..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.124, Viernes, 19 de mayo del 2006

Libro de visitas

 

Posada carriles: de terrorista a ciudadano
Por Jorge Gómez Barata

El crecimiento del turismo acompaña al progreso y es un indicador del nivel y de la calidad de la vida. Los turistas son vectores de un fecundo intercambio cultural pueblo a pueblo que promueve el conocimiento mutuo, la difusión de las lenguas y de las costumbres, a la vez que constituye una importante rama de la economía mundial y es una significativa fuente de empleos.

Proteger a los turistas y preservar las instalaciones e instituciones, dedicadas a esa actividad debiera ser una obligación de las autoridades de todo el mundo, una preocupación de la opinión pública y un objetivo de los medios de difusión masiva.

Por atentar contra valores esenciales de la cultura y el estilo de vida del hombre contemporáneo, atacar a personas inocentes y conspirar contra el modo de ganarse la vida de millones de trabajadores, los atentados terroristas contra instalaciones turísticas como los que acaban de ocurrir en Egipto, deben ser unánimemente repudiados, universalmente condenados y duramente castigados.

El país que recibe y emite mas turistas son los Estados Unidos cuyas ciudades, parques de diversiones, playas, teatros, galerías de arte, casas de modas, museos, accidentes naturales, obras de ingeniería y espectáculos culturales y deportivos, incluso universidades y centros de salud, figuran entre los más atractivos polos turísticos del mundo. Los norteamericanos son las personas que más viajan y es raro que cuando se atenta contra algún lugar turístico no hayan estadounidenses entre las víctimas.

Precisamente por estos datos de la realidad, resulta incomprensible la ligereza, irresponsabilidad y falta de sentido común con que las autoridades norteamericanas tratan a los terroristas de origen cubano. Orlando Bosh y Luis Posada Carriles, por sólo mencionar a los más notorios. Estos pistoleros han atentado contra aviones comerciales, llegando a derribar uno de ellos repleto de pasajeros y atacado con bombas hoteles e instalaciones turísticas, embajadas y buques mercantes entre otros “blancos”.

Por su parte Alpha 66, Omega 7 y CORU, entre otras, figuran en los archivos del FBI entre las organizaciones terroristas más agresivas, activas e inescrupulosas del mundo y la Fundación Nacional Cubano Americana nunca ha ocultado su participación en el financiamiento de actividades violentas contra Cuba que se concretan en acciones contra hoteles, escuelas y centros de trabajo.

Posada Carriles, es prófugo de la justicia venezolana que lo juzgó por el derribo de un avión de Cubana de Aviación sobre Barbados en 1976, estuvo mezclado en el escándalo Irán-Contra, fue el organizador de los atentados con bombas contra hoteles de La Habana y en Panamá cumplió cárcel por fraguar un gigantesco acto terrorista.

Este notorio criminal ha falsificado documentos de varios países y entrado o salido ilegalmente de Panamá, Honduras, Belice, México y los Estados Unidos y el Departamento norteamericano de Seguridad Interior le ha dicho, por escrito que un individuo de sus antecedentes y catadura moral, representa un peligro para el pueblo norteamericano.

Sin embargo Estados Unidos no sólo mira para otro lado cuando estos individuos y organizaciones practican el terrorismo, ponen en peligro instalaciones turísticas y ciudadanos de diversos países, incluso norteamericanos, sino que en el colmo de la indolencia criminal, hacen comparecer a Posada Carriles ante una corte, no para juzgarlo por sus crímenes, sino para considerar los meritos de su calificación para optar por la ciudadanía norteamericana.

Discutir si Posada Carriles puede ser ciudadano es lo mismo que haber postulado a Al Capone para Senador.




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938