..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.114, Viernes, 10 de marzo del 2006

Libro de visitas

 

Entrevista a Pere Casaldàliga
"La teología de la liberación es cada día más necesaria"

Por ARINO RODRÍGUEZ -
Barcelona

- Monseñor o señor, ¿cómo le llamo?

- Llámeme Pedro.

- ¿Contento con el premio?

- Agradecido, sobre todo porque es un premio para unas causas y para todos los que las han defendido, algunos hasta con su vida. Causas que creo sagradas, por humanas: la reforma agraria, los derechos de los indígenas, la liberación de los pobres, la justicia y la paz para todos. Y también la creencia en una Iglesia más vuelta hacia el pueblo, más responsable socialmente.

- Sigue defendiendo la teología de la liberación, pues.

- Me siento unido a ella, sí. La evangelización en Sudamérica se hizo de modo colonialista, eurocentrista, y se necesitaba otro tipo de acción pastoral. La teología de la liberación nació en los años sesenta por dos clamores: el del pueblo oprimido y el del propio Evangelio, que nos habla de libertad, de fraternidad y de vida.

- ¿Pero sigue siendo válida hoy la teología de la liberación?

- Es cada día más necesaria, pues en este mundo neoliberal se sigue valorizando sólo al que tiene dinero y poder.

- Pero el Vaticano no comulga, nunca mejor dicho, con ella.

- La cabeza se le adapta a uno según el lugar en el que está. Si vives entre pobres piensas distinto que si vives en medio de la abundancia.

- ¿Cómo se lleva hoy con la jefatura de la Iglesia católica?

- Estamos en paz. En la Iglesia también hay espacio para la libertad. Debe crecer el pluralismo y el respeto hacia él. Hay que evitar los fundamentalismos, porque si no queremos vivir la alianza de civilizaciones, viviremos el choque de las civilizaciones.

- ¿La alianza de civilizaciones de Zapatero?

- Es una propuesta justa, pero ojo, ha de ser una alianza en igualdad, de tú a tú, y que no quede sólo en palabras, que se traduzca en obras y acciones económicas,

sociales, políticas... No habrá paz en el mundo sin diálogo entre religiones, pero un diálogo además volcado en los problemas de la humanidad.

- La religión ha sido fuente de muchos conflictos...

- Y lo sigue siendo. La propia Iglesia católica ha estado en el origen de varias guerras... El peor fundamentalismo es el fundamentalismo religioso, porque se justifica apelando a Dios, a la verdad absoluta. El diálogo interreligioso ha mejorado, pero la mundialización ha aproximado físicamente a los pueblos y a las creencias. El islamismo es la tercera religión en Francia. El dilema entre choque o solidaridad entre creencias es hoy más acuciante que nunca.

- ¿Qué nos puede decir de Juan Pablo II y de Benedicto XVI?

- Juan Pablo II fue conservador y no reconoció la teología de la liberación porque vivió obsesivamente el anticomunismo. Creía que aquélla llevaría a Sudamérica al comunismo. Benedicto XVI, gran teólogo e intelectual, fue el principal teórico de Juan Pablo II...

- ¿Preservativo sí o no?

- Como millones de católicos, curas o frailes, creo que hay ocasiones en las que debe usarse, claro.

- ¿Cuál es hoy su labor en Araguaia?

- Soy un jubilado con parkinson y tensión alta, así que tengo ya poca actividad. Presido celebraciones, recibo a gente del pueblo, contesto cartas...

- Y sigue escribiendo poesías al Che Guevara o criticando a la Nestlé...

- Escribir poemas es mi pan de cada día. Al Che le tengo gran respeto y cariño, sí. Y creo que debe estar codeándose hoy con san Pedro. Lo de la Nestlé... es que las multinacionales, en su afán de lucro, respetan muy poco los derechos de los pobres y la ecología.

- Lleva 38 años en Brasil, ¿no piensa volver a visitar a sus paisanos?

- No. Nos encontraremos en la gloria.





© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938