..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.113, Viernes, 3 de marzo del 2006

Libro de visitas

 

Carlos Manuel de Céspedes: un símbolo de inicio y continuidad
Por Yoel Cordoví Núñez, especialista del Instituto de Historia de Cuba.

Se cumplen 132 años de la muerte en combate de Carlos Manuel de Céspedes, a quién aprendimos a amar desde niños como al “Padre de la Patria”. Sea este nuestro pequeño homenaje:

En la noche del 23 de enero de 1874 llegó el ex presidente de la República en Armas, Carlos Manuel de Céspedes, a la Prefectura de Guanimao, dentro de la cual estaba enclavada la finca San Lorenzo.

Víctima de las contradicciones en el seno de la joven Revolución que él iniciara, fue depuesto de su cargo por los miembros de la Cámara de Representantes y obligado a permanecer en condiciones extremadamente difíciles y peligrosas.

Hacía un mes que Céspedes se encontraba en el lugar en espera de un pasaporte, el cual le sería negado por los propios legisladores cubanos. Mientras, algunos amigos y su hijo Carlitos gestionaban su salida de aquel lugar, asediado por tropas españolas.

En la última anotación que dejara en su diario, decía: "Hoy ha salido un criado en busca de cocos y trae la noticia de haber llegado una columna española." Era la mañana del 27 de febrero de 1874.

El mulato Jesús Pavón, ayudante de cámara, despierta a Carlos Manuel de Céspedes. Veinticuatro horas antes, las cañoneras "Alarma" y "Cuba Española", que traían al batallón Cazadores de San Quintín, desembarcan al sur de Oriente.

El desenlace fatal se avizoraba. El Padre de la Patria, luego de sus acostumbradas tareas diurnas, incluida la última partida de ajedrez con su coterráneo Pedro Maceo Chamorro, sale a visitar a algunos vecinos de la intrincada comarca, en donde enseñaba a leer y escribir a los niños y dialogaba con los campesinos de la zona.

Una niña se aproxima a la casa de "Panchita" Rodríguez, donde se encontraba Céspedes, y por el camino descubre la presencia de soldados españoles. Al parecer, una traición ponía al descubierto su paradero.

El patriota, revólver en mano, sale del bohío. Los españoles emprenden la persecución abriendo fuego entre los maniguazos por los que atraviesa en busca de refugio.

Un capitán, un sargento y cinco soldados lo persiguen. Los españoles intentan capturarlo vivo, pero el bayamés dispara sin detener la carrera. La hora final llegaba. El sargento Felipe González Ferrer se le encima, y ante un último esfuerzo de Céspedes por neutralizar de un disparo a su rival, el sargento acciona su fusil y a quemarropa le perfora el corazón.

El cuerpo cae por un barranco de alrededor de siete metros de profundidad. Dejaba de existir el hombre que echó sobre sus espaldas la responsabilidad histórica de iniciar la guerra de independencia en Cuba contra la metrópoli española el 10 de octubre de 1868. Su deposición a causa de la división y posterior muerte fueron nefastas para la revolución.

Moría el iniciador de la gesta, pero nacía un símbolo de inicio y continuidad. A 130 [132 en 2006, N. del E.] años de su muerte, Céspedes continúa siendo ese símbolo: el fundador, el Padre de la Patria.

http://www.cadenagramonte.cubaweb.cu/historia/cespedes_simbolo_inicio
_continuidad.asp

Carlos Manuel de Céspedes y del Castillo
(Bayamo, 1818-San Lorenzo, Sierra Maestra, 1874)

Iniciador del combate anticolonial. Abogado bayamés, que sacrificó sus bienes a la independencia. Impulsor de medidas trascendentales. Su recia personalidad revolucionaria marcó un hito dentro del sector de los terratenientes, que le ganó el sobrenombre de Padre de la Patria.

Nació en Bayamo, Oriente, actual provincia Granma, el 18 de abril de 1818. Cursó la primera enseñanza en el colegio del Convento de Santo Domingo, Bayamo, donde ingresa en 1829. Al egresar de dicho centro viaja a La Habana. En 1835 continúa sus estudios en el Seminario de San Carlos. Se gradúa de Bachiller en Derecho tres años más tarde.

Viaja a España en 1840 a completar sus estudios. Obtiene el título de Licenciado en Leyes. De 1842 a 1844 viaja por Francia, Bélgica, Inglaterra, Suiza, Alemania, Italia, Grecia, Turquía, Palestina y Egipto. El dominio que tenía de varios idiomas le permitió estudiar la historia y las instituciones políticas de dichos países.

En 1844 regresa a Cuba y se establece en Bayamo como abogado. Fue director de la Sociedad Filarmónica y de su Sección de Declamación. En 1849 fue síndico del Ayuntamiento de Bayamo. De 1852 a 1855 sufrió prisión en tres ocasiones diferentes. Colaboró en La Prensa (La Habana), El Redactor (Santiago de Cuba) y La Antorcha (Manzanillo), donde ocupó, además, el cargo de redactor.

En la logia Buena Fe, constituida en Manzanillo en abril de 1868, desempeñó un papel importante y comenzó sus trabajos conspirativos.

El 10 de octubre de 1868 se levanta en armas contra el dominio español, en su ingenio La Demajagua, liberta a sus esclavos y suscribe la Declaración de Independencia, con lo que se da inicio a la Guerra de los Diez Años. Enarboló otra versión de la bandera confeccionada con los mismos colores, y diez días después la hizo ondear en la toma de Bayamo.

El 20 de octubre toma militarmente a Bayamo, que es declarada capital provisional y sede del Gobierno de la Revolución. Allí funda el periódico El Cubano Libre.

El 27 de diciembre firmó el Decreto sobre la esclavitud que daba libertad a los esclavos presentados por sus dueños para el combate independentista y a aquellos esclavos pertenecientes a elementos manifiestamente opuestos a la revolución.

En abril de 1869 la Asamblea de Guáimaro lo designa Presidente de la República en Armas.

El 29 de mayo de 1870, su hijo Oscar es hecho prisionero por los españoles y fusilado, al negarse Céspedes a negociar sobre la base de su capitulación, hecho que demostró la firmeza revolucionaria de Céspedes. El 31 de diciembre de 1870 cae prisionera de los españoles su esposa Ana de Quesada.

El 27 de octubre de 1873, la Cámara de Representantes depone a Céspedes de su cargo de Presidente de la República, acuerdo que acata disciplinadamente. Fija su residencia en San Lorenzo en la Sierra Maestra, donde cayó en desigual combate contra los españoles, el 27 de febrero de 1874.

Es autor del drama El conde de Montgomery. Tradujo del francés El cervecero rey, de D’Arlincour, y Las dos dianas, de Alejandro Dumas; y del latín, fragmentos de la Eneida.

http://www.nacion.cult.cu/sp/cmc.htm




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938