..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.116, Viernes, 24 de marzo del 2006

Libro de visitas

 

Venezuela: “A los centros de poder internacional no les gusta que pensemos con cabeza propia”

Entrevista con Luis Marcano, Viceministro de Planificación y Desarrollo del Ministerio de Ciencia y Tecnología de la República Bolivariana de Venezuela, por Carlos Ibarra

La Misión Ciencia se propone cambiar nuestra mentalidad de ver lo científico como algo accesorio así como de estimular el estudio y desarrollo de la ciencia en todos los estratos de la vida nacional.

Para Luís Marcano González, Viceministro de Planificación y Desarrollo del Ministerio de Ciencia y Tecnología, el objetivo fundamental de la Misión Ciencia es que los venezolanos nos apropiemos de la ciencia y de la tecnología. En su opinión estamos rescatando los valores científicos y académicos que fueron dejados a un lado después de la lucha independentista.

A su entender, tener ciencia significa añadir valor agregado a la materia prima para poder crear prosperidad. Por esta razón la Ciencia y la Tecnología no pueden seguir en manos de unas minorías. “La Misión Ciencia es lanzada por el Gobierno Nacional en un momento oportuno. En los últimos dos años se ha trabajado intensamente para sacar a la población venezolana del deterioro y exclusión en materia de educación, salud y alimentación a través de las otras misiones. Ahora es el momento de trabajar áreas del conocimiento”.

“Con la Misión Ciencia se busca que la sociedad se adueñe del Concepto Conocimiento, ya que en lo fundamental la Ciencia es un valor que genera riqueza y bienestar social. El país no sólo tiene que apoyar a la ciencia como algo accesorio sino que tiene que apoyarse en la ciencia y la tecnología para poder desarrollarse. En la actualidad el 80% del aire cultural que respiramos en nuestra vida cotidiana es de ciencia y tecnología”, expresa Marcano González.

Luis F. Marcano González es arquitecto egresado de la UCV, Especialista en Construcción Industrializada (París, 1976–1979). Así mismo realizó estudios de doctorado en Ciencias Sociales en la UCV (1995–1998). Se ha desempeñado como profesor e investigador del Área de Economía y Tecnología del Instituto de Desarrollo Experimental de la Construcción –IDEC– de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo, UCV, desde 1980. Ha sido miembro del Directorio del Fondo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (FONACIT) y Viceministro de Planificación y Desarrollo del Ministerio de Ciencia y Tecnología desde marzo de 2003.

“No se podía lanzar la Misión Ciencia en un país con tantos analfabetas”

- ¿Por qué el Gobierno Nacional tardó en lanzar una misión de esta importancia?

- Las otras misiones se han centrado en sacar a la población de la condición de deterioro en la cual estaba sumida. Un ejemplo de ello, es la Misión Robinson. No se podía lanzar la Misión Ciencia cuando el país tenía tantos analfabetas y la mayoría de la gente no había terminado sus estudios básicos. De igual manera, era indispensable mejorar las condiciones de alimentación y de salud. Así mismo, lanzar una misión de esta magnitud requería que nuestra juventud pudiera entrar a las universidades.

“Se le hubiera pedido a la sociedad un esfuerzo que no estaba en condiciones de hacerlo. No se podía pedir a las personas que valorasen los conocimientos científicos y tecnológicos cuando se estaban muriendo de hambre. Nuestro proceso político ha sido revolucionario porque ha desatado en nuestra sociedad importantes estímulos para la superación y elevación del nivel de la población. Ha sido una tarea titánica. La Misión Ciencia no se podía montar cuando solamente 6 de 24 millones de habitantes disfrutaban de los beneficios de educación, salud y de alimentación”.

La ciencia no ha sido un sector estimulado en el país. ¿Por qué ahora surge la Misión Ciencia?

- El conocimiento científico si ha tenido su importancia en la historia del país. Por ejemplo, la Revolución Independentista fue inspirada en las ideas de la Ilustración. Las acciones de Bolívar fueron destinadas a la educación fundamentalmente y de ahí la admiración por sus maestros. Es por esta razón que Bolívar le entrega todo su patrimonio a la Universidad de Caracas que terminó siendo la Universidad Central de Venezuela, a la cual le nombra un rector civil (no eclesiástico) y le concede la hacienda Las Ibarra.

“Es importante destacar que el primer museo que se crea en Venezuela es el Museo de Ciencias. Por otra parte, Cagigal fundó la Academia Nacional de las Matemáticas con la finalidad de formar ingenieros. La Misión Ciencia se propone rescatar los valores que la revolución independentista nos legó. Lamentablemente, finalizando el siglo XIX y sobre todo a principios del siglo XX el conocimiento termina considerándose un tema accesorio y al tema de la ciencia como una cuestión de élites”.

Cambiar la mentalidad con relación a la ciencia

¿Cómo la Misión Ciencia se propone cambiar esa mentalidad de ver lo científico como algo accesorio y, además, no como algo nuestro sino que proviene del extranjero?

- Es una tarea del Gobierno Nacional pero es un cambio que tenemos que llevar a cabo todos los venezolanos. Estamos confrontados con un modelo estadounidense que dice caricaturalmente: “pongan una gente a pensar – 2 o 3 millones de una población de 300 millones- y los demás que se diviertan”. En Venezuela, nos impusieron la misma realidad que 15 mil personas de los 23 millones de venezolanos se dedicaran a planificar y el resto se dedicara al entretenimiento como consumidores de la industria cultural: radio, cine y televisión. En consecuencia, el privilegio de pensar y obtener el conocimiento es de una minoría.

Sin embargo, Marcano González acota que no siempre las cosas fueron así en esa sociedad. “El imperio norteamericano se construyó basándose en la masificación de la educación la cual llevaron a cabo en la segunda mitad del siglo XIX. Mientras iban ocupando todo el territorio nacional, fueron creando universidades estatales. Su principal riqueza fue la producción del campo para lo cual se requirieron ingenieros agrónomos, médicos veterinarios, economistas, especialistas del campo, etc. La mejora de la agricultura demandó más y mejores conocimientos en todas estas áreas del cocimiento”.

¿A que se debe a que las carreras científicas en nuestro país perdieran su atractivo para los bachilleres venezolanos? ¿Cómo revertir esta manera de pensar?

- ¿Para qué se obtiene una profesión?, pregunta el viceministro para luego responder: “Para poder vivir decentemente. Por ejemplo, cuando mis hijos ven que me dedico a la investigación científica y que eso no me proporciona lo suficiente para desarrollarme, se llega a la conclusión de que la ciencia no paga. La carrera de científico no es valorada. A través de la Misión Ciencia, se busca revertir esta situación para que nuestros científicos sean personas que vivan holgadamente y puedan cubrir sus necesidades”.

“Tener ciencia significa añadir valor agregado a la materia prima”

¿Los Gobiernos anteriores no dieron el suficiente impulso y reconocimiento al desarrollo de la Ciencia y de la Tecnología? ¿Es esta la razón por la cual no les hemos dado la suficiente valoración?

- Una cosa es la investigación científica y tecnológica, y otra es la ciencia y la tecnología. Estos últimos son hechos más complejos desde el punto de vista social que llevar a cabo investigación científica y tecnológica. Tener ciencia en una sociedad significa que esa sociedad tiene el conocimiento sobre el medio ambiente en que ocurre a fin de utilizarla para generar riqueza y además transformar ese conocimiento en artefactos concretos que le permitan una mejor calidad de vida. Por tanto, la Ciencia y la Tecnología son un hecho social y no un hecho individual. Cuando se dice que una sociedad tiene ciencia y tecnología es porque un colectivo tiene la capacidad de apropiarse de los conocimientos que saca de la naturaleza.

“Por ejemplo, en un país como Venezuela el tema petrolero no puede ser un tema de especialistas. Nuestra sociedad vive del petróleo y somos pocos lo que sabemos lo que significa el petróleo ya que no hay conciencia de lo que este mineral tardó en formarse. Tener ciencia significa agregarle valor agregado a la materia prima a través de las industrias petroquímicas y no venderlo simplemente como crudo”.

Protección a los saberes tradicionales

¿Cómo se llevará a cabo el fortalecimiento con las instituciones de la Educación superior?

- Fortaleceremos nuestra relación en función de las capacidades de las universidades. Por un lado, para realizar investigaciones y, por otro, lado formar personal del alto nivel y de buena calidad.

¿Cómo el Estado está en capacidad de difundir y de proteger los saberes tradicionales a nivel de propiedad intelectual frente a las transnacionales?

- Para proteger algo se tiene que identificar qué se quiere proteger. En tal sentido tenemos que desarrollar capacidades de apropiación del conocimiento. Todo esto se da a través de los sistemas educativos, formales e informales. De esta ignorancia propia es que se aprovechan las transnacionales cuando envían a sus investigadores disfrazados de aventureros. Éstos obtienen la información a través de conversaciones con nuestros indígenas, se llevan una muestra y luego la patentan para venderla en forma de remedio farmacéutico.

“Hacer legislaciones en torno a los saberes tradicionales es difícil de elaborar y de implementar si no estamos preparados para defendernos ante un tercer país se apropie de esos conocimientos. En este sentido la Misión Ciencia no es una panacea ya que lo que busca es sembrar en la opinión pública la idea de que el conocimiento es un valor importante. Su radio de acción se centrará en cinco áreas temáticas estratégicas: salud, alimentación, defensa del país, energía y hábitat. Cinco problemáticas que la población venezolana debe resolver lo más pronto posible”.

Masificación de la Misión Ciencia

¿De qué manera se masificará la ciencia y la tecnología en nuestro país?

- Lo haremos progresivamente. En primer lugar, retomaremos la formación de personal de alto nivel para que tengamos a mediano plazo muchos más investigadores. En segundo lugar, tendremos que incentivar a los muchachos a que estudien carreras científicas, sobre todo las básicas, como matemáticas, física, química, biología, etc. En tercer lugar, debemos actualizar a los docentes de educación básica y media, ya que es imposible estimular vocaciones científicas en la juventud, cuando el componente docente no está al día con sus conocimientos. Por ejemplo, ¿cómo vamos a luchar contra los transgénicos si no sabemos lo que son?

“Por otra parte, la Ley de Ciencia, Tecnología e Innovación estipula la obligación que tienen las empresas públicas y privadas de invertir entre el 2 y 0,5 % de su ingreso bruto en ciencia y tecnología. Según el artículo 44 de esta ley, las grandes empresas son aquellas que reciban ingresos brutos a las 100 mil unidades tributarias. En Venezuela hay aproximadamente 4 mil empresas que reúnen estas características”.

En tal sentido, Marcano González informó que, durante el presente año, se ha reunido con empresarios de las industrias petrolera, industrial, de servicios, quienes han venido a consultar en qué actividades pueden invertir. “Algunas de las cosas que vamos hacer contarán con la inversión de las grandes empresas. Tal es el caso del Centro de Investigación del Acero y el Aluminio, el cual será financiado por las empresas de la CVG. La ley establece una gama variada de sectores dónde invertir, acciones que serán fiscalizadas por el Seniat”.

“Es indispensable el apoyo económico de las grandes empresas privadas y públicas a los procesos de innovación tecnológica en las Pequeñas y Medianas empresas. Estos consorcios dinamizadores de la economía nacional como PDVSA, Pequiven, CVG, etc., los cuales invierten muy poco en ciencia y tecnología” afirmó Marcano González.

- En los países desarrollados se ve esa relación estrecha y tangible entre las universidades y las empresas privadas que explotan el conocimiento. En nuestro caso hay nuevo modelo de desarrollo que incluye a las comunidades y a los núcleos de desarrollo endógeno (NUDES) que constituyen la base del Socialismo del XXI ¿cómo ve esa relación entre el Estado, las comunidades y los NUDES en función del desarrollo de la Ciencia?

- Esa relación es fundamental, como ocurre, por ejemplo, con la Misión Vuelvan Caras. Nosotros no podemos desplegar la Misión Ciencia sin mostrar esa posibilidad a las comunidades y a los NUDES, los cuales necesitan de la ciencia y de la tecnología. Si no hay una capacidad de adiestramiento en los NUDES para que estos se apropien de lo endógeno es muy difícil que sus experiencias sean exitosas a mediano y largo plazo.

Alianzas Internacionales de la Misión Ciencia

¿Cómo será la relación de la Misión Ciencia con otros países? ¿Se le dará prioridad a aquellos que estén dispuestos a intercambiar sus conocimientos y a transferir su tecnología a Venezuela?

- Sí, de hecho ya tenemos alianzas con Argentina, Cuba, Irán, India y China. En este último país serán formadas 90 personas para la fabricación del satélite venezolano. Hacia allá, estamos enviando gente para realizar maestrías, especializaciones y doctorados, para apropiarse de la tecnología que nos permita fabricar satélites.

- Estas alianzas con países aliados crean pánico en los centros de poder los cuales muestran su agresividad hacia Venezuela. En la división internacional del trabajo se nos asignó el papel de consumidores. Dirán que aquí hubo una “rebelión” por esta nueva manera de actuar.

- La respuesta está ahí. A los centros de poder internacional no les gusta que pensemos con cabeza propia. Es por eso que quieren tumbar al presidente Chávez y a Evo Morales en Bolivia. Es por ello que los senadores estadounidenses lo han dicho claramente: “que Venezuela se dedique únicamente a producir petróleo que lo hace muy bien”.

CONGRESO BOLIVARIANO DE LOS PUEBLOS:
Boletín Informativo N 106. 11 de marzo de 2006
Secretaría de Organización: organizacion@congresobolivariano.org
Todos los artículos son de libre publicación citando la fuente

www.congresobolivariano.org




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938