..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.148, Viernes, 3 de noviembre del 2006

 

Humor miamense
Por María de La Soledad

Hoy no toca mi columna, pero acabo de ver en Internet un artículo en el Nuevo Herald que me obliga a comentarlo con ustedes. ¡Es tan gracioso!

Dice el periodista que le dijeron que en la casa habanera de Eusebio Leal, “los empleados domésticos (criados)” visten de “librea”. No nos dice si llevan en la cabeza pelucas entalcadas o si brindan rapé a los visitantes; quizás le habrá parecido desmesurado a la fuente del periodista que se hizo eco de tal información.

¡Caballeros, qué absurda y ridícula noticia! ¿No será que el periodista se quedó dormido viendo una capítulo de la telenovela cubana Sol de Batey, muy bien escrita por Dora Alonso? ¿O que tiró un pestañazo mientras leía la novela Saab, de Gertrudis Gómez de Avellaneda? ¿O contemplaba una copia de la telenovela Historia de tres hermanas, que salía al aíre por el canal 6, allá en los años 50, cuando el sueño lo venció?

¡Ah, ya sé! Quizás soñó con una espesa taza de chocolate servida por un esclavo complaciente que exclamaba: “¡Que le aproveche, señorito. Ojalá que le haga buen provecho a su merced.” O puede ser que estuviera imaginando la bella ceremonia nocturna del cañonazo de las 9 en La Habana. ¿O habrá visto a los extras en la filmación de una película cuyo guión fue escrito por un fumigador en sus ratos libres?

Porque un empleado doméstico, con el calcinante sol del Vedado, en librea, eso no se le ocurre ni a María Antonieta. Al cubano que en el hirviente asfalto y en plena canícula le pongan una librea, ¡se vuelve cimarrón! exclamando, como cualquier pepillo cubano postmoderno: ¿Ese vestuario para mí? Ni hablar. ¡Qué cheoooo!




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938