..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.117, Viernes, 31 de marzo del 2006

Libro de visitas

 

Entrevista a Matilde Salas
Por Rosa C. Báez

Matilde:

Desde hace algunos años, tu vivaz figura se mueve en la Biblioteca Nacional como uno más de sus trabajadores:

1. ¿Quién es Matilde Salas?
2. ¿Desde cuando estás ligada a esta Institución? ¿Cuál ha sido tu relación con ella?
3. ¿Qué sientes por la Biblioteca? ¿Qué virtudes y qué defectos nos señalarías?
4. ¿Continuarías colaborando con nosotros?

Matilde Salas es una mujer que nació en La Habana hace varias décadas y después de dedicarse durante algunos años a la docencia, se inició en las lides periodísticas en el diario Juventud Rebelde allá por los años sesenta del Siglo Veinte. Después de laborar durante más de treinta años en la radio comenta que ese medio le ha dado grandes satisfacciones en su labor periodística, de ahí que continúe ligada a esa labor creadora, aunque también colabora con otras publicaciones de la prensa plana.

Sobre la Biblioteca Nacional meditó un momento antes de responder, como quien recuerda algo y luego dijo: Esta Institución está muy ligada a todos los que en algún momento de nuestras vidas hemos tenido que estudiar y esa fue mi primera vinculación con este lugar, que consideraba como algo sagrado, como un verdadero templo del saber, donde siempre encontraba respuestas”

Más adelante señala que luego se vinculó mas estrechamente con el centro y esta vez fue como periodista, durante varios años, tanto en las labores cotidianas, como en la Revista de la Biblioteca Nacional, el suplemento La Polilla y Librínsula, de más reciente creación.

Acerca de la Biblioteca destaca que siente una especial predilección por el centro, pues a ella le unen afectos, que dejó sembrados durante toda la etapa en la cual laboró directamente. Después señala que no puede hablar de defectos, porque a los muy allegados no se le encuentran y dice mejor podría hablar de sugerencias, para que funcionara mejor.

La última pregunta de esta conversación es una sonrisa y un si rotundo, pues esta institución es como un viejo amor, que ni se olvida, ni se deja.




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938