..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.129, Viernes, 23 de junio del 2006

Libro de visitas

 

Entrevista a Leonardo Padura, nuevamente ganador del Premio Puertas de Espejo

Este año, por segunda vez, se le otorga este premio -que otorgan los lectores cubanos- a Leonardo Padura, en la categoría de ficción, en esta ocasión por su obra “La Novela de mi vida”:

¿Cuál es la importancia del papel social de las bibliotecas?

- La biblioteca, como centro cultural, es una institución esencial de cualquier sociedad, pues en ellas se acumula una información sin la cual sería imposible el progreso, la sabiduría, la cultura misma. En un país como Cuba ese papel se refuerza por el hecho de que el libro no ha logrado ser, nunca, un bien cultural al cual los ciudadanos hayan podido tener pleno acceso: por razones económicas o de diverso tipo, siempre han existido dificultades para poseer los libros que uno necesita y desea. Pero, en realidad, creo que nadie, o casi nadie, tiene todos los libros que necesita y desea y la biblioteca viene entonces a jugar su papel.

A esto se debe sumar la posibilidad de que la biblioteca sea algo más que un lugar donde se atesoran y se leen libros. Puede ser un centro de extensión cultural y ahí su papel social se acrecienta.

La biblioteca debe vivir, socialmente, al ritmo de la sociedad para la que trabaja, debe ser parte de ella y no precisamente una parte pasiva, sino todo lo contrario. Entonces su papel social es más visible, encomiable, eficiente.

¿Cómo te han ayudado las bibliotecas en tu formación y en tu creación?

- Creo que como para cualquier estudioso, intelectual, creador, la biblioteca ha sido una parte de mi vida. La información, la lectura, la consulta siempre han encontrado una respuesta en las bibliotecas y yo he tratado de sacarles el máximo a través de todos estos años. Por ejemplo, mi libro sobre el Inca Garcilaso no existiría sin las bibliotecas; mi ensayo sobre Carpentier tampoco, pues incluso pude trabajar textos inéditos y archivos personales gracias a la biblioteca; pero incluso en mi narrativa, donde por lo general hay elementos de investigación histórica, le debe mucho a las bibliotecas.

Últimamente, la verdad, me cuesta más trabajar en bibliotecas y prefiero ir buscando por medio mundo los textos que necesito como apoyo para mis trabajos y solo ir a la biblioteca cuando me resulta indispensable, pero eso tiene más que ver con un método de trabajo, con el hambre que me da a las once de la mañana y con mis ganas de fumar que con la esencia misma de las bibliotecas.

¿Qué significa para ti haber recibido el Premio Puerta de Espejo por dos años?

- Es el mayor reconocimiento, sin duda alguna, pues es un premio que no puede ser preparado, que no depende de un jurado y sus gustos, que no tiene un trasfondo de grupo, generación, filiación política... Porque es el premio de los lectores, de todos los lectores que van a bibliotecas y que con sus preferencias van marcando el destino de uno y de muchos libros. Y La novela de mi vida ha tenido la fortuna de ser el libro más solicitado y leído por esa gente que uno no ve ni conoce, pero que se le revela cuando se entera de que esa gente es mucha gente, muchas personas que buscan y se identifican con un libro escrito por uno. Es la gran satisfacción y el premio mejor al trabajo.

*Leonardo Padura Fuentes. Nacido en 1955, Padura es sin lugar a dudas uno de los escritores cubanos más importantes y populares del momento. Antes de dedicarse a la narrativa, trabajó como periodista de investigación y publicó dos libros de crítica literaria —Con la espada y la pluma: Comentarios al Inca Garcilaso, y Lo real maravilloso: creación y realidad—. Es conocido internacionalmente como uno de los creadores de la nueva novela detectivesca, género que se vale de las convenciones de la novela negra para examinar cuestiones apremiantes de la actualidad latinoamericana. Ha sido galardonado dos veces con el Premio Dashiell Hammett (para la mejor novela detectivesca en lengua española) y también ha recibido el prestigioso Premio Café Gijón por su novela Máscaras. Sus libros han sido traducidos al inglés, francés, alemán, griego e italiano. Su tetralogía de novela negra «Las cuatro estaciones» ha sido publicada por Tusquets Editores.




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938