..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.149, Viernes, 10 de noviembre del 2006

Libro de visitas

 

Un proyecto inusual para destruirnos
Por Aleida Godínez Soler

La labores encaminadas a propiciar el derrocamiento de la Revolución Cubana traen aparejado una inyección de capital que corre de mano en mano entre aquellos que una vez abandonaron el país y que a lo largo de estos tantos años han acudido a diferentes estilos de trabajo entre ellos el terrorismo y que radican mayoritariamente en la ciudad floridana de Miami.

La Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, USAID y el Fondo Nacional para la Democracia, NED, entregan anualmente grandes sumas de dinero, destinado a fomentar proyectos contrarrevolucionarios dentro de la isla. Una parte importante de ese dinero es enviado a Cuba por diferentes vías para ser entregado a los “independientes”.

Ambas organizaciones entregan anualmente a los “representantes” que sirven de intermediarios en Miami grandes sumas de dinero que servirá de salario a los mercenarios, que previamente aceptados y con el visto bueno de la Sección de Intereses de Norteamérica se prestan dentro del país a enarbolar las banderas de “ventajosas iniciativas culturales”.

El de las Bibliotecas Independientes, fabricado por Ramón Humberto Colás(izquierda de las fotos)y su esposa Bertha Medidor, dos genuflexos que descubrieron un modo aparente y fácil de vivir sin trabajar, se creó en marzo de 1998 en la oriental provincia de Las Tunas, [… “por la necesidad que tiene el pueblo cubano de nuevas y variadas informaciones y de una lectura sin censura]”.

Según explicaban a funcionarios norteamericanos de turno en esa fecha estos pícaros, el Proyecto de Bibliotecas independientes daría frutos importantes a la mediano plazo sin aclarar para nada que los primeros beneficiados serían ellos mismos que luego de inventarse una temida represión por su “iniciativa cultural” obtuvieron una visa para marchar a Estados Unidos.

Anteriormente y en busca de beneficios económicos personales Ramón Humberto Colas Castillo, creó en el año 1994 un grupúsculo al que bautizó con el nombre de “Partido Revolucionario Martiano”, luego y debido a la poca representatividad y escaso éxito de aquel engendro, integró debido a su profesión de psicólogo, el Colegio Médico Independiente que también fue un fracaso por su efímera existencia y escaso reconocimiento en Miami. Ya para 1996 se integra a las filas del partido Solidaridad Democrática en las Tunas, asumiendo su dirección en 12 de junio de 1997.

Sin embargo, no fue hasta 1998 que logró el éxito de liderar un proyecto que ha recibido fondos de diferentes organizaciones para sostener pequeños libreros privados radicados en los domicilios de los más prominentes mercenarios cabecillas de los grupúsculos de contrarrevolucionarios, saboteadores y hasta terroristas.

¿Quiénes son los financiadores de las bibliotecas independientes?

La organización Fredoom House estuvo entre los principales emisores de abastecimientos a la contrarrevolución en Cuba. A través de esta se canalizaron los fondos de la USAID y el NED que se destinaba a los proyectos engendrados en Washington para derrocar a la Revolución Cubana.

Fredoom House envió a Cuba en junio de 2000 al ciudadano rumano Cornel Ivanciuc y la polaca Anna Krystyna. Horas antes de su viaje se reunieron en esa ciudad con representantes de Fredoom House, la Agencia Internacional para el Desarrollo y el Departamento de Estado. El asunto a tratar en dicho encuentro fue analizar la ayuda a las bibliotecas independientes en Cuba.

Entre muchos que viajaron a Cuba con semejantes intenciones está el norteamericano Robert Kent quien arribó a La Habana en febrero de 1999 con los propósitos de entregar abundantes sumas de dinero, medicamentos y medios técnicos a la vez que debía medir el pulso a la “oposición habanera” y conocer la viabilidad del cumplimiento de los objetivos de los planes para acelerar el derrocamiento de Fidel Castro.

Una de sus sugerencias tuvo un carácter muy singular; garantizar una extrema vigilancia a la casa del Vicepresidente de la República de Cuba, Carlos Lage Dávila, a fin de tener un estricto control de sus movimientos, para lo que entregó los medios técnicos idóneos y abultadas sumas de dinero.

Bajo la égida del Centro para una Cuba Libre, creada en 1997 por Calzón luego de ser desenmascarada su actividad de financiamiento a la contrarrevolución interna en la isla, a nombre de Fredoon House, los “bibliotecarios independientes”, han recibido sumas de dinero como pago a sus servicios al gobierno norteamericano en su cruzada contra Cuba.

Otro de los emisores de envíos materiales y financieros, el Grupo de Apoyo a la Democracia, está dirigido por Frank Hernández Trujillo, quien mantiene vínculos estrechos con figuras de la vida política norteamericana, además de sus buenas relaciones con Rodolfo Frómeta, José Basalto y otros terroristas radicados en Miami
Algunas de las organizaciones que se encargan de la buena vida de los independientes en Cuba es sin lugar a dudas el Directorio Democrático Cubano, “fabricado” en Miami a finales de los años 90 y que recibe importantes subvenciones del Fondo para la Democracia (NED), y se encarga a su vez de editar folletos con orientaciones dirigidas a promover actividades de provocación contra la Revolución. Esta organización recibe fondos del Instituto Republicano Internacional que cuenta entre sus miembros a Ernesto Betancourt, ex Director de la emisora subversiva Radio Martí, expulsado a causa de sus ilegales manejos económicos; Linconl Díaz Balart(derecha en la foto), congresista norteamericano de origen cubano, cuya carrera política ha estado dedicada a fomentar a la contrarrevolución interna y apoyar actos terroristas contra Cuba, apoyando a los de esta especie que viven en Miami. El Instituto Republicano Internacional ha estado presidido por Jeb Bush, hermano menor del Presidente norteamericano, quien siguiendo los pasos de la familia aspira a sustituirlo en su cargo.

Para la consolidación del proyecto “independiente” también su Director fue depositario de las donaciones de Ángel De Fana, directivo de la Organización Plantados hasta la Libertad y la Democracia, de quien se asegura ha planeado actos terroristas con Luis Posada Carriles y la Fundación Nacional Cubano Americana.

Entre la literatura alternativa para conformar lo que estos asalariados llaman “proyecto cultural”, está la enviada a Cuba por el terrorista José Basulto León, principal directivo de la organización Hermanos al Rescate, quien se ha ocupado de hacer llegar a la isla apoyo financiero y libros: manuales de entrenamiento que incitan a la realización de acciones provocadoras. Este tipo de literatura ha llegado a Cuba con el sello de numerosas organizaciones terroristas basificadas en Miami y que cuentan con el apoyo irrestricto del actual gobierno norteamericano, lo que implica afirmar que no sólo las mencionadas han sido en algún momento depositarias de materiales al “proyecto de bibliotecas”, que son totalmente dependientes del dinero yanqui.

El abastecimiento enviado desde Miami se afirma que es para la compra de libros que fomente una lectura sin censura en los locales donde se han instalado los libreros dependientes de Estados Unidos y para “mejorar sustancialmente el nivel de vida de los falsos bibliotecarios”, pero lo cierto es que, hasta el momento, a diferencia de los cientos que entrega a sus asalariados la Sección de Intereses de Norteamérica en La Habana, los pocos títulos que han adquirido han sido precisamente en las Ferias del libro que se llevan exitosamente a cabo en Cuba, lo que no sólo presupone, sino afirma sentenciosamente que las lecturas alternativas, las enseñanzas para derrocar a la Revolución Cubana, las dona habitualmente el gobierno de Estados Unidos a través de su representación consular en esta capital.

¿A dónde fue a parar el proyecto cultural?

Como todos los mercenarios que sirven al gobierno norteamericano para sus fines contra Cuba, el matrimonio de marras vio materializadas sus aspiraciones y logró, mediante fraudes y engaños a las autoridades de Naturalización y Servicio de Inmigración, obtener una visa del Programa de Refugiados Políticos y emigrar a Estados Unidos.

A su llegada a ese país en Diciembre de 2001 fueron acogidos como verdaderos “héroes” por la organización miamense Directorio Democrático Cubano que sufragó los gastos del viaje de abril de 2002 a Ginebra, representando a esa organización para desarrollar una campaña contra Cuba en el marco de las sesiones de la extinta Comisión de Derechos Humanos sobre supuestas violaciones en Cuba. Luego de haber sido utilizado en sus campañas propagandistas, el Directorio Democrático Cubano soltó la presa retirándoles su escaso apoyo para entonces.

Los esposos, que en 1998 habían tratado de convencer, con la ayuda propagandística del gobierno de Estados Unidos a través de su Sección de Intereses en La Habana a la opinión pública de la necesidad de un “proyecto cultural dentro de Cuba”, tres años después se olvidaron de aquello y se entregaron en cuerpo y alma a la Fundación Nacional Cubano Americana que los acogió como acoge a toda la escoria que los demás rechazan. La Fundación, en aras de acorralar a Cuba en su denodada carrera de declararla violadora de los Derechos Humanos, les volvió a utilizar, haciéndolo esta vez viajar a la Comisión en Ginebra acompañados de otro connotado ex mercenario: Omar López, también miembro del clan terrorista.

Una mirada por dentro a la Fundación Nacional Cubano Americana.

Hablar de la Fundación es hablar del terrorismo. Creada en 1981 bajo la presidencia de Ronald Reagan, con el propósito de influir contra Cuba en los medios gubernamentales y políticos estadounidenses, formó parte de la ofensiva neoconservadora en la política de la década de los 80. Dirigida actualmente por Jorge Más Santos, hijo del fallecido Más Canosa, cuya existencia estuvo plegada de acciones gansteriles y mafiosas, entre sus principales acciones se destaca la labor de lobby y cabildeo político en contra de Cuba en el Congreso norteamericano, figurando como la principal promotora de los proyectos subversivos Radio y Televisión Martí.

Se ha caracterizado por ejercer fuertes influencias para lograr la aprobación de leyes anticubanas como la Enmienda Connie Mack, Torricelli y la Ley Helms Burton, encargada esta última de arreciar el bloqueo económico y financiero contra nuestro pueblo.

Promueve la deserción de militares cubanos. Ha realizado múltiples acciones contra diplomáticos en el exterior. Ha participado en la consecución de medidas tendientes al endurecimiento de restricciones a los cubanos residentes en Estados Unidos para enviar remesas y visitar a sus familiares en la Isla. Estimula fervorosamente las campañas contra las supuestas violaciones de los derechos humanos en Cuba.
Acreditó por cinco años consecutivos al terrorista de origen cubano Luís Zúñiga Rey como miembro de la delegación Nicaragüense a la Comisión de Derechos Humanos en Ginebra.

Ha participado en los planes -y la financiación de ellos- para atentar contra la vida del Presidente de la República de Cuba Fidel Castro, en las cumbres iberoamericanas. De sus arcas salieron los miles de dólares con los que se les pagó a los terroristas que participaron en los atentados a instalaciones turísticas en el verano de 1997 que produjeron varios heridos y la muerte del joven italiano Fabio Di Celmo que estuvieron a cargo de Luis Posada Carriles, con la utilización para ello de ciudadanos centroamericanos. El 11 de Agosto de 1997 publicó una declaración de apoyo a la escalada terrorista contra Cuba ejecutada por estos mercenarios con su propio dinero. Jugó un papel protagónico en la retención en suelo norteamericano del niño cubano Elián González, mientras permaneció secuestrado en ese país.

La participación directa en tales hechos le hizo perder su credibilidad ante la comunidad cubana. Desde el año 2001 han realizado gestiones para tratar de recuperar su imagen elaborando edulcorados discursos que muestran posiciones un tanto moderadas a pesar de su contribución expresa a la contrarrevolución dentro de Cuba al tiempo que vienen desarrollando campañas dirigidas a los congresistas que promueven el levantamiento del bloqueo y otras leyes que favorecen a nuestro país.

Desde su llegada a Estados Unidos, Ramón Humberto Colás, ha estado realizando gestiones con funcionarios del gobierno buscando fondos para las Bibliotecas Independientes en Cuba, acciones en las que ha tenido determinado éxito y reconocimiento a pesar de que una buena parte de ese dinero no llega a Cuba, pues es imprescindible para pagar los lujos y los placeres que son parte indisoluble del autonombrado director del dependiente proyecto.

La Fundación Nacional Cubano Americana, que se enorgullece de su apoyo a los llamados “disidentes” en Cuba, fundamenta su campaña en la socorrida y burlada “libertad de expresión, a pesar de haber aparecido recogida en el informe de American Wash 1992, que da cuenta del régimen de terror que impone a los cubanos residentes en Estados Unidos que no se manifiestan en contra del gobierno cubano, históricamente víctimas de actos vandálicos, atentados, golpizas y amenazas de muerte, creando con su inusitada “libertad de expresión”, un clima de represión, hostigamiento, venganza e intolerancia desmedida.

(continuará)


© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Tel*fonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938