..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.116, Viernes, 24 de marzo del 2006

Libro de visitas

 

Encuentran partitura inédita de un bolero del músico cubano Sindo Garay
por Pablo Soroa

Una partitura inédita del relevante músico cubano Sindo Garay fue encontrada en los archivos de un importante centro de investigación de Guantánamo, en el cual radica una unidad docente del Centro Universitario de esta ciudad.

El documento se titula Ya me abate la ironía y corresponde a un bolero musicalizado por el autor de Ojos de Sirena y escrito por Rafael Inciarte Brioso, compositor nacido en Santiago de Cuba, quien vivió la mayor parte de su vida en esta urbe y cuyo nombre identifica a la institución cultural.

Garay sostuvo una entrañable amistad con Inciarte, a quien corresponde el honor de ser citado en varios textos del antropólogo cubano Don Fernando Ortiz y a quien se considera el primero en llevar al pentagrama los toques rítmicos de las tumbas francesas.

Gracias a esas loables relaciones, el centro guarda en su valiosa papelería, fotografías y reliquias, un bastón de Sindo Garay y el pergamino que certifica que se le ha otorgado la Orden Nacional de Mérito Carlos Manuel de Céspedes.

El documento está fechado el 10 de octubre de 1937 y ampara la entrega de la condecoración, en el Grado de Caballero, al trovador y artífice de decenas de composiciones antológicas.

Rubrican el pliego el entonces Presidente de la República de Cuba, Federico Laredo Bru, y lo graban el sello del Ejecutivo y el del Secretario de Estado, al que se considera Canciller de la Orden.

También se conservan en la unidad docente el original de las palabras leídas por Odilio Urfé, en el habanero cementerio de Colón, el 14 de marzo de 1969, durante el sepelio de Ignacio Piñeiro, otro grande de la música cubana y autor del mundialmente conocido son Échale Salsita.

En los archivos del "Rafael Inciarte" se cuida además una rica correspondencia dirigida a este por Gonzalo Roig, Samuel Feijóo, Alberto Muguercia, Olavo Alén y personalidades distinguidas en el arte de combinar con precisión el sonido con el tiempo. (AIN)

http://www.granma.cubaweb.cu/2006/03/21/cultura/artic06.html

**

Sindo Garay: el Gran Faraón de Cuba
Por Pedro Quiroga Jiménez

No por casualidad, Antonio Gumersindo Garay García fuera bautizado por Federico García Lorca como El Gran Faraón de Cuba.

Su larga vida de 101 años estuvo siempre matizada por el sonar incansable de guitarras y cantores que, en su natal Santiago, y ya desde la cuna, alegraban la "pobrísima" suerte de una familia de artistas.

Sindo Garay, uno de los trovadores cimeros de la música cubana, fue un auténtico genio popular.

Un hombre que, sin previos conocimientos académicos, y con la rara capacidad de síntesis de hechos sonoros, sumido en franco analfabetismo musical, logró secuencias armónicas que sorprendieron a más de un estudioso, al romper los cánones establecidos por las grandes escuelas de música.

Con apenas ocho años, Sindo Garay sirvió de enlace para llevar órdenes del general José Maceo. En aquel entonces, Pepe Sánchez era uno más en la casa de los Garay, y a través de él se enviaban los mensajes para la preparación de la guerra mambisa.

"Pepe fue un gran cantador y cubanizó la canción. Tiene que figurar como precursor de la trova cubana. Él fue el único maestro que tuve en mi vida. ¡Lo digo yo: Sindo Garay!" Pero también a Sindo le fue dado el privilegio de conocer a Martí.

"¡Sí señor! Yo estreché la mano de Martí en Dajabón, República Dominicana, en 1895, dos meses antes de inmolarse en Dos Ríos" –dijo el trovador.

Más tarde aparecería en su repertorio, el poema Semblanza de Martí, inspirado en la tarde en que conoció al Héroe Nacional cubano.

En 1990, la editorial Letras Cubanas publicó el ensayo Sindo Garay: memorias de un trovador, cuidadosamente escrito por Carmela de León, quien en su libro dice: "Estar cerca de Sindo era como respirar a Cuba a pleno pulmón".

El 12 de abril de 1967, celebrando su centenario, expresaba el artista: "¡Ahora que cumplo cien años, comprendo lo breve que es la vida!"

Sin embargo, lo que para él fue breve, significó muchísimo para todos los cubanos. Martha Valdés, también de estirpe trovadoresca, resume: "Es difícil pensar en Sindo sin adentrarse en los dominios del mito.

No hay mejor forma de corresponderle que compartir ese vuelo que él emprendió en cada acto de creación. Sindo ha sido la fuente, el mito necesario".

http://www.nnc.cubaweb.cu/cultura/cultura26.htm




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938