..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.148, Viernes, 3 de noviembre del 2006

Libro de visitas

 

Fúster: Guajiro de costa enamorado del color
Por Cecilia Crespo

Al visitar por primera vez la casa de Fúster mis sensaciones se confundieron con las de Alicia al entrar en el país de las maravillas…

Al oeste de la Habana, en el poblado de Jaimanitas, este artista, nacido en Caibarién en 1946, sueña al mismo tiempo que erige su reino de fantasías coloreadas. Nutridas de la realidad circundante y matizadas de la peculiar forma de discursar de su creador, estas obras son percibidas como un organismo viviente. Salen de la casa-taller donde fueron gestadas para irrumpir en las fachadas de gran parte del vecindario, adoptando diversas y caprichosas formas. Desde la década del noventa, lo que comenzó como un homenaje a Brancusi, el artista rumano que realizó en la ciudad de Tirgu Jiu un conjunto de esculturas de gran formato, es hoy el mayor proyecto instalativo y escultórico comunitario del país. El desenfado personal del artífice repercute en sus realizaciones de las que emanan colorido y movimiento, amparadas en un lenguaje sin artificios.

Diestramente logra deslizarse por las disímiles manifestaciones de las artes plásticas, sin ceñirse a una determinada manera de hacer, sino en franca libertad expresiva sea cual sea el soporte que emplee. José Rodríguez Fúster, celebra este año su sesenta aniversario y sus primeras cuatro décadas entregadas al arte, aunque bien pudieran ser seis, porque para este guajiro de costa “crear y vivir son lo mismo”. Pretexto suficiente para sorprenderlo sumergido en sus creaciones y entrar sin previa invitación a su universo. Estupefacto y con más de una sonrisa dibujada en el rostro me recibió, sin darle espacio al silencio con la espontaneidad que lo caracteriza y plasma hasta en los lienzos.

Así fui alineando sus palabras para mutarlas en respuestas y compartir de esa forma “la alegría de vivir” y la energía que emana en cada acción que desempeña. Fúster por si solo es una fiesta y si lo percibimos en su hábitat natural, este efecto se multiplica.

“Bienvenidos el presente y el futuro, somos del tiempo que nos toca vivir, aquí estamos y estaremos”. Es una de las más llamativas frases de las tantas que aparecen inscritas sobre los mosaicos que decoran todas las paredes del extraordinario lugar. Revela una esencial arista de la personalidad de su autor: su compromiso con el momento en que vivimos y el amor a esta tierra, de la que afirma jamás podrá desprenderse.

Bajo el título de Fúster 60, expone actualmente en la galería La Acacia un conjunto de lienzos y cerámicas que resumen su quehacer en estos últimos años, Piezas que nos desnudan sus más sinceras inquietudes artísticas y necesidades de expresión.

¿Qué inspira fundamentalmente a Fúster?

“La vida es el principal motor y musa que me impulsa hacia el arte. Mis otras dos inspiraciones son Cuba y Marta Rojas. Una porque es mi patria adorada, de la que extraigo la materia prima que reflejo en mis producciones y la pinto constantemente como un verde caimán, porque es así como la veo; la otra es mi madrina espiritual, mi mecenas sin dinero a la que admiro y querré en todo momento, por las fuerzas y el aliento que siempre me ha dado. La esencia de la personalidad del cubano, la unidad y el calor humano que nos caracteriza, esas escenas vivas donde quedan reflejadas la satisfacción por existir de los campesinos, los animales, las palmeras y bohíos son los otros protagonistas de mi obra. También el color juega un papel primordial a la hora de crear, pues este es una parte inseparable de nuestra idiosincrasia”.

Confiesa estar inspirado todos los días, reconoce el evidente parecido que guarda con sus creaciones y confía en su espontaneidad sobre todas las cosas. Le concede gran importancia a la amistad y vive rodeado de amigos.

Este “Picasso del Caribe”como lo han denominado algunos debido a las influencias del gran artista español que poseen sus realizaciones, acepta como única “etiqueta”o clasificación a su obra la que le endosó hace algún tiempo su fallecido amigo Félix Pita Rodríguez, la de “realismo mágico”.

“Siempre he hecho lo mismo, quizás ahora lo haga un poco mejor. No se si es bueno o malo mi trabajo, solo sé que lo hago con mucho amor, por lo que reconozco que es mágico, porque todo lo que se hace con pasión lleva magia dentro de sí”.

Al preguntarle sobre sus sensaciones al arribar a los sesenta años y a los cuarenta creando, expresó:

“Como dice el regetón lo, que pasó pasó, lo interesante es lo que viene ahora. Me siento muy feliz por haber llegado hasta aquí y haber sido contemporáneo y compañero de batalla de grandes figuras en la creación del movimiento de la cerámica cubana, momento que recuerdo como el más importante de mi carrera. Me siento joven y aun me falta muchísimo por hacer, esto no es más que el principio”,

¿Por qué el principio?

“Todavía albergo muchos sueños y anhelos que me encantaría materializar. Está el proyecto de Jaimanitas al que aun le falta bastante, aspiro extenderlo mucho más. Quiero hacerle un gran homenaje a las revoluciones del mundo, a todos estos grandes procesos como la cubana, la mexicana. La francesa, etc. Se llamará “El arco del triunfo de las revoluciones” allí confluirán todas. Ansío que participen conmigo en este propósito muchos artistas de diferentes puntos del planeta. Quiero que sea tan grande como la Torre Eiffel y que se inaugure un trece de agosto de cualquier año. Otro de mis grandes deseos es asistir al cumpleaños 120 de Fidel junto a Marta Rojas, para ese entonces yo seré un joven de cien años, y que tu estés allí para que narres mis impresiones en tan significativo momento”.

Así es Fúster, un eterno y obstinado soñador que defiende sus quimeras al punto de no soltarlas hasta que las conquista con su desbordante vitalidad. Un cubano de hoy y de siempre, cronista de su tiempo, que ha sabido incorporar a la plástica nacional un peculiar discurso impregnado de autenticidad.


Enviado por su autora




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938