..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.129, Viernes, 23 de junio del 2006

 

Guantánamo: Alerta y triste consecuencia
Por: Néstor Núñez

Tenía que suceder, y aconteció a pesar de las advertencias, reclamos, exigencias y denuncias.

Es imposible cercar al ser humano, abrumarlo, degradarlo, vejarlo, desconocer y pisotear lo más sagrado en su vida, todo en medio de una vergonzante impotencia, sin que al final el suicidio aparezca.

Y eso es lo que ha estado sucediendo en la ilegal base naval de Guantánamo, en el oriente cubano, desde hace casi cinco años con más de 500 personas traídas como animales de lejanas tierras a un infierno sin aparente retorno.

Tres suicidios consumados. Reiteradas huelgas de hambres que los captores norteamericanos intentan frenar con un virtual acto de tortura, al introducir tubos de goma por la nariz de los prisioneros hasta alcanzar su estómago con el propósito de alimentarlos a viva fuerza.

Esos son los resultados de semejante continuada vejación.

Las denuncias vienen de antes: golpizas, agresiones sexuales, maltratos de palabra, profanación del Corán, el libro sagrado de los musulmanes, falta de garantías humanas y procesales, en fin, un endemoniado rosario que llega a abrumar, a desesperar, a embotar.

Poco importaron a las autoridades estadounidenses los reclamos, y hasta aliados tan 'humanitarios' como Europa, se negaron a abrir investigaciones sobre el asunto cuando países como Cuba, en forma reiterada, intentaron incluir el tema en los debates internacionales sobre el respeto a las prerrogativas ciudadanas.

Indignado, Washington califica las muertes por mano propia como 'acto de guerra', ¡Se habrá visto semejante descaro! Mientras, el mundo, desde las Naciones Unidas hasta organizaciones no gubernamentales, reclaman el cierre de la cárcel de la base de Guantánamo antes que aquello degenere en mayores tragedias.

Hasta el Viejo Continente que, además, aprobó y apoyó el traslado clandestino de prisioneros, presuntos terroristas, a manos de la CIA norteña por su sacrosanto territorio, dice ahora que la prisión debe ser clausurada, y hasta anuncia que colocará el tema en la agenda bilateral con Estados Unidos.

Por lo que se percibe, Adolfo...es decir, George W. Bush, poco caso parece prestar a las demandas internacionales y a las propias declaraciones de sus más íntimos aliados. Al fin y al cabo, se dirá ¿Para qué se es dueño del mundo?

Enviado por listas de distribución

**

Los suicidas de Guantánamo, con golpes y sin órganos

Los familiares de los tres presos que se quitaron la vida en la base estadounidense, hace diez días, rechazan la versión de suicidio. Denuncian signos de tortura y falta de órganos de los muertos
/fotos/20060620/notas/NA14FO01.JPG
Se vuelven a poner en el tapete las irregularidades que comete Estados Unidos en su base.

Los cadáveres de tres prisioneros, que según el ejército estadounidense se suicidaron el 10 de junio en el campo de detenciones de Guantánamo, Cuba, muestran signos de tortura y ausencia de órganos. Los familiares, que rechazan la versión del suicidio, dijeron que la falta de órganos dificulta el trabajo de los forenses para determinar con precisión las causas de las muertes. George W. Bush ya se vio obligado a admitir que la prisión podría cerrarse.

El ejército estadounidense dijo que tres prisioneros –dos sauditas y un yemení– se ahorcaron en sus celdas, al parecer –según el jefe de la base– de forma coordinada, en protesta por las condiciones de detención. Los familiares dudan de esta versión y afirman que los hombres fueron asesinados. Sus restos fueron trasladados este fin de semana a sus países de origen, donde están siendo investigados de nuevo. Mohamed al Oteibi, tío de uno de los muertos el 10 de junio, dijo que descubrió en el cadáver de su sobrino, Manea al Oteibi, manchas negras en los brazos y hematomas en diversas partes del cuerpo, que demuestran que el joven fue sometido a golpizas o torturas. Al Oteibi, que además era tutor legal de su sobrino, dijo que los estadounidenses le quitaron al cadáver de su sobrino el corazón, el cerebro y otros órganos antes de enviarlo a Riad, donde el cuerpo fue sometido a otra revisión forense para constatar la causa de su muerte. El hombre aseguró que la extracción de esos órganos se hizo "para que nadie pueda averiguar la verdadera causa de la muerte". Aunque reconoció que vio marcas alrededor del cuello de Mane –lo que podría corroborar la versión del ahorcamiento–, descartó que su sobrino pudiera quitarse la vida. "Rechazamos el informe estadounidense", afirmó.

Talal al Sahrani, padre del prisionero Yassir al Sahrani, afirmó que vio el cadáver de su hijo antes de que se le realizara la autopsia en Riad y descubrió hematomas en la cabeza. Los golpes podrían haber causado su muerte. Al Sahrani, por su parte, señaló que por una cuestión de principios no puede aceptar el resultado de la autopsia de los estadounidenses, dado que un acusado no puede realizar una investigación independiente. Su hijo fue llevado a Guantánamo cuando tenía 17 años.

No sólo los familiares de los dos muertos sauditas dudan de la versión del ejército estadounidense. También el padre del yemení ha manifestado dudas. Naguib Ghanem, ex ministro de Salud de Yemen y miembro del partido islamista Islah, dijo al diario Al Sarq al Awsat que el cadáver de su hijo, que ya llegó a su país natal, no está completo tras la autopsia realizada en Estados Unidos, por lo que será difícil corroborar el motivo de su muerte mediante una nueva necropsia.

Los expertos de las Naciones Unidas exigieron meses atrás el cierre inmediato de Guantánamo por presuntas violaciones a los derechos humanos de los prisioneros, la mayoría de ellos encerrados bajo cargos imprecisos vinculados con supuestas actividades terroristas. En Guantánamo permanecen unos 460 presuntos terroristas, la mayoría sin acusación formal en su contra. En la cumbre que se llevará a cabo en Viena mañana, la Unión Europea insistirá en la clausura de la prisión.

Enviado por listas de distribución




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938