..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.124, Viernes, 19 de mayo del 2006

Libro de visitas

 

DOSSIER_George Bush tiene tus derechos en su mira

Para Bush, las escuchas telefónicas son legales
Dijo que se hacen con autorización de las cortes, y después de informar al Congreso.

WASHINGTON. ANSA

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, salió otra vez en defensa de la política de su gobierno de espiar a cientos de miles de norteamericanos en nombre de la seguridad nacional. Así aseguró que su administración sólo realiza escuchas de llamadas telefónicas domésticas "con aprobación de las cortes" y pidió, además, al Senado que acepte la designación de un militar, Michael Hayden, al frente de la Central de Inteligencia (CIA).

"Las actividades de inteligencia que he autorizado son legales y han sido informadas a miembros del Congreso", dijo ayer durante su tradicional discurso radial de los sábados, donde retomó el polémico tema de las actividades de espionaje lanzadas por su gobierno después de los atentados del 11 de setiembre del 2001.

El jueves último, el diario USA Today publicó un largo artículo acusando a la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de haber obtenido los datos de las tres compañías de teléfonos más importantes de EE.UU. para buscar las tendencias y pautas de llamados telefónicos que puedan ayudar a identificar redes de terroristas.

De acuerdo al diario, la NSA recolectó el registro de llamadas realizadas desde teléfonos de línea y celulares, en hogares, en oficinas privada y gubernamentales, "incluyendo llamadas de personas que no tienen nada que ver con los terroristas". Y lo más delicado es que hizo todo eso sin ninguna orden judicial.

Pero ayer, el presidente afirmó que el gobierno federal no se está "inmiscuyendo en las vidas personales de millones de estadounidenses inocentes".

"Nuestros esfuerzos se concentran en lazos con terroristas de Al Qaeda", el grupo fundamentalista islámico considerado responsable de los ataques del 11-S, "y sus afiliados que quieren perjudicar al pueblo estadounidense", dijo Bush.

El presidente estimó que "es importante que los estadounidenses comprendan que nuestras actividades tienen como objetivo estrictamente a Al Qaeda y sus afiliados conocidos".

"La privacidad de todos los estadounidenses es fuertemente protegida en todas nuestras actividades", dijo el mandatario, para quien los norteamericanos "esperan que su gobierno haga todo en su poder bajo nuestras leyes y Constitución para protegerlos a ellos y a sus libertades civiles".

"Eso es exactamente lo que estamos haciendo, y hasta la fecha hemos tenido éxito en evitar otro ataque en nuestro suelo", siguió.

En su discurso radial, Bush abogó además por la aprobación de la nominación de Hayden, conocido por defender la ampliación de los poderes de vigilancia de los servicios de seguridad.

La actividad de la CIA, dijo Bush, "es esencial para la seguridad del pueblo estadounidense" porque "los enemigos que atacaron a nuestra nación el 11 de setiembre del 2001 tienen la intención de atacarnos de nuevo".

"Para derrotarlos —afirmó Bush— debemos tener la mejor inteligencia posible". En ese sentido, continuó, "en Mike Hayden, los hombres y mujeres de la CIA tendrán un líder fuerte que los apoyará mientras se esfuerzan para desbaratar los ataques terroristas".

Hayden está en carrera para suceder a Porter Goss, quien renunció la semana pasada sin precisar las razones de su salida. Sin embargo, se estima que Goss había perdido el apoyo de Bush en su enfrentamiento con el "zar" de la inteligencia norteamericana, John Negroponte.

http://www.clarin.com/diario/2006/05/14/elmundo/i-02401.htm


George Bush tiene tus derechos en su mira: Micrófonos, espías y grabaciones... La Casa Blanca tiene en su lista tus derechos civiles.
Por Elizabeth Schulte
Traducido por Orlando Sepúlveda

Socialist Worker

Incluso los políticos de Washington se sintieron sacudidos por las revelaciones en la prensa de que la Casa Blanca aprobó la vigilancia ilegal de ciudadanos estadounidenses, a la vez que el Pentágono ha estado vigilando a cientos de grupos de activistas.

A mediados de diciembre, un artículo en el New York Times reportó que en 2002 George Bush firmó una orden secreta que le permite a la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) escuchar las conversaciones telefónicas y monitorear el correo electrónico de “cientos, tal vez miles” de personas en EE.UU., sin una orden judicial.

Previamente, las agencias de inteligencia podían recurrir a la Corte de Vigilancia e Inteligencia Exterior (FISC, por sus siglas en inglés), una corte secreta que rara vez ha rechazado una petición de esta naturaleza, y que habitualmente las aprueba en cuestión de horas.

“Las pruebas requeridas para obtener una orden judicial de la FISC son generalmente menores que las requeridas para una orden de arresto criminal”, reportó el Times.
De acuerdo al Departamento de Justicia, 1754 órdenes fueron aprobadas por la corte en 2004.

Pero esto no era suficientemente bueno para la administración de Bush, que cambió las reglas usando poderes otorgados por el Congreso en septiembre del 2001 que autorizaban al gobierno a emprender la guerra contra al-Qaeda y otras “redes terroristas”.

Pero este programa secreto no era secreto para todo el mundo.

Después de que entró en vigor el Vicepresidente Dick Cheney les comunicó a líderes Republicanos y Demócratas de los Comités de Inteligencia del Senado y de la Cámara de Representantes acerca del programa de vigilancia local de la NSA.

En una conferencia de prensa en diciembre, Bush dijo que el programa había sido discutido al menos una docena de veces con el Congreso.

El artículo del New York Times estaba listo para ser publicado en el 2004, en medio de críticas al programa en Washington, incluyendo del juez que preside la FISC.

Pero cuando la Casa Blanca pidió que el artículo fuera pospuesto, el NewYork Times accedió.

Ahora, un año y una elección presidencial después, el Times ha finalmente expuesto las tácticas secretas de espionaje de la administración de Bush, causando divisiones hasta entre los Republicanos.

El primero de enero, el Times reportó que en una reunión de emergencia en marzo del 2004 el asistente de Bush, Andrew Card, y el entonces consejero de la Casa Blanca, Alberto González, persuadieron al entonces Fiscal General, John Ashcroft, a autorizar el programa de espionaje.

Bruce Fein, un derechista que fue Fiscal General bajo Ronald Reagan, escribió en el conservador Washington Times, “el presidente Bush presenta un claro y actual peligro al estado de derecho.

No puede confiársele el conducir la guerra contra el terrorismo global con un respeto decente por las libertades civiles y con balances contra el abuso ejecutivo.

El Congreso debiera aprobar rápidamente un código que le requiera al Sr. Bush obtener consentimiento legislativo para cada medida contra el terrorismo que materialmente coarte las libertades individuales”.

Bush se la pasó dos semanas repudiando al Times por atreverse a publicar la historia. “Mi opinión personal es que es un acto vergonzoso que alguien haya dado a conocer este programa en tiempos de guerra”, dijo Bush a los reporteros.

“El hecho de que estemos discutiendo este programa ayuda a nuestros enemigos”.

Pero mucho mas que las tácticas de espionaje de la Casa Blanca fueron expuestas cuando el noticiero de la cadena NBC reveló un documento de 400 páginas del Departamento de Defensa con una lista de grupos considerados como una “amenaza”.

La lista, disponible parcialmente en página de la red de MSNBC, muestra el grado al que el Pentágono ha compilado información sobre los activistas, especialmente de eventos en contra de la guerra.

Además de la descripción, fecha y lugar de una protesta o reunión, oficiales de inteligencia recalcaban si los eventos eran considerados como una “amenaza”.
Entre las alegadas “amenazas” se encuentran protestas pacíficas contra reclutadores militares.

“Primero me sorprendí cuando vi la lista del Pentágono porque tenía un montón más de eventos patrocinados por la Red Universitaria Contra la Guerra (CAN, por sus siglas en inglés)) de lo que yo esperaba”, dijo Elizabeth Wrigley-Field del CAN de Nueva York. “Cuando pensé acerca de esto me hizo más sentido.

En el último año, el derecho a la libre expresión de los activistas de CAN ha sido violado por la guardia universitaria, quiénes han asaltado a algunos de nuestros miembros, y por los administradores, quiénes han tratado de expulsarnos de las universidades a través del país”.

“Esta es la primera vez que hemos tenido conocimiento de que el gobierno federal nos espía, pero concuerda con nuestra experiencia general de que cuando nos manifestamos en contra de los reclutadores militares, no importa que tan pacíficamente, lo más probable es que nos repriman.

De hecho, me hace pensar si la decisión de las escuelas de ser tan agresivas contra protestas pacíficas ha sido influenciada por conversaciones con el gobierno.

CAN está planeando una campaña para averiguar si nuestras escuelas han sido cómplices de este gobierno en el espionaje contra los estudiantes”.

Estas listas son amenazadoramente parecidas a las recopiladas por el Pentágono durante la década de los sesentas y setentas contra los activistas envueltos en los movimientos contra la guerra, por los derechos de la mujer, y por los derechos civiles. “Algunos nunca aprenden,” Christopher Pyle, un ex oficial de inteligencia del Ejército dijo a MSNBC.

En 1970, Pyle escribió un artículo en el Washington Monthly describiendo cómo el Departamento de Defensa monitoreaba e infiltraba las protestas en contra de la guerra y por los derechos civiles.

Una investigación del Congreso mostró que los militares habían investigado a al menos 100,000 ciudadanos estadounidenses, lo que llevó a la aprobación una ley que impuso límites al espionaje militar dentro del país. Pero eso está cambiando…
Hace tres años, el Pentágono creó la unidad secreta de Contrainteligencia de Campo (CIFA), la que generó el banco de información revelado por la NBC.

CIFA estaba originalmente encargada de proteger a los militares de espionaje llevado a cabo por terroristas y aparatos de inteligencia extranjeros, pero hace dos años se reorientó hacia amenazas locales.

Una de las tareas de CIFA es clasificar los reportes conocidos como Talon (Threat and Local Observation Notice), que consisten de información no verificada compilada por los militares sobre supuestas actividades “sospechosas”, tales como las protestas contra la guerra.

La NBC también obtuvo un documento del Departamento de Defensa, timbrado “secreto,” que concluye, “hemos notado un incremento de las comunicaciones vía internet entre los grupos que protestan”, pero ninguna “conexión significativa” entre incidentes, tales como “instigadores recurrentes en las protestas” o “descripciones de vehículos”.

La represión política no está limitada al gobierno federal.

De acuerdo a un artículo del New York Times en diciembre, policías encubiertos de Nueva York han estado realizando operaciones de vigilancia secreta de gente que protesta la guerra en Irak, ciclistas que toman parte en los paseos ambientalistas del grupo Critical Mass, e incluso de los que asistieron a una vigilia en honor a un ciclista muerto en un accidente.

Videos obtenidos por el Times muestran, entre otras cosas, el falso arresto de un hombre que trabajaba secretamente con la policía que instigó un confrontamiento entre la policía y espectadores en una protesta durante la Convención Nacional Republicana del 2004.

En 2003, en nombre de la “guerra contra el terrorismo”, el alcalde Michael Bloomberg reclamó más poderes para la policía de Nueva York para investigar a grupos políticos, sociales y religiosos--usurpando décadas de protección de las libertades civiles, que resultaron del amplio repudio contra los abusos de la policía durante los sesenta.

El peligro del terrorismo es “peligro suficiente come para justificar cualquier costo contra la Primera Enmienda [a la Constitución]”, dijo el juez federal Charles Haight, quién le otorgó a la policía de Bloomberg su nuevos poderes.

Este es el mensaje de la “guerra contra el terror” de la administración de Bush:
“O estás con nosotros, o eres nuestro blanco, doméstico o en el extranjero”.

“La idea de que espiar protestas pacíficas de alguna forma previene el terrorismo es ridícula”, dijo Wrigley-Field.

“Pienso que el hecho de ejercitar nuestro derecho a la libre expresión y a la crítica de las políticas del gobierno sea considerado como una “amenaza” por el Pentágono nos revela cómo ellos ven su trabajo. No se trata de prevenir el terrorismo, sino de llevar a cabo la política exterior de EE.UU. a cualquier costo, no importa lo que el pueblo estadounidense piense al respecto”.

“Esa es la única razón por la cual puedan estar tan temerosos de estudiantes que ejercen su derecho a decir que nosotros no queremos ser parte de esta guerra. Y si eso es su trabajo, debieran estar asustados, porque nosotros no vamos a parar hasta que expulsemos a los reclutadores militares de nuestras escuelas y que saquemos a todas las tropas de Irak”.

Los activistas de los sesentas y setentas desenmascararon y confrontaron el espionaje y los trucos sucios del gobierno estadounidense, obligando a los federales a retroceder. Como Michael Ratner, presidente del Centro por los Derechos Constitucionales, argumentó recientemente: “la administración de Bush nos ha llevado de un gobierno responsable y respondiente al pueblo a uno que le dicta al pueblo.

Cada estadounidense debiera estar en rebelión política contra los criminales que ahora manejan el país”.

La administración de Bush quiere difundir el miedo entre quiénes activamente se oponen a su agenda a favor de la guerra. Las mentiras de Bush han sido expuestas para que todos las veamos.

No dejaremos que atropellen nuestros derechos.

http://www.socialistworker.org/


Escuchas ilegales polarizan a estadounidenses

WASHINGTON, 15 de mayo.—El programa de escuchas telefónicas aplicado por la Agencia Nacional de Seguridad (ANS) estadounidense polariza hoy a la población, según evidencia una encuesta de opinión realizada por el diario USA Today y la empresa Gallup.

Considerando la afiliación política, los republicanos y los que votan por esa bandera, apoyan en un 71% el programa de la ANS de acumular los registros telefónicos para saber con quién habla cada ciudadano, según reporte de PL.

Mientras, el 73% de la contraparte demócrata y sus partidarios están en contra de estas prácticas.

No obstante esa polarización manifiesta, la mayoría de los consultados sobre el asunto se opone al programa de la ultrasecreta agencia de espionaje.

El 51% desaprueba la acción contra el 43% que está a favor de la acumulación de los miles de millones de registros telefónicos.

Asimismo, hay un porcentaje de personas preocupadas porque, además de las actividades de la ANS, sean víctimas también de otros proyectos del gobierno para recolectar información.

Después de que la noticia apareció en las páginas de USA Today, existe un creciente malestar porque en la base de datos reunida por los espías se identifique a personas inocentes como posibles sospechosas de terrorismo, como ha sucedido en los últimos años.

BUSH, EL GRAN DIVISOR EN EE.UU.

El presidente estadounidense, George W. Bush, fue ratificado hoy como el gran divisor de sus compatriotas, según una encuesta de la firma Opinion Research.

La entidad estableció una comparación entre los dos mandatos de Bush y de su antecesor, el demócrata William Clinton.

El 59% de los consultados entiende que Bush ha hecho más para dividir al país.

http://www.granma.cubaweb.cu/2006/05/16/interna/artic03.html


Estados Unidos viola el derecho a la privacidad de todos en este mundo
El 'Gran Hermano' vigila
Por Martín Guédez

Se está haciendo el pan nuestro de cada día la presencia de fiascos extraños afectando nuestras comunicaciones por Internet. Estos van desde correos que se envían y no llegan a ninguna parte, hasta extraños bloqueos. Para utilizar el mismo recurso que pone en práctica el Comando Sur de los EEUU, al fundamentar muchos de sus informes de inteligencia, diremos que “expertos en la materia” nos informan que, los “cerebros” que montaron el sabotaje informático contra nuestra industria petrolera en diciembre de 2002 han sido agrupados en CANTV, empresa que controla el 80% de las comunicaciones en el país, para cumplir fines de captación y escucha. Esto es grave, pero apenas una vuelta más del ventilador.

Lo cierto es que, CANTV, o cualquiera de las otras concesionarias sólo son un eslabón en la cadena del GRAN HERMANO. Detrás y por encima de todas ellas está los EEUU, quien para controlar las comunicaciones mundiales se vale de la Red Echelón –escalón en inglés-, pero que es conocida como The Big Ear (la gran oreja). No es cosa de ciencia ficción, es una realidad contundente como una catedral. La Echelón está conformada por una red de antenas, estaciones, radares y satélites, apoyados para sus fines por submarinos y sofisticados aviones de inteligencia. ¿Su objetivo?: controlar las comunicaciones mundiales so pretexto de la lucha global contra el terrorismo. ¿Objetos de su control?: correos electrónicos, comunicaciones por cable, satelitales, telefonía local e internacional, etc., etc.

La Red Echelón nació en 1977, cuando satélites y estaciones de escucha pudieron interceptar los satélites de comunicaciones, entre otros, los de la red de “INTELSAT” que, como sabemos, es el soporte de la red de telefonía mundial a través de sus 25 satélites. La Red Echelón, desarrolla un sistema de control de las comunicaciones basado en la escucha, selección y filtrado de estas. Un proceso basado en la identificación de palabras claves en varios idiomas olfatea los mensajes. Estas palabras
son, por ejemplo, bomba, Bin Laden, Fidel Castro, Chávez, revolución, etc., etc. La capacidad del sistema le permite identificar, olfatear y filtrar hasta 2.500 millones de mensajes en una hora.

Un informe reciente de la Red Echelón calcula su capacidad de intercepción en un 90% de las comunicaciones mundiales. No debe extrañar a nadie, en todo caso lo que se debe es conocer para defenderse. No debe extrañar puesto que la casi totalidad de las comunicaciones mundiales vía Internet, indiferentemente de donde se originen, pasan por los nodos de comunicaciones de los EEUU y por los puntos de control de la Agencia
Nacional de Seguridad. (NSA).

Es lógico que no anden enloquecidos detrás de cualquier mensaje que contenga una de las palabras claves. Disponen de combinaciones que les permiten clasificar el “peligro” luego de realizados los análisis. Lo cierto es, que una vez clasificado el emisor o emisores de mensajes como potencialmente “peligrosos” para los intereses de los EEUU, este emisor o emisores pasan a constituir un posible blanco de acciones de inteligencia, sus comunicaciones controladas y asignado a un grupo a través de la red
UKUSA, denominado “Platform”.

Esa es la monstruosidad que amenaza a la humanidad entera. Un mundo orweliano corregido y aumentado. Los derechos humanos fundamentales sometidos a la inspección y castigo por un monstruo auto-elegido para controlar la vida y las opiniones de todo tipo de personas a todo lo largo y ancho del mundo. Desde luego, los más grandes tiranos de las historia parecen niños de pecho. La humanidad entere colocada ante una disyuntiva inaplazable: una nueva forma de esclavitud aceptada y consentida o la lucha por la libertad.

Todos tenemos la palabra.

Enviado por Alban, abogados, desde Costa Rica


 




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938