..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.113, Viernes, 3 de marzo del 2006

 

Petición de ayuda a un bilbiotecario liberal
Por Pedro López López

En la lista de distribución bibliotecaria española (IWETEL) ha aparecido esta joyita de la sátira, que nos ha enviado su autor y que sería imperdonable no compartir con ustedes:

Éste es un mensaje para Antonio A., pero quizás haya otras personas de la lista que puedan ayudarme. Su mensaje del viernes pasado por la tarde me abrió los ojos. Yo he leído a Chomsky, y ahora me veo descubierto públicamente en mi vicio nefando. He pasado un fin de semana muy malo al ser sometido a esta vergüenza pública, pero ahora me siento liberado porque creo firmemente que me puedo curar. Lo primero que voy a hacer, como en todo intento sincero de rehabilitación, es una confesión pública: sí, he leído a Chomsky, a Ramonet, a Bourdieu, a Hobsbawm, a Petras, a Mattelart, a Habermas, a García Calvo, a Frabetti, a Carlos Taibo... y a otros marxistas y anarquistas. Confieso que ellos me han hecho antiliberal. Hasta leí el Manifiesto Comunista dos veces ¿Alguien ha pasado por lo mismo y me puede aconsejar? ¿Hay terapia de grupo para estas cosas? Quizás compartir mi experiencia con otras personas que hayan pasado por lo mismo, me ayude a superarlo. Espero, así, que no sea inevitable la lobotomía.

Hace tiempo hice un intento para curarme y leí “¿Quién se ha llevado mi queso?”, para ver si me adaptaba mejor a la sociedad que me ha tocado vivir. Tengo gente alrededor que lo leyó y cambió su vida como por ensalmo. La verdad es que quedé impresionado con esa portentosa obra del pensamiento gerencial. Qué profundidad de pensamiento, qué matices: corre a por tu queso, sé listo y llévate más queso que el de al lado. Ahí, con aparente sencillez, que no simpleza, queda resumido el sentido de la vida de una manera magistral. Parece mentira a qué cotas puede llegar el pensamiento humano. Si será importante este libro, que ya he visto en grandes almacenes una versión infantil (¿habrá sido UNICEF quien ha aconsejado la iniciativa, o será cosa de la OMC?). La verdad es que después de esta monumental obra del neoliberalismo, ¿para qué leer más, si en lo tocante a pensamiento hemos llegado al fin de la historia que nos anunciaba tan sabiamente Fukuyama?

Lo malo es que seguí los consejos del libro durante una temporada y casualmente me pasaron un test de inteligencia a los meses de su lectura, resultando que me había bajado el cociente intelectual a la mitad. Me dijo el psicólogo que la filosofía de “¿Quién se he llevado mi queso?” es sana, pero que me lo había tomado con mucho entusiasmo y había sido como si me hubiera dado un atracón. Quizás, al hacer reacción con mis lecturas previas, el cóctel fue demasiado explosivo. Digamos que fueron “efectos colaterales”, ahora que está de moda esta expresión tan simpática.

También probé leyendo a Stiglitz, que había sido vicepresidente del Banco Mundial y premio Nobel de Economía. Increíble: advertía contra los peligros del neoliberalismo. No me lo creía, Antonio: si hasta le dijo al presidente de Argentina, Kirchner, que, como ya sabía cómo funcionaba el Banco Mundial y el FMI, le aconsejaba hacer lo contrario de lo que dijeran. Me quedé turulato; imagínate mi desorientación.

Antonio, aconséjame, por favor; tú debes de haber pasado por algo parecido, ¿no? Porque para darte cuenta de que yo leía a Chomsky, tú mismo lo tienes que haber leído. Y, ya que lo has superado, ¿qué me aconsejas? ¿Crees que si leo a Pío Moa podré curarme? Él parece que fue algo rojillo de joven, aunque ¿no se habrá pasado con defender el franquismo? Hombre, que ahora somos todos demócratas, ¿no?

De todas maneras, lo que decía en mi mensaje de la amenaza de los servicios públicos, aunque sé que es una especie de resaca de mis lecturas mal digeridas, no lo había leído de Chomsky, sino que resulta (¡no te lo vas a creer!) que aparece en la web de la Organización Mundial del Comercio. Como ves, ya voy siendo más razonable en mis lecturas, pero claro, como he leído a Chomsky, no puedo evitar ser un mal pensado. También hay una autora que se llama Ruth Rikowski y que tiene varios trabajos sobre el asunto de los acuerdos de la OMC y su impacto en el mundo de las bibliotecas. Pero tiene toda la pinta de ser otra roja y no decir más que tonterías. Prometo olvidarla.

Qué sabiduría hay en tus consideraciones, Antonio. Tienes toda la razón: la izquierda se quedó en el 68. ¿Qué piensas tú de estos de Seattle y de los foros sociales mundiales que se celebran desde 2001, son de izquierdas o están como una cabra? Me gustaría saber tu opinión, que te aseguro que será como una brújula para mí. Y, de paso, si me puedes aconsejar lecturas, pues superfenomenal. Yo estoy atento a los mensajes que lanzan los economistas más punteros en nuestro país (Pedro Schwartz, Carlos Rodríguez Braun... hasta Vargas Llosa parece que también sabe de Economía), pero la verdad es que no les oigo más que una especie de mantra: mercado, mercado, mercado... ¿Esto no lo decía ya Adam Smith en el siglo XVIII, o me he perdido algo?

Seguro que no capto algo del mensaje de los economistas actuales, porque no puede ser que no hayan progresado nada en teoría económica. De lo que sí me doy cuenta es que los liberales han progresado en la extorsión... perdón, quería decir en la práctica de la teoría económica. Si no has visto “La pesadilla de Darwin”, no te la pierdas; ahí se ve clarito clarito cómo el mercado consigue el equilibrio económico en todo el mundo.

¿Crees que debo ver más la televisión? A lo mejor se me pasaba lo de pensar mal de todo, con tanta lectura sesgada. Hace poco leí que un líder político (creo que un tal Ballesteros, amigo de Alejandro Agag, ya sabes, el marido de la hija de Aznar) dijo en el Congreso de los Diputados: “Operación Triunfo representa el ideal de los valores de la juventud que defiende el PP”. Se me saltaron las lágrimas, Antonio. A mí no se me ocurre una frase así de redonda ni aunque me reencarne tres veces. Y es que hay que ver la mala fama que le han dado a la televisión algunos. Está bien que alguien de vez en cuando la reivindique y le ponga los puntos sobre las íes a unos cuantos intelectualillos.

De todas maneras, a veces cuando escucho o leo a alguien, no puedo evitar acordarme de esa vieja frase de Marx (tranquilo, que es Groucho) que dice: “Es una opinión. Una opinión imbécil, pero una opinión”. Seguro que a ti también te pasa, por lo que me pareció ver en tu mensaje. En fin, ahora que me has traído la luz, quedo a la espera de que me orientes en mi recuperación, a ver si se me pasa ya del todo esto del rojerío. Yo veo a mucha gente rehabilitada, así que tengo esperanzas. Querer es poder, ya lo dice “¿Quién se ha llevado mi queso?” Todos podemos ser neoliberales, qué caramba, si no es más que proponérselo.

Un saludo
Pedro López López

MENSAJE DE ANTONIO A.:

“Vaya un batiburrillo antiliberal mas chulo, lastima que en todo ese coctel de topicazos sobre Estados Unidos ya no podamos incluir lo de las "bandas juveniles/gangs" porque no se sabe como con lo listos y antiamericanos que somos aqui resulta que tambien estan apareciendo, pero tranquilos que seguro que es un complot de la CIA en Madrid y Barcelona.

Yo no me siento cliente en la seguridad social pero quizas no me vendria mal que si me sientese un poquito cliente en el sentido no de que yo me pago mi atención con mis impuestos sino q todos los ciudadanos nos lo pagamos unos a otros y que por tanto tanto desde la parte publica se debe esmerar la gestion como por parte del ciudadano ser consciente que el uso de los servicios publicos no lo garantiza dios sino nosotros mismos.

Quizas es que tampoco cabe en la coleccion de topicazos el tener claro que todo el concepto de queja del consumidor/queja del ciudadano ante los servicios publicos y servicios privados mas que nada se ha conceptualizado, nacido y generado en el malvado imperio del mal americano en los años 60 y 70.

En fin como mola leer a Chomsky, aunque mas me molaria vivir en su villa de superlujo italiana en la que reside en pleno paraiso Berlusconiano. Y a proposito lo de las incubadoras en Kuwait era una mentira chabacana pero la guerra del golfo (Iª) no fue por eso sino porque un dictador invadio otro pais...(rabano/hojas)

En fin, algunos veinteañeros evolucionaron hasta los 40 años en una sola primavera del 68 y desde entonces no han uelto a cumplir un solo año. Sinceramente me dan envidia por vivir tan placidamente en ese pais Disney mental de buenops y malos, hadas y dragones, y complejos militares-industriales. Yo en cambio soy un desgraciado que cada vez que me levanto por las mañanas no estoy seguro casi ni de como me llamo. ¿Sera que no valgo para bibliotecario-San Jorge?”




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938