..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.148, Viernes, 3 de noviembre del 2006

 

El Congreso de las Monedas, o Cuba en la Oficina Oval de la Casa Blanca

inSurGente (Tadeo Sevilla).- Con toda la rimbombancia que reclama un acontecimiento “trascendente”, fue presentado en Miami un “nuevo” plan para “restablecer la democracia en Cuba”, firmado esta vez por los representantes del Foro Patriótico Cubano, abanico de vetustas organizaciones radicales anticastristas de Miami y desde Cuba por Marta Beatriz Roque Cabello, quien encabeza la controversial Asamblea para Promover la Sociedad Civil, figura protagónica del momento para los exiliados de Miami, entre los llamados disidentes dentro de la Isla.


El plan, alentado por la euforia provocada en Miami después de la repentina enfermedad del Comandante Fidel Castro y la transmisión de poderes al General Raúl Castro y como parte de los designios de la Comisión de Apoyo para una Cuba Libre dirigida desde Washington por Condolezza Rice, Secretaria de Estado norteamericana, consta de cinco puntos entre los que mencionan el restablecimiento de la democracia dentro de Cuba, la instauración de un gobierno de transición, convocatoria a elecciones pluripartidistas y libertad de los presos políticos.

Este documento fue entregado en la mañana del 11 de octubre en la sede de la Brigada 2506, donde se reúnen los veteranos de la derrotada invasión de Bahía de Cochinos en 1961 a los congresistas norteamericanos de origen cubano Ileana Ros-Lehtinen y a los hermanos Lincoln y Mario Díaz Balart, representantes al Congreso norteamericano por el estado de La Florida y miembros del Partido Republicano, impulsores además de las medidas más reaccionarias y estranguladoras contra el pueblo de Cuba.

Una vez más, la cacareada “libertad de Cuba” se pretende discutir sobre la mesa de trabajo de la Oficina Oval de la Casa Blanca, o por lo menos, ese es el propósito de los organizadores del evento, dentro y fuera de Cuba. Hacer llegar el documento a manos del Presidente George W. Bush, como muestra de sumisión de estos llamados “patriotas” y a su vez, buscando un telón de fondo que permita establecer una caja de resonancia para la celebración del Congreso de las Bibliotecas Independientes, adscriptas a la Asamblea dirigida por la señora Roque Cabello, una ex economista, devenida “líder” disidente que goza del amparo y las gratificaciones de la Sección de Intereses de los Estados Unidos en La Habana.

Y justo este Congreso -parece que la Asamblea para promover la Sociedad Civil de Marta Beatriz Roque solo sueña con “congresos”- llama la atención, porque va dirigido a las controversiales Bibliotecas Independientes de la Asamblea, pero sin contar con la presencia del casi centenar de minúsculas bibliotecas del Proyecto de Bibliotecas Independientes de Cuba, dirigido por Gisela Delgado, movimiento que según las declaraciones de Aleida Godínez, agente de la Seguridad del Estado cubana infiltrada en las filas de la contrarrevolución y cercana colaboradora de Marta Beatriz Roque, fue un proyecto elaborado por la Sección de Intereses de Estados Unidos en Cuba, para desestabilizar la Revolución, a través de propaganda subversiva, pero sin ningún rigor científico.

Según un cable de AFP, la “disidente” Gisela Delgado manifestó que se abstendría de participar en el Congreso organizado por Marta Beatriz Roque Cabello pues consideró que este tiene un carácter político y no cultural. "La convocatoria de la Asamblea para Promover la Sociedad Civil contradice el espíritu del Proyecto y por lo tanto no participaremos", dijo la señora Delgado a la AFP. De la misma manera se manifestaron las conocidas “Damas de Blanco” quienes aseguraron en un comunicado firmado el 9 de octubre que “no somos miembros de ningún proyecto, organización ni partido, por tanto no participamos en el Congreso de Bibliotecas”, refiriéndose a la festinada reunión organizada por Marta Beatriz, dirigida fundamentalmente a llamar la atención de la prensa internacional y las organizaciones en el exilio que sufragan los gastos de estos eventos “patrióticos”.

A pesar del llamado de Marta Beatriz Roque el pasado 28 de septiembre a todas las organizaciones de la “oposición” dentro de Cuba a unirse a su Congreso de Bibliotecas Independientes, muchos decidieron darle de “lado” al asunto, y solo estarán presentes las 152 ”bibliotecas” con que cuenta la Asamblea, 13 farmacias independientes –aunque no comprendamos la connotación política- 12 casas de formación -¿centros de adiestramiento disidente?- 12 agencias de prensa -¿perdieron la imparcialidad informativa? y medio centenar de pequeñas organizaciones con poco más de dos o tres miembros cada una.

Llama poderosamente la atención que una de las "bibliotecas independientes" en la provincia de Camagüey dirigida por la organización de Marta Beatriz Roque, lleva el nombre de John Reed, fundador del Partido Comunista de los Estados Unidos y defensor de las grandes corrientes mundiales de izquierda. ¿Desconocimiento histórico?. Nadie sabe que motivó a usar ese nombre a estos representantes anticomunistas y ultraderechistas que pretenden socavar las conquistas del socialismo en Cuba.

En un reciente artículo del periodista Jean Guy Allard donde se desenmascaran los vínculos de la señora. Roque Cabello con funcionarios diplomáticos estadounidenses acreditados en La Habana, se evidenciaron las amenazas de Marta Beatriz hacia otras organizaciones disidentes dentro de Cuba cuando en una conversación telefónica grabada dejó claro que “quien se oponga a este proyecto no obtendrá más financiamiento norteamericano”

Estamos ante otro Congreso de las Monedas, las que suenan estridentes como pago al mercenarismo, porque a fin de cuentas, lo único que cuenta es el dinero. No hay más intereses que los personales detrás de estos líderes “inventados” que les importa todo, menos el futuro de su propia gente.


Una frase que se convertirá en historia, de los labios de Marta Beatriz Roque, me quedó prendida en la memoria después de leer el artículo de Jean Guy Allard. Refiriéndose a las constantes provocaciones, dice la presidenta de la Asamblea para Promover la Sociedad Civil en Cuba que "si eso le cuesta al Gobierno cubano que los yanquis invadan a Cuba, me da lo mismo". Juzguen entonces, la razón de estos “patriotas”.

http://www.insurgente.org/modules.php?name=News&file=article&sid=6944




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938