..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.115, Viernes, 17 de marzo del 2006

Libro de visitas

 

Presencia de Simón Bolívar en el siglo XXI
Por Esther Borges Moya

Simón Bolívar (1783-1830) aún cabalga por las cumbres andinas, desanda caminos y rectifica entuertos en la América suya a la que ofrendó talento, voluntad y vida.

Personalidad compleja, fue Bolívar fundador de naciones, diplomático, legislador, estadista, pensador y guerrero incansable.

Pero su obra cumbre sin dudas fue la independencia americana. Revolución política y social que sacudió al continente de sus amarras coloniales y prendió en los corazones americanos la rebeldía y el afán de libertad.

De él dijo el historiador de Chile Vicuña Mackenna:

“Desde Cumaná hata Potosí nada le ha detenido. Ha destrozado virreinatos, ha borrado todas las líneas de las demarcaciones geográficas: ha rehecho el mundo (…) Su caballo ha bebido las aguas del Orinoco, el Amazonas y del Plata, las tres grandes fronteras que dio la creación al Nuevo Mundo (…)”.

Y agrega: “Bolívar ha cumplido, casi sin elementos y a despecho de la naturaleza y de los hombres, una de las empresas más grandiosas que tocó en suerte a un héroe. Ha emancipado cuatro veces más millones de colonos que Washington. Una sola de sus creaciones, Colombia (…) es más vasta que todas las conquistas de Napoleón. La historia no conoce guerrero cuyo caballo de batalla haya ido más lejos y cuyo teatro militar fuera tan extenso (…)”.

Bolívar rechazó el cetro imperial que se le ofrecía a despecho de sus opiniones. Era demasiado grande para empequeñecerse con la monarquía.

Por ello, en un momento de su vida, Bolívar le escribe a Páez: “El título de Libertador es el mayor de cuantos ha recibido el orgullo humano. Me es imposible degradarlo”.

Tornado de vientos estremecedores que desarraigaron las colonias, Bolívar emergió de ese crisol de naciones con la palma fundacional de estados que se consolidaban en medio de su recién estrenada libertad.

El 15 de febrero de 1819, Bolívar dijo en un discurso ante el Congreso en Angostura: “El sistema de gobierno más perfecto es aquel que produce mayor suma de felicidad posible, mayor suma de seguridad social y mayor suma de estabilidad política (...)”.

Las palabras del eminente estadista permanecen totalmente vigentes en la actualidad. Ahí tenemos el ejemplo magnífico de Venezuela.

Rotas de nuevo las cadenas que habían vuelto a enlazarse sobre ella, la República Bolivariana de Venezuela es una muestra palpable de un pueblo en revolución, que construye su presente y su futuro a la medida de sus necesidades y aspiraciones.

Vencedores del golpe de estado de abril de 2002, los venezolanos asumieron sus códigos de independencia con total entereza. Ni chantajes, ni presiones externas, ni las agresivas posiciones de la reacción interna han podido romper el muro de dignidad y resistencia que han sabido levantar a su alrededor.

Múltiples obras de beneficio social se han ido instaurando en las ciudades y el llano, como el Proyecto Barrio Adentro y la Misión educacional Robinson; servicios de salud y atención social e igualdad de derechos para todos, que le permiten al pueblo tener un despertar alegre y esperanzado cada mañana.

Según la agencia cablegráfica Prensa Latina “Recientemente, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, anunció que destinará este año unos 100 000 millones de bolívares (62 millones 500 000 dólares) para construir una red de atención primaria.

“Además, resaltó que el plan Barrio Adentro tiene no sólo la tarea de brindar atención en las zonas populares, sino que es un proyecto piloto para edificar el Sistema Nacional de Salud Pública, el cual no existe en el país”.

Hechos irrebatibles de los cuales son testigos hoy todos los venezolanos.

En un discurso ante el Congreso en febrero de 1829, Bolívar pedía “(…) conceder a Venezuela un gobierno eminentemente popular, eminentemente justo, eminentemente moral, que encadene la opresión, la anarquía y la culpa. Un gobierno que haga reinar la inocencia, la humanidad y la paz. Un gobierno que haga triunfar bajo el imperio de leyes inexorables, la igualdad y la libertad”.

Ciento ochenta y cinco años más tarde, el anhelo de El Libertador se cumple en la Venezuela que él tanto amó.

http://www.cadenagramonte.cubaweb.cu/historia/presencia_simon_bolivar
_siglo_xxi.asp




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938