..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.129, Viernes, 23 de junio del 2006

Libro de visitas


Dossier: Pueden irse a casa y encontrar una bomba

"QUEMA" DE LIBRO EN MIAMI
Por Frank Martin

Un libro escolar, titulado "Vamos a Cuba", que junto a otros servía en escuelas del estado norteamericano de la Florida para propiciar el respeto de los estudiantes hacia otros países y nacionalidades, fue finalmente vetado por una junta escolar, medida compulsada por sectores que preconizan en Estados Unidos la violencia contra la Isla.

La acción, comparada por analistas consultados en Miami con una "quema" de libros al estilo de las que se hacían en la Alemania hitleriana, fue tomada tras una fuerte campaña de cuatro meses de sectores cubanoamericanos muy cercanos al gobierno de George W. Bush en Washington.

El libro en cuestión es parte de una serie de 24 publicaciones similares donde se describe la vida y las costumbres en otros países. El volumen fue defendido por el superintendente escolar Rudolph Crew quien se había pronunciado de manera pública por impedir que "Vamos a Cuba" fuera recogido de las bibliotecas escolares, tal como se hará por decisión de la Junta Escolar.

Las presiones contra el volumen fueron tan intensas, que tras la votación en la Junta de seis a tres en favor de eliminarlo, uno de los participantes aseguró que dio su voto por la marginación porque temía por la seguridad de su familia amenazada.

Robert Ingram, el integrante de esa entidad que votó contra el título bajo presiones, aseguró que "muchos (de los miembros) no pueden salir de aquí sin votar (a favor de la retirada) porque pueden irse a casa y encontrar una bomba", citó un medio de prensa de Miami.

Por su parte, la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) anunció que formulará una demanda contra el sistema escolar por estimar que la retirada del libro es un acto de censura.

"Esto es un ejemplo claro de censura. Es, además, un serio quebranto de la primera enmienda constitucional que no puede ser usada para implantar la censura. Ahora todo padre que no este de acuerdo con un libro puede mandar a que lo retiren" dijo John D´León, uno de los directores de ACLU, al diario miamense El Nuevo Herald.

Fuente: World Data Service


La Junta Escolar veta libro infantil sobre Cuba
RUI FERREIRA

El Nuevo Herald

Un controversial libro sobre la vida en Cuba se encuentra entre un grupo de libros infantiles que serán retirados pronto de bibliotecas escolares, poniendo así punto final a una apasionada polémica de cuatro meses que comenzó cuando un padre lo descubrió en la escuela de su hija.

El libro, Vamos a Cuba, forma parte de una serie de 24 publicaciones similares donde se describe la vida y las costumbres de una serie de países. Sin embargo, Vamos a Cuba fue cuestionado porque en la opinión de activistas del exilio, políticos cubanoamericanos, candidatos al Senado estatal y miembros de la Junta Escolar, no describe de una forma correcta la vida en la isla, dando una impresión idílica pues obvia el régimen político y el sufrimiento humano.

En lo inmediato, la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) anunció ayer que formulará una demanda contra el sistema escolar por estimar que la retirada del libro es un acto de “censura''.

Con la desaparición del libro sobre Cuba de las bibliotecas, el superintendente Rudolph Crew sufrió una derrota política en el seno de la Junta, la primera en sus casi dos años en el cargo, ya que había manifestado públicamente su oposición a la retirada de Vamos a Cuba y aprobó la recomendación de una comisión de revisión de mantenerlo en los estantes escolares.

Tras el voto, el superintendente no estaba disponible para hablar con El Nuevo Herald, dijo su portavoz, Joseph García.

La decisión fue tomada ayer por la Junta Escolar con votación de 6-3. Uno de los miembros explicó abiertamente que votaba a favor de sacar el libro de las escuelas porque temía por la seguridad de su familia, un comentario que le mereció acusaciones de “divisionista''.

En las bibliotecas escolares de Miami-Dade hay 49 ejemplares de A Visit to Cuba, cuatro de los cuales son en español con el título Vamos a Cuba. Uno de éstos fue descubierto por Juan Amador hace cuatro meses en la escuela de su hija, la primaria Marjory Stoneman Douglas.

Ayer, al hablar ante la junta previo al voto, Amador dijo: ''En ningún momento he tratado de censurar nada'', sino que inició el proceso de retirar el libro “como un padre que vela por su hija''.

''Los cubanos estamos hace 47 años tratando de que se conozca nuestra realidad y un libro de 32 páginas no la puede silenciar'', dijo Amador.

Aunque el pedido de Amador era que se retirara sólo Vamos a Cuba, el presidente de la Junta Escolar, Agustín Barrera, propuso que la decisión abarcara toda la colección.

''Son 24 libros sobre diferentes países. He leído unos 16 y están todos escritos de la misma forma, con un lenguaje muy superficial. No creo que ninguno de ellos refleje la vida de esos países; no entiendo cómo se puede escribir libros sobre países sin haber estado en ellos, por lo cual creo que debemos sacarlos todos'', dijo.

Amador también pretendía que el libro fuera sacado sólo de la escuela de su hija, pero la miembro de la junta Ana Rivas Logan hizo una propuesta que llevó a que se retire de todas las bibliotecas escolares donde se encuentra.

El libro todavía puede ser consultado en las bibliotecas del condado Miami-Dade, donde hay 33 ejemplares, así como en las bibliotecas escolares del condado Broward, donde hay 17, o en las bibliotecas de ese condado que disponen de dos ejemplares.

Además de Barrera y Rivas Logan, votaron a favor de sacar el libro Marta Pérez, Perla Tabares, Frank Bolaños y Robert Ingram. En contra, Evelyn Greer, Solomon Stinson y Martin Karp.

Al explicar su voto, Ingram expresó: “Muchos [de los miembros] no pueden salir de aquí sin votar [a favor de la retirada] porque pueden irse a casa y encontrar una bomba''.

''No creo que se pueda combatir a Castro y su régimen opresivo siendo como Castro y su opresión. En este país vivimos en libertad y ahora nos piden opresión; no se puede estar a favor de la libertad y la opresión al mismo tiempo'', opinó Ingram quien, pese a todo, votó por retirar Vamos a Cuba, porque sus hijos “están en riesgo''.

Es más, ''no puedo votar a conciencia sin sentirme amenazado'', añadió.

Sus palabras provocaron un rechazo inmediato de Pérez, quien lo acusó de ser “divisionista''.

''Nadie va a poner una bomba en su carro. Usted es un divisionista'', espetó Pérez.

Según Tabares, “en el sistema escolar no hay lugar para un libro que engañe, confunda y sea confuso, especialmente para los estudiantes de nivel primario''.

Vamos a Cuba no es un libro de lectura obligatoria para los estudiantes.

Pero para la ACLU, el desenlace de este caso es un ejemplo claro de ''censura'' que abre la puerta a otras decisiones similares, por lo cual entablará una demanda ante los tribunales.

''Esto es un ejemplo claro de censura. Es, además, un serio quebranto de la primera enmienda constitucional que no puede ser usada para implantar la censura. Ahora todo padre que no este de acuerdo con un libro puede mandar a que lo retiren'', señaló John D'León, uno de los directores de ACLU que presenció la sesión.

Y añadió: “Cuando comenzamos a retirar de los estantes los libros que no nos gustan estamos entrando en un régimen totalitario''.


Junta Escolar de Miami Dade enfrenta demanda de ACLU

El Sindicato de Libertades Civiles de Miami Dade, conocido por las siglas ACLU en inglés, ha indicado su intención de demandar al Sistema Escolar de Miami Dade después que se tomara la decisión de eliminar libros de texto en las escuelas primarias.

“Quiero hacer un llamado a los estudiantes y padres que se sientan afectados por esta decisión para agruparlos en la demanda civil”, dijo John De León, director de este organismo.

La Junta Escolar de Miami Dade aprobó en su reunión mensual de este miércoles, por votación de 6 a 3, el eliminar del currículo el libro “Vamos a Cuba”, al igual que otros libros de una misma serie sobre otros países, por considerar que contenían información incorrecta u omisiones.

El polémico debate se sostuvo después que un comité nombrado por el Superintendente Escolar Rudy Crew había considerado como “censura” el eliminar el libro “Vamos a Cuba” cuyo texto incluye referencias como que “los niños de Cuba viven igual que los de EE.UU. y que el 26 de julio, fecha de la Revolución de Fidel Castro, es una gran festival de carnaval”.

Juan Amador, un padre cuyo hijo asiste a la escuela Marjorie Stoneman Douglas fue quien sonó la voz de alarma sobre el libro “Vamos a Cuba”, pidiendo su eliminación. Como se ha informado en DIARIO LAS AMERICAS, hubo la circulación de una petición para que la ciudadanía se manifestara a favor de eliminar este libro.

Frank Bolaños, miembro de la Junta Escolar, llevó a la reunión del miércoles una propuesta de remover “Vamos a Cuba”, señalando que, como muy bien podían afirmar presos políticos, como Armando Valladares, la verdad sobre la situación en este país no se reflejaba en dicho libro.

“Ellos nos pueden decir mejor la realidad de Cuba”, dijo Bolaños.

Agustín Barrera, presidente de la Junta Escolar y quien leyó tanto el libro de “Vamos a Cuba” como otros de una serie, subrayó que era importante respetar el proceso por el que había pasado este asunto, culminando con la votación de la Junta Escolar. “Respetamos la postura del Superintendente”, aseguró Barrera.

Evelyn Greer, después de darle las gracias al Sr. Amador por sus esfuerzos ciudadanas en el tema del libro, dijo que entendía bien los sentimientos de los que estaban a favor de eliminar el libro pues sus padres tuvieron que, “...abandonar su país natal también y lo habían todo.” Pero señaló que hubo un proceso en donde dos comisiones compuestos por profesionales ca

http://www.caracolusa.com/nota.asp?id=298870


¿Censura o racionalidad?
Redacción BBC Mundo
Propuesta de Mariela Niño, Miami, EE.UU.

La Junta Escolar de la ciudad estadounidense de Miami acaba de votar a favor de retirar de las estanterías de las bibliotecas públicas del condado el libro "Vamos a Cuba", argumentando que dibuja un panorama falso de la vida en esa isla caribeña.

Días antes un panel había recomendado mantener el libro escolar afirmando que, pese a algunas imprecisiones, cumplía con el objetivo de educar a niños de entre cuatro y siete años.

Grupos defensores de derechos humanos, entre ellos la Unión de Libertades Civiles, catalogaron la decisión como un acto flagrante de censura que viola la Constitución de EE.UU. y prometieron recurrir a la Corte Suprema de Justicia.

La disputa se inició con una queja presentada por un padre de familia de origen cubano que argumentaba que el libro "dice mentiras".

Por ejemplo, el libro señala que el 26 de julio se celebra el Carnaval, cuando en realidad es el día en que se conmemora la Revolución Cubana (el asalto al cuartel Moncada).

O, por ejemplo, que los niños cubanos pasean en bote y velero. También habla de unos petroglifos pintados hace mil años, cuando en realidad fueron dibujados en los años 60.

Un comité designado por el superintendente escolar de Miami había determinado que si bien eran imprecisiones, que en nada afectaban el aprendizaje de un joven en edad escolar.

El miércoles la Junta Escolar, dominada por miembros de origen hispano, decidió retirarlo de las escuelas.

¿Estamos ante un caso de censura o de defensa de la verdad? ¿No es esto hacer lo mismo que se critica a Cuba? ¿Quién determina qué es cierto y qué es falso?

http://mx.news.yahoo.com/060615/8/1ryxj.html


Autoridades escolares de Miami prohíben libro infantil sobre Cuba

MIAMI (AP) - Un libro infantil sobre viajes a Cuba y otros libros similares de la misma serie referidos a otros países, deberán ser retirados de todas las bibliotecas escolares del condado de Miami-Dade, de acuerdo con una resolución de las autoridades escolares.

En una votación 6-3, los miembros de la junta escolar decidieron que el libro "Vamos a Cuba" era inapropiado para los lectores jóvenes debido a inexactitudes y omisiones.

"Un libro que engaña, confunde o desconcierta no tiene lugar en la educación de nuestros estudiantes, especialmente los estudiantes de colegios primarios, que son los más vulnerables e impresionables", expresó Perla Tabares Hantman, una de las integrantes de la junta que votó en favor de la prohibición el miércoles.

El distrito escolar tiene 49 ejemplares del libro en español e inglés. El padre de un estudiante de un colegio primario se quejó en abril por la forma en que el libro representaba la vida bajo el régimen comunista.

La Asociación Nacional para la Defensa de los Derechos Civiles de la Florida (ACLU, por su nombre en inglés) preparaba apelar la prohibición en los tribunales, dijo su director ejecutivo Howard Simon en un comunicado.

La decisión de la junta escolar también incluye a los libros de viaje a Vietnam, Grecia y China, entre otros países. Los críticos sostienen que la serie no ofrece detalles suficientes de los países.

http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/forums/enlace/newsid_5085000/5085338.stm


Miami: retiran libro sobre Cuba

La Junta Escolar de Miami estuvo de acuerdo con remover de las estanterías el pequeño libro de geografía de 32 páginas titulado "Vamos a Cuba" con una votación de seis a tres.

La medida se produce tras meses de protesta por parte de la comunidad cubana en el exilio. Aseguran que presenta una visión idealizada de la vida en Cuba y no refleja las duras condiciones en las que los cubanos han tenido que vivir desde que Fidel Castro asumió el poder en 1959.

La primera vez que el texto llamó la atención fue cuando un joven estudiante cubano-estadounidense lo llevó a su casa y se lo enseñó a su padre, un disidente cubano que había estado preso en la isla. Éste solicitó entonces que el libro se retirara porque era tendencioso y estaba lleno de mentiras.

Sin embargo, la Unión de Libertades Civiles de América reaccionó ante la decisión catalogándola como un acto flagrante de censura que viola la constitución de EE.UU.

Dicen que van a iniciar un proceso legal en contra de la prohibición para obligar a la Junta Escolar a colocar el libro de nuevo en los estantes.

Como muchos de los temas relacionados con la política cubana en Miami, los votos se dividieron de acuerdo a líneas étnicas: los miembros hispánicos de la junta se pronunciaron a favor, mientras que el resto estuvo en contra.

Pero no todos los cubanos en Miami apoyan la prohibición. Quienes expresaron su deseo de que el libro siguiera en las bibliotecas acusaron a los cubanos conservadores exiliados de convertirse en el reflejo del sistema totalitario cubano al que se oponen.

http://www.sonorama.com.ec/sistema/cuartohora.php?id=6491&tipo=1


Impugnan el retiro del libro sobre Cuba
RUI FERREIRA

Como se esperaba, la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) entabló ayer ante el Tribunal Federal en Miami una querella contra el sistema escolar de Miami-Dade por retirar de las bibliotecas escolares un controversial libro sobre Cuba.

En la documentación se acusa al distrito escolar de cuatro cargos de violación de la Primera y la Decimoquinta enmiendas constitucionales por haber retirado de los estantes de las escuelas una colección de 24 libros sobre la vida en igual número de países, entre ellos Vamos a Cuba, que desencadenó la polémica.

''La lucha por la libertad de Cuba no puede ser una lucha contra la Primera Enmienda constitucional'', dijo Howard Simon, director ejecutivo de la filial floridana de la ACLU.

Virginia Rosen, quien preside el Capítulo del Gran Miami de la ACLU, también estuvo presente.

La semana pasada, la Junta Escolar, por votación de 6-3, decidió sacar la colección de libros de las bibliotecas escolares, después que un padre lo descubrió, hace cuatro meses, en la biblioteca de la escuela de su hija.

El libro no es de lectura obligatoria. Sin embargo, Vamos a Cuba fue cuestionado porque en la opinión de activistas exiliados, políticos cubanoamericanos, candidatos al Senado estatal y miembros de la Junta Escolar, no describe en forma correcta la vida en la isla, dando de ella una impresión idílica, obviando el sistema político y el sufrimiento humano.

En las bibliotecas escolares hay 49 ejemplares de A Visit to Cuba, cuatro de ellos con el título Vamos a Cuba, uno de los cuales fue descubierto por Juan Amador en la escuela de su hija, la primaria Marjory Stoneman Douglas.

''Los cubanos estamos hace 47 años tratando de que se conozca nuestra realidad y un libro de 32 páginas no la puede silenciar'', indicó Amador la semana pasada ante la Junta Escolar.

Tan pronto la Junta votó por sacarlo, la ACLU adelantó que pensaba entablar una demanda, ya que se trataba de un caso ''claro'' de censura.

''Comprendo que las imágenes y palabras en el libro hieren a muchos que perdieron su patria, pero la ley, según la interpreta el Tribunal Supremo de Estados Unidos, dice que la solución es añadir más información con distintos puntos de vista, no la censura'', dijo Simon.

Además de la ACLU, la demanda fue secundada por la Asociación Estudiantil del Condado Miami-Dade, una entidad que vela por los intereses de los alumnos. ''Lo irónico de toda esta situación es que en Cuba, [el gobernante] Fidel Castro está encarcelando ahora mismo a bibliotecarios independientes que quieren distribuir libros sin ningún tipo de censura, dijo el presidente de la asociación, Ronald Bilbao. “En Estados Unidos no se prohíben los libros. Punto. Esa es la realidad'', añadió.

Una de la abogadas de la ACLU, JoNel Newman, lamentó que la demanda involucrara al superintendente Rudolph Crew.

''Sabemos que él se opuso, pero la verdad es que como funcionario de mayor rango del distrito está, además, encargado de aplicar la decisión de la Junta'', declaró Newman.

No obstante, ejemplares del libro aún están en las bibliotecas públicas de Miami-Dade y de Broward, así como en las del distrito escolar de este último condado.

Recibido por correo electrónico




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938