castro, pero quienes se oponen a hacerlo alegan que la medida equivaldría a censurar ideas políticas.

El debate culminó la semana pasada, cuando una comisión del distrito votó 15-1 a favor de mantener el libro en la biblioteca, y el superintendente Rudy Crew quedó complacido con la recomendación.

Pero uno de los miembros del panel, el representante estatal David Rivera, dice que Crew socavó el proceso mediante la búsqueda de compromisos e insinuando que mantendría el libro, aun a pesar de un voto contrario del panel, todo eso admitiendo que se trata de un libro con defectos.

Rivera dice que la Junta tiene derecho legal de sacar Vamos a Cuba de todo el distrito.

Amador llenó su última apelación el jueves por la tarde, lo que conduce al mitin de la Junta el próximo miércoles. Observadores esperan un fiero debate, y se considera que los nueve miembros tienen opiniones divididas.

Esas pasiones se hicieron evidentes el lunes con los comentarios del miembro de la Junta Frank Bolaños, uno de los más encendidos opositores del libro, quien habló sobre lo que significa la decisión que deben tomar sus colegas.

''Deberán escoger entre ponerse del lado de la verdad y de la comunidad cubana, o del lado de la mentira y en contra de la comunidad cubana'', dijo Bolaños, que está postulándose para el Senado estatal.

A menos que padres de las restantes 32 escuelas hagan el mismo tipo de solicitud que Amador llevó a la de su hija, el volumen podría ser prohibido en unas y quedar disponible en otras.

Bolaños tratará de impedirlo mediante una propuesta que pedirá sacar del distrito todas las copias del libro. Esa propuesta, que también podría discutirse en la reunión del miércoles, toma un camino legal novedoso: argumenta que el texto nunca cumplió los 15 requisitos básicos del distrito para títulos con derecho a integrar las bibliotecas escolares y que, por lo tanto, no queda al amparo del proceso de apelaciones dado a esos libros.

''Este punto de la agenda solicita que la Junta Escolar corrija el error cometido cuando una de sus propias regulaciones no fue aplicada en la selección de este libro'', dice su propuesta.

Al margen de si la Junta decide sacar el libro de una sola escuela o de todo el distrito, no parece que la pelea terminará con el voto del próximo miércoles.

''Censura es censura, por mucho que se la quiera disfrazar'', dijo Howard Simon, director ejecutivo del capítulo de la Unión Americana de Libertades Civiles en Florida. “Aunque estaríamos preparados para emprender una acción legal si las cosas llegaran a ese punto, espero que al nivel de la Junta Escolar prevalezca el sentido común''.

http://www.miami.com/mld/elnuevo/news/local/14781319.htm


Keep focus on school performance
OUR OPINION: CONTROVERSIAL BOOK SHOULD NOT BE BANNED

Keep focus on school performance
Karen Lee Wald a Cuba-Inside-Out

While the focus in this editorial is on looking at quality education vs. book banning, we should note that they are proud that Miami has finally gotten HALF of its students to an acceptable level of reading and math proficiency. Which of course means that half of their students are NOT proficient in math or reading.
While they are busy bashing the book that doesn't tell kindergarten through second grade students how terrible life under the Castro dictatorship is, it would be interesting to compare Miami's to Cuba's educational achievements.
[Cuban school children score far and away higher than all of their counterparts in Latin America, according to UNESCO studies; and students from all over the world do better than those in the US.........]

MIAMI HERALD: editorial
Posted on Wed, Jun. 14, 2006

As it deals today with a parent's request to ban a book from one elementary school, the Miami-Dade County School Board should keep things in perspective -- not always easy in an election year. The majority of parents in Miami-Dade are not concerned with fate of the book, Vamos a Cuba, in Marjory Stonemen Douglas Elementary. They want
the public school system to keep on improving the quality of their children's education, period.

The good news for Miami-Dade parents is that, for the first time, more than half of the school district's third through 10th graders have reached reading and math proficiency according to this year's Florida Comprehensive Assessment Test results. The district's median reading score tops the national median this year for the first time, as did the math proficiency for the second year.

Improving all schools

Especially encouraging is the improvement in reading and math scores in older students, considered a tough group to improve because they began school before the changes wrought by Gov. Jeb Bush's A+ Plan and the introduction of the FCAT.

The changes are the result of the joint focus of the School Board and Superintendent Rudy Crew on improving all of the county's schools through various means -- innovative teaching techniques, an emphasis on enhancing teaching skills, putting more resources in classrooms. Credit the state's tougher standards for grading schools and testing students, as well. There are more strides to make, but they are achievable if the board and administration remain focused on building education excellence.

That's why the controversy over Vamos a Cuba should not be allowed to distract the board. Everyone agrees that the book, one of a series about youths' lives in other countries, does not depict in all accuracy life in Cuba today. It is a simplified account of Cuban children's daily routines intended to help Miami-Dade students in kindergarten through second grade relate to the island's youth. That it ignores the brutal dictatorship that has ruled Cuba for more than 40 years is not in dispute.

Keep the book

But views among the Cuban-American community about whether it should be removed from schools are hardly one-sided. The results of two committees charged with assessing the book show this clearly. A committee of eight Cuban-American parents and administrators from Marjory Stoneman Douglas voted 7-1 to keep the book on the school's library shelves. Next, a 17-member committee of district and lay personnel voted 15-1 -- one resigned -- to keep the book. There were eight Cuban Americans on that committee, with just one voting for removal.

Censorship not optional

If the board votes to ban Vamos a Cuba, it would be censorship, a violation of district policy. The ban will no doubt beget lawsuits against the board and force Mr. Crew to engage a lawyer to deal with the awkward position that a ban would impose: juggling between upholding district policy and responding to a board decision.

Mr. Crew has offered satisfactory compromises such as requiring parental permission for a student to check out the book or attaching materials to it that inform readers it is not a complete portrayal of life in Cuba. Either of these is a sensible choice for the board. Censorship is not.

**

Mantener el enfoque sobre el rendimiento de la escuela
(Trad. para LIBRÍNSULA de Juan Carlos Fernández Borroto

Enviado por Karen Lee Wald para la lista Cuba-Inside-Out

Mientras el enfoque en este editorial es referido a mirar la calidad de la educación versus la prohibición de libro, debemos notar que ellos están orgullosos de que Miami haya conseguido finalmente que la mitad de sus estudiantes tengan un aceptable nivel competitivo en lectura y matemática. Lo que significa que la mitad de sus estudiantes por supuesto no son muy competentes en matemática o lectura.
Mientras están ocupados criticando el libro que no dice a las escuelas primarias, a través de los estudiantes de segundo grado cómo es la vida terrible bajo la dictadura de Castro, sería interesante comparar los logros educativos de Miami con los de Cuba.

***

Los escolares cubanos tienen un nivel mucho más alto que todos sus homólogos en América Latina, de acuerdo con los estudios de la UNESCO; y los estudiantes de todas partes del mundo lo hacen mejor que los de EE.UU.....

Mantener el enfoque sobre el rendimiento de la escuela
Nuestra opinión: el libro polémico no debe ser prohibido

Miami Herald

Editorial del miércoles, 14 de junio de 2006

Como esto trata hoy del pedido de un padre de prohibir un libro de una escuela primaria, el consejo escolar del Condado de Miami Dade debe conservar las cosas en perspectiva –cosa no siempre fácil en un año electoral-. La mayoría de los padres en Miami - Dade no están preocupados por el destino del libro “Vamos a Cuba” de la escuela primaria Marjory Stonemen Douglas . Ellos quieren que el sistema de escuelas públicas siga mejorando la calidad la calidad de la educación de los niños, punto.

Las buenas noticias para los padres de Miami-Dade que, por primera vez, más de la mitad de los escolares de tercero a décimo grado del distrito escolar han alcanzado un nivel competitivo en lectura y matemática de acuerdo con los resultados exhaustivos de una prueba de valoración efectuada este año en La Florida. La media de los niveles del distrito excede la media nacional de este año por primera vez, como hizo la competitividad en matemática por segundo año consecutivo.

Mejorar todas escuelas

Es importante apoyar la mejora en la lectura y las calificaciones de matemática en estudiantes mayores, considerado un grupo más difícil de mejorar porque ellos empezaron la escuela antes de los cambios efectuados por el plan A+ del gobernador Jeb Bush, y la introducción del FCAT.

Los cambios son el resultado del enfoque conjunto del consejo escolar y Rudy Crew, encargado de mejorar todo lo referente a las escuelas del Condado. A través de variados medios - técnicas innovadoras de enseñanza, un énfasis en aumentar la destreza en la enseñanza, poniendo más recursos en las aulas. Dar crédito a los patrones más duros para clasificar en las escuelas y en las pruebas de los estudiantes. Hay más progresos por hacer, pero solo son alcanzables si la junta y el gobierno se enfocan en la construcción de la excelencia en la educación.

Es por eso que la controversia sobre el libro “Vamos un Cuba” no debe permitir que se distraiga la junta. Todos están de acuerdo en que el libro, uno de una serie sobre las vidas de los jóvenes en otros países, no retrata con exactitud la vida en la Cuba de hoy. Es una descripción simplificada de las rutinas diarias de los niños cubanos intentando ayudar a los estudiantes de primaria de Miami-Dade. Eso hace caso omiso de la dictadura atroz con la que se ha gobernado Cuba por más de 40 años que no está en litigio.

Mantener el libro

Pero los puntos de vistas entre la comunidad cubano - americana sobre si debe ser retirado de escuelas es apenas desigual. Los resultados de dos comités encargados de tasar el libro muestran esto claramente. Un Comité de ocho padres cubano–americanos y administradores de La Marjory Stoneman Douglas votaron 7-1 para mantener el libro en los estantes de la biblioteca de la escuela. Después, un comité de 17 miembros del distrito y personal lego votó 15-1 - uno resignado – a mantener el libro. Había ocho cubano americanos en ese comité, con sólo una votación de Retirar.

Censura no opcional

Si la junta vota por prohibir “Vamos a Cuba”, eso sería censura, una infracción de la política del distrito. La prohibición sin dudas causará demandas judiciales contra la junta y forzaría al Sr. Crew a contratar a un abogado con el que se las arreglará en la postura difícil de que una prohibición causaría: haciendo juegos malabares entre defender la política de distrito y responder a una decisión de la junta.

El Sr. Crew ha ofrecido acuerdos satisfactorios como requerir el permiso paternal para que un estudiante verifique un libro o adjuntarle materiales a este que informen a los lectores que no es una representación completa de la vida en Cuba. Cualquiera de éstas es una elección sensata para la junta. La censura no lo es.

4-a

Cuba Leads Latin America in Primary Education, Study Finds
By CHRISTOPHER MARQUIS


Cuba, a Marxist nation with profound economic difficulties, leads Latin America in primary education, a regional task force has found.

In test scores, completion rates and literacy levels, Cuban primary students are at or near the top of a list of peers from across Latin America, the task force reported.

Indeed, the performance of Cuban third and fourth graders in math and language so dramatically outstripped that of other nations that the United Nations agency administering the test returned to Cuba and tested students again, according to a coordinator of the study.

“They went back to Cuba and retested because there was some anomaly,” said Jeff Puryear, the co- director of the Partnership for Educational Revitalization in the Americas, which helped organize the task force. “This is a good, solid, reliable comparison.”

The task force highlighted the results of the first region-wide test of primary students, which was administered in 1998 by the United Nations Education, Scientific and Cultural Organization, or Unesco.

“Cuba far and away led the region in third- and fourth-grade mathematics and language achievement,” the panel said. “Even the lowest fourth of Cubans students performed above the regional average.”

Cuba’s educational system, along with health care, has been a priority of the government of President Fidel Castro since the early days of the revolution four decades ago.

Critics say Mr. Castro has used education as a tool for political indoctrination. In the past, first-grade reading textbooks have included such revolutionary slogans as “Study, Work, Rifle,” and the government frequently mobilizes young students for political demonstrations.

The findings are especially remarkable since the island has lived under an American economic embargo for decades and lost its Soviet patron - and billions of dollars in subsidies - a decade ago, plunging Cubans into a period of austerity, blackouts and food shortages. Government planners say they have diverted funds from other areas to bolster schools and hospitals, which nonetheless have deteriorated.

“The question is whether Cuba is going to be able to sustain that system over time,” said Peter Hakim, the president of the Inter-American Dialogue, a Washington-based forum of hemisphere leaders, which co-sponsored the study.

Resources alone do not explain Cuba’s success. Most nations of the hemisphere spend more public money per student than Cuba’s allocation of less than $1,000. The United States spends more than $6,000 per student, while Chile, Mexico and Brazil all exceed $1,000, the study said.

“It does show that countries with low levels of national income can still establish quality education for their children,” Mr. Hakim said.

Some analysts speculated that Cuba’s ruined economy has the paradoxical effect of stacking the schools with good teachers. According to that argument, opportunities are so limited that many would-be entrepreneurs and professionals have little recourse but to teach.

The findings for the rest of Latin America were grim. The study, which is to be presented Friday by the president of the Inter-American Development Bank, reported that quality remains low, inequality remains high and few schools are accountable to parents and local communities.


**

Estudios descubren que Cuba está a la cabeza de la educación primaria en América Latina
Por Christopher Marqués

(Trad. para LIBRÍNSULA de Juan Carlos Fernández Borroto) [Artículo que apoya la opinión vertida]

Cuba, una nación marxista con grandes problemas económicos, está a la vanguardia en América Latina en la educación primaria, una encuesta especial lo ha descubierto.

En las puntuaciones en las pruebas, en los puntajes de terminación y los niveles de alfabetismo, los estudiantes de primaria cubanos están a la cabeza de una lista de semejantes con respecto al otro lado de América Latina, el destacamento especial informó.

Efectivamente, el rendimiento de alumnos cubano de tercero y cuarto grado en matemática y lengua superó dramáticamente al de otras naciones de América latina, por lo que el organismo de Naciones Unidas, que administraba la prueba, regresó a Cuba y evaluó a los estudiantes otra vez, de acuerdo con un coordinador del estudio.

"Se fueron de nuevo a Cuba y volvieron a examinar porque había alguna anomalía", dijo Jeff Puryear, el co- director de la sociedad para la revitalización educativa en los Continente Americano, que ayudó a organizar el destacamento especial. "Ésta es una buena comparación sólida y confiable."

El destacamento especial resaltó los resultados de la primera prueba amplia de región de estudiantes primaria, que fue administrada en 1998 por la educación de Naciones Unidas, la organización científica y cultural, o UNESCO.

"Cuba dirigió la región con un gran porcentaje en los logros en matemática y lengua en tercero y cuarto grados ", dijo el panel. "Incluso el más bajo cuarto lugar de los estudiantes cubanos actuaron por encima del promedio regional."

El sistema educativo de Cuba, al mismo tiempo que la atención sanitaria, ha sido una prioridad del gobierno de presidente Fidel Castro desde los primeros días de la revolución hace cuatro décadas.

Los críticos dicen que el Sr.. Castro ha usado la educación como una herramienta para el adoctrinamiento político. En el pasado, los libros de texto de interpretación de primer grado han incluido lemas revolucionarios como "Estudio, trabajo, fusil", y el gobierno moviliza a estudiantes jóvenes frecuentemente para las demostraciones políticas.

Las conclusiones son especialmente extraordinarias ya que la isla ha vivido bajo un bloqueo económico estadounidense por décadas y ha perdido a su patrocinador soviético - y miles de millones de dólares en subsidios - hace uno década, llevó a los cubanos en un período de austeridad, los apagones y las escasez de alimento. Los planificadores del gobierno dicen que han desviado fondos de otras áreas de reforzar las escuelas y hospitales, que no obstante se han deteriorado.

"La pregunta es de si Cuba va a poder mantener ese sistema con el tiempo ", dijo Peter Hakim, el presidente del diálogo ínter- americano, en un foro de debate en Washington basado en de líderes de hemisferio, que copatrocinó el estudio.

Los recursos solamente no explican el éxito de Cuba. La mayoría de las naciones del hemisferio gastan más dinero público por estudiante que el reparto de menos de $1,000 de Cuba. Los Estados Unidos gastan más de $6,000 por estudiante mientras que el Chile, México y Brasil superan $1,000, resaltó el estudio.

"Muestra que países con bajos niveles de ganancias nacionales todavía pueden establecer una educación de calidad para sus niños", dijo el Sr.. Hakim.

Algunos analistas especularon que la economía en ruinas de Cuba tenía el efecto paradójico de apilar las escuelas con buenos profesores. De acuerdo con ese argumento, las oportunidades son tan limitadas que muchos aspirantes a empresarios y profesionales tienen poco recursos excepto enseñar.

Las conclusiones para el resto de América Latina fueron horrorosas. El estudio, que debe ser presentado el viernes por el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, informó que la calidad se queda baja, la desigualdad se queda alta y pocas escuelas son responsables ante los padres y comunidades locales.


Miami: retiran libro sobre Cuba
Emilio San Pedro
BBC Mundo

El libro tiene versión en inglés (A visit to Cuba) y en español. Las autoridades educativas de la ciudad de Miami, en Estados Unidos, votaron a favor de retirar de las bibliotecas de la ciudad un controvertido libro sobre Cuba. Pero la decisión podría conducir a una larga batalla legal.

La Junta Escolar de Miami estuvo de acuerdo con remover de las estanterías el pequeño libro de geografía de 32 páginas titulado "Vamos a Cuba" con una votación de seis a tres.

La medida se produce tras meses de protesta por parte de la comunidad cubana en el exilio. Aseguran que presenta una visión idealizada de la vida en Cuba y no refleja las duras condiciones en las que los cubanos han tenido que vivir desde que Fidel Castro asumió el poder en 1959.

La primera vez que el texto llamó la atención fue cuando un joven estudiante cubano-estadounidense lo llevó a su casa y se lo enseñó a su padre, un disidente cubano que había estado preso en la isla. Éste solicitó entonces que el libro se retirara porque era tendencioso y estaba lleno de mentiras.

Reacciones encontradas

Sin embargo, la Unión de Libertades Civiles de América reaccionó ante la decisión catalogándola como un acto flagrante de censura que viola la constitución de EE.UU.

Dicen que van a iniciar un proceso legal en contra de la prohibición para obligar a la Junta Escolar a colocar el libro de nuevo en los estantes.

Como muchos de los temas relacionados con la política cubana en Miami, los votos se dividieron de acuerdo a líneas étnicas: los miembros hispánicos de la junta se pronunciaron a favor, mientras que el resto estuvo en contra.

Pero no todos los cubanos en Miami apoyan la prohibición. Quienes expresaron su deseo de que el libro siguiera en las bibliotecas acusaron a los cubanos conservadores exiliados de convertirse en el reflejo del sistema totalitario cubano al que se oponen.

http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/latin_america/newsid_5084000/5084308.stm


"Vamos a Cuba"... con polémica
Por Alfredo Ochoa
BBC Mundo, Miami

"Vamos a Cuba" es el título de un libro. Su autora es la estadounidense Alta Schreier, fue escrito para niños en edad escolar y está al alcance de cualquier persona en las bibliotecas de Miami.

El texto escolar traslada el tema de la censura al otro lado del estrecho de la Florida.
La publicación es parte de una serie de 24 textos que intenta enseñar a los jóvenes estudiantes cómo es la vida en otros países.

El libro no podía pasar desapercibido en una ciudad que es considerada el centro urbano con mayor concentración de cubanos después de La Habana.

Juan Amador Rodríguez, un padre de familia, inició toda la polémica luego de que su hija de 11 años llegara de la escuela con el texto entre sus manos.

El señor Rodríguez puso una queja ante la junta escolar y además solicitó su retiro de todas las bibliotecas del condado argumentando que "está lleno de mentiras".

El texto dice que "los niños en Cuba estudian, comen y se visten como los niños de aquí", afirmación que, según muchos exiliados cubanos, está lejos de ser verdad.

O, por ejemplo, que el pasatiempo de los niños de la isla es pasear en bote y velero.

Rodríguez señala irónicamente que para salir de Cuba tuvo que viajar sobre un neumático a través del estrecho de la Florida.

En todo caso, esta semana un panel especial designado por el superintendente escolar de la ciudad votó 15-1 a favor de que el libro permanezca en las bibliotecas, argumentando que, pese a que existen imprecisiones, "Vamos a Cuba" cumple con el objetivo de educar a niños lectores en edades comprendidas entre los cinco y siete años.

¿Censura?

De fondo queda todo el tema de la censura.

La primera enmienda de la constitución de EE.UU. establece que "el Congreso no aprobará ley alguna (...) que coarte la libertad de expresión o de prensa".

"Las mentiras no tienen protección bajo la primera enmienda", dijo a la BBC el representante estatal, David Rivera, quien renunció al panel especial poco antes de la votación.

"Uno de los criterios establecidos por la junta escolar para aprobar los libros que leen nuestros hijos es que deben tener veracidad, ser objetivos y comprensivos y este libro, si lo analiza, tiene muchas falsedades", agregó.

Sin embargo, ¿quién determina qué es falso y qué es cierto?

"Nuestras legislaturas no pueden censurar publicaciones simplemente porque se considera que su contenido es falso", aseguró a la BBC Lida Rodríguez, abogada de la Florida y experta en derechos civiles.

"Si no protegemos el contenido de obras de libre expresión, lo que estamos haciendo es creando un sistema en el que el gobierno puede censurar obras de literatura o de cualquier tipo simplemente porque alguien determina que contienen algo que es falso".

Rodríguez afirma que la censura debe aplicarla cada quien en su casa apagando la televisión o no comprando un libro. "Es así como funciona la libre expresión".

El contexto de la polémica también es paradójico. El libro intenta abrir el universo cultural de los niños, pero, por ejemplo, un joven estadounidense no puede viajar a Cuba debido a las leyes del embargo.

Para muchos también resulta paradójico que haya todo un debate sobre qué leer y no leer en Miami sobre Cuba, cuando consideran que en la isla caribeña existen obvias limitaciones a la libertad de expresión.

http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/misc/newsid_5054000/5054276.stm




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938