..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.130, Viernes, 30 de junio del 2006

Libro de visitas


Dossier_El escándalo de la Fundación o Pandora continúa destapando cajas

Hace algunos años, en entrevista al periódico El Mercurio, de Chile, Ramón Humberto Colás, supuesto «fundador de bibliotecas independientes en Cuba», declaró, orgullosamente, al periodista Miguel Cabrera Peña, “que vive en Miami […] «donde trabaja con la Fundación Nacional Cubano- Americana».

Esta Fundación, “paganini” -como diríamos en sentido humorístico en Cuba- de su trabajo, y sus viajes, en los que va difundiendo en el “euro-mundo” su mentirosa campaña de las “bibliotecas independientes”, es la misma que financia terroristas y grupos paramilitares… ¿Qué credibilidad pueden tener entonces Colás o Mr. Kent?

Lea un poco más de los trapitos sucios puestos al descubierto por “Toñín” Llama… que los ha puesto “en candela!!!

***

Los diarios The Miami Herald y El Nuevo Herald publican en su edición del 22 de junio la insólita confesión de un ex miembro de la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA) reconociendo, con lujo de detalles, las acciones terroristas gestadas en Miami por esta organización anticubana en la década de los 90.

José Antonio Llama, ex director de la FNCA reconoció que él y otros miembros de la jerarquía de esa organización crearon un grupo paramilitar para acometer actos de desestabilización en Cuba y eliminar a Fidel Castro.

Exilio: Trazamos ataques sobre Cuba
WILFREDO CANCIO ISLA
El Nuevo Herald

Un ex director de la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA)* reconoció que él y otros miembros de la jerarquía de esa organización crearon un grupo paramilitar para acometer actos de desestabilización en Cuba y eliminar al gobernante Fidel Castro.

En una entrevista con El Nuevo Herald, José Antonio Llama, alias ''Toñín'', explicó que el arsenal para llevar a cabo esos planes incluía un helicóptero de carga, 10 aviones ultralivianos con control remoto, siete embarcaciones y abundante material explosivo.

''Estábamos impacientes por la sobrevivencia del régimen de Castro tras el derrumbe de la Unión Soviética y el campo socialista'', reveló Llama, figura clave en el financiamiento de la iniciativa a comienzos de los años 90. ``Queríamos acelerar la democratización de Cuba empleando cualquier medio para lograrlo''.

Los planes se vieron frustrados, según Llama, luego que él y otros cuatro activistas exiliados fueron arrestados y encausados en una corte federal de Puerto Rico, en 1997, bajo cargos de conspiración para asesinar a Castro durante la Cumbre Iberoamericana de Isla Margarita, Venezuela.

Todos los acusados fueron exonerados en diciembre de 1999 por falta de pruebas.

Cercano colaborador del difunto líder de la FNCA, Jorge Mas Canosa, Llama renunció a la directiva de la organización en 1999 y se apartó del activismo político en medio de serias dificultades financieras que lo llevaron a la bancarrota. Según él, el motivo de la renuncia fue la oposición de la FNCA a pagar los gastos de la defensa legal de sus compañeros de causa en el juicio de Puerto Rico.

En un comunicado enviado el pasado noviembre a El Nuevo Herald, la FNCA expresó: ''En este caso consideramos sumamente irresponsable por parte de un organismo periodístico, el hacerse eco de lo que representa claramente un intento de extorsión y difamación''. Interrogado ayer nuevamente, el director ejecutivo de la FNCA, Alfredo Mesa, respondió que su entidad optaba por mantener la misma declaración.

Con anterioridad, el gobierno cubano había lanzado reiteradas acusaciones sobre los presuntos planes armados de la Fundación, utilizando incluso testimonios de agentes infiltrados en la organización. Sin embargo, hasta hoy ninguna de esas implicaciones tuvo el respaldo documental y la confirmación narrativa de un protagonista de los hechos.

Las revelaciones sobre la creación y el equipamiento logístico de ese organismo paramilitar secreto son parte de una investigación iniciada por El Nuevo Herald el pasado año y que ahora emergen por primera vez, luego que Llama comenzara a distribuir unos panfletos en lugares públicos de Miami con información detallada sobre el asunto.

La prensa oficial cubana publicó este miércoles un artículo basado en la información de los panfletos, aunque sin ofrecer otras pruebas documentales.

Llama, quien hizo fortuna en el exilio fabricando equipos de aire acondicionado para automóviles soviéticos, aseguró que la motivación esencial de su confesión son los $1.4 millones que aportó de sus propios recursos para financiar el proyecto, los cuales considera le fueron estafados por varios directores de la Fundación.

Actualmente escribe, afirmó, un libro de memorias bajo el título De la Fundación a la fundición: historia de una gran estafa.

''Esta es la verdad... lo único que tengo a estas altura de la vida es la verdad'', manifestó Llama, de 75 años. ``Estoy pidiendo lo que se me debe, ni más ni menos, para presentarlo en una corte de quiebra: ¿Dónde están los barcos y los aviones que financié con mi dinero? ¿A dónde fueron a parar? ¿Quién tiene los títulos originales?''

Llama se ha decidido a abrir la caja de Pandora en un momento en que sus declaraciones no afectan a antiguos amigos que estuvieron implicados en esta historia, como los exiliados cubanos Arnaldo Monzón Plasencia, Raúl López y Manuel ''Nolo'' García, todos fallecidos.

De acuerdo con el testimonio, entre 1994 y 1997 Llama gastó de sus propios recursos $1,471,840.35 en el financiamiento de los aviones teledirigidos y otros pertrechos bélicos, utilizando como cobertura las firmas Nautical Sports Inc, registrada en Florida, y Refri Auto, radicada en República Dominicana.

Rodeado de numerosas cajas y carpetas donde archiva meticulosamente documentos, apuntes de reuniones y recortes de prensa, Llama mostró a El Nuevo Herald las evidencias de transacciones realizadas para adquirir esos equipos. La entrevista transcurrió en su casa del suroeste de Miami.

Sólo en Nautical Sports aparecen abonados por Llama $869,811.38. A través de esta corporación pantalla --creada en 1993-- se garantizó la compra de las siete embarcaciones, dotadas de comunicación por radio y teléfonos por satélite, entre ellas la lancha rápida Midnight Express. Se suponía que en esta lancha, de 40 pies de eslora, viajara Mas Canosa a Cuba en caso de producirse la muerte de Castro o un repentino cambio político en la isla, indicó el ex director de la FNCA.

Otro de los barcos, La Esperanza, fue confiscado por el Departamento del Tesoro en Aguadilla, Puerto Rico, al producirse el arresto y la acusación federal contra sus tripulantes en 1997.

Llama recordó que el proyecto bélico comenzó a fraguarse durante el congreso anual de la FNCA celebrado en la ciudad surfloridana de Naples, en junio de 1992. Según él, fue el empresario Miguel Angel Martínez, residente en Puerto Rico, quien lanzó la idea de ''hacer algo más que cabildeo en Washington'' para derrocar a Castro.

Una veintena de directivos entre los de mayor confianza dentro de la Fundación, acordaron entonces impulsar la iniciativa y designaron a José ''Pepe'' Hernández y al propio Mas Canosa para que escogieran los integrantes del organismo armado.

''Se acordó que por lo delicado del asunto, los pormenores del grupo bélico debían discutirse en un pequeño comité'', relató Llama. ``En el congreso con directores y fideicomisos, celebrado al año siguiente [1993] en Puerto Rico, los escogidos comenzamos a reunirnos y a reparar en todo lo que hacía falta comprar''.

La junta general de directores de la Fundación desconocía los pormenores del grupo bélico, que funcionaba de manera autónoma. Llama exoneró de toda responsabilidad al actual presidente de la junta directiva de la FNCA, Jorge Mas Santos, quien nunca fue informado de esa iniciativa.

''Entre Miguel A. Martínez y Pepe Hernández se discutía la hegemonía del grupo'', apuntó el activista. ``Pero escogimos a Pepe por su reconocido historial de combatiente en la Brigada 2506 y en los marines''.

Entre los integrantes del grupo, Llama relacionó además a los exiliados cubanos Elpidio Núñez, Horacio García y Luis Zúñiga, quienes abandonaron la Fundación en el 2001 para fundar el Consejo por la Libertad de Cuba (CLC); Erelio Peña y Raúl Martínez, de Miami; Fernando Ojeda, Fernando Canto y Domingo Sadurní, de Puerto Rico; y Arnaldo Monzón Plasencia y Angel Alfonso Alemán, de Nueva Jersey.

Ex integrantes de la FNCA como García, Zúñiga y Núñez, declinaron comentar sobre el asunto. El CLC no emitió declaraciones. Ninoska Pérez Castellón, directora y portavoz de la agrupación, dijo ayer que los aludidos ``han decidido poner el caso en manos de abogados''.

Otros acontecimientos relacionados con la organización armada, de acuerdo con el testimonio de Llama, son los siguientes:

• Los diez miniaviones teledirigidos fueron financiados por Llama en $210,000 a través del Internacional Finance Bank (IFB) de Miami, que pagaba a Flight Rescue Systems, compañía propiedad de Luis Prieto y Rafael Montalvo. Los equipos quedaron guardados en un almacén en Miami-Dade y el fin era utilizarlos contra objetivos económicos en Cuba o en un atentado a Castro. Los títulos de propiedad no fueron entregados nunca a su legítimo comprador y presuntamente quedaron en manos de Pepe Hernández, quien los vendió después de 1997.

• El helicóptero de carga fue donado por Sadurní, pero Llama lo financió en $85,360 a través del Republic National Bank. El helicóptero serviría de base para operar los miniaviones y se hallaba estacionado en el International Flight Center, en el suroeste de Miami-Dade.

• Para la adquisición de explosivos (dinamita), el grupo se valió del empresario Raúl López, un exiliado anticastrista que participó en operaciones de infiltración en Cuba en la década de 1960. López era propietario de una compañía autorizada a comprar explosivos para abrir los canales de desagüe en la industria azucarera del sur de la Florida y prestaba sus servicios al central Talismán. Pepe Hernández le pidió a López que solicitara un préstamo en el Ready State Bank de Miami para facilitar las transacciones. A cambio de las entregas de materiales bélicos, la Fundación debía pagarle la deuda, a razón de $868.63 mensuales hasta completar unos $45,000.

Al menos dos fuentes confirmaron a El Nuevo Herald la existencia de los aviones ultraligeros y las embarcaciones.

Eulogio Amado Reyes, alias ''Papo'', un mecánico automotriz retirado, recordó que ensambló los aviones en un almacén de Miami-Dade con la ayuda de un instructor de apellido Graham, quien vino de Texas.

''Allí nadie hablaba nada de eso; sólo se decía que era un proyecto de la Fundación'', relató Reyes, de 73 años. 'Recuerdo una vez que se hicieron entrenamientos con los `avioncitos' cerca de Bahamas''.

José ''Pepín'' Pujol, un experimentado marino, dice que la Fundación comenzó a utilizarlo en 1993 como asesor para la compra de embarcaciones.

''El [barco] Pelican se puso a nombre mío'', contó Pujol, de 76 años. ``El procedimiento era que yo buscaba los barcos, Toñín hacía el pago inicial y el garante era Elpidio Núñez''.

Pujol fue citado esta semana por un jurado de instrucción en El Paso, Texas, que investiga la entrada ilegal del militante anticastrista Luis Posada Carriles en Estados Unidos, en marzo del 2005. Un informante encubierto del FBI asegura que Posada fue introducido en el barco Santrina, capitaneado por Pujol.

Según Llama, la mayor parte de los explosivos eran conservados en Miami, pero a finales de 1996 fueron lanzados desde una embarcación al fondo del mar, en un arrecife cerca de Bahamas. El cargamento era transportado por ''Nolo'' García en el yate de Núñez cuando una lancha patrullera bahamense se les aproximó, y ambos temieron la posibilidad de un registro.

''Por razones lógicas, tiraron la carga al mar'', contó Llama. ``Poco después fuimos hasta allí para recuperarla, pero no la hallamos''.

*La FNCA, integrada por algunos de los sectores más reaccionarios del exilio cubano en Miami, fue creada en 1981 por el ex presidente Ronald Reagan y su directiva mantiene estrechos contactos con la actual Administración de Bush al igual que los tuvo con Bush padre.


Escándalo entre terroristas en Miami
¿Y ahora, que hará el FBI?

Por Jean-Guy Allard

Sin mencionar una sola vez la palabra terrorismo, pero extendiendo una multitud de detalles que confirman una conspiración flagrante para cometer actos terroristas, además de la comisión de tales actos, la prensa oficialista de Miami ha publicado hoy, después de más de un año de espera, los escandalosos hechos implicando a la FNCA que la prensa cubana denunciaba este martes.

Llama, alias "Toñín", destapó la caja de Pandora entre los terroristas de Miami.

El Miami Herald, con un trabajo de un conocido redactor de su versión en español, revela cómo José Antonio "Toñín" Llama, ex director de la Fundación Nacional Cubano Americana, "reconoció que él y otros miembros de la jerarquía de esa organización crearon un grupo paramilitar para acometer actos de desestabilización en Cuba y eliminar al gobernante Fidel Castro".

Las palabras "actos de desestabilización" y "eliminar" resultan eufemismos en la Florida mafiosa, para actos de terrorismo y asesinar.

UN HELICÓPTERO, 10 AVIONES, SIETE BARCOS Y EXPLOSIVOS

El diario oficial miamense confirma, con una entrevista al contrarrevolucionario, que la FNCA, un grupo arropado por todas las administraciones norteamericanas desde su creación por Jorge Mas Canosa, adquirió un helicóptero de carga, 10 aviones ultralivianos con control remoto, siete embarcaciones y abundante material explosivo con el objetivo explícito de realizar acciones terroristas.

Según Llama, aquellos planes no pudieron desarrollarse por la imprevista captura, por la Guardia costera norteamericana, en 1997, del yate La Esperanza frente a Aguadilla, en Puerto Rico. La embarcación se dirigía hacia la isla venezolana de Margarita con el objetivo confeso de asesinar al Jefe de la Revolución, quien iba a participar allí en una Cumbre Iberoamericana.

Dueño del yate, Llama fue acusado con los tripulantes de conspiración para asesinar al Presidente de Cuba. Sin embargo, todos los acusados fueron exonerados en diciembre de 1999 por un jurado complaciente, por "falta de pruebas".

El Herald no precisa que esta causa amañada fue manejada por Héctor Pesquera, el oficial corrupto del FBI que sería luego recompensado con la jefatura de la policía federal en Miami, y que arrestara, entretanto, a los compañeros cubanos infiltrados en grupos terroristas miamenses. El diario no precisa tampoco que uno de los terroristas detenidos, Juan Bautista Márquez, mientras estaba en libertad bajo fianza, fue detenido por tráfico de 360 kilogramos de cocaína y tratar de comprar otros 2 220 kilogramos de droga.

Tanto la FNCA como el Cuban Liberty Council se negaron a contestar preguntas del Herald sobre este tema particularmente explosivo. El director ejecutivo de la Fundación, Alfredo Mesa, calificó de "intento de extorsión y difamación'', la denuncia de Llama, mientras Ninoska Pérez Castellón, directora y portavoz del CLC, dijo que el caso se encontraba "en manos de abogados''.

El periódico reconoce que "con anterioridad, el Gobierno cubano había lanzado reiteradas acusaciones sobre los presuntos planes armados de la Fundación".

Precisa el autor del texto que "las revelaciones sobre la creación y el equipamiento logístico de ese organismo paramilitar secreto son parte de una investigación iniciada por El Nuevo Herald el pasado año y que ahora emergen por primera vez". Sin embargo, no explica el porqué de este silencio, que se habría prolongado indefinidamente si en Cuba no se hubiera publicado el material que Llama se veía reducido a difundir con recursos rudimentarios, en la calle.

LOS CONSPIRADORES, DESDE ALEMÁN HASTA ZÚÑIGA

Llama recordó que la conspiración criminal se fraguó durante el congreso anual de la FNCA celebrado en Naples, Florida, en junio de 1992. Según él, fue el puertorriqueño Miguel Ángel Martínez, quien "lanzó la idea".

Una veintena de directivos participaron en el delito conspirativo y designaron a José "Pepe'' Hernández y a Mas Canosa para que escogieran a los integrantes del grupo terrorista.

“En el congreso con directores y fideicomisos, celebrado al año siguiente (1993) en Puerto Rico, los escogidos comenzamos a reunirnos y a reparar en todo lo que hacía falta comprar'', confesó Llama al Herald.

El periódico nombra "entre los integrantes del grupo" a Elpidio Núñez, Horacio García y Luis Zúñiga, Erelio Peña y Raúl Martínez, de Miami; Arnaldo Monzón Plasencia y Ángel Alfonso Alemán, de Nueva Jersey, implicado en el caso La Esperanza; Fernando Ojeda, Fernando Canto y Domingo Sadurní, de Puerto Rico.

Por razones desconocidas, no menciona a otros conspiradores denunciados por Llama: José "Pepe" Hernández, también implicado con él en el caso de La Esperanza; Luis Prieto, Miguel Ángel Martínez, Fermín Pernas y Luis Botifol.

Curiosamente, en la denuncia de José Antonio Llama no aparecen los nombres de tres prominentes jefes de la Fundación: el médico Alberto Hernández, el terrorista ampliamente fichado Roberto Martín Pérez y su esposa, la locutora Ninoska Pérez Castellón.

Tres de los conspiradores, Arnaldo Monzón Plasencia, Raúl López y Manuel "Nolo'' García, han fallecido.

La compra de los aviones teledirigidos y de los otros equipos militares se realizó bajo la cobertura de las firmas Nautical Sports Inc, registrada en la Florida, y Refri Auto, radicada en República Dominicana, señala el reportaje.

Llama mostró a El Nuevo Herald las evidencias de transacciones que conserva en su casa del suroeste de Miami.

Asegura que aportó 1 471 840,35 dólares de sus propios fondos "para financiar el proyecto" y considera que la enorme cantidad de dinero le fue estafada por varios directores de la Fundación.

Los explosivos se compraron a través del connotado terrorista Raúl López, quien era propietario de una firma autorizada al efecto, algo normal en la Florida mafiosa. Pepe Hernández ordenó a López que solicitara un préstamo en el Ready State Bank, de Miami, para estos fines.

Un mecánico, Eulogio Amado "Papo" Reyes, confirmó al Herald que ensambló los aviones, mientras José "Pepín'' Pujol, terrorista fichado y capitan del Santrina, confesó que la Fundación lo utilizó desde 1993 como asesor para comprar embarcaciones.

El diario revela que Pujol acaba de ser citado por un Gran Jurado de El Paso, Texas, que investiga la entrada ilegal en Estados Unidos del terrorista Luis Posada Carriles —que el autor nombra "militante anticastrista".

Según Llama, los explosivos fueron lanzados desde una embarcación al fondo del mar, "en un arrecife cerca de Bahamas" por "Nolo'' García, cuando una lancha patrullera bahamense se aproximó al yate de Núñez, donde se encontraba.

El cisma en la FNCA, ocurrido en el 2001 a unos días del 11 de septiembre, se conoció cuando algunos fundadores del grupo comandado por Jorge Mas Canosa, como su ex presidente Alberto Hernández, su ex tesorero Feliciano Foyo, la ex vocera Ninoska Pérez Castellón y los directores Diego Suárez, Horacio García, Elpidio Núñez y Delfín Pernas, se negaron a presentarse a una convención anual convocada en Puerto Rico.

José Antonio Llama, quien tampoco viajó a Puerto Rico, acusó entonces a Mas Santos —a quien hoy exonera— de caudillismo.

10 DE OCTUBRE DEL 2003: BUSH ABRAZA EFUSIVAMENTE A ZÚÑIGA

El escándalo que estalla ahora en Miami pone de relieve las estrechas relaciones que existen entre Washington y la fauna terrorista de Miami, un hecho muchas veces denunciado por la prensa cubana.

El terrorista Luis Zúñiga Rey, ahora denunciado por Llama y cuya participación en actos de terrorismo fue señalada muchas veces desde La Habana, fue recibido el 10 de octubre del 2003 en los jardines de la Casa Blanca por George W. Bush, quien lo abrazó efusivamente ante las cámaras de la televisión.

Anteriormente, Mel Martínez, hoy senador y entonces alto oficial de la administración, había participado el 10 de octubre del 2001, en la reunión donde se anunció la creación del CLC, en el Biltmore Hotel, de Coral Gables, al lado del propio Llama y de varios de los conspiradores que denuncia, entre otros Alberto Hernández, Ninoska Lucrecia Pérez Castellón, Horacio García, Elpidio Núñez y Luis Zúñiga Rey.

En claro: apenas un mes después del 11 de septiembre, Mel Martínez apadrina a un grupo de terroristas cubanoamericanos.

Por otro lado, Llama fue el responsable del Buró España de la FNCA y se encargó de desarrollar las relaciones entre el Partido Popular español y la FNCA. Participó en Madrid en una reunión que tuvo lugar en la sede del PP, calle Génova, en la que estuvieron Guillermo Gortázar, José María Aznar y Jorge Mas Canosa. En noviembre de 1995, Aznar se apareció en Miami donde confraternizó con los dirigentes de la FNCA. Llama animó luego la creación en España de una sucursal de la FNCA dirigida por Gortázar y a la cual se sumará Carlos Alberto Montaner, terrorista prófugo de la justicia cubana y hoy comentarista del Miami Herald. Aznar llevó a Miami hasta a los reyes de España, a quienes reunió con Mas Santos, Pepe Hernández y el propio Llama.

Sin embargo, el escándalo surgido en Miami con la dramática confesión de un alto dirigente de la mafia cubanoamericana, apunta hacia el FBI, tantas veces denunciado desde Cuba por su grosera tolerancia del terrorismo, cuando Estados Unidos pretende librar una guerra al terror.

¿Qué hará ahora el FBI? ¿Realizará por fin una profunda y esperada investigación de esta fauna criminal que, por sus relaciones con las más altas esferas del poder, pretende disponer de patentes de corso para violar la ley? ¿Aprovechará para indagar sobre la forma por la cual cinco jóvenes cubanos fueron injustamente perseguidos, arrestados y condenados precisamente por haber penetrado los círculos terroristas del sur de la Florida?

http://www.granma.cubaweb.cu/2006/06/23/interna/artic06.html


Escándalo en la mafia de Miami
El momento de la verdad

Por Reinaldo Taladrid Herrero

Tanto el gobierno como periodistas cubanos denunciaron hace poco más de 10 años que la Fundación Nacional Cubano-Americana había creado un Grupo Paramilitar destinado a ejecutar asesinatos y acciones terroristas contra Cuba y sus dirigentes.

Este Grupo Paramilitar fue denunciado también como el que dirigió y financió las acciones de terrorismo que desde Centroamérica realizaron Luis Posada Carriles y sus secuaces.

En una conversación con el periodista investigador del diario The New York Times Tim Golden efectuada en el Palacio de la Revolución el día 12 de agosto de 1998, el Comandante en Jefe Fidel Castro le hizo entrega de un documento que contenía información sobre los actos terroristas que se estaban cometiendo contra Cuba, del cual le leyó este fragmento antes de dárselo:

"En 1992 se creó una estructura clandestina de corte terrorista denominada Comisión de Seguridad de la FNCA o grupo paramilitar, encargado de preparar y ejecutar las acciones de esta índole, tratando de encubrir la participación del fallecido Mas Canosa en este tipo de acciones. El grupo ha sido presidido por diferentes directivos como Alberto Hernández, Luis Zúñiga Rey, Horacio García, Roberto Martín Pérez y Francisco José Hernández, que sustituyó inicialmente a Mas Canosa en la FNCA. Además en estas actividades participaban Guillermo e Ignacio Novo Sampoll y Luis Posada Carriles."

Esta foto, tomada de televisión, muestra el instante del fuerte abrazo entre el presidente W. Bush y el denunciado terrorista Luis Zúñiga Rey.

Una vez entregado el documento sobre los actos terroristas, Fidel le explicó al periodista norteamericano:

"Algunos vienen enviados por otras organizaciones, porque, en general, como norma, la Fundación, como dije, les suministra fondos a otras organizaciones que realizaban actos terroristas.

"Pero aquí hay algunos casos en que fue el aparato de la Fundación, aparato que crearon lo más clandestinamente posible, no era un aparato que estuviera integrado por toda la institución, sino por toda esta gente precisamente, casi todo este grupo de los que están ahí, de los que rescataron a Posada Carriles y lo fueron a recibir en Ilopango, el grupo de más confianza de la Fundación, ese grupo reducido es el encargado de la estructura terrorista. Claro el jefe de ese grupo era Mas Canosa, ellos procuraban encubrir las operaciones lo más posible, pero se trataba ya de acciones directas de ellos, no eran acciones indirectas."

Esta misma información que le entregó el compañero Fidel al periodista investigador del New York Times, había sido facilitada anteriormente a las autoridades norteamericanas, tanto en la ya famosa misión que tan dignamente cumplió Gabriel García Márquez, como en los posteriores contactos que se produjeron aquí en La Habana.

Foto: También en la televisión de Miami son notorios y públicos los entrenamientos que diversos grupos terroristas con armas de combate, como los comandos F-4, realizan en el parque Los Everglades, simulando ataques a Cuba.

En su discurso del 20 de mayo del 2005 titulado "Una actitud diferente" el Comandante reveló:

"16-17 de junio de 1998: Se efectúan varias reuniones conjuntas en La Habana entre expertos cubanos y oficiales norteamericanos del FBI sobre el tema de los planes de atentados terroristas. Se entrega a la delegación norteamericana del FBI abundante información documental y testimonial. Los materiales entregados incluían 64 folios en los que se aportaban elementos investigativos acerca de 31 acciones y planes terroristas contra nuestro país, ocurridos entre 1990 y 1998. A la mayor parte de estas acciones estaba vinculada la Fundación Nacional Cubano-Americana que, además, organizó y financió los más peligrosos, especialmente los ejecutados por la estructura terrorista dirigida por Luis Posada Carriles en Centroamérica. Se adjuntaron relaciones detalladas y fotografías del armamento, los explosivos y los medios ocupados en cada hecho. Además, se entregaron 51 folios con información sobre el dinero suministrado por la Fundación Nacional Cubano-Americana a diferentes grupos terroristas para realizar acciones contra Cuba."

¿Qué ha dicho la FNCA ante tantas denuncias y evidencias de diverso tipo?

El 24 de diciembre del 2000, Ninoska Pérez Castellón, a la sazón vocera de la FNCA, declaró al diario El Nuevo Herald:

Una de las cuestiones más graves de esta historia, lo constituye el hecho de que muchos políticos norteamericanos conocen perfectamente la actividad terrorista de muchos sujetos de la mafia de Miami y son cómplices, como en este caso, cuando el fiscal Samuel Lewis saluda efusivamente al "capitán araña", José Basulto, ambos complacidos al término del juicio contra los Cinco Héroes. [Ver foto]

“La Fundación nunca ha tenido un grupo paramilitar, ni en la junta de directores se ha hablado de esos temas, sencillamente porque nunca han existido.''

El 8 de junio del 2005 Jorge Mas Santos ya presidente de la FNCA expresó en el programa A Mano Limpia del canal 41 de Miami: "Las acusaciones de Castro con relación a la existencia de un brazo militar secreto de la fundación son totalmente falsas, se hacen por una necesidad.

"La FNCA fue creada por el amor al pueblo de Cuba, la Fundación representa lo mejor del sentir cubano y existe para defender los valores de libertad, democracia y justicia."

Y ahora, ante esta denuncia por estafa que ha presentado el ex director de la FNCA José Antonio Llama, donde se describe en detalles cómo se creó el Grupo Paramilitar de la Fundación, con qué objetivos, cómo se financió, qué armas compraron, para qué las iban a usar y quiénes participaban en su dirección, ¿qué han dicho la Fundación y su clon, el Consejo por la Libertad de Cuba, organización creada por buena parte de los directivos de este Grupo Paramilitar cuando decidieron separarse de la FNCA?

La Fundación Nacional Cubano-Americana se constituyó a partir de los principales agentes de la estación CIA JM/WAVE, los cuales fueron "transformados" en la clase política de Miami por mandato de Ronald Reagan. Esa tarea le fue confiada al difunto Jorge Mas Canosa y la siguió después su hijo Mas Santos (en la foto), siempre acompañado de siniestros personajes como Pepe Hernández (primero a la izquierda) y otros dirigentes de la mafia.

Según reportaba El Nuevo Herald el 22 de junio: "Ex integrantes de la FNCA como García (Horacio), Zúñiga (Luis) y Núñez, declinaron comentar sobre el asunto. El CLC no emitió declaraciones. Ninoska Pérez Castellón, directora y portavoz de la agrupación, dijo ayer que los aludidos ``han decidido poner el caso en manos de abogados''.

Por su parte la FNCA, mediante una Declaración del mismo día, expresó que "Las falsas alegaciones del señor José A. Llama, aparecidas originalmente en el periódico Granma, órgano oficial del Partido Comunista de Cuba y recogidas por El Nuevo Herald en el día de hoy, responden a una antigua campaña de difamación orquestada por el régimen castrista. La FNCA reafirma que las acciones de los hombres y mujeres de esta institución han sido siempre servir con todo el corazón al pueblo cubano y trabajar arduamente por su libertad.

Sin embargo, alguien está mintiendo, pues Ninoska, el Consejo por la Libertad de Cuba y la FNCA dicen una cosa y el ex director de la FNCA José Antonio Llama dice otra bien diferente.

Hemos obtenido una copia textual de la explicación a su denuncia que escribió el propio Llama.

Allí se pueden leer estos fragmentos que ponemos a su consideración (aclaramos que la redacción es la original del Sr. Llama):

Lo primero que dice es que esta es "La historia de la traición y estafa perpetrada por un grupo de directores de la Fundación Nacional Cubano-Americana utilizando la causa de Cuba".

"Miguel Ángel Martínez, persona de confianza de Mas Canosa y considerado un buen promotor de ideas en la lucha por la recuperación de la patria, sometió una idea que consistía en crear un grupo BÉLICO para que con nuestros recursos pudiéramos desestabilizar al gobierno Castro-Comunista. Debido a lo delicado del tema, Mas Canosa pidió que esta proposición se discutiera a puerta cerrada por el comité ejecutivo y no en el salón abierto de la matrícula completa de la Fundación."

"Se escogió un grupo que incluya algunos del comité ejecutivo y se invitó a varios directores para que formaran parte... Para esto se tomó en cuenta la capacidad económica de algunos..."

"Miguel Ángel explicó los objetivos generalizados del grupo, que incluía... planificar el ajusticiamiento de Castro y/o figuras relevantes de su nomenclatura si fuera necesario. Proponía llevarle la guerra total sin limitaciones."

"El grupo seleccionado se reunía frecuentemente para cambiar impresiones. Pepe Hernández fue elegido por Mas Canosa para llevar a cabo y dirigir este nuevo grupo."

"El jefe del grupo, Pepe Hernández, tan pronto recibimos el helicóptero, libre de gravámenes, me ordenó que lo financiara. Alegando que tenía planes para una acción inmediata y necesitaríamos el dinero."

Una primera lectura nos revela que al reunirse en secreto reconocen que necesitan que nadie conozca lo que van a planear, ya que lo planeado, comprendía delitos de máxima gravedad en cualquier Código Penal del planeta como son:

El asesinato de un jefe de Estado, aunque por primera vez en público conocemos que planearon también el asesinato de otros dirigentes políticos cubanos, no solo del compañero Fidel.

El término de "guerra total" habla por sí mismo: bombas, sabotajes, guerra biológica, todo lo que después se denunció por Cuba. Sin embargo, qué extraña forma de liberar a lo que llaman "cubanos oprimidos"; lo pensaban hacer de una manera muy sencilla, matándolos o envenenándolos.

Un ejemplo de esta llamada "guerra total" está en el frustrado plan que se conoció en octubre de 1996 donde la Brigada 2506, la misma que dirige Félix Rodríguez, por encargo y pagado por este Grupo Paramilitar de la FNCA, trabajó en habilitar un grupo de avionetas u otros medios aéreos cargados de explosivos que serían dirigidos por control remoto contra una concentración popular en la Plaza de la Revolución y objetivos tales como: las termoeléctricas de Tallapiedra, Mariel y Santa Cruz del Norte así como contra la refinería Ñico López.

O cuando el 20 de marzo de 1995 fueron detenidos en el aeropuerto de La Habana dos cubanos residentes en los EE.UU., enviados por este Grupo Paramilitar de la FNCA, justo cuando se disponían a salir del país. Los dos terroristas una vez detenidos, confesaron que habían dejado puestas cargas de 1,38 kilogramos de explosivo C-4 en un nuevo hotel de Varadero, listos para explotar después que hubieran salido del país.

Una muy precisa operación de las fuerzas especiales del MININT evitó la tragedia y tras la detención, uno de los terroristas reveló que fueron entrenados y pagados por Arnaldo Monzón Placencia y Guillermo Novo Sampoll, ambos mencionados en la denuncia de José Antonio Llama como miembros del Grupo Paramilitar de la FNCA.

¿Puede alguien creer que esto es una campaña difamatoria de Cuba, cuando un probado terrorista como José Antonio Llama, que reconoce en su documento de denuncia que estaba "obsesionado" con la idea de asesinar a Fidel y que sigue manteniendo su apoyo a este tipo de actividad, es quien describe en detalles lo que planeaba este Grupo Paramilitar?

Eso sería irse por la tangente para evadir la responsabilidad criminal. En realidad, no ha sido solo el Gobierno cubano quien denunció o se preocupó por lo que significaban estos graves hechos, el importante diario norteamericano The New York Times, por ejemplo, en su serie de dos artículos del 12 y 13 de julio de 1998, expresó:

"Cualquier prueba de que la Fundación o sus líderes repartían dinero a los republicanos y los demócratas, y al mismo tiempo apoyaban sabotajes con bombas, pudiera debilitar las afirmaciones de legalidad que hace el grupo. Esa clase de actividad pudiera también violar la Ley Logan, que ilegaliza cualquier conspiración para matar, secuestrar, lisiar o lesionar a personas, o causar daños y perjuicios a la propiedad de otro país"

Es en este punto donde queda abocada una de las cuestiones más graves de toda esta historia, porque cabría preguntarse:

¿Conocían o conocen los políticos norteamericanos que reciben donaciones de estas personas y grupos que están hablando y recibiendo dinero de terroristas comprobados?

¿Lo sabía el actual Presidente Bush cuando se estrechó en un fuerte abrazo con Luis Zúñiga en la Casa Blanca o cuando hizo un aparte público con Alberto Hernández recientemente en el aeropuerto en una visita a Miami?

Solo puedo recomendarle, amigo, que saque usted sus propias conclusiones.

http://www.granma.cubaweb.cu/2006/06/26/nacional/artic04.html


La Necesidad del estado de necesidad
Reinaldo Taladrid Herrero

Mucho ha revelado y confirmado el más reciente escándalo que protagoniza la mafia anticubana de Miami y New Jersey.

La demanda por estafa presentada por José Antonio Llama, ex lugarteniente de Jorge Mas Canosa, confirma en voz de uno de sus principales protagonistas que existía el grupo paramilitar de la FNCA y que este se dedicaba a organizar, financiar y ejecutar graves actos terroristas contra Cuba, incluyendo asesinatos políticos.

Los miembros de este grupo, algunos de los cuales ahora están en el clon de la FNCA, el Consejo por la Libertad de Cuba (CLC), solo han atinado a decir que el que quiera hablar de esta denuncia con ellos se remita a sus abogados.

Pero la actual FNCA emitió una curiosa "Declaración" donde hay un interesante párrafo, en el cual se dice:

"Según se aproxime el nuevo juicio a los espías cubanos de la Red Avispa veremos un incremento en esta campaña de difamación con la aparición de nuevos infiltrados con nuevas falsas alegaciones."

Lo de "campaña de difamación" de "infiltrados" no necesita muchos más comentarios, porque el escándalo lo provoca una demanda por estafa presentada por uno de ellos, un terrorista convencido y confeso; nosotros nos hemos limitado a reseñarla y a señalar que confirma todo lo que el Gobierno de Cuba y varios periodistas cubanos hemos venido denunciando desde hace más de una década.

Pedro Remón, Gaspar Jiménez, Guillermo Novo y Luis Zúñiga, todos terroristas del grupo paramilitar de la FNCA.

Quizás solo quede por aclarar el porqué el diario oficial de Miami reconoce que tenía toda esta información y la guardó durante casi dos años para "análisis de su departamento legal".

Pero una de las cosas más llamativas es ese enigmático párrafo en la Declaración de la Fundación, donde hacen la mención de los Cinco Héroes prisioneros injustamente, porque ellos saben que una de las misiones de esos compatriotas en Miami fue vigilar y enviar información sobre los planes de este terrorista grupo paramilitar de la FNCA, que tantos actos planificó o en algunos casos llegó a realizar contra nuestro país.

Y para que no quede duda, aquí ponemos a consideración de la opinión pública un documento donde se detallan las instrucciones que a mediados de los años 90 recibiera Gerardo Hernández con una pormenorizada información enviada desde Cuba, de lo que ya se conocía en nuestro país sobre este tenebroso grupo paramilitar de la FNCA y con el objetivo de que René González buscara más información al respecto.

Este fragmento de instrucciones lo hemos tomado, por el momento, de los documentos que presentó la propia Fiscalía de los Estados Unidos como parte del injusto proceso contra los Cinco Héroes antiterroristas.

Dice textualmente el mensaje enviado desde Cuba a estos dos héroes antiterroristas:

``El 16 de marzo [1996], Andrés Alvariño, que trabaja en las cárceles y es miembro de la Guardia Nacional en Miami, le habló a nuestra fuente sobre un proyecto que tiene con la FNCA de formar un grupo de 40 hombres con experiencia militar profesional, personas en servicio activo en la rama militar o ex personal militar, para la ejecución de misiones paramilitares contra Cuba.

"El coordinador del grupo sería Roberto Martín Pérez, y el financiamiento estaría a cargo del empresario Enrique Casas, un ex oficial del ejército, dueño de una compañía naviera y con depósitos de armas en Honduras que pertenecían a la contra nicaragüense.

"Además de Martín Pérez, también serían responsables del grupo otros directores de la Fundación como Alfredo Otero, Alberto Hernández y José Francisco `Pepe' Hernández.

"En el proyecto, también participarían los hermanos Novo Sampoll, Gaspar Jiménez Escobedo, Félix Rodríguez Mendigutía, Ramón Orozco Crespo y Luis Posada Carriles.

"El grupo paramilitar sería una fuerza de mercenarios, sin lazos con ningún grupo contrarrevolucionario cubano, [ya] que ellos consideran han sido penetrados y son vulnerables. Serán pagados por cada misión que hagan y tendrán seguros de vida por 100 000 dólares para sus familias.

"Alvariño agregó que la CIA también participaría, pero indirectamente, porque ex oficiales los están presionando.

"De acuerdo con Alvariño, él y un sargento de la Guardia Nacional, no identificado, ya están trabajando en la selección de los hombres que serán sujetos a una rigurosa investigación.

"Esta información tiene suficientes méritos para ser atendida, por lo cual `Castor' (`Castor' era el seudónimo que usaba por estado de necesidad René González) debe seguir trabajando en la misma con el objetivo de obtener nuevos datos o ampliar los que ya tenemos."

Después de leer estos fragmentos de algunas de las instrucciones enviadas a los Cinco Héroes antiterroristas cubanos a mediados de los años 90, varias cosas son dignas de destacar.

Lo revelado en estos días por José Antonio Llama solo confirma una parte de lo que ya las autoridades cubanas conocían, ya que, como se aprecia, aquí hay información todavía más detallada de la que ha expuesto el ex directivo de la FNCA.

Es de señalar que, al parecer de manera indirecta, la CIA estaba al tanto de todo esto a través de la "presión" de "ex oficiales", posiblemente los que hayan dirigido antes a los ex agentes y terroristas que ahora se presentaban como políticos de una respetable Fundación.

Se reafirma el carácter mercenario y de mafia de toda esta industria anticubana, pues si a los "liberadores de Cuba" no les pagaban, no hacían nada; aquí se subraya que cobrarían por misión y por un seguro para cada familia.

Y, finalmente, si alguien en el planeta no entendía bien qué quiere decir tener que actuar de la forma que lo hicieron por un estado de necesidad, aquí queda bien claro.

Ningún gobierno serio, independientemente de su signo ideológico, al recibir esta información puede quedar inactivo; su principal deber es con su pueblo y proteger las vidas de civiles inocentes que morirían como consecuencia de las acciones terroristas preparadas por este grupo paramilitar.

Imaginemos por un momento qué hubiera pasado si las avionetas teledirigidas que la FNCA facilitó a la Brigada 2506 llenas de explosivos se hubieran lanzado sobre una concentración masiva en la Plaza de la Revolución, tal y como planearon hacer en octubre de 1996 y a su debido momento Cuba conoció.

¿Se debía o no vigilar todo lo relacionado con avionetas en poder o bajo control indirecto de este grupo terrorista?

Eso era lo que hacía René González, "Castor", en el sur de la Florida, para proteger a la población cubana (y también a ciudadanos de otros países) de ser asesinados por las acciones y planes de este grupo paramilitar secreto.

Y con toda intención he puesto el ejemplo de un plan terrorista elaborado a partir de avionetas, pues no por gusto René González estaba cumpliendo su misión en un medio de terroristas con aviones, o sea, José Basulto y sus Hermanos al Rescate.

Era elemental que se buscara toda esta información protegiendo con determinados recursos, en un medio tan terrorista, a estos Cinco luchadores contra dicho flagelo.

Aquí hay más hechos. Saquen ustedes sus propias conclusiones.

http://www.granma.cubaweb.cu/2006/06/27/interna/artic06.html


Contribución a la verdad
Por Percy Francisco Alvarado Godoy (Fraile)*

El reciente escándalo protagonizado por el ex directivo de la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA), José Antonio Toñín Llama, al acusar a varios de sus «cúmbilas» terroristas de esa tenebrosa organización de haberlo estafado y arrojado a la ruina económica, pone sobre el tapete nuevamente las permanentes acusaciones de Cuba sobre el involucramiento de ese grupo de terroristas en una criminal y solapada guerra sucia contra el pueblo cubano.

En su arrebato actual, Toñín acusó a varios «prominentes hombres del exilio» de haberse involucrado junto a él en diversos planes extremistas contra Cuba, entre los que se destacaban atentados contra Fidel Castro y otros dirigentes de la Revolución; la voladura de hoteles, termoeléctricas, refinerías, hospitales y otros objetivos sensibles de la vida nacional cubana; así como agresiones por medio de explosivos contra aeronaves y oficinas diplomáticas y representaciones de Cuba en el exterior. Este macabro y secreto complot, a través del cual se desarrollarían sus planes terroristas contra Cuba, fue organizado a partir de la creación de un brazo militar armado por directivos de la FNCA. Varios nombres dieron a este engendro de la maldad y el odio irracional contra los cubanos: Comisión Militar, Frente Nacional Cubano y otros, tratando de enmascarar sus actividades.

Los nombres de Jorge Mas Canosa, Francisco José Hernández Calvo, Arnaldo Monzón Plasencia, Luis Zúñiga Rey, Horacio Salvador García y otros directivos de la FNCA salieron a la luz en sus ataques. De inmediato, tal como están acostumbrados a hacer, los directivos de la Fundación y algunos de los acusados, de manera personal, se apresuraron a negar las afirmaciones de Llama.

En una cínica declaración, emitida por la Fundación el 23 de junio pasado, se declaró de manera hipócrita y falsaria: «La FNCA reafirma que las acciones de los hombres y mujeres de esta institución han sido siempre el de servir con todo el corazón al pueblo cubano y trabajar arduamente por su libertad. La FNCA está comprometida con una transición pacífica y no violenta hacia la democracia en Cuba».

Parecen haberse olvidado estos señores de que, en noviembre de 1993, y apenas unos meses después de fundado este grupo paramilitar secreto de la FNCA, fue el propio Luis Zúñiga Rey quien puso en mi conocimiento la existencia del mismo, al que autodenominó Frente Nacional Cubano. En ese entonces se iniciaba mi trabajo de penetración en el brazo armado de la FNCA como agente de la Seguridad Cubana. Sin ambigüedades, Zúñiga me reclutó como agente terrorista de la Fundación para ejecutar acciones violentas contra Cuba, explicándome que pasaría a trabajar con un grupo de directivos de esta organización implicados en desarrollar acciones violentas contra el gobierno cubano. A partir de ese momento pasaría a ser el agente 44 del grupo militar secreto de la Fundación.

Tiempo después, y durante los meses subsiguientes, iría informando a la Seguridad Cubana de diferentes planes de atentado contra instalaciones de la vida económica, política y social cubanas. De la misma manera, iría conociendo a personajes de la calaña de Pepe Hernández, Alfredo Domingo Otero, Arnaldo Monzón Plasencia, Horacio García, Luis Posada Carriles, Gaspar Jiménez Escobedo y el propio Zúñiga Rey. Todos ellos me dirigieron y me encargaron la realización de acciones violentas contra objetivos económicos y políticos cubanos, me abastecieron de medios para ejecutar estas criminales acciones, así como me orientaron la búsqueda de información sobre los sistemas de protección de termoeléctricas, refinerías, presas y micropresas, hospitales, oficinas gubernamentales y otros objetivos.

Para nadie resulta extraño hoy que este grupo terrorista integrado por directivos de la FNCA intentó utilizar los diez aviones ultralivianos con control remoto, a los que se refiere José Antonio Llama, para volar diversas instalaciones cubanas de importante valor estratégico. Durante los meses de febrero de 1994 hasta el año 1996, fui orientado por Pepe Hernández, Alfredo Domingo Otero, Arnaldo Monzón Plasencia y Horacio Salvador García, todos miembros y dirigentes de la FNCA, para realizar marcajes con diversos aparatos GPS en la zona portuaria de Matanzas, entre cuyos objetivos se encontraban la termoeléctrica Antonio Guiteras, la terminal de azúcar a granel y la base de supertanqueros. Estos marcajes por el Sistema de Posicionamiento Global se realizaron en otras instalaciones del país, entre las que se encontraban la termoeléctrica y la refinería de Cienfuegos; la termoeléctrica de Santa Cruz del Norte; la refinería de Mariel y la fábrica de cemento René Arcay de esa ciudad; la termoeléctrica de Tallapiedra, la refinería Ñico López, la sede del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, la sede del Ministerio del Interior, las instalaciones de Villa Marista, el Hospital CIMEQ, el Palacio de Convenciones, una supuesta casa de Fidel en la zona de Siboney y la Clínica Internacional Cira García, todas en Ciudad de La Habana.

En uno de mis encuentros con Pepe Hernández, presidente de la Fundación, este me sugirió realizar estudios para atacar mediante una embarcación, o empleando hombres rana, la termoeléctrica Antonio Guiteras de Matanzas, uno de sus más obcecados objetivos. Una de las siete embarcaciones que pretendía adquirir la FNCA para ejecutar acciones terroristas en la Isla, se emplearía para esos fines.

En la segunda decena de diciembre de 1993 se me abastecería por alta mar, en la zona norte de Ciudad de La Habana, específicamente entre Santa Fe y Jaimanitas, con diferentes medios explosivos e incendiarios, armas, dinero y propaganda, para ejecutar la voladura de cuatro instalaciones turísticas de la capital y Varadero, así como la quema de varios cines y teatros de Ciudad de La Habana. Tal acción se efectuaría el 23 de diciembre de ese mismo año. No me cabe duda de que dichas acciones fueron planificadas por el grupo de directivos de la FNCA de los que se aparta hoy, resentido y estafado, Toñín Llama.

En noviembre de 1994 me fueron entregados en Ciudad de Guatemala cerca de 900 gramos de explosivo plástico C-4 por Luis Posada Carriles y Gaspar Jiménez Escobedo, quienes me entrenaron en su empleo, para realizar la voladura del Cabaret Tropicana. Estos explosivos, así como los empleados en las ulteriores acciones contra instalaciones turísticas del país en la década del 90, fueron adquiridos con dinero de la FNCA.

Al rememorar estos criminales actos terroristas en los que se vieron envueltos los directivos de la FNCA, a los que precisamente acusa hoy uno de sus cómplices de tropelías, no puedo negar que las acusaciones de Llama contra ellos son enteramente ciertas. Lo bochornoso de la aparente sorpresa del Nuevo Herald y de otros en Miami, es que nunca creyeron en las reiteradas acusaciones de Cuba.

Habría entonces que preguntarse, sin el menor sonrojo y con apego a la verdad: ¿Por qué el gobierno norteamericano aún los protege, cuando son sus propios ahijados los que sacan a flote una criminal verdad a voces? ¿Por qué aún no se ha tomado acción legal contra estos reiterados violadores de la Ley Logan? ¿Por qué la campaña antiterrorista norteamericana los excluye y los santifica? ¿Por qué aún se debe creer en la cínica afirmación de que la FNCA está solo «comprometida con una transición pacífica y no violenta hacia la democracia en Cuba», cuando las manos de sus dirigentes están manchadas de inocente sangre cubana? ¿Por qué no se reconoce la justa y heroica labor de los Cinco Héroes cubanos, cuyo único delito fue defender su Patria a ultranza de estos asesinos y terroristas? Como acertadamente señaló mi colega Reinaldo Taladrid en la edición de Granma: este es el momento de la verdad.

*Ex agente de los Órganos de la Seguridad del Estado.


LA IMPUNIDAD Y EL ESTADO DE NECESIDAD
Graciela Ramírez

p/Resumen Latinoamericano

La edición de El Nuevo Herald del 22 de junio deja a quien lo lea sin respiro. “Revelan un plan para atentar contra Castro” titula el Herald en una de sus columnas. Como un carrusel de barbaridades, que es solo la punta del ovillo, se van dando a conocer los datos sobre la preparación de atentados criminales hacia Cuba y sus máximos dirigentes desde los años 90 a la fecha.

No porque se desconozcan los hechos, al contrario, los mismos han sido denunciados miles de veces con mucha mayor veracidad y precisión por el estado cubano. Pero es la primera vez que uno de sus ejecutores, José Antonio Llama, alias Toñín, confiesa la autoría de los mismos y son publicados en EEUU.

El propósito no era solo atentar contra la vida del máximo dirigente cubano, sino destruir los logros sociales alcanzados por esta pequeña nación soberana a como de lugar...“'Estábamos impacientes por la sobrevivencia del régimen de Castro tras el derrumbe de la Unión Soviética y el campo socialista'' ,``Queríamos acelerar la democratización de Cuba empleando cualquier medio para lograrlo'' confesó Llama, uno de los testaferros y máximos directivos de la criminal Fundación Nacional Cubana Americana de Miami. (1)

Da a conocer desde la creación del organismo armado y sus integrantes, las empresas fantasmas que cubrían sus operaciones y las sumas de dinero invertidas para la compra de:

Un helicóptero, 10 aviones, misiles, armas con miras telescópicas de calibre especial, pertrechos militares, 7 lanchas rápidas y todo un arsenal de guerra que cuantifica, mostrando incluso los recibos, en casi un millón y medio de dólares puestos de su bolsillo.

Como mafia al fin, la declaración de este criminal confeso es por dinero. LLama intenta llevar a la Corte a los actuales responsables de la FNCA por haberlo dejado en el olvido y no haberle devuelto sus dólares manchados de sangre. “Estoy pidiendo lo que se me debe, ni más ni menos, para presentarlo en una corte de quiebra: ¿Dónde están los barcos y los aviones que financié con mi dinero? ¿A dónde fueron a parar? ¿Quién tiene los títulos originales?'' (2)

En esa línea, Toñín, que se dice estafado por su propia banda, en la senectud de su despreciable vida, ha decidido ventilar los trapos sucios arrojando octavillas por Miami para llamar la atención de la prensa.

Wilfredo Cancio Isla, el periodista que hace la nota, no lo llama criminal ni terrorista en ningún momento, al contrario, da cuenta de los reclamos de quien fuera directivo de esta organización terrorista con la “objetividad” a que nos tiene acostumbrados el Herald sin inmutarse. (3)

Para ellos, este criminal es un simple “protagonista de los hechos”, algo así como un ex directivo de la prestigiosa FNCA abandonado y dejado en bancarrota por sus propios compinches. ” Actualmente escribe, afirmó, un libro de memorias bajo el título De la Fundación a la fundición: historia de una gran estafa” dice el periodista en su larga nota.

El art. da para escribir un libro sobre la impunidad, la mentira que subyace detrás de los planes de “democratizar a Cuba”, favor que ningún cubano ha pedido a estos sirvientes de Batista y la hipocresía de la supuesta lucha contra el terrorismo que lleva adelante el gobierno de Bush.

Han fracasado estrepitosamente en todos sus planes, sobretodo en el principal, que Cuba vuelva a ser su colonia y su prostíbulo.

Quiero detenerme en uno de los hechos que pone al descubierto las declaraciones de Llama.

Este asesino junto a otros cuatro fue detenido por el intento de magnicidio al mandatario cubano durante la Cumbre de Isla Margarita. En 1997, una Corte Federal de Puerto Rico los sentenció por “conspiración para asesinar a Castro”. (4)

A pesar de las numerosas evidencias que los inculpaban, en 1999, solo dos años después, todos eran puestos en libertad por falta de pruebas, incluido Llama, quien ha vivido hasta hoy tranquilamente en Miami sin ser molestado por el FBI.

Seguramente parte de los pertrechos explosivos que sufragó, fueron utilizados por su socio Luis Posada Carriles en los 10 atentados realizados contra Hoteles de La Habana en 1997. Una de las bombas acabó con la vida del joven italiano Fabio Di Celmo, el resto provocaron cuantiosos daños económicos e intentaron sembrar el miedo a los turistas que visitaran la isla.

Con la intención de alertar a las autoridades norteamericanas sobre la gravedad de la existencia de estos grupos que ponen en verdadero peligro la vida de cubanos y norteamericanos, en junio de 1998, el gobierno cubano hizo entrega al FBI de una serie de documentos que denunciaban el carácter criminal de grupos como la FNCA, Hermanos al Rescate, Comandos F4 y otros.

En esa información, entregada por las más altas instancias del gobierno cubano a una delegación oficial del FBI, constaban los grupos terroristas que planificaban todo tipo de atentados, incluido el objetivo de hacer estallar aviones comerciales repletos de pasajeros de ambas naciones.

¿Qué hizo el FBI con las pruebas documentales entregadas? ¿Declaró ilegal a la FNCA o Hermanos al Rescate? ¿Llamó a declarar a Basulto, Orlando Bosh, Frómeta o Posada Carriles por sus atentados criminales?

Todo lo contrario, jamás fueron molestados por estos hechos. Tres meses después, el 12 de septiembre del 98, el FBI arrestó a quienes habían proporcionado, a riesgo de sus propias vidas, aquellos valiosos datos.

A punta de pistola el FBI allanó las viviendas de los Cinco Cubanos, como se les conoce hoy en todo el mundo: Gerardo Hernández, René González, Ramón Labañino, Antonio Guerrero y Fernando González Llort. Esto, que parece sacado de la canción “el mundo del revés” es tristemente cierto. (5)

Cinco jóvenes que jamás hicieron daño a nadie, que no poseían armas, que no pusieron en peligro la seguridad nacional de EEUU y que dejaron al descubierto a quienes sí atentan contra la vida del pueblo cubano, la seguridad del propio pueblo norteamericano y las relaciones entre ambas naciones. En una parodia de juicio, en esa ciudad de Miami donde campea la impunidad, se les sentenció y condenó con penas que van de 15 años de prisión a doble cadena perpetua. El “gran delito” de los Cinco fue infiltrar esas organizaciones terroristas para advertir a las autoridades cubanas y evitar la consumación de sus criminales acciones.

Todo tipo de violaciones se han cometido hacia ellos y sus familias durante estos ocho años de injusta cárcel. Mientras terroristas como Antonio Llama escriben sus memorias y declaran sus atentados sin pudor alguno, los Cinco permanecen en oscuras prisiones de máxima seguridad a la espera que la justicia norteamericana ponga fin a tanto escarnio.

Erick Luna, prestigioso profesor de derecho de EEUU, presentó a la Corte de Apelaciones de Atlanta un escrito, en nombre de la Sociedad de Ciencias Penales, para colaborar como Amigo de la Corte. En él hablaba acerca del “estado de necesidad” que llevó a Cinco hombres a filtrar organizaciones terroristas con el objetivo de advertir a su país. El escrito fue rechazado porque en el se ponían en evidencia las cuatro décadas de acciones terroristas contra Cuba y no el período del 92 al 98 como limitaba la Corte. (6)

El pez muere por la boca dice un refrán popular. Esto que publica El Herald salió de ellos mismos. Tal vez estas declaraciones obedecen a la descomposición en la que suelen entrar las aves de carroña.

Debe provocarles enorme frustración no haber podido tocar un solo pelo de la hermosa barba de Fidel y la existencia de Cuba Socialista.

La lacra terrorista de Miami que de todo esto ha hecho un negocio multimillonario, se debate en una nueva crisis de acusaciones públicas. La FNCA ha protestado ya por la publicación de ese art. Aunque lo nieguen, nadie podrá borrar las declaraciones aparecidas en el Herald. (7)

¿Qué hará ahora el FBI, la DEA, la CIA o el resto de las agencias de seguridad norteamericanas? ¿Confiscarán las cuentas bancarias de la FNCA, Hermanos al Rescate, CLC, Comandos F4? ¿Allanará las casas de todos los denunciados? ¿Declarará el carácter ilegal de estas organizaciones armadas? ¿Prohibirá el programa de radio de Ninoska Pérez y la encarcelará? ¿Investigarán a Lincoln Díaz Balart e Iliana Ross Letinienn por comprometer al Congreso de Estados Unidos y los contribuyentes norteamericanos en la complicidad y el auspicio del terrorismo?
Y el Sr. Fiscal General de EEUU ¿qué hará ante este hecho escandaloso? ¿Pedirá disculpas por los daños ocasionados a las familias de los Cinco Cubanos? ¿Dispondrá su libertad inmediata y pondrá fin al secuestro en que los mantiene? (8)

El amparo, impunidad total, protección y los millonarios fondos que las distintas administraciones norteamericanas han otorgado a estos grupos, cuyo surgimiento no comienza en los años ‘90 sino se remonta a más de cuatro décadas, habla a las claras sobre la necesidad de Cuba, como país soberano, de defenderse del terrorismo.

La punta del ovillo de Toñín empieza en Miami pero termina en el Despacho Oval de la Casa Blanca. ¿Cual de las 33 agencias federales del gobierno norteamericano se atreverá a tirar de ella?

Notas:
1 a 4: El Nuevo Herald, Art. de Wilfredo Cancio Isla, 22 de Junio de 2006.
5: El mundo del Revés, canción popular de María Elena Walsh escritora e intérprete Argentina.
6: Amicus Curiae, basado en la doctrina de la necesidad admitida en la ley de EEUU sustenta la realización de acciones para impedir un daño mayor a la comunidad. Octubre de 2003
7: El Nuevo Herald, Declaración de la Fundación Nacional Cubana Americana, Alfredo Mesa, 23 de Junio de 2006.
8: El 10 de Agosto de 2005, tres jueces de la Corte de Apelaciones del Onceno Circuito de Atlanta, por unanimidad revocaron las condenas impuestas y solicitaron un nuevo juicio en otra sede fuera de Miami. A pesar de este fallo contundente los Cinco continúan en prisión.

Enviado por su autora


Más preguntas que respuestas
“Investigación” de complot de la FNCA 'iniciada' por El Nuevo es alarde hueco

Por El Detector de Tretas

Nos divirtió leer el artículo de primera plana en El Nuevo Herald el 22 de junio titulado "Revelan un plan para atentar contra Castro" y su traducción en primera plana del Miami Herald del mismo día, con el titular "Urdimos ataques contra Cuba, dice exiliado".

Y el artículo nos hizo gracia porque contenía muy poco que el gobierno de Cuba no ha dicho ya sobre los complots rocambolescos maquinados por ciertos exiliados en Miami para penetrar en la isla y -- como el artículo en El Nuevo lo expresara -- "eliminar" al Presidente Fidel Castro. Cierto, esta vez el informe daba detalles, pero había elementos que exigían examinar de cerca las versiones que aparecieron en ambos diarios.

¿Cómo se deletrea 'FNCA'?

Primero, el arranque de la noticia decía que "un ex director de la Fundación Nacional Cubano-Americana (FNCA) reconoció que él y otros miembros de la jerarquía de esa organización crearon un grupo paramilitar" a comienzos de la década de 1990 para llevar a cabo esas fechorías. Sin embargo, el titular no menciona a la Fundación. La noticia no es solamente que un grupo de ancianos exiliados urdieron ataques contra la isla sino además que la Fundación, una organización emblemática en Miami y en Washington, organizó y financió un brazo armado secreto para cometer terrorismo en Cuba.

Cualquier editor con sentido periodístico (lo que se llama "olfato") hubiera mencionado la FNCA en el titular -- "Revelan plan de FNCA para asesinar a Castro" o "FNCA urdió ataques contra Cuba, dice exiliado" -- pero de alguna manera u otra esa importante sigla fue omitida. ¿Por qué los diarios cambiaron el énfasis en sus titulares? Vamos a adivinar: Para no empeorarles la situación a sus amigos en la Fundación.

El relato de El Nuevo estaba basado en una entrevista con un ex director de la FNCA, José Antonio Llama Muñoz, en su hogar en Miami en noviembre del 2005, hace exactamente siete meses. No obstante, fue publicada apenas la semana pasada, cuatro días después de que Radio Miami, un programa en WOCN-1450 AM, reportara que Llama estaba distribuyendo panfletos en los que exigía que la FNCA le devolviera el dinero que él había invertido en el proyecto terrorista.

Peor aún, ambos Heraldos publicaron la noticia un día después de que el diario oficial de Cuba, Granma, publicara un reportaje sobre las acusaciones de Llama titulado "Una lista y una nota reveladora". Era claro que los volantes distribuídos por Llama habían adquirido una importancia noticiosa, lo que nos conduce a nuestra siguiente pregunta: ¿Acaso El Nuevo se sentó adrede sobre la noticia durante siete meses y fue obligado a publicarla después de que las aseveraciones de Llama salieran al aire en Miami y fueran publicadas por Granma en La Habana?

Texto en inglés omitió datos

Hay algunas diferencias interesantes entre el relato de El Nuevo y su traducción en The Miami Herald. El Nuevo dice que recibió un desmentido de la FNCA en noviembre del año pasado advirtiéndole al diario que sería "sumamente irresponsable" publicar las aseveraciones de Llama, pero The Herald omite esa fecha. ¿Por qué? ¿Para que sus lectores no averiguaran que El Nuevo escondió la noticia durante siete meses?

Además, El Nuevo nombra a José Pujol, un comprador de lanchas, como uno de los partícipes en el complot y añade: "Pujol fue citado esta semana por un jurado de instrucción en El Paso, Texas, que investiga la entrada ilegal del militante anticastrista Luis Posada Carriles en Estados Unidos, en marzo del 2005. Un informante encubierto del FBI asegura que Posada fue introducido en el barco Santrina, capitaneado por Pujol".

Este dato --que es relevante a un caso legal actual y prominente, relacionado con el terrorismo contra Cuba-- fue omitido por The Herald. ¿Por qué?

Sin embargo, en un aspecto la versión en inglés es más precisa que la de El Nuevo. Una referencia en El Nuevo al arresto de Llamas y de otros en Puerto Rico en 1997 por conspiración para asesinar a Castro durante una conferencia cumbre en Venezuela finaliza diciendo que "todos los acusados fueron exonerados en diciembre de 1999 por falta de pruebas". Falso. Hubo amplias pruebas, tales como rifles para francotiradores, miras telescópicas, municiones, gafas para uso nocturno y otros pertrechos. Los acusados fueron puestos en libertad gracias a un tecnicismo jurídico relacionado con su arresto.

The Herald da la explicación correcta cuando dice que "un jurado los absolvió después de que un juez federal desechara las declaraciones autoincriminatorias de uno de los acusados".

¿Investigación? ¿Qué 'investigación'?

Quizás la parte más risible del informe de El Nuevo es la aseveración de que "las revelaciones sobre la creación y el equipamiento logístico de ese organismo paramilitar secreto son parte de una investigación iniciada por El Nuevo Herald el pasado año".

Si El Nuevo "inició" una "investigación" el año pasado, ¿por qué se demoró tanto en publicar las aseveraciones de Llama y por qué no aportó los resultados de su propias pesquisas sobre esas aseveraciones? No hay nada en el relato de El Nuevo que vaya más allá de lo que alega Llama en sus folletos. Durante siete o más meses, El Nuevo no ha contribuído nada a los alegatos de Llama, ya sea para confirmarlos o desacreditarlos. Su informe simplemente los repite.

Haciendo honor a la verdad, El Nuevo admite que las "revelaciones ... ahora emergen por primera vez, luego que Llama comenzara a distribuir unos panfletos en lugares públicos de Miami con información detallada sobre el asunto".

Blanco de batacazo noticioso

Como mejor podemos reconstruir esta "primicia" de pacotilla e "investigación" inexistente, los sucesos transcurrieron así:

- En noviembre del 2005 ó antes, Llama se comunica con El Nuevo y brinda a un reportero un relato que implica a la FNCA en actividades terroristas, con la esperanza de que la publicidad obligará a la Fundación a devolverle su dinero. (¿Acaso alguien cree que El Nuevo iniciaría una investigación que abochornara a la Fundación?) Los jefes del reportero le ordenan que no escriba nada. El reportero congela la noticia pero informa a la Fundación sobre las demandas de Llama. La Fundación le envía al reportero una carta en la que advierte que sería "sumamente irresponsable" publicar tal noticia.

- Para junio del 2006, Llama se da cuenta de que El Nuevo lo está bloqueando y decide apelar directamente al público. Empieza a distribuir folletos con sus aseveraciones.

- El lunes 29 de junio, Radio Miami hace públicas las aseveraciones de Llama, con nombres, fechas y lugares.

- Esa misma noche, el asunto es tema de discusión en Mesa Redonda, el programa de la radio y televisión habanera.

- El miércoles 21 de junio, Granma, Prensa Latina y otros medios de prensa cubanos amplifican el reportaje de Radio Miami y dan citas de los folletos de Llama, que aparentemente han llegado a La Habana. Los directores de El Nuevo se dan cuenta de que tienen que hacer algo para no lucir como incompetentes.

- El miércoles, El Nuevo construye un relato a toda carrera, basándolo solamente en las demandas de Llama, porque el diario no tiene nada nuevo u original que añadirle. A las 19 horas ya está redactado y es enviado a The Herald para ser traducido al inglés. Ambos diarios acuerdan publicarlo en primera plana sin usar las siglas "FNCA" o la palabra "Fundación" en el titular.

- El relato es publicado el jueves 22 de junio. Un portavoz de la Fundación dice que su organización reitera su desmentido de noviembre del 2005. El Detector de Tretas lee la noticia y comienza a redactar su columna.

http://www.progresosemanal.com/index.php?progreso=bs_detector&otherweek
=1151557200




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938