..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.129, Viernes, 23 de junio del 2006

Libro de visitas

 

Protección laboral a enfermos de SIDA
Por Caridad Lafita Navarro

Junto a una garantía efectiva de un sistema de salud coherente, existe la protección de la legislación para el trabajador paciente

Las personas contagiadas con el VIH/SIDA al enfrentar su enfermedad han constatado la gama de sentimientos entre quienes los rodean: temor, desesperanza, angustia y hasta pánico frente a la realidad de esta patología. Pero también han tenido manifestaciones de afecto y comprensión.

El Programa Nacional de Control y Prevención del VIH/SIDA que posee nuestro país funciona con alta efectividad y resulta asimismo una muestra de humanismo y solidaridad, que no sólo se ciñe al tratamiento asistencial.

La Resolución No. 101, del 30 de noviembre de 1997, emitida por el Ministerio de Salud Pública (MINSAP), establece el sistema ambulatorio para los enfermos que puedan reincorporarse a su medio social, previa evaluación de sus condiciones de salud, higiénico-ambientales y dietética, ya que tienen asignada una alimentación adecuada a sus requerimientos. Mientras su salud lo permita pueden incorporarse y mantenerse en su centro de trabajo normalmente, y cuando no puedan hacerlo, recibir el subsidio previsto por la legislación.

Las concepciones frente a la enfermedad han ido cambiando y hay magníficas expresiones de solidaridad de colectivos laborales con sus trabajadores enfermos. También por algunos ha existido un “exceso de celo”, si lo llevamos a lo positivo, enviándolos sin razón a las comisiones de peritaje médico cuando sus ocupaciones no los afectan, dada su condición de seropositivos.

Existe una aclaración del MTSS que señala que, como prevé la legislación, no es la administración la facultada para enviar a los trabajadores a la referida comisión, sino las autoridades facultativas correspondientes del MINSAP, que son las que deciden si el trabajador puede o no desplegar una determinada actividad.

EXPLICACIONES NECESARIAS

El hecho de que un trabajador posea el VIH no quiere decir que tenga que prescindir de laborar. Puede permanecer varios años asintomático, es decir, sin señal de alguna enfermedad, y con una buena vigilancia sanitaria prolongar hasta más de diez años su ingreso en un hospital. Si sus condiciones físicas y de salud lo permiten, puede seguir contribuyendo a la sociedad, sin lesionar su economía personal ni los fondos de la seguridad social.

Ninguna administración cubana está facultada para rescindir un contrato de trabajo porque el trabajador sea seropositivo del VIH o ya esté enfermo de SIDA, pues pese a su actual letalidad, el SIDA es una enfermedad como otra cualquiera y a quienes la padecen hay que tratarlos igual que a los demás.

Según la Resolución No. 101/97

-Los trabajadores detectados como portadores del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) o enfermos del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA), incorporados al Sistema de Atención Ambulatoria (SAA), mantienen el derecho a reintegrarse a sus respectivas plazas en sus centros de trabajo.

-Cuando la autoridad facultativa pertinente lo considere necesario o cuando por las características de la actividad laboral del trabajador, se presuman indicios racionales sobre que la admisión a su puesto conllevaría riesgos para terceras personas, remitirá al paciente a la comisión de peritaje médico correspondiente a su centro de trabajo para que esta dictamine sobre su capacidad laboral para reincorporarse a su plaza y, según el resultado, se procederá a su reinserción o se le aplicarán las disposiciones vigentes en materia de invalidez parcial o total.

-Si es un paciente que no tiene vínculo laboral y manifiesta su deseo de incorporarse al trabajo, la autoridad facultativa lo remitirá a la comisión de peritaje médico para que determine, de acuerdo con la aptitud ante el trabajo y la naturaleza de la enfermedad, los factores de riesgo a los que no puede estar sometido en su posible ubicación laboral.

-Las direcciones de Trabajo municipales gestionarán el empleo dentro de las posibilidades de cada territorio, para los pacientes que se acojan al SAA, que no tengan vínculo laboral, y manifiesten su deseo de incorporarse al trabajo.

-Durante el tiempo que estén sujetos a evaluación para determinar su incorporación o no al SAA, estos trabajadores recibirán el subsidio por enfermedad establecido para los trabajadores hospitalizados.

-El día en que asistan a la consulta médica mensual o semanal, según el programa, se considera como de licencia retribuida y por tanto se abonará el importe del salario correspondiente a ese día.

http://www.trabajadores.cubaweb.cu/especiales/trabajo-cuba/seguridad_social/
laboral_proteccion.htm




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938