..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.148, Viernes, 3 de noviembre del 2006
Libro de visitas
 

Sueños sembrados

Una efemérides, leída prácticamente al paso, nos hace seguir un hilo conductor de ideas… Se conmemoró en esta semana un aniversario más de la muerte del joven revolucionario cubano Manolito Aguiar, ocurrida apenas unos días antes del triunfo revolucionario. Su nombre sería emblema y enseña para aquel Instituto que lo viera allí cursar estudios y, años después, también acogiera a otro joven revolucionario, Ramón Labañino Salazar, que de 1976 a 1979 cursara estudios en sus aulas.

Por esos mismos sueños que sembrara Manolito Aguiar, hoy nuestro querido hermano guarda injusta prisión. Pero así como los sueños de Manolito fueron alcanzados, así estará Ramón y sus 4 compañeros algún día entre nosotros, por que jamás, jamás permitiremos que el “Plan Bush” pueda ser aplicado en una tierra libre y soberana como la nuestra:

1º de noviembre de 1958 - Asesinado el estudiante revolucionario Manolito Aguiar
En 1953 había ingresado en el Instituto de Segunda Enseñanza de Marianao, donde pronto conquistó la simpatía de sus compañeros que lo eligieron vicepresidente de la Asociación de Estudiantes y posteriormente presidente. Desde esa posición dirigió huelgas y protestas del estudiantado, que le ganaron la persecución del director del instituto, la cárcel y la expulsión del centro. Por su valiente actitud contra la tiranía, llegó a ocupar destacadas responsabilidades en el Movimiento 26 de Julio en Marianao. Su asesino sería capturado entre los mercenarios que vinieron por Playa Girón, y ajusticiado.
http://efemerides.cuba.cu/index.php?mes=11&dia=01

Manolito Aguiar: sueños sembrados
Por Isabelle

Cada primero de noviembre, los estudiantes marianenses depositan flores en el lugar donde fue vilmente asesinado…

Durante la adolescencia creemos en lo realizable de cualquier meta, y los sueños y el absurdo no son más que palabras inventadas por los mayores para hacernos desistir del empeño. Creemos en nuestras verdades de manera absoluta y casi no existe ninguna otra. Quizá por ello es usual, en todos los tiempos y latitudes, ver a los jóvenes inmolarse por una causa. Por una de ellas, considerada la más importante para los jóvenes cubanos de varias generaciones, se inmola Manuel Aguiar García (Manolito).

Con cientos de sueños e ideas ingresa al Instituto de Segunda de Enseñanza de Marianao. Desde los inicios, su valiente oposición a la dictadura batistiana y sus condiciones humanas lo señalan para la presidencia de la Asociación de Estudiantes.

Inmerso en las luchas revolucionarias contra el sistema imperante, la muerte lo sorprende al atardecer del 1ro. de noviembre de 1958 cuando, junto a otros jóvenes compañeros, se preparaba para denunciar la farsa electoral para extender el régimen de Batista.

Su corta vida la puso en todo momento al servicio de sus ideales de liberación y el Instituto se convirtió en su más cercano terreno de enfrentamiento contra la dictadura. Cuando a principios de marzo de 1958 son asesinados dos alumnos de una escuela de Segunda Enseñanza de Santiago de Cuba, Manolito organiza las acciones de protesta en su plantel, como parte del paro estudiantil de las enseñanzas pública y privada en todo el país.

Expulsado del centro por sus constantes actividades revolucionarias, continúa estudios en una academia privada de Comercio. A partir de ese momento su incorporación a actividades conspirativas se incrementa, y es designado jefe de una zona con el grado de capitán de milicias.

Hacia los finales del año 1958, los sicarios de Batista comienzan a inquietarse por la situación reinante y la represión no se hace esperar en las calles cubanas. Muchos jóvenes encuentran entonces la muerte, entre ellos Manolito.

Toda aquella generación echó a andar con sus sueños a cuestas, haciendo lo indecible porque germinaran. Muchos no pudieron disfrutar de su concreción pero sentaron las bases para que hoy, todo un pueblo pueda vivir en paz.

http://www.somosjovenes.cu/index/semana36/suenosemb.htm




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938