..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.122, Viernes, 5 de mayo del 2006

Libro de visitas

 

80 años de la revista Amauta
Por GUSTAVO ESPINOZA M. (*)

En la primera semana de septiembre de 1926 apareció en Lima el primer número de la revista Amauta, dirigida por José Carlos Mariátegui, el introductor de las ideas socialistas en el Perú.

El joven Mariátegui -en ese entonces no había cumplido aún los 32 años- se abocó a este esfuerzo en condiciones ciertamente adversas. No solamente que carecía de las facilidades materiales que le permitieran editar cómodamente su publicación, sino que él mismo estaba gravemente enfermo. Apenas dos años antes, en 1924, afectado de una dolorosa enfermedad a los huesos, había sufrido la amputación de una pierna y debía ya movilizarse en silla de ruedas. Ni uno ni otro obstáculo pudieron, sin embargo, impedirle cristalizar este esfuerzo que se prolongó por cuatro años. En abril de 1930 falleció Mariátegui, pero la revista le sobrevivió aunque por breve tiempo. Dos meses más tarde también desapareció ahogada por las angustias y apremios de la época.

En las palabras de presentación de Amauta, Mariátegui se encargó de subrayar que la revista representaba un movimiento, un espíritu y traía en su esencia una corriente cada día más vigorosa y definida de renovación.

En realidad, era la concreción de un pensamiento nuevo en el ideario peruano, enriquecido a partir de la experiencia europea de Mariátegui quien en Francia, Italia y Alemania había tenido la ocasión de apreciar de manera directa el desenvolvimiento de la lucha de clases en el viejo continente.

Amauta tuvo ya en ese entonces, la virtud de aportar una definición precisa. No cometió el pecado de auto proclamarse una "tribuna libre, abierta a todos los vientos del espíritu". Hubiese sido eso una concesión a la retórica y una conciliación con el diletantismo de la intelectualidad pequeño burguesa, siempre atraída por "la libertad de crítica". Mariátegui, ajeno a esa deformación del pensamiento, no concibió la cultura y el arte como expresiones agnósticas. Fue más bien, desde un inicio un combatiente lúcido, de perfiles claros e ideas definidas. No le hizo ninguna concesión "al criterio generalmente falaz de la tolerancia de las ideas". Para nosotros -dijo- "hay ideas buenas, e ideas malas".

En esa formulación, formalmente intolerante pero realmente lúcida, residió el sentido básico de la línea de Amauta. La publicación fue, en efecto, una revista polémica en la cual Mariátegui y sus compañeros expusieron sus puntos de vista y los confrontaron con el pensamiento conservador y con las ideas reaccionarias de la época. Los grandes temas de la cultura, el arte, la ciencia y la política, fueron el centro de las preocupaciones del primer núcleo socialista peruano, empeñado en subrayar la importancia histórica de la Revolución Rusa, ganar adhesiones al pensamiento Marxista y propagandizar la línea de clase trazada ya en ese entonces por la III Internacional.

El pensamiento de Mariátegui ha sido interpretado de distintas maneras. Pero ningún esfuerzo extraño ha sido capaz de moverlo de su sitio ni cambiar sus raíces. Y es que los artículos de Amauta están atados por un hilo invisible, pero estrechamente relacionado a la obra misma de Mariátegui. Ella no se quedó en la difusión de las ideas, sino que marchó más lejos. Pisando tierra firme, Mariátegui sentó las bases para la organización sindical del proletariado peruano organizando la CGTP y puso la primera piedra de la estructura política de la clase obrera al construir el Partido al que dotó de una Declaración Programática expresamente marxista-leninista.

Cuando se recuerda hoy los 80 años de la edición de Amauta, emociona ver que incluso los niños van a la tumba de Mariátegui a colocar flores, pero también a formular promesas. Es quizá una garantía de futuro. Y es que, para decirlo en las palabras del poeta, la muerte de este hombre verdadero ocurrió "cuando aún su estación dictaba frutos".

En homenaje a los 80 años de la revista Amauta, la Casa Mariátegui ha programado un Simposio Internacional que tendrá lugar en Lima entre el 6 y el 9 de septiembre próximo. Ocasión legítima, sin duda, para que los Mariateguistas de diversos países contribuyan al análisis y al estudio de una obra que perdura en el tiempo. Los trabajos del evento ya se han iniciado y ellos han encontrado eco y acogida en una circunstancia en la que resulta indispensable enarbolar la bandera de Mariátegui recuperando su esencia, su carácter y su amplitud de objetivos (fin)

(*) Del Colectivo de Dirección de Nuestra Bandera
Enviado por Melina-Alfaro@googlegroups.com




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938